Las advertencias de la ONU son terribles, pero es probable que sobreestimen el tiempo que tenemos para actuar, escribe Arn Menconi

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) de la ONU publicó un informe a principios de este mes sobre los efectos del aumento de las temperaturas mundiales en la tierra y la agricultura y encontró que el 25% del aumento de las emisiones de CO2 proviene de la deforestación y la agricultura.

Un consenso de unos 700 científicos de todo el mundo coincidió en que la tierra ya se ha calentado 1,5 grados centígrados. Dijeron que la tierra se está calentando peligrosamente como resultado de alimentarnos de las maneras más ineficientes (desperdiciando el 25% de los alimentos producidos).

Se espera que el IPCC publique otro informe en septiembre sobre los efectos de las emisiones de CO2 provocadas por el hombre en los océanos. Obtenemos el 50% de nuestro oxígeno de los océanos, y los océanos han absorbido hasta ahora el 93% de las emisiones de CO2 de los seres humanos.

En octubre de 2018, el IPCC advirtió que para evitar cambios irreversibles en el medio ambiente, «las emisiones de dióxido de carbono (CO2) causadas por el hombre tendrían que disminuir alrededor de un 45% con respecto a los niveles de 2010 para 2030, alcanzando un «cero neto» alrededor de 2050. Esto significa que cualquier emisión restante tendría que ser revertida eliminando el CO2 del aire».  La Conferencia sobre el Clima de París de 2016 se basó en mantener las temperaturas mundiales en un aumento de no más de 2 grados centígrados, pero el informe de 2018 demostró que debemos limitar el aumento a 1,5 grados centígrados.

Factores que se omiten

Estos hallazgos del IPCC, aunque alarmantes, todavía no toman en cuenta muchas cosas.

Por ejemplo, ninguno de los estudios del IPCC considera la cantidad de gas metano que se está liberando en los sitios de fracking en Estados Unidos y en otros lugares. Y el gas metano es 30 veces más potente como gas que atrapa el calor que el dióxido de carbono.

Los científicos informan de que el hielo del Ártico se está derritiendo a un ritmo más rápido de lo previsto y podemos ver la desaparición del hielo del Ártico en los próximos años. El resultado será la liberación de cantidades masivas de CO2 y gas metano de la tierra bajo el hielo, que no se está calculando en el objetivo de 1,5 grados centígrados; ello supone el acortamiento de los plazos del IPCC.

China está avanzando en la construcción de 300 plantas de carbón en Turquía, Vietnam, Indonesia, Bangladesh, Egipto y Filipinas. Para poner esto en perspectiva, 175 centrales eléctricas de carbón fueron retiradas en Estados Unidos entre 2011 y 2017.

A medida que la población mundial aumente de los 7.530 millones actuales a 10.000 millones en 2050, veremos más y más emisiones de gases de CO2 procedentes de los combustibles fósiles, la deforestación y la agricultura, que no se han incorporado a las predicciones del IPCC.

Nada de esta nueva información ha sido incluida en las estimaciones del IPCC, según un intercambio que tuve en Twitter con el científico climático Michael Mann.

No tenemos hasta 2030 para reducir las emisiones en un 45%, como concluye el informe 2018 del IPCC. Mark Jacobson, director del Programa de Energía y Atmósfera de la Universidad de Stanford, pide una reducción del 80% en la emisión de CO2 para el año 2030. Muchos científicos y economistas afirman que tenemos menos de cinco años, o que ya habremos pasado el punto de no retorno. Paul Hawken, el autor de “Drawdown; The Most Comprehensive Plan Ever Proposed to Reverse Global Warming” (Reducción: El plan más completo jamás propuesto para revertir el calentamiento global) dijo a una audiencia en el Instituto Aspen este verano: «Incluso si dejáramos de usar combustibles fósiles hoy en día, rebasaríamos la barrera de 1,5 grados centígrados».

Los científicos han comenzado a utilizar el término adaptación en lugar de mitigación. ¿Cómo nos adaptaremos a la nueva normalidad de la devastación climática mundial? Esto no significa desesperanza. Esto significa acción. Tenemos que hablar de manera realista y adoptar soluciones para frenar el proceso y mitigar todos los efectos del cambio climático. Y tenemos que centrarnos en los remedios probados que ya están en marcha en todo el mundo.  

Soluciones necesarias

Necesitamos soluciones políticas, religiosas, empresariales, sociales e individuales. Esta es la mayor crisis a la que se ha enfrentado la humanidad y el clima está cambiando mucho más rápidamente de lo que los modelos más agresivos han pronosticado.

Aquí están algunas de las mejores soluciones que se podrían implementar:

  1. Eliminar los ayudas del gobierno para la industria de combustibles fósiles.

2. En su lugar, ofrecer incentivos a las energías renovables.

3. Crear un organismo de trabajo para construir programas de energías renovables.

4. Promulgar un impuesto al carbono para recaudar fondos a fin de invertir en energías renovables y frenar el crecimiento de los combustibles fósiles.

5. Detener el futuro desarrollo de los combustibles fósiles mediante la prohibición de la perforación, el fracking y la eliminación gradual de su uso mediante la eliminación del carbono negro para 2030 y del carbono neutro neto para 2050.

6. Exigir a las empresas de servicios públicos que produzcan toda su electricidad a partir de fuentes de carbono cero, como la energía eólica y la solar.

7. Establecer estándares de eficiencia energética para nuevas viviendas y edificios comerciales.

8. Detener las emisiones de metano de las plantas de petróleo y gas.

9. Poner fin al uso de hidrofluorocarbonos, poderosos gases de efecto invernadero utilizados en los acondicionadores de aire, refrigeradores y espumas.

10. En Estados Unidos hay que hacer un esfuerzo especial para controlar el  gran monstruo militar, que ha librado interminables guerras por el petróleo. Recortar en un tercio las 800 bases militares de Estados Unidos y el presupuesto de un billón de dólares al año y redirigir el gasto a energías renovables, empleos limpios, transporte eléctrico, investigación e innovación.

No es nuevo

La ciencia del cambio climático se remonta a décadas atrás, a la década de 1950. Exxon Mobil y otros productores de petróleo, durante los años transcurridos, han hecho numerosos esfuerzos para ocultar los efectos de las emisiones de CO2 producidas por el hombre.  Las administraciones de Estados Unidos escondieron o ignoraron las advertencias y continuaron ampliando el desarrollo de combustibles fósiles, y permitieron que se expandieran las formas destructivas de agricultura y deforestación.

Lo que es diferente ahora es que estamos viendo los efectos del aumento de las temperaturas, que incluyen el aumento de las inundaciones catastróficas, los incendios, el derretimiento de los casquetes polares, la extinción de especies, los refugiados climáticos, la escasez de agua y la desertificación.

Nos hemos enfrentado enormes problemas antes, pero esta vez la historia no nos da una guía. Nos corresponde a nosotros desarrollar nuevos paradigmas económicos y políticos. La vida en todo nuestro planeta depende de ello.

Si queremos encontrar soluciones que nunca se han probado antes, tenemos que ser claros sobre los hechos del carbono. Estados Unidos, con el 4,29% de la población mundial, es responsable del 14,75% de las emisiones mundiales de CO2. China, con el 18,20% de la población, produce el 27,51% del total. Claramente, Estados Unidos debe asumir un papel de liderazgo en la reducción de las emisiones de CO2 si queremos que el mundo nos siga.

Arn Menconi, un ex comisionado del Estado de Colorado, se ha postulado tanto para el Senado como para el Congreso de Estados Unidos por Colorado. Es un activista por la paz y el cambio climático. Síguelo en Twitter @arnmenconi.

Fuente: Consortium News


facebook
Twitter
Follow