El Tribunal Superior de Australia ha dictaminado que la correspondencia entre la reina y el gobernador general de Australia, su virrey en la antigua colonia británica, ya no es «personal» y es propiedad del Palacio de Buckingham. ¿Por qué importa esto?

Las cartas secretas escritas en 1975 por la reina y su hombre en Canberra, Sir John Kerr, ahora pueden ser publicadas por los Archivos Nacionales, si el establishment australiano lo permite. El 11 de noviembre de 1975, Kerr despidió infamemente al gobierno reformista del primer ministro Gough Whitlam, y entregó Australia en manos de Estados Unidos.

Hoy en día, Australia es un estado vasallo sin excepción: su política, sus organismos de inteligencia, su ejército y gran parte de sus medios de comunicación están integrados en la «esfera de dominio» y los planes de guerra de Washington. En las actuales provocaciones de Donald Trump a China, las bases estadounidenses en Australia son descritas como la «punta de lanza».

Existe una amnesia histórica entre la educada sociedad australiana sobre los catastróficos acontecimientos de 1975. Un golpe angloamericano derrocó a un aliado elegido democráticamente en un escándalo degradante en el que se confabularon sectores de la élite australiana. Esto es en gran parte inmencionable. La resistencia y el logro de la historiadora australiana Jenny Hocking para forzar la decisión del Tribunal Supremo son excepcionales.

Gough Whitlam fue expulsado del gobierno el Día del Recuerdo de 1975. Cuando murió hace seis años, sus logros fueron reconocidos, aunque a regañadientes, sus errores se señalaron con falsa tristeza. Se esperaba que la verdad del golpe contra él fuera enterrada con él.

Durante los años de Whitlam, 1972-75, Australia logró brevemente la independencia y se volvió intolerablemente progresista. Políticamente, fue un período asombroso. Un comentarista estadounidense escribió que ningún país había «invertido su postura en los asuntos internacionales tan radicalmente sin pasar por una revolución interna».

Las últimas tropas australianas recibieron la orden de regresar a casa tras su servicio mercenario en el asalto estadounidense a Vietnam. Los ministros de Whitlam condenaron públicamente las barbaridades de Estados Unidos como «asesinatos en masa» y crímenes de «maníacos». El gobierno de Nixon era corrupto, dijo el viceprimer ministro, Jim Cairns, y pidió un boicot al comercio estadounidense. En respuesta, los estibadores australianos se negaron a descargar los buques estadounidenses.

Whitlam llevó a Australia hacia el Movimiento de los Países No Alineados y pidió una Zona de Paz en el Océano Índico, a la que se opusieron los Estados Unidos y Gran Bretaña. Exigió a Francia que cesara sus ensayos nucleares en el Pacífico. En la ONU, Australia habló en nombre de los palestinos. Los refugiados que huían del golpe de estado de la CIA en Chile fueron bienvenidos en Australia: una ironía que Whitlam probó más tarde.

Aunque no se le consideraba de la izquierda del Partido Laborista, Gough Whitlam era un socialdemócrata inconformista de principios, orgullo y decoro. Creía que una potencia extranjera no debía controlar los recursos de su país y dictar su política económica y exterior. Propuso «recomprar la tierra».

Al redactar la primera legislación sobre derechos de tierras de los aborígenes y apoyar a los huelguistas aborígenes, su gobierno levantó el fantasma de la mayor apropiación de tierras de la historia de la humanidad, la colonización británica de Australia, y la cuestión de quién era el propietario de las vastas riquezas naturales de la isla-continente.

En el hogar, la igualdad de remuneración para las mujeres, la educación superior universal gratuita y el apoyo a las artes se convirtieron en ley. Había una sensación de verdadera urgencia, como si el tiempo político ya se estuviera acabando.

Los latinoamericanos reconocerán la audacia y el peligro de tal «liberación» en un país cuyo establishment se fusionó con un gran poder externo. Los australianos habían servido en todas las aventuras imperiales británicas desde que la rebelión de los Bóxers fue aplastada en China. En la década de 1960, Australia suplicó unirse a Estados Unidos en su invasión a Vietnam, y luego proporcionó «equipos secretos» a la CIA.

Los enemigos de Whitlam se reunieron. Los cables diplomáticos de Estados Unidos publicados en 2013 por WikiLeaks revelan los nombres de importantes figuras de ambos partidos principales, incluyendo un futuro primer ministro y ministro de relaciones exteriores como informantes de Washington durante los años de Whitlam.

Gough Whitlam sabía el riesgo que estaba tomando. El día después de su elección, ordenó que su personal no fuera más «investigado o acosado» por la organización de seguridad australiana ASIO, que estaba entonces, como ahora, ligada a la inteligencia anglo-americana. Un oficial de la CIA en Saigón escribió: «Nos dijeron que los australianos podrían ser considerados como colaboradores norvietnamitas».

La alarma en Washington se disparó cuando, en la madrugada del 16 de marzo de 1973, el fiscal general de Whitlam, Lionel Murphy, lideró una partida de la policía federal en una redada en las oficinas de la ASIO en Melbourne. Desde su creación en 1949, la ASIO se había vuelto tan poderosa en Australia como la CIA en Washington. Un archivo filtrado sobre el viceprimer ministro Jim Cairns lo describió como una figura peligrosa que provocaría «la destrucción del sistema democrático de gobierno».

El verdadero poder de la ASIO derivaba del Tratado entre el Reino Unido y los Estados Unidos, con su pacto secreto de lealtad a las organizaciones de inteligencia extranjeras, en particular la CIA y el MI6. Esto se demostró dramáticamente cuando el (ahora desaparecido) National Times publicó extractos de decenas de miles de documentos clasificados bajo el título «Cómo la ASIO traicionó a Australia en favor de los estadounidenses».

Australia es el hogar de algunas de las bases de espías más importantes del mundo. Whitlam exigió saber el papel de la CIA y si y por qué la CIA dirigía las «instalaciones conjuntas» en Pine Gap, cerca de Alice Springs. Como los documentos filtrados por Edward Snowden revelaron en 2013, Pine Gap permite a Estados Unidos espiar a todo el mundo.

«Trata de fastidiarnos o de hacernos caer», advirtió Whitlam al embajador de Estados Unidos, Walter Rice, «[y Pine Gap] se convertirá en un tema de discusión».

Victor Marchetti, el oficial de la CIA que había ayudado a crear Pine Gap, me dijo posteriormente: «Esta amenaza de cerrar Pine Gap causó apoplejía en la Casa Blanca… una especie de [golpe] de Chile se puso en marcha».

Los mensajes de alto secreto de Pine Gap fueron descodificados por un contratista de la CIA, TRW. Uno de los descodificadores fue Christopher Boyce, un joven preocupado por el «engaño y la traición de un aliado» que presenció. Boyce reveló que la CIA se había infiltrado en la élite política y sindical australiana y que estaba espiando las llamadas telefónicas y los mensajes de télex.

En una entrevista con el autor y periodista de investigación australiano William Pinwell, Boyce reveló un nombre como especialmente importante. La CIA se refirió al gobernador general de Australia, Sir John Kerr, como «nuestro hombre Kerr».

Kerr no sólo era el hombre de la reina y un apasionado monárquico, sino que tenía vínculos de larga trayectoria con la inteligencia angloamericana. Era un miembro entusiasta de la Asociación Australiana para la Libertad Cultural, descrita por Jonathan Kwitny del Wall Street Journal en su libro «The Crimes of Patriots», como «un grupo de élite, sólo por invitación… expuesto en el Congreso como fundado, financiado y generalmente dirigido por la CIA».

Kerr también fue financiado por la Fundación Asia, expuesta en el Congreso como un conducto para la influencia y el dinero de la CIA. La CIA, escribió Kwitny, «pagó los viajes de Kerr, construyó su prestigio, incluso pagó por sus escritos… Kerr continuó yendo a la CIA en busca de dinero».

Cuando Whitlam fue reelegido para un segundo mandato en 1974, la Casa Blanca envió a Marshall Green a Canberra como embajador. Green era una figura imponente y siniestra que trabajaba en las sombras del «estado profundo» de Estados Unidos. Conocido como el «maestro del golpe», había desempeñado un papel central en el golpe de 1965 contra el presidente Sukarno en Indonesia, que costó hasta un millón de vidas.

Uno de los primeros discursos de Green en Australia fue ante el Instituto Australiano de Directores, descrito por un alarmado miembro del público como «una incitación a los líderes empresariales del país a levantarse contra el gobierno».

Los estadounidenses trabajaron estrechamente con los británicos. En 1975, Whitlam descubrió que el MI6 estaba operando contra su gobierno. «Los británicos estaban en realidad descifrando los mensajes secretos que llegaban a mi oficina de asuntos exteriores», dijo más tarde. Uno de sus ministros, Clyde Cameron, me dijo, «Sabíamos que el MI6 estaba poniendo micrófonos para los estadounidenses en las reuniones del gabinete».

Altos funcionarios de la CIA revelaron más tarde que el «problema Whitlam» había sido discutido «con urgencia» por el director de la CIA, William Colby, y el jefe del MI6, Sir Maurice Oldfield. Un subdirector de la CIA dijo: «Kerr hizo lo que se le dijo que hiciera».

El 10 de noviembre de 1975, a Whitlam se le mostró un mensaje de télex de alto secreto dirigido a Theodore Shackley, el notorio jefe de la División de Asia Oriental de la CIA, que había ayudado a dirigir el golpe contra Salvador Allende en Chile dos años antes. El mensaje de Shackley fue leído a Whitlam. Decía que el primer ministro de Australia era un riesgo para la seguridad en su propio país. Brian Toohey, editor del National Times, reveló que ostentaba la autoridad de Henry Kissinger, destructor de Chile y Camboya.

Habiendo destituido a los jefes de las dos agencias de inteligencia australianas, ASIO y ASIS, Whitlam se movía ahora contra la CIA. Pidió una lista de todos los oficiales «declarados» de la CIA en Australia.

El día antes de que el cable de Shackley llegara el 10 de noviembre de 1975, Sir John Kerr visitó el cuartel general de la Dirección de Señales de Defensa, la ANS de Australia, donde se le informó en secreto sobre la «crisis de seguridad». Fue durante ese fin de semana, según una fuente de la CIA, que las «demandas» de la CIA se pasaron a Kerr a través de los británicos.

El 11 de noviembre de 1975 –el día en que Whitlam iba a informar al Parlamento sobre la presencia secreta de la CIA en Australia– fue convocado por Kerr. Invocando los arcaicos «poderes de reserva» del virreinato que le había otorgado la monarca británica, Kerr destituyó al primer ministro elegido democráticamente.

El «problema Whitlam» fue resuelto.  La política australiana nunca se recuperó, ni la nación su verdadera independencia.

La destrucción del gobierno de Salvador Allende en Chile dos años antes, y de decenas de otros gobiernos que han cuestionado el derecho divino del poderío y la violencia estadounidenses desde 1945, se reprodujo en el más leal de los aliados estadounidenses, a menudo descrito como «el país afortunado». Sólo la forma de aplastar la democracia en Australia en 1975 difirió, junto con su perdurable encubrimiento.

Imaginen a un Whitlam hoy enfrentándose a Trump y Pompeo. Imaginen el mismo coraje y desafío de principios. Bueno, sucedió.

Extraído de “The Coup», en el libro de John Pilger, A Secret Country, Vintage Books, Londres. Ver también la película de Pilger, Other People’s Wars http://johnpilger.com/videos/the-last-dream-other-peoples-wars.

Fuente: John Pilger

facebook
Twitter
Follow