ENTREVISTA. El coronel belga Luc Marchal es el antiguo número 2 de la Misión de Asistencia de las Naciones Unidas en Ruanda (MINUAR). Estuvo en el centro de los dramáticos acontecimientos de 1994. El día de la visita oficial de Emmanuel Macron a Ruanda, le preguntamos por este tema tan candente.

Front Populaire: El presidente francés está hoy en Kigali. ¿Qué opina de esta visita?

Luc Marchal: Para ser sincero y breve, esta visita me recuerda a otra visita histórica. La que Edouard Daladier y Neville Chamberlain hicieron al canciller Adolf Hitler en septiembre de 1938 y que dio lugar a la firma del Acuerdo de Múnich. El objetivo de los emisarios franco-británicos era salvar la paz, pero a costa de desmembrar Checoslovaquia. Esto es lo que hizo decir a Winston Churchill: “Aceptaron la deshonra para tener paz. Tendrán deshonra y guerra.” ¿Cuáles serán las consecuencias de la visita del presidente Macron a Kigali? El futuro nos lo dirá. En cualquier caso, más allá de los intereses franceses en juego, si una de las consecuencias es la oficialización de la balcanización en curso de la República Democrática del Congo, en particular por parte de Ruanda, entonces esta visita sería realmente un verdadero Múnich bis.

FP: ¿Debemos “normalizar las relaciones” con un Estado que, en la persona de su presidente Paul Kagame, ha acusado a Francia de complicidad en el genocidio durante años?

LM: Puedo entender que se busque una normalización de las relaciones entre Francia y Ruanda, pero sigo siendo de la opinión de que no debe hacerse a cualquier precio. Desde hace años, el presidente ruandés acusa a Francia de todo tipo de crímenes. Desde hace años, lanza críticas contra el ejército francés y su actuación en Ruanda. En abril de 1994 fueron asesinados varios franceses: la tripulación del Falcon 50 y dos gendarmes, así como la esposa de uno de ellos. Por no hablar de las innumerables víctimas. Querer borrar el pasado y considerar a estas víctimas como daños colaterales al precio de una hipotética normalización me parece difícilmente aceptable. Para expresar mis sentimientos, me gustaría citar las palabras del Dr. Denis Mukwege, Premio Nobel de la Paz: “Cuando se intenta sacrificar la justicia en el altar de la paz, no hay justicia ni paz”.

FP: Usted tuvo un asiento de primera fila en todo este asunto en la década de 1990. ¿Puede hablarnos de su función?

LM: Llegué a Ruanda el 4 de diciembre de 1993, para asumir el cargo de comandante del Sector Kigali de la Misión de Asistencia de las Naciones Unidas para Ruanda (MINUAR). El despliegue de esta misión de las Naciones Unidas fue una consecuencia de los Acuerdos de paz de Arusha firmados el 4 de agosto de 1993 entre el gobierno ruandés de entonces y el Frente Patriótico Ruandés (FPR). Tras estos Acuerdos de paz, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas estableció el marco jurídico de la MINUAR el 5 de octubre de 1993, al aprobar la Resolución 872. El sector de Kigali era una amplia zona de unos 1.000 km² que abarcaba la capital del país y el aeropuerto internacional Grégoire Kayibanda. Dentro de esta área bajo mi control operativo, más conocida como la “Zona de Consignación de Armas”, un Memorando de Entendimiento definía muy cuidadosamente lo que estaba y no estaba permitido. Este protocolo fue negociado y firmado por las partes implicadas en el proceso de paz: el gobierno ruandés, el FPR y la MINUAR. Esta descripción muy general de mi misión pretende dejar claro que, en el ejercicio de mi mando, estaba en contacto directo no sólo con las autoridades militares ruandesas y del FPR, sino también con las distintas autoridades políticas y administrativas cuando su ámbito de competencia afectaba a la ejecución de mi misión, lo que era bastante frecuente.

FP: El asesinato del presidente Habyarimana jugó un papel clave en el drama ruandés. ¿Qué sabe de este evento?

LM: Efectivamente, este atentado fue el desencadenante de los trágicos acontecimientos que siguieron y cuyas consecuencias desestabilizadoras aún están presentes en la región de los Grandes Lagos.

Lo viví en primera persona, muy consciente de su carácter histórico y de sus posibles consecuencias. O la MINUAR lograba gestionar la situación y evitar la reanudación de las hostilidades entre las fuerzas gubernamentales y el FPR de Kagame, o el caos estaba garantizado. Sabemos lo que pasó.

Sólo más tarde, cuando regresé a Bélgica, pude tomar la distancia necesaria para analizar este ataque a la luz de mi propia experiencia. En primer lugar, cuando me encontré en la reunión del comité de crisis celebrada en el cuartel general de las Fuerzas Armadas Ruandesas (FAR) inmediatamente después del atentado, sólo pude constatar que estaba en presencia de hombres profundamente alterados y angustiados por lo que acababa de ocurrir y no frente a conspiradores. Su único objetivo era evaluar las consecuencias de la desaparición del jefe del Estado y del jefe del Estado Mayor del Ejército para evitar que este vacío de poder desembocara en la anarquía. Sin la menor ambigüedad, pidieron a la MINUAR que les ayudara a gestionar la crisis resultante del atentado y también que transmitiera al Consejo de Seguridad su deseo de que se pusieran en marcha cuanto antes las instituciones de transición, de conformidad con los Acuerdos de Arusha. Si los organizadores del atentado hubieran estado en la mesa en ese momento, esta reunión se habría desarrollado de manera muy diferente y, además, en esa eventualidad, tengo serias dudas de que el general Dallaire y yo mismo hubiéramos sido invitados a participar.

Por otro lado, técnicamente hablando, un golpe es algo que cumple unos criterios generales. Si quieres garantizar el éxito de la operación, no corres ningún riesgo. Todos los elementos militares y paramilitares en los que pueden confiar los organizadores se inyectan en el escenario desde el principio, para excluir cualquier riesgo de sorpresa y presentar al país un hecho consumado. Sin embargo, esta no era la situación que reinaba en Kigali en las horas posteriores al atentado. Muchos testigos de primera mano han declarado que la noche del 6 al 7 de abril de 1994 fue especialmente tranquila. Yo mismo recorrí parte de la ciudad alrededor de las 2 de la noche sin ninguna escolta armada y pude comprobar por mí mismo que no había ninguna instalación militar que se pareciera ni remotamente a un estado de sitio. No, este contexto no se correspondía en nada con un golpe de Estado organizado por un núcleo de extremistas de línea dura.

FP: Por otro lado, al ataque le siguió la ofensiva del FPR de Kagame para tomar el poder en Ruanda…

LM: La ausencia de una toma de poder por parte de una u otra facción conocida por su oposición al proceso de paz o a la persona del jefe de Estado fue efectivamente seguida por el inicio inmediato de una ofensiva militar a gran escala del FPR. Esta ofensiva, en total contradicción con los Acuerdos de Paz de Arusha, terminaría tres meses más tarde con una conquista indiscriminada del poder. Como militar, la simultaneidad entre el ataque y el lanzamiento de esta ofensiva militar me lleva a hacer las siguientes consideraciones: en primer lugar, es imposible aprovechar una oportunidad, como la desaparición del presidente Habyarimana y del general Nsabimana (jefe de Estado Mayor de las FAR), para improvisar una ofensiva general que implicaba a numerosas unidades con misiones totalmente diferentes. Por el contrario, un compromiso de este tipo sólo puede ser el resultado de un importante proceso de preparación que implica la concepción de la maniobra a nivel estratégico, la difusión de las órdenes hasta los escalones más bajos y el posicionamiento de miles de hombres en las posiciones de partida, listos para reaccionar a la orden de ejecución.

Todo esto no se puede organizar con un chasquido de dedos, sino que requiere unos plazos importantes e incompresibles. No hace falta ser un gran estratega para entender este tipo de limitaciones, es una cuestión de sentido común básico. Otra consideración: el FPR no habría podido asegurar el golpe y la continuidad de su ofensiva sin acumular primero grandes reservas de municiones, armas, equipos y materiales diversos. En definitiva, una logística a la altura de los recursos humanos desplegados durante más de tres meses de operaciones. No hay milagros en este ámbito, ni operaciones militares sin una logística adecuada. Este es exactamente el temor que el general Nsabimana me había expresado unos días antes. En una entrevista realizada el 30 de marzo, justo siete días antes del atentado. Me confió su firme convicción de que el FPR reanudaría la guerra en los días siguientes. Basó esta creencia precisamente en las grandes reservas logísticas que el FPR había estado acumulando durante semanas a lo largo de la frontera con Uganda. A mi respuesta de que el FPR no podía permitirse esa aventura bajo la mirada directa de la comunidad internacional, me contestó palabra por palabra: “El FPR es un movimiento revolucionario y como tal razona y define sus propios objetivos; contra los revolucionarios, concluyó, si no se adoptan los mismos métodos siempre se pierde”. No creo que sea necesario explicar que esta conversación me interpeló profundamente, no sólo en el momento mismo, sino sobre todo semanas después, cuando recordé estas palabras y las confronté con la realidad de los hechos.

Por otra parte, cuando el FPR reanudó las hostilidades en Kigali el 7 de abril de 1994, hacia las 16.30 horas, justificó su decisión unilateral por la necesidad de poner fin a las masacres de los tutsis. Sin embargo, el 12 de abril, es decir, el quinto día de su ofensiva general, ya se había infiltrado, que yo sepa, en tres batallones más en Kigali. Digo “que yo sepa” porque se trata de una observación personal. Esto no excluye en absoluto, como afirman algunos, que el FPR tuviera muchos más combatientes en Kigali. En cualquier caso, con estos tres batallones infiltrados y el que ya estaba allí, el Frente contaba con una fuerza capaz de actuar contra las masacres que se estaban generalizando en la capital. Además, el mismo 12 de abril, diez altos cargos de las FAR firmaron un manifiesto que podría calificarse, en las circunstancias del momento, de muy valiente. En este documento, hicieron un llamamiento directo y solemne al FPR para que concluyera un alto el fuego inmediato y aunara sus esfuerzos para “evitar seguir derramando innecesariamente la sangre de los inocentes”. Este llamamiento no fue atendido, con la consecuencia directa de que los asesinatos aumentaron. En ningún momento pude ver que el FPR tratara de oponerse a las masacres de tutsis en Kigali. Sin embargo, las fuerzas de que disponía eran perfectamente capaces de asegurar ciertos barrios situados cerca de las zonas que controlaba militarmente y crear así zonas de refugio. Obviamente, el destino de estos parientes lejanos del interior no era una de sus prioridades. Además, resulta muy sospechosa la belicosidad con la que esas mismas autoridades del FPR exigieron la salida de las tropas extranjeras que habían acudido a evacuar a los expatriados, en lugar de solicitar su colaboración para poner fin a la carnicería; como si el FPR temiera ser contrarrestado por la comunidad internacional en sus planes de conquistar el poder por la fuerza.

El FPR no sólo no pidió nunca el apoyo de la MINUAR para frenar el caos que se estaba produciendo, sino que lo alimentó. El 10 de abril, lanzó un ultimátum a la MINUAR en el sentido de que si el batallón ghanés desplegado en la zona desmilitarizada no abandonaba sus posiciones en un plazo de 24 horas, quedaría bajo su fuego de artillería. Dios sabe si un alto el fuego habría puesto fin al martirio de la población. Sólo puedo atestiguar que todas las peticiones de alto el fuego realizadas por el general Dallaire o por las FAR fueron rechazadas por el FPR. Esto no es una interpretación sesgada de la realidad, es un hecho. El general Nsabimana no se equivocaba: el FPR libraba su guerra en función de sus únicos objetivos, sin preocuparse lo más mínimo de la suerte de la población local o de la opinión de la comunidad internacional. Podría seguir hablando del aspecto militar de estos eventos. Sin embargo, creo que lo anterior es lo suficientemente explícito como para darse cuenta de que la versión de los hechos que algunos quieren que se acepte como verdad histórica es, como mínimo, cuestionable. La comunidad internacional, que demostró una inmensa cobardía en el momento del genocidio, no tiene por qué seguir intoxicada por el discurso de quien pretende, urbi et orbi, haber puesto fin al genocidio, cuando todo indica que es el principal artífice.

FP: ¿Cree que algún día se arrojará toda la luz sobre el complejo caso ruandés? ¿Quién tendría interés en obstaculizar la aparición de la verdad?

LM: Sólo puedo esperar fervientemente que se arroje luz sobre este caso. No sólo que se establezca la verdad histórica sin discusión posible, sino también que se haga justicia a los millones de víctimas que algunos quieren relegar al basurero de la historia. Estas dos condiciones –verdad y justicia– son esenciales para la estabilización de la situación en la región de los Grandes Lagos. Por desgracia, me temo que la indispensable manifestación de la verdad se verá obstaculizada por quienes apoyaron la toma de posesión armada del actual presidente de Ruanda y encubrieron la invasión del Congo-Zaïre en 1996 por una coalición de países africanos bajo el liderazgo de Ruanda. Basta con mirar a las multinacionales que explotan las riquezas minerales de la actual República Democrática del Congo para entender quién se beneficia del crimen. Si en 2021 seguimos sin saber oficialmente quién es el responsable del atentado del 6 de abril de 1994, no es efecto de la casualidad o de una posible negligencia culpable. No, algunos países, de los que Estados Unidos es el principal peón, no quieren que se haga oficial su participación en la tragedia de los Grandes Lagos. Sin embargo, el papel de Estados Unidos ha sido destacado por la exsenadora demócrata Cynthia McKinney, que fue enviada especial de Bill Clinton a África en la década de 1990. Fue en esta calidad que testificó sobre el escandaloso papel desempeñado en África Central por la administración estadounidense de Bill Clinton y posteriormente por la de Bush. Este es el mayor obstáculo para llegar a la verdad.

Fuente: Front Populaire