No hace mucho tiempo, Estados Unidos estuvo cerca de la disolución total.

El sistema financiero estaba en bancarrota, la especulación se había desbocado, y toda la infraestructura había caído en desorden en el curso de 30 años de libre comercio ininterrumpido. Para empeorar las cosas, la nación estaba al borde de una guerra civil, y los financieros internacionales de Londres y Wall Street se regodeaban de la inminente destrucción de la primera nación de la tierra que se estableció no sobre instituciones hereditarias, sino sobre el consentimiento de los gobernados y el mandato de servir al bienestar general.

Aunque uno podría pensar que me estoy refiriendo ahora a la América de hoy, de hecho me estoy refiriendo a los Estados Unidos de 1860.

El triple Estado Profundo

En los dos últimos artículos de esta serie, he hablado de cómo un nuevo sistema de economía política fue establecido por Benjamín Franklin y sus discípulos tras la guerra de independencia impulsada por el proteccionismo, la banca nacional y las mejoras internas.

También demostré que el surgimiento de lo que hoy se conoce como el «Estado Profundo» también puede entenderse como una bestia de tres cabezas que surgió en su primera encarnación bajo el liderazgo del architraidor Aaron Burr que estableció Wall Street, mató a Alexander Hamilton y dedicó su vida a la causa de disolver la Unión. Después de haber sido atrapado en el acto de sabotaje, Burr escapó del arresto en 1807 huyendo a Inglaterra donde vivió en la mansión de Jeremy Bentham durante 5 años, sólo para volver a supervisar un nuevo complot para disolver la Unión que finalmente se desbarató en 1860.

Los tres puntos de la operación que Burr dirigió en nombre de la inteligencia británica y que sigue activa hasta el día de hoy, pueden describirse vagamente como sigue:

– El establishment anglo-canadiense que surgió a raíz de los «Leales al Imperio Unido» que abandonaron las colonias rebeldes en 1776 para fundar el Canadá de habla inglesa y que pronto fueron etiquetados como «Pacto Familiar» por el revolucionario republicano William Lyon Mackenzie que, en última instancia, gestionó la eventual creación del Rhodes Trust bajo la dirección de George Parkin y sus herederos.

– Las familias del establishment del Este, a veces conocidas como los Essex Junto, que tomaron el control del Partido Federalista de Hamilton. Estos eran Leales al Imperio que permanecieron dentro de Estados Unidos bajo la ilusión de lealtad a la constitución, pero siempre adheridos a un orden mundial Imperial Británico y dedicados a socavar eventualmente desde dentro. Estos fueron los círculos que llevaron a Estados Unidos al comercio de opio de Gran Bretaña contra China como socios menores en el crimen y que promovieron la disolución de la Unión ya en 1800 bajo el liderazgo de Aaron Burr.

– La «Virginia Junto», aristocracia propietaria de esclavos que también colaboró con Aaron Burr en su plan secesionista de 1807 y cuya alianza con el Imperio Británico fue decisiva para su ascenso al poder de 1828 a 1860. Esta fue la estructura que pronto volvió al poder, después de la guerra civil, bajo la mano guiada de los «Jóvenes Estadounidenses» conectados con Mazzini, como el fundador del KKK, Albert Pike, y el establishment sureño que más tarde ejecutó a presidentes nacionalistas en 1880, 1901 y en 1963.

Algunas preguntas incómodas

La historia del asesinato de Lincoln ha sido contada en decenas de miles de libros y, sin embargo, la mayoría de las veces la narración de un «único pistolero solitario» se impone en la historia por investigadores que son demasiado perezosos o demasiado corruptos para buscar la prueba de una trama más grande.

¿Cuántas de esas narrativas populares que se han infundido en el espíritu de la sociedad occidental a lo largo de los decenios reconocen incluso el simple hecho de que John Wilkes Booth llevaba un cheque bancario de 500 dólares firmado por el presidente del Ontario Bank of Montreal, Henry Starnes (que más tarde sería alcalde de Montreal), cuando fue muerto a tiros en la granja Garrett el 26 de abril de 1865?

¿Cuántas personas han estado expuestas a las vastas operaciones del servicio secreto de la Confederación del Sur activas durante la guerra civil en Montreal, Toronto y Halifax, que estuvo bajo el firme control del secretario de Estado Confederado Judah Benjamín y sus colaboradores en la inteligencia británica?

¿Cuánta gente sabe que Booth pasó por lo menos 5 semanas en el otoño de 1864 en Montreal asociándose estrechamente con las más altas esferas de la inteligencia británica y del Sur, incluyendo a Starnes, y los líderes espías confederados Jacob Thompson y George Sanders?

Demostrando su total ignorancia del proceso que lo controlaba, Booth escribió

a un amigo el 28 de octubre de 1864: «He estado en Montreal durante las últimas 3 o 4 semanas y nadie (ni siquiera yo mismo) sabía cuándo volvería».

Sobre la pista de los asesinos

Después de que Lincoln fue asesinado, una cacería humana para rastrear las redes de inteligencia detrás del asesinato se llevó a cabo y finalmente llevó a la horca a cuatro co-conspiradores de bajo nivel que la historia ha demostrado que eran tan tontos útiles como John Wilkes Booth.

Días después, el presidente Johnson emitió una proclama diciendo: «De las pruebas de la Oficina de Justicia Militar se desprende que el… asesinato de… Abraham Lincoln… [fue] incitado, concertado y obtenido entre Jefferson Davis, fallecido en Richmond, Virginia, y Jacob Thompson, Clement C. Clay, [Nathaniel] Beverly Tucker, George N. Sanders, William C. Cleary y otros rebeldes y traidores contra el gobierno de los Estados Unidos, alojados en Canadá«.

Dos días antes de que Booth fuera asesinado, el secretario de Guerra Edwin Stanton escribió: «Este Departamento tiene información de que el asesinato del presidente fue organizado en Canadá y aprobado en Richmond».

El conocimiento de las operaciones confederadas de Canadá era bien conocido por las autoridades federales en aquellos días, aunque la mayoría de los principales historiadores de hoy en día son totalmente ignorantes de este hecho.

George Sanders sigue siendo una de las figuras más interesantes entre los controladores de Booth en Canadá. Como exembajador en Inglaterra bajo la Presidencia de Franklin Pierce (1853-1857), Sanders fue amigo íntimo del anarquista internacional Giuseppe Mazzini, fundador del movimiento de la Joven Europa. Sanders, que escribió «Mazzini y la joven Europa» en 1852, tuvo el honor de ser un miembro destacado de la rama sur del Movimiento de la Joven América (mientras que Ralph Waldo Emerson fue un líder autoproclamado de la rama norte de la Joven América). Jacob Thompson, que antes ha sido nombrado en el despacho de Johnson, fue un exsecretario de Interior bajo el presidente Pierce, encargado de Booth y que actuaba como controlador superior del servicio secreto de la Confederación en Montreal.

En el libro Montreal City of Secrets (2017), el autor Barry Sheehy demuestra que no sólo Canadá era el núcleo de los Servicios Secretos Confederados, sino que también coordinó una guerra de múltiples frentes desde la emergente «confederación del norte» hasta la defensa de Lincoln de la Unión junto a los banqueros de Wall Street mientras el presidente luchaba militarmente para detener la secesión del sur. Sheehy escribe: «Para 1863, el Servicio Secreto Confederado estaba bien afianzado en Canadá. La financiación provenía de Richmond a través de mensajeros y se complementaba con los beneficios del bloqueo.»

Las muchas formas de guerra del Norte

Aunque no se recurrió al compromiso militar directo, la guerra anglo-canadiense contra la Unión tuvo varios componentes:

Guerra financiera: Los principales bancos canadienses dominantes en el siglo XIX fueron utilizados no sólo por la Confederación para pagar las operaciones británicas de construcción de buques de guerra, sino también para recibir las tan necesarias aportaciones de dinero en efectivo de los financieros británicos durante toda la guerra. Una guerra financiera contra el dólar de Lincoln se libró bajo el control de los banqueros confederados con sede en Montreal, John Porterfield y George Payne y también JP Morgan, para «cortocircuitar» el dólar.

Para 1864, el subversivo traidor Salmon Chase se las arregló para vincular el dólar a un estándar de oro (controlado por Londres), haciendo así que su valor dependiera de la especulación con el oro. Durante un momento vital de la guerra, estos financieros coordinaron una «venta» masiva de oro a Londres haciendo subir el precio del oro y colapsando el valor del dólar estadounidense paralizando la capacidad de Lincoln para financiar el esfuerzo bélico.

Se frustró la intervención militar directa: Ya en 1861, la crisis de Trent casi indujo una guerra caliente con Gran Bretaña cuando un barco de la Unión intervino un barco británico en aguas internacionales y detuvo a dos agentes confederados de alto nivel en ruta hacia Londres. Sabiendo que una guerra doble en esta etapa temprana era imposible de ganar, Lincoln retrocedió frente a líderes de su propio gabinete que abogaban por un segundo frente y dijo: «una guerra a la vez». A pesar de este casi fracaso, Londres no perdió tiempo en desplegar más de 10.000 soldados en Canadá durante toda la guerra, listos para atacar a la Unión en cualquier momento y mantenidos a raya en gran medida debido a la audaz intervención de la flota rusa en las costas atlántica y pacífica de los Estados Unidos. Este fue un claro mensaje tanto a Inglaterra como a la Francia de Napoleón III (que estaban estacionados al otro lado de la frontera mexicana) para mantenerse fuera de la guerra de Estados Unidos.

A pesar de la intervención de Rusia, Gran Bretaña siguió construyendo buques de guerra para la Confederación que devastó la marina de la Unión durante la guerra y por los que Inglaterra tuvo que pagar 15,5 millones de dólares a Estados Unidos en 1872 en virtud de las reclamaciones de Alabama.

Terrorismo: Hoy en día es menos conocido que durante el siglo XIX que las operaciones terroristas confederadas en el norte ocurrieron a lo largo de la guerra civil con incursiones en los campos de prisioneros de guerra de la Unión, los esfuerzos por quemar hoteles populares de Nueva York, la voladura de barcos en el Mississippi, y la infame incursión de St. Albans de octubre de 1864 en Vermont y los ataques en Buffalo, Chicago, Sandusky, Ohio, Detroit y Pennsylvania.  Si bien los asaltantes de St Albans fueron detenidos momentáneamente en Montreal, pronto fueron liberados bajo la lógica de que representaban a un «estado soberano» en conflicto con otro «estado soberano» sin conexión con el Canadá (¿tal vez se pueda aprender una lección aquí para los abogados de Meng Wanzhou?).

El asesinato: Ya he mencionado que se encontró un billete de 500 dólares en el cuerpo de Booth con la firma del presidente del Banco de Ontario, Henry Starnes, que el actor fracasado habría recibido durante su estancia en Montreal en octubre de 1864. Lo que no mencioné es que Booth se alojó en el Hotel St Lawrence Hall que sirvió como sede principal de la Confederación de 1863 a 1865. Describiendo la colusión de los Copperheads del Norte, los republicanos anti-Lincoln y los agentes de Wall Street, Sheehy escribe: «Todos estos poderosos norteños estaban en St. Lawrence Hall codeándose con los confederados que usaban el hotel como un cuartel general no oficial. Este era el universo en el que John Wilkes Booth circulaba en Canadá».

En una exposición de 2014, el historiador Anton Chaitkin señala que el dinero utilizado por Booth vino directamente de una transferencia de 31.507,97 dólares de Londres arreglada por el jefe del servicio secreto confederado europeo James D. Bulloch. No es coincidencia que Bulloch sea también el querido tío y mentor del mismo Teddy Roosevelt que se convirtió en presidente por el asesinato de William McKinley, el seguidor de Lincoln (asesinado en 1901).

En su exposición, Chaitkin escribió:

«James D. Bulloch fue el tío materno, modelo y maestro de estrategia del futuro presidente de Estados Unidos Theodore Roosevelt. Salió de las sombras de la Guerra Civil cuando su sobrino Teddy le ayudó a organizar sus papeles y a publicar una versión saneada de los acontecimientos en sus memorias de 1883, The Secret Service of the Confederate States in Europe. Bajo la protección de oligarcas imperiales como Lord Salisbury y otros miembros de la familia Cecil, trabajando en conjunto con la ocupación militar británica de su entonces colonia de Canadá, Bulloch organizó la construcción y la tripulación inglesa de los buques de guerra confederados que se aprovechaban del comercio estadounidense».

La verdad está enterrada bajo las arenas de la historia

Mientras que cuatro miembros de bajo nivel de la célula de Booth fueron colgados el 7 de julio de 1865 después de un juicio espectáculo de cuatro meses(1), los orquestadores reales del asesinato de Lincoln nunca fueron llevados a la justicia, ya que casi todos los miembros principales del liderazgo confederado escaparon a Inglaterra después del asesinato de Lincoln. Incluso John Surrat (que estaba entre los ocho que se enfrentaban al juicio) evitó la horca cuando su caso fue abandonado, y su fianza de 25.000 dólares fue misteriosamente pagada por un benefactor anónimo desconocido hasta el día de hoy. Después de esto, Surrat escapó a Londres donde las demandas de los cónsules de Estados Unidos para su arresto fueron ignoradas por las autoridades británicas.

El maestro de espías confederado Judah Benjamin escapó del arresto y vivió sus días como abogado en Inglaterra, y el presidente confederado Jefferson Davies hablando a sus seguidores en Quebec en junio de 1867 animó al pueblo a rechazar la propagación del republicanismo y en su lugar abrazar el nuevo esquema de la Confederación Británica que pronto sería impuesto semanas después. Davies habló con la banda canadiense que interpretaba a Dixie en el Teatro Real: «Espero que se aferren a sus principios británicos y que se esfuercen por cultivar conexiones cercanas y afectuosas con la madre patria».

Con la pérdida de Lincoln y la muerte de Thaddeus Stevens en 1868, el general confederado Albert Pike estableció la restauración de la oligarquía sureña y saboteó la restauración de Lincoln con el surgimiento del KKK y la renovación de la masonería de rito meridional. En los años siguientes, se lanzó un asalto total a los dólares de Lincoln que culminó con la Ley de Reanudación Económica de 1875 que vinculó el sistema financiero de los Estados Unidos al monetarismo británico de la «moneda fuerte» y allanó el camino para el posterior golpe financiero conocido como Ley de la Reserva Federal de 1913(2).

Aunque el complot de la Confederación del Sur fracasó finalmente, la otra operación de la Confederación lanzada en 1864 se consolidó con éxito con la Ley de la América del Norte Británica del 1º de julio de 1867. La esperada extensión de las líneas de ferrocarril trans-continentales a través de la Columbia Británica y hacia Alaska y Rusia fueron saboteadas como se cuenta en Real Story Behind the Alaska Purchase of 1867.

En lugar de ser testigos de un nuevo sistema mundial de naciones-estado soberanas bajo un orden multipolar de colaboración impulsado por proyectos de infraestructura internacional como preveían los seguidores de Lincoln, como William Seward, Ulysses Grant, William Gilpin y el presidente McKinley, una nueva era de guerra e imperio se reafirmó a lo largo del siglo XX.

Fue este mismo triple Estado Profundo el que se enfrentó por el poder a Franklin Roosevelt y a su patriótico vicepresidente Henry Wallace durante la Segunda Guerra Mundial, y fue esta misma bestia la que dirigió el asesinato del presidente Kennedy en 1963. Como demostró el fiscal de distrito de Nueva Orleans, Jim Garrison, en su libro On the Trail of the Assassins (1991), el asesinato de Kennedy fue organizado por una compleja red de asesinos que pusieron en juego los servicios secretos de inteligencia del Sur en Louisiana y Texas, los financieros de Wall Street y una extraña oficina de asesinatos con sede en Montreal llamada Permindex bajo el liderazgo del general de división Louis Mortimer Bloomfield. Esta fue la misma operación de inteligencia que surgió del Campo X del MI6 en Ottawa durante la Segunda Guerra Mundial y cambió su nombre pero no sus funciones durante la Guerra Fría. Este es el mismo complejo Imperial Británico que ha estado intentando deshacer el momento decisivo de 1776 durante más de 240 años.

Es este mismo tumor en el corazón de Estados Unidos el que ha invertido todo en una apuesta para poner su herramienta senil Joe Biden en el cargo de la Presidencia y destituir al primer presidente americano genuinamente nacionalista que el mundo ha visto en casi 60 años.

El autor puede ser contactado en matt.ehret@tutamail.com

Notas

(1) Los cuatro conspiradores que se enfrentaron a la horca fueron Mary Surratt, Lewis Powerll, George Atzerodt y David Herold.

(2) Todo el principio del Sistema de Crédito Estadounidense, tal como lo encarna el Dólar de Lincoln, es que no está impulsado por los precios altamente volátiles del oro o la plata, sino más bien por los poderes de la productividad de la nación en su conjunto (ver: las continuas tasas de progreso científico y tecnológico que hacen que la deuda contraída por un banco nacional se autoextinga). Para más información sobre este sistema, lea los escritos de Alexander Hamilton que se encuentran aquí.

Fuente: Strategic Culture Foundation

facebook
Twitter
Follow