Ahed Tamimi, de dieciséis años, puede no ser lo que los israelíes tenían en mente cuando, durante muchos años, criticaron a los palestinos por no producir un Mahatma Gandhi o un Nelson Mandela.

Finalmente, los pueblos colonizados ponen de relieve una figura que se adapta mejor a los valores podridos en el corazón de la sociedad que los oprime. Ahed está bien calificada para la tarea.

La semana pasada fue acusada de asalto e incitación luego de abofetear a dos soldados israelíes fuertemente armados que se negaron a abandonar el patio de su casa familiar en la aldea de Nabi Saleh, en Cisjordania, cerca de Ramallah. Su madre, Nariman, está detenida por filmar el incidente. El video rápidamente se volvió viral.

Ahed arremetió poco después de que soldados cercanos le dispararon a su primo de 15 años en la cara, hiriéndolo gravemente.

Los comentaristas occidentales han negado en gran medida a Ahed el tipo de apoyo efusivo ofrecido a los manifestantes de la democracia en lugares como China e Irán. Sin embargo, esta colegiala palestina, posiblemente afrontando una larga pena de cárcel por desafiar a sus opresores, se ha convertido rápidamente en un icono de las redes sociales.

Mientras que Ahed puede haber sido previamente desconocida para la mayoría de los israelíes, es una cara familiar para los palestinos y activistas de todo el mundo.

Durante años, ella y otros habitantes del pueblo han mantenido un enfrentamiento semanal con el ejército israelí, ya que impone el dominio de los colonos judíos sobre Nabi Saleh. Estos colonos tomaron por la fuerza las tierras del pueblo y la antigua primavera, una fuente vital de agua para una comunidad que depende de la agricultura.

Destacando por su cabello rubio irreprimible y sus penetrantes ojos azules, Ahed ha sido filmada regularmente desde que era una niña pequeña enfrentándose a soldados que se elevan por encima de ella. Esas escenas inspiraron a un veterano activista por la paz israelí a ungir a Juana de Arco de Palestina.

Pero pocos israelíes están tan enamorados.

No solo desafía los estereotipos israelíes de un palestino, sino que ha dado un golpe contra el autoengaño de una cultura altamente militarizada y masculina.

También ha dado forma preocupante a los niños palestinos hasta ahora anónimos a los que Israel acusa de arrojar piedras.

Pueblos palestinos como Nabi Saleh son regularmente invadidos por soldados. Los niños son arrastrados de sus camas en medio de la noche, como le sucedió a Ahed durante su arresto el mes pasado en represalia por sus bofetadas. Los grupos de derechos humanos documentan cómo los niños son golpeados y torturados de manera rutinaria durante su detención.

Varios centenares pasan por las cárceles israelíes cada año acusados ​​de arrojar piedras. Con tasas de condenas en los tribunales militares israelíes de más del 99 por ciento, la culpabilización y el encarcelamiento de tales niños es una conclusión inevitable.

Ellos pueden ser los afortunados. En los últimos 16 años, el ejército de Israel ha matado a un promedio de 11 niños por mes.

El video de Ahed, proyectado repetidamente en la televisión israelí, ha amenazado con volcar la autoimagen de Israel como David peleando contra un Goliat árabe. Esto explica la indignación tóxica que se ha apoderado de Israel desde que se emitió el video.

Previsiblemente, los políticos israelíes se indignaron. Naftali Bennett, la ministra de educación, pidió a Ahed que “ponga fin a su vida en la cárcel”. La ministra de Cultura, Miri Regev, una exportavoz del ejército, dijo que se sentía personalmente “humillada” y “aplastada” por Ahed.

Pero lo más preocupante es un debate mediático que ha caracterizado a los soldados por no haber vencido a Ahed en respuesta a sus bofetadas como una “vergüenza nacional”.

El reverenciado presentador de televisión Yaron London expresó su asombro de que los soldados “se abstuvieran de usar sus armas” contra ella, preguntándose si “vacilaron por cobardía”.

Pero mucho más siniestras fueron las amenazas de Ben Caspit, un destacado analista israelí. En una columna, dijo que las acciones de Ahed hicieron que “la sangre de todo israelí hierva”. Propuso someterla a la retribución “en la oscuridad, sin testigos y cámaras”, y agregó que su propia forma de venganza la llevaría a su detención.

Esa fantasía, de violar a sangre fría a un niño encarcelado, debería haber enfermado a todos los israelíes. Y, sin embargo, el señor Caspit aún está a salvo en su trabajo.

Pero aparte de exponer la enfermedad de una sociedad adicta a la deshumanización y opresión de los palestinos, incluidos los niños, el caso de Ahed plantea la inquietante cuestión de qué tipo de resistencia consideran los israelíes que a los palestinos se les puede permitir.

El derecho internacional, al menos, está claro. Las Naciones Unidas han declarado que las personas bajo ocupación pueden usar “todos los medios disponibles”, incluida la lucha armada, para liberarse.

Pero Ahed, los aldeanos de Nabi Saleh y muchos palestinos como ellos han preferido adoptar una estrategia diferente: una desobediencia civil combativa y militante. Su resistencia desafía la suposición del ocupante de que tiene derecho a dominar a los palestinos.

Su enfoque contrasta fuertemente con los compromisos constantes y la llamada “cooperación de seguridad” aceptada por la Autoridad Palestina de Mahmoud Abbas.

Según el comentarista israelí Gideon Levy, el caso de Ahed demuestra que los israelíes niegan a los palestinos el derecho no solo de usar cohetes, armas, cuchillos o piedras, sino incluso a lo que burlonamente llama un “levantamiento de golpes”.

Ahmed y Nabi Saleh han demostrado que esa resistencia desarmada popular –si es para incomodar a Israel y al mundo– no puede permitirse ser pasiva o educada. Debe ser intrépida, antagónica y perturbadora.

Sobre todo, debe sostener un espejo frente al opresor. Ahed ha expuesto al matón armado que acecha en el alma de demasiados israelíes. Esa es una lección digna de Gandhi o Mandela.