Una nueva y preocupante era ha comenzado en Brasil con la elección el domingo del presidente de la extrema derecha Jair Bolsonaro, escribe Pepe Escobar.

Es la oscuridad en la pausa del mediodía (tropical).

Jean Baudrillard definió una vez a Brasil como «la clorofila de nuestro planeta». Sin embargo, una tierra ampliamente asociada al poder blando de la alegría creativa de vivir ha elegido a un fascista para presidente.

Brasil es una tierra desgarrada. El exparacaidista Jair Bolsonaro fue elegido con el 55,63% de los votos. Sin embargo, un récord de 31 millones de votos fueron declarados ausentes o nulos. Nada menos que 46 millones de brasileños votaron por el candidato del Partido de los Trabajadores, Fernando Haddad, profesor y exalcalde de Sao Paulo, una de las megalópolis cruciales del Sur Global. El hecho sorprendente es que más de 76 millones de brasileños no votaron por Bolsonaro.

Su primer discurso como presidente exudó el sentimiento de una yihad basura de una secta fundamentalista ligada a la vulgaridad omnipresente y a la exhortación de una dictadura dada por Dios como el camino hacia una nueva Edad de Oro brasileña.

El sociólogo franco-brasileño Michael Lowy ha descrito el fenómeno de Bolsonaro como «política patológica a gran escala».

Su ascenso se vio facilitado por una conjunción sin precedentes de factores tóxicos como el impacto social masivo de la delincuencia en Brasil, que llevó a una creencia generalizada en la represión violenta como única solución; el rechazo concertado del Partido de los Trabajadores, catalizado por el capital financiero, los rentistas, los agronegocios y los intereses oligárquicos; un tsunami evangélico; un sistema de «justicia» que históricamente ha favorecido a las clases altas y se ha integrado en la «capacitación» de jueces y fiscales financiada por el Departamento de Estado, incluyendo al notorio Sergio Moro, cuyo único objetivo durante la supuesta investigación del túnel de lavado anticorrupción era enviar a Lula a la cárcel; y la absoluta aversión a la democracia por parte de vastos sectores de las clases dominantes brasileñas.

Esto está a punto de fusionarse en un choque neoliberal radicalmente antipopular, dado por Dios. Parafraseando a Lenin, un caso de fascismo como la etapa más alta del neoliberalismo. Después de todo, cuando un fascista vende una agenda de «libre mercado», todos sus pecados son perdonados.

El reinado de BBBB

Es imposible entender el ascenso del bolsonarismo sin el trasfondo de la sofisticada Guerra Híbrida desatada en Brasil por los sospechosos habituales. El espionaje de la NSA –desde el gigante energético de Petrobras hasta el teléfono móvil de la entonces presidenta Dilma Roussef– era conocido desde mediados de 2013, después de que Edward Snowden demostrara que Brasil era el país más espiado de América Latina en los años 2000.

La Escuela Superior de Guerra del Pentágono en Río siempre ha estado a favor de una militarización gradual, pero segura, de la política brasileña alineada con los intereses de seguridad nacional de Estados Unidos. El programa de estudios de las principales academias militares de Estados Unidos fue adoptado acríticamente por la Escuela Superior de Guerra.

Los administradores del complejo industrial-militar-tecnológico de Brasil sobrevivieron en gran medida a la dictadura de 1964-1985. Aprendieron todo sobre las operaciones de guerra psicológica (psyops) de los franceses en Argelia y de los estadounidenses en Vietnam. A lo largo de los años desarrollaron su concepción del enemigo interior, no sólo los proverbiales «comunistas», sino también la izquierda en su conjunto, así como las vastas masas de brasileños desposeídos.

Esto llevó a la reciente situación de que los generales amenazaran a los jueces si alguna vez liberaban a Lula. El compañero de carrera de Bolsonaro, el tosco generalito Hamilton Mourao, incluso amenazó con un golpe militar si el boleto no ganaba. El propio Bolsonaro dijo que nunca «aceptaría» la derrota.

Esta militarización evolutiva de la política se entrecruzó perfectamente con el caricaturesco Congreso Brasileño de BBBB (Bullet, Beef, Bible, Bank – Bala, Ternera, Biblia, Banco).

El Congreso está virtualmente controlado por fuerzas militares, policiales y paramilitares; el poderoso grupo de presión de los agronegocios y la minería, con su objetivo supremo de saquear totalmente la selva amazónica; las facciones evangélicas; y el capital bancario/financiero. Compárese con el hecho de que más de la mitad de los senadores y un tercio del Congreso se enfrentan a investigaciones penales.

La campaña de Bolsonaro utilizó todos los trucos de libro para huir de cualquier posibilidad de un debate televisivo, fiel a la idea de que el diálogo político es para mamones, especialmente cuando no hay nada que debatir.

Después de todo, el principal asesor económico de Bolsonaro, el Chicago Boy Paulo Guedes –actualmente investigado por fraude de valores– ya había prometido «curar» a Brasil con los regalos habituales: privatizarlo todo, destruir el gasto social, deshacerse de todas las leyes laborales y del salario mínimo, dejar que el lobby de la carne de vacuno saqueara el Amazonas y aumentar el armamento de todos los ciudadanos a niveles de la Asociación Nacional del Rifle de Estados Unidos.

No es de extrañar que The Wall Street Journal normalizara a Bolsonaro como un «populista conservador» y como el «drenador de pantanos brasileño». Este respaldo sin hechos ignora que Bolsonaro es un político de poca monta que sólo ha aprobado dos leyes en sus 27 mediocres años en el Congreso.

WhatsApp en la Tierra Prometida

A pesar de que las grandes masas mal informadas se dieron cuenta progresivamente de las estafas masivas de manipulación de la campaña de Bolsonaro en WhatsApp –una saga tropical post-Cambridge Analytica–, y a pesar de que Bolsonaro prometió, para que constara en acta, que los opositores sólo tendrían dos opciones después de las elecciones del domingo, la cárcel o el exilio, eso no fue suficiente para que Brasil no se encorbara inexorablemente hacia una BET (Teocracia Evangélica Bananera) distópica y militarizada.

En cualquier democracia madura, un grupo de empresarios –a través de contabilidad en negro– que financian una falsa campaña de noticias de varios tentáculos en WhatsApp contra el Partido de los Trabajadores y el candidato de Lula, Haddad, se consideraría un gran escándalo.

WhatsApp es muy popular en Brasil, mucho más que Facebook, por lo que tenía que ser debidamente instrumentalizado en esta remezcla brasileña de Guerra Híbrida al estilo de Cambridge Analytica.

Las tácticas eran absolutamente ilegales porque no se declararon donaciones de la campaña ni donaciones corporativas (prohibidas por la Corte Suprema de Brasil desde 2015). La Policía Federal Brasileña inició una investigación que ahora está obligada a seguir el mismo camino que los saudíes que se están investigando a sí mismos sobre el fiasco de Pulp Fiction en Estambul.

El falso tsunami de noticias fue manejado por los llamados bolsonimios. Son un ejército de voluntarios hiperleales, que purga a cualquiera que se atreva a cuestionar el «Mito» (como se le llama al líder), mientras manipula el contenido 24/7 en memes, videos falsos virales y una variedad de muestras de la ira de la «Bolso-bandada».

Considere la indignación de Washington contra los rusos que pudieron haber interferido en las elecciones estadounidenses, supuestamente usando las mismas tácticas que las que usaron Estados Unidos y sus élites clientelistas en Brasil.

Destrozando a los BRICS

En política exterior, en lo que respecta a Washington, el reichskommissar Bolsonaro puede ser muy útil en tres frentes.

El primero es geoeconómico: para obtener la mayor parte de las vastas reservas de pre-sal para los gigantes de la energía de Estados Unidos.

Esa sería la continuación necesaria del golpe de gracia contra Dilma Rousseff en 2013, cuando aprobó una ley que orienta el 75% de las regalías de la riqueza petrolera hacia la educación y el 25% hacia la atención de la salud; una cifra significativa de 122.000 millones de dólares en 10 años.

Los otros dos frentes son geopolíticos: volar el BRICS desde adentro y hacer que Brasil haga el trabajo sucio en una operación de cambio de régimen en Venezuela, cumpliendo así con la obsesión de Beltway de destruir el eje Venezuela-Cuba.

Con el pretexto de la inmigración masiva desde Venezuela a la Amazonia brasileña, Colombia –elevada a la categoría de socio clave de la OTAN, y alentada por Washington– está obligada a contar con el apoyo militar brasileño para el cambio de régimen.

Y luego está la crucial historia de China.

China y Brasil son socios cercanos del BRICS. BRICS por ahora significa esencialmente RC (Rusia y China), para disgusto de Moscú y Beijing, que contaban con Haddad siguiendo los pasos de Lula, quien fue fundamental en la mejora de la influencia geopolítica del BRICS.

Esto nos lleva a un punto clave de inflexión en el golpe de la Guerra Híbrida, cuando los militares brasileños se convencieron de que el gabinete de Rousseff estaba infiltrado por agentes de inteligencia china.

Aún así, China sigue siendo el principal socio comercial de Brasil, por delante de Estados Unidos, con un comercio bilateral que alcanzó los 75.000 millones de dólares el año pasado. Además de ser un ávido consumidor de productos básicos brasileños, Beijing ya ha invertido 124.000 millones de dólares en empresas y proyectos de infraestructura brasileños desde 2003.

El Chicago Boy Guedes se ha reunido recientemente con diplomáticos chinos. Bolsonaro está obligado a recibir una delegación china de alto nivel al comienzo de su mandato. Durante la campaña, espetó que «China no está comprando en Brasil, China está comprando Brasil». Bolsonaro podría intentar imponer una sanción de mini-Trump a China. Sin embargo, debe saber que el poderoso grupo de presión de los agronegocios se ha estado beneficiando inmensamente de la guerra comercial entre Estados Unidos y China.

La cumbre del BRICS de 2019, que tendrá lugar en Brasil, será un momento de tensión: imagínense al duro Bolsonaro cara a cara con su verdadero jefe, Xi Jinping.

Entonces, ¿qué es lo que realmente está haciendo el ejército brasileño? Respuesta: la «Doctrina de la Dependencia» brasileña, que es un verdadero mestizo neocolonial.

En un nivel, la dirección militar brasileña es desarrollista, orientada hacia la integración territorial, las fronteras bien vigiladas y el «orden» interno, social y económico plenamente disciplinado. Al mismo tiempo, creen que todo esto debería llevarse a cabo bajo la supervisión de la «nación indispensable».

Los líderes militares razonan que su propio país no tiene el conocimiento suficiente para combatir el crimen organizado, la ciberseguridad, la bioseguridad y, en economía, para dominar plenamente un estado mínimo junto con la reforma fiscal y la austeridad. Para la mayoría de la élite militar, el capital privado extranjero es siempre benigno.

Una consecuencia inevitable es ver a las naciones latinoamericanas y africanas como untermenschen; una reacción contra el énfasis de Lula y Dilma en la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) y una mayor integración energética y logística con África.

No se puede descartar un golpe militar

A pesar de ello, existe un disenso militar interno, que podría incluso abrir una posible vía hacia la eliminación de Bolsonaro, un mero títere, en beneficio de lo real: un general.

Cuando el Partido de los Trabajadores estaba en el poder, la Marina y la Fuerza Aérea estaban muy satisfechos con proyectos estratégicos como un submarino nuclear, un avión de combate supersónico y satélites lanzados por cohetes Made in Brazil. Su reacción está por verse en el caso de que Bolsonaro se deshaga de estos avances tecnológicos para siempre.

La pregunta clave puede ser si existe una conexión directa entre la crema y nata de las academias militares brasileñas, los «generales de la dependencia» y sus técnicas psicológicas, las diferentes facciones evangélicas y las tácticas post-Cambridge Analytica desplegadas por la campaña de Bolsonaro. ¿Sería una nebulosa que congrega todas estas células, o es una red suelta?

Podría decirse que la mejor respuesta la da el antropólogo de guerra Piero Leirner, quien realizó una profunda investigación en las Fuerzas Armadas Brasileñas y me dijo: «No hay conexión previa. Bolsonaro es un hecho posterior. La única conexión posible es entre ciertos rasgos de la campaña y las operaciones de guerra psicológica.» Leirner destaca que «Cambridge Analytica y Bannon representan la infraestructura, pero la calidad de la información, para enviar señales contradictorias y luego una orden resolutiva que viene como una tercera vía, esta es la estrategia militar de los manuales de guerra psicológica de la CIA».

Sin embargo, hay grietas. Leirner ve el arco de fuerzas dispares que apoyan a Bolsonaro como un «bricolaje» que tarde o temprano se desintegrará. ¿Y ahora qué? ¿Un subgeneral Pinochet?

Por qué Bolsonaro no es Trump

En The Road to Somewhere; The Populist Revolt and the Future of Politics, David Goodhart muestra que la fuerza motriz detrás del populismo no es el amor fascista de una ultra-nación. Es la anomia, ese sentimiento de una vaga amenaza existencial que plantea la modernidad. Esto se aplica a todas las formas de populismo de derecha en Occidente.

Así tenemos la oposición entre «Somewheres» y «Anywheres». Tenemos «Somewheres» que quieren que la democracia de sus naciones sea disfrutada sólo por la etnia «local», con la cultura nacional no contaminada por influencias «extranjeras».

Y tenemos a «Anywheres» que habitan en el vórtice postmoderno de multiculturalismo desarraigado y de viajes al extranjero por negocios. Se trata de una minoría demográfica, pero una mayoría dentro de las élites políticas, económicas, educativas y profesionales.

Esto lleva a Goodhart a hacer una distinción crucial entre populismo y fascismo, ideológica y psicológicamente.

La distinción legal estándar se encuentra en el derecho constitucional alemán. El populismo de derecha es «radical», es decir, legal. El fascismo es «extremo», es decir, ilegal.

El hecho de que Trump sea calificado de «fascista» es falso. Bolsonaro en Occidente ha sido etiquetado como «El Trump Tropical». El hecho es que Trump es un populista de derecha, que por casualidad despliega unas cuantas políticas que podrían incluso caracterizarse como de vieja izquierda.

Los antecedentes revelan a Bolsonaro como un matón racista, misógino, homofóbico, armamentístico, que favorece a un Brasil blanco, patriarcal, jerárquico, heteronormativo y «homogéneo»; un absurdo en una sociedad profundamente desigual aún asolada por los efectos de la esclavitud y donde la mayoría de la población es mestiza. Además, históricamente, el fascismo es una solución final burguesa radical sobre la aniquilación total de la clase obrera. Eso convierte a Bolsonaro en un auténtico fascista.

Trump es más moderado que Bolsonaro. No incita a los partidarios a exterminar literalmente a sus oponentes. Después de todo, Trump tiene que respetar el marco de una república con instituciones democráticas de larga data, aunque defectuosas.

Ese nunca fue el caso en la joven democracia brasileña, donde un presidente puede ahora comportarse como si los derechos humanos fueran un complot comunista y de la ONU. Las clases trabajadoras brasileñas, las élites intelectuales, los movimientos sociales y todas las minorías tienen muchas razones para temer al Nuevo Orden; en las propias palabras de Bolsonaro, «serán expulsados de nuestra patria». La criminalización y deshumanización de cualquier oposición significa, literalmente, que decenas de millones de brasileños no valen nada.

Hablemos de Nietzsche

El sofisticado golpe de Estado de la Guerra Híbrida en Brasil, que comenzó en 2014, tuvo un punto de inflexión en 2016 y culminó en 2018 con el enjuiciamiento de un presidente, el encarcelamiento de otro, el aplastamiento de la derecha y el centroderecha, y de una manera post-política-con-esteroides, abriendo el camino al neofascismo.

Bolsonaro, sin embargo, es una nulidad. No tiene la estructura política, el conocimiento, por no hablar de la inteligencia, para haber llegado tan lejos, de la nada, sin información más allá de su propio país. No me extraña que sea querido por Steve Bannon.

Por el contrario, la izquierda –como en Europa– se ha vuelto a atascar en el modo analógico. Ningún frente progresista, especialmente en este caso tal como se constituyó en el último momento, podría combatir el tóxico tsunami de la guerra cultural, las políticas de identidad y las noticias falsas microdirigidas.

Perdieron una batalla importante. Al menos ahora saben que esto es una guerra total y dura. Para destruir a Lula, el prisionero político más importante del mundo, las élites brasileñas tuvieron que destruir a Brasil. Sin embargo, Nietzsche siempre prevalence: lo que no te mata te hace más fuerte. La vanguardia de la resistencia global contra el neofascismo como la etapa superior del neoliberalismo se ha desplazado al sur del Ecuador. No pasarán.

Pepe Escobar, un veterano periodista brasileño, es el corresponsal general de Asia Times, con sede en Hong Kong. Su último libro es 2030. Síguelo en Facebook.

Fuente original: Consortium News

facebook
Twitter
Follow