Frei Betto (Carlos Alberto Libânio Christo) nació en 1944 en Belo Horizonte, Brasil. Comenzó su compromiso político como estudiante católico y fue encarcelado por el régimen militar que tomó el poder en 1964 y gobernó hasta 1985. Lo entrevisté por primera vez en 1986, después de la publicación de su libro de entrevistas “Fidel y la Religión”. Esta es la primera de dos entrevistas concedidas en diciembre de 2018 después de la elección de Jair Bolsonaro como presidente de Brasil.[1]

Dr. T. P. Wilkinson: Cuando nos reunimos en 1986, el régimen militar brasileño se consideraba terminado y el gobierno electo iba a ser restaurado. 32 años después ha sido elegido un hombre que reclama lealtad al régimen militar. Se le cita diciendo que los militares deberían haber torturado menos y matado más. Usted fue encarcelado bajo ese régimen. ¿Podría hacer un breve esbozo de los acontecimientos en Brasil desde 1986, tal como los ha visto? ¿Ha vuelto Brasil a un gobierno de estilo militar, si no a una dictadura real?

Frei Betto: La dictadura militar brasileña comenzó en 1964 y terminó en 1985. La sociedad civil de nuestro país ha realizado importantes logros desde entonces: una nueva constitución aprobada en 1988, llamada “Constitución Civil”; movimientos sociales de escala nacional, como la CUT (Central Única de Trabajadores), el MST (Movimiento de Trabajadores Sin Tierra), la CMP (Central de Movimientos Populares) y el MTST (Movimiento de Trabajadores sin Hogar).

Elegimos en cinco períodos presidenciales y medio, liderados por políticos progresistas: Fernando Henrique Cardoso (dos mandatos, 1995-1998 y 1999-2002), Lula (2003-2006 y 2007-2010) y Dilma Rousseff (2011-2014 y 2015-2016, que terminó en un golpe de Estado del vicepresidente Michel Temer). En este período, de 1995 a 2016, Brasil ha realizado importantes avances en el ámbito social, con una reducción de la desigualdad y la inclusión de miles de familias que antes vivían en la miseria y la pobreza. Sólo bajo el gobierno de Lula, 36 millones de personas consiguieron la inclusión social.

TPW: En la década de 1980 había varias personas prominentes en la Iglesia que se identificaban con los ideales democráticos, la paz y la justicia, por ejemplo el cardenal Arns de Sao Paulo, y a quien conocí más tarde, el arzobispo Dennis Hurley de Durban. También hubo movimientos ecuménicos que buscaban la justicia en Brasil y Sudáfrica. Sin embargo, parece que una vez que la dictadura militar terminó y el gobierno del apartheid fue reemplazado por el ANC (Congreso Nacional Africano), la Iglesia perdió su perfil y muchas de las personas asociadas con las luchas abandonaron el escenario. ¿Hay todavía un movimiento activo de base en la Iglesia de Brasil y dónde está ahora? ¿A qué retos se enfrenta?

FB: Es necesario entender que el fin de la dictadura en Brasil coincidió con la elección de Juan Pablo II, seguido por Benedicto XVI. Fueron 34 años de pontificados conservadores que no apoyaron la línea de las CEB (comunidades eclesiales de base) y la teología de la liberación. Esto abrió espacio para las iglesias evangélicas con su perfil conservador.

Todavía existe en la base una iglesia viva y combativa, pero sin figuras destacadas como el cardenal Arns y Dom Pedro Casaldáliga. Afortunadamente con el Papa Francisco se reanuda este trabajo pastoral progresista. La canonización de monseñor Oscar Romero ha sido muy importante para el reconocimiento de la Iglesia de la liberación y de los pobres. Y es muy activa en Brasil y América Latina con la teología feminista, la teología indígena, la teología negra y la ecoteología.

TPW: En 1986 todavía había una Unión Soviética, una RDA, y  “competencia” en Europa para mostrar el “mejor” sistema socioeconómico para la mayoría de los ciudadanos. En 1990, todo eso había desaparecido. Hace dos años murió Fidel Castro. Por decirlo suavemente, el mundo ha cambiado desde 1986. Se ha argumentado que la Unión Soviética contribuyó poco a la justicia socioeconómica en el resto del mundo, a pesar de las afirmaciones en sentido contrario. Sin embargo, desde su desaparición no parece haber límites a la expansión y agresividad del sistema “occidental”. El capitalismo sin restricciones ha “ganado”. Parece que ya no existe una visión de lo que podría ser un mundo justo capaz de proporcionar orientación, especialmente a escala mundial. Usted es ciertamente crítico, pero no pesimista. ¿Dónde ve el potencial de la justicia social en el futuro? ¿Qué obstáculos considera más importantes de superar?

FB: El socialismo tuvo el mérito de forzar al mundo rico a conceder más derechos a los trabajadores. Sin la “amenaza” comunista, no habría habido estado de bienestar en Europa Occidental. Ahora, después de la caída del Muro de Berlín, el capitalismo ya no necesita anillos porque no pierde los dedos…. Ha cambiado su fase productiva por una de especulación y, como demuestra Piketty, concentra cada vez más beneficios en menos manos[2]. Esta enorme desigualdad tiene un límite, que es la desesperación de los pobres, como las oleadas de refugiados que inundan el mundo de los ricos y las manifestaciones aquí en Francia, los chalecos amarillos. Es una ilusión de los ricos pensar que pueden tener una isla de prosperidad rodeada de miseria y sufrimiento.

Siete siglos antes de Cristo, el profeta Isaías ya predicaba que la paz sólo puede existir con los frutos de la justicia. Y podemos añadir hoy: nunca habrá paz como un simple equilibrio de armas.

TPW: Sus entrevistas con Castro revelaron a un hombre notable, bastante diferente de la personalidad representada o caricaturizada desde que la Revolución Cubana tuvo éxito en 1959. Cualquiera que siguiera sus escritos y discursos, incluso después de jubilarse, podría ver que su retrato era preciso y sincero. La supervivencia de la Revolución Cubana después de la caída de la Unión Soviética puede ser vista como una prueba de que no es una “creación soviética” sino un fenómeno genuinamente cubano, como el propio Castro. De hecho, Cuba logró apoyar, a pesar de la política de Estados Unidos, el cambio socioeconómico en América Latina, especialmente en cooperación con Chávez en Venezuela. ¿Cómo ve a Cuba hoy, especialmente en relación con sus vecinos latinoamericanos?

FB: Cuba resiste a pesar de todas las presiones de la Casa Blanca. Hoy, todos los países latinoamericanos apoyan la soberanía cubana y votan en la ONU, con el apoyo de más de 170 países, por la suspensión del bloqueo. Para la economía cubana, tan dañada por el aislamiento al que ha sido condenado el país, las relaciones con los gobiernos progresistas de América Latina y el mundo son muy importantes. Sin embargo, Venezuela se enfrenta a una grave crisis económica. Y Brasil –a partir de enero– será gobernado por un partido fascista aliado con la política estadounidense de preservación del bloqueo. Afortunadamente, México tiene ahora un gobierno progresista que puede fortalecer los lazos de solidaridad con Cuba, especialmente mediante la absorción de los médicos cubanos que han sido expulsados de Brasil[3].

TPW: Venezuela ha estado bajo una especie de asedio desde que Chávez se convirtió en presidente que es al menos tan desafiante como el embargo de Estados Unidos a Cuba. Ahora Brasil tiene un presidente que ha anunciado una actitud muy agresiva hacia el gobierno de Caracas. Venezuela no es tan radical como lo era Cuba. Chávez y Castro fueron presentados a veces como si fueran una pareja, ambos con estilos de liderazgo muy personales. ¿Se ha formado una idea de la situación en Venezuela, un vecino directo de Brasil? Alrededor de 1962, Estados Unidos inició actividades que culminaron en el golpe militar de 1964 en Brasil con el pretexto de que Goulart alinearía a Brasil con Cuba y la Unión Soviética, algo que había que evitar. ¿Ve usted un contexto internacional en los resultados de las recientes elecciones presidenciales, especialmente dadas las declaraciones virulentas hechas sobre Venezuela por el nuevo presidente y el intenso conflicto de Estados Unidos con Rusia y China, que forman parte del llamado grupo BRICS?

FB: Creo que las tensiones de Estados Unidos con China y Rusia empeorarán. La Guerra Fría ha vuelto. Y América Latina es el blanco de este conflicto. Los países del continente saben que no pueden seguir adelante sin la importación de sus productos por parte de China. Y temen las medidas proteccionistas de Trump. Así que mi evaluación es que este recalentamiento de la Guerra Fría será favorable para la economía latinoamericana.

TPW: Se le describe, entre otros lugares, en el sitio web de la Orden Dominicana en Alemania como un “activista político”[4] Se podría decir que la orden dominicana, la OP, fue fundada como una orden “activista”. No todo el mundo está de acuerdo en que la historia del activismo de la orden haya sido muy positiva, especialmente los que están familiarizados con la historia de la Inquisición. ¿Creció su activismo a partir de su vocación o cree que su decisión de convertirse en dominico fue moldeada por un deseo al menos latente de “predicar”, de ser un activista? ¿Cómo ve su activismo como dominicano y las contradicciones del papel de la Orden en la historia?

FB: La Orden Dominicana, como nuestras familias, tiene su lado de luz y su lado de oscuridad. No existe una institución químicamente pura. En 800 años de historia, la Orden tuvo la triste página de la Inquisición, pero también se enorgullece de haber tenido entre sus frailes a Tomás de Aquino, Savonarola, Giordano Bruno, Fra Angélico, el Maestro Eckhart, Vitoria, Tomaso de Campanella, Bartolomé de las Casas y el Padre Lebret.

Entré en los dominicos por mi admiración por su presencia en Brasil, junto con el movimiento indígena, el movimiento estudiantil y los movimientos populares. No sabía que estoy inscrito en los anales de los dominicos alemanes como un “activista político”. Esto me honra mucho, porque me pone al lado de otro activista político, Jesús de Nazaret. Jesús no murió de hepatitis en la cama, sino como tantos presos políticos en América Latina: fue arrestado, torturado, juzgado por dos poderes políticos y condenado a muerte en la cruz. Doy gracias a Dios por ser discípulo de este prisionero político que, durante el reinado de César, anunció otro reino posible, el de Dios.

Notas

[1] Traducción asistida por el Prof. Dr. Francisco Topa, Universidade de Porto.

[2] Thomas Piketty, Capital en el siglo XXI (2013).

[3] Tras su elección, Jair Bolsonaro exigió que varios miles de médicos cubanos empleados en partes de Brasil con poca o ninguna atención médica tuvieran que abandonar el país si el gobierno cubano no cumplía con sus demandas de que se pagaran todos los salarios en Brasil y que se permitiera a las familias trasladarse a Brasil con el personal médico adscrito. El gobierno cubano rechazó este intento de Brasil de extraer profesionales médicos cubanos y privar a Cuba de los ingresos acordados bajo el gobierno de Dilma (PT) a cambio de la misión médica de Cuba. Véase “Cuba to pull doctors out of Brazil after President-elect Bolsonaro comments”, The Guardian, 14 de noviembre de 2018.

4] www.dominikanerorden.de

Fuente original: Global Research