El opio se utiliza para produir heroína y otros opiáceos ilícitos.

En su libro titulado «La política de la heroína: complicidad de la CIA en el comercio mundial de drogas», Alfred McCoy documentó la complicidad de la CIA y el gobierno de Estados Unidos en el tráfico de drogas a los niveles oficiales más altos .

Continúa hoy en Asia, Europa, Oriente Medio, América del Sur y América Central, facilitando la oferta mundial de drogas ilícitas.

Peter Dale Scott explica:

«Desde por lo menos 1950 ha habido una conexión global de la CIA con las drogas, operando de forma más o menos continua» hasta nuestros días.

«La conexión mundial de las drogas no es sólo una conexión lateral entre los agentes de campo de la CIA y sus contactos en el tráfico de drogas».

«Es más significativo un complejo financiero global de dinero volátil que une negocios, finanzas y gobiernos destacados, así como figuras del submundo», una especie de «imperio indirecto (operando juntos) del gobierno existente».

La heroína y otras drogas ilícitas producen cientos de miles de millones de dólares en ingresos anuales, una bonanza apoyada por el gobierno de EE.UU. y funcionarios de regímenes corruptos de varios países, la CIA, el crimen organizado e instituciones financieras occidentales, fuertemente implicadas en el blanqueo de dinero.

Estados Unidos es uno de los numerosos países implicados, el más nocivo e inquietante debido a su poder imperial y alcance global, que influye o afecta prácticamente a todo el mundo.

La CIA cuenta por la implicación en el tráfico de drogas con una importante cantidad de sus ingresos.

Antes del 11 de septiembre, Afganistán bajo el régimen de los talibanes erradicó el 94% de la producción de opio según las estimaciones de la ONU, una de las razones por las que Bush/Cheney cometieron una agresión desnuda sobre el país en octubre de 2001.

Uno de los objetivos era aumentar la producción de opio. Afganistán se transformó en el mayor productor del mundo, que en un cierto momento creció más que la demanda mundial total, que ahora representa al menos el 90%.

Sólo una pequeña fracción de lo que se produce se mantiene en el interior del país, mientras que el resto cubre la demanda en todo el mundo.

El tráfico ilícito de drogas es un gran negocio: los gobiernos cómplices cobran, junto con el lavado de dinero de Wall Street y otros grandes bancos, traficantes y agencias delictivas como la CIA.

Mientras Afganistán esté ocupado por los títeres instalados por Estados Unidos, la producción de opio florecerá y se descartarán medidas necesarias y vitales de erradicación.

RT entrevistó a Layla Haidari, fundadora de la organización «Madre» de Kabul, que ayuda a los toxicómanos.

«Cada día estamos peor, no mejoramos», dijo. “Es política. Los ministerios, los políticos… quieren continuar el cultivo de la amapola”.

Los funcionarios afganos corruptos y sus homólogos de otros países se benefician enormemente del tráfico ilícito, no quieren renunciar a algo bueno para ellos.

Tampoco la CIA y los principales bancos occidentales acabarán con una fuente lucrativa de ingresos: el coste humano de estas drogas no tiene ninguna consecuencia en su toma de decisiones.

facebook
Twitter
Follow