El legado de Martin Luther King, Jr., que hoy hace 50 años que fue asesinado, ha sido cínicamente explotado por líderes corporativos y políticos que se preocupan más por las necesidades de sus donantes ricos que por los electores negros, comenta Margaret Kimberley.

El Dr. Martin Luther King, Jr. fue el líder preeminente del movimiento de liberación negro en los años cincuenta y sesenta. Millones de personas participaron en la lucha contra el vergonzoso sistema de apartheid de Estados Unidos, pero King fue la más influyente. Sus acciones son recordadas, sus palabras son citadas por activistas, políticos y expertos. Su cumpleaños es una fiesta nacional. Solo los racistas peores y más retrógrados se atreven a hablar mal de Luther King.

Pero el ensalzamiento es en su mayoría una farsa. De hecho, hay muy pocas personas que recuerden la importancia de lo que Luther King dijo, lo que hizo o por qué y cómo se debería reproducir su trabajo. Su legado ha sido subvertido y ahora solo lo comprenden los estudiantes más conscientes de la historia.

Nada ilustró este estado de las cosas más claramente que el uso de las palabras de Luther King en una transmisión comercial de un camión Ram durante el campeonato de fútbol de la Super Bowl de 2018. A los espectadores se les dijo que los camiones Ram están «construidos para servir».

La voz en off es proporcionada por el mismo King hablando exactamente 50 años antes, el 4 de febrero de 1968. El sermón del Drum Major Instinct fue un llamado a rechazar el deseo de atención del ego a favor de trabajar para actividades más altruistas. «Si quieres decir que yo era un tambor principal, di que era un tambor principal por la justicia».

Los creadores comerciales ignoraron deliberadamente la parte del sermón en la que King ridiculizó la influencia de la publicidad. Incluso mencionó específicamente la publicidad de vehículos. Advirtió que «el caballero de la persuasión verbal masiva» puede influir en las personas para que actúen en contra de sus propios intereses. «Para hacer que tus vecinos sientan envidia, debes conducir este tipo de automóvil».

Una nación yendo hacia atrás

Los intereses corporativos no son los únicos que fingen honrar a Luther King mientras lo atacan. El legado de Luther King se ve gravemente disminuido porque ha sido utilizado por individuos cínicos con fines corruptos. Al conmemorar el 50 aniversario de su asesinato, vemos a una nación que ha retrocedido en casi todos los frentes. Se ha eliminado la discriminación legalizada, pero las fuerzas poderosas han socavado el progreso, y Estados Unidos en 2018 está desprovisto del cambio que Luther King luchó por hacer realidad.

Gran parte de la culpa recae en el Partido Demócrata, que tiene una reputación inmerecida de promulgar políticas progresistas. En realidad, los demócratas han atacado activamente a los negros con desempleo, pobreza, encarcelamiento y privación del derecho al voto. Los demócratas se han convertido en el partido de los intereses corporativos y se han alineado con cada iniciativa neoliberal. Han dejado el movimiento sindical, trabajando codo a codo con los capitalistas financieros para sacar del país los trabajos con salarios dignos. Bill Clinton supervisó el fin de la asistencia pública como un derecho, destruyendo lo que Franklin Roosevelt promulgó 60 años antes. Se basó en el trabajo de Ronald Reagan y aumentó masivamente la población carcelaria.

Barack Obama ofreció un «gran pacto» de austeridad a los republicanos y continuó la política de reducción de impuestos de George W. Bush para los más ricos. Los bancos que crearon el colapso financiero de 2008 fueron recompensados ​​con enormes rescates de fondos públicos. Los negros terminaron perdiendo la poca riqueza que tenían antes de la crisis y ahora solo encabezan los índices negativos de la calidad de vida.

Los demócratas destruyen la educación pública a través de escuelas subvencionadas y se niegan a aumentar el salario mínimo, incluso cuando controlan el Congreso y tienen el poder de actuar. Nunca fueron el partido de la paz y ahora son los más partidarios de alentar una reanudación antirrusa de la Guerra Fría y apoyar las intervenciones imperialistas.

Después de las victorias legislativas de la década de 1960, los estadounidenses negros fueron ignorados, subyugados o cooptados. Es cierto que hay miles de políticos negros electos, cuando en los tiempos de Luther King casi no había ninguno. Pero esta clase política es traidora y trabaja para su propio beneficio, sus patrocinadores en las empresas estadounidenses y las organizaciones de derechos civiles que son subsidiarias del Partido Demócrata. La clase política negra estuvo de acuerdo con cada pacto sórdido que promovieron Jimmy Carter, Bill Clinton y Barack Obama. Sus puestos son seguros, pero para el resto de negros estadounidenses todo lo contrario.

La población carcelaria explota

Un ejemplo evidente es el enorme aumento en las tasas de encarcelamiento. Cuando Martin Luther King estaba vivo, solo había 300.000 estadounidenses encarcelados. Ahora hay más de dos millones. El aumento exponencial no es una coincidencia. La encarcelación masiva fue una reacción directa al movimiento por la libertad. La segregación puso a las personas negras bajo control físico y el sistema ideó nuevas formas de asegurar el mismo resultado cuando se acabó.

Los hombres negros se han convertido en el rostro del tráfico de drogas, o de la paternidad infundada o cualquier otra cosa que la prensa y los políticos les dijeron a los estadounidenses blancos que temieran y odiaran. El efecto dominó es terrible y daña la vida familiar, la capacidad de ganarse la vida e incluso de votar. En 48 estados, los delincuentes pierden el sufragio permanentemente o se les impide votar hasta que se levanta toda la supervisión. Solo en Florida, un millón y medio de personas no pueden votar debido a condenas anteriores. Un caso judicial reciente declaró que esta regla es inconstitucional y si se aprueba una medida electoral en noviembre de 2018 es posible que se restablezcan sus derechos de voto. Ese sería un resultado feliz, pero hay cinco millones más de estadounidenses, mayoritariamente negros, que en otros estados pierden la capacidad de votar debido a condenas penales.

Hasta que el encarcelamiento no se convierta en un movimiento de masas, un tema político, la Ley de Derechos Electorales vale muy poco. En realidad, la ley ya vale poco porque el Tribunal Supremo anuló sus disposiciones más importantes que requieren que los estados del sur soliciten permiso antes de cambiar las reglas de votación. Los demócratas están menos preocupados por restablecer el voto que por complacer a sus ricos patronos y proteger a la mayoría del Senado y al poder judicial federal que consideran tan importante.

Por supuesto, los demócratas están en un aprieto. No quieren restablecer el voto porque eso significaría luchar por los problemas que las masas necesitan abordar. Los deseos de los Estados Unidos ricos y corporativos no encajan con los de los trabajadores. Los financiadores de peces gordos no quieren un salario mínimo incrementado. Restablecer el voto significaría morder la mano que te alimenta. Entonces que la gente sea condenada.

Desafío de Luther King al militarismo contravenido

Luther King comenzó su lucha por las necesidades particulares de las personas negras en un sistema opresivo único. Con el paso de los años, también se opuso al sistema económico en sí y a la guerra de Vietnam. En 2017, los demócratas, incluida la mayoría de los miembros del Caucus Negro del Congreso, aceptaron la solicitud de Donald Trump de un aumento del 10% de un ya enorme presupuesto militar. Harán el simulacro de quejarse que ese aumento inevitablemente restringe el gasto federal para necesidades sociales, pero son cómplices que esperan que pasemos por alto su farsa.

El movimiento de liberación tuvo éxito contra grandes obstáculos. La mayoría de la gente negra entonces como ahora vivía en los estados del sur y no podía votar. Sin embargo, su acción masiva coordinada les obtuvo el sufragio. Esa lección no debe olvidarse ya que el gigante de las tramas neoliberales amenaza a todos.

Todas las ciudades importantes de Estados Unidos están sufriendo una embestida de gentrificación que desplaza a millones de personas negras a la veleidad del capital financiero. Los políticos que hoy ensalzan a Luther King no hacen nada para detenerlo. De hecho, dependen de su generosidad para permanecer en el cargo.

No hacen nada para detener el terror continuo del dominio multimillonario. En cambio, ayudan a los más ricos a acaparar más y más. El director general de Amazon, Jeff Bezos, se ha convertido este año en la persona más rica del planeta. Sus planes para una nueva sede de Amazon podrían ser financiados completamente por su corporación. En cambio, las ciudades de todo el país se esfuerzan por regalar propiedades e impuestos para ayudar a financiar la carrera descendente para los trabajadores.

Admiración hueca

El Dr. Martin Luther King, Jr. debe ser recordado por su tremendo coraje al hablar en contra del poder del dinero y el complejo industrial-militar. Los farsantes que quieren exhibirse hoy deberían estar en silencio. Los últimos 50 años han sido tan trágicos porque las victorias duramente ganadas han sido deliberadamente destruidas.

Luther King inspiró a la gente a luchar por sus necesidades. Lo hizo cuando el New York Times y el Washington Post lo vilipendiaron. Habló en contra de la guerra de Vietnam cuando sus compatriotas temieron enojar a Lyndon Johnson. El movimiento de acción de masas que dirigió obligó a Lyndon B. Johnson a actuar cuando él no quería. Si los políticos actúan en vombre de la gente, nunca lo hacen por los motivos correctos.

Eso es lo que debemos recordar sobre Luther King. La admiración es hueca a menos que hagamos lo que él y millones de otros hicieron y nos comprometamos a desafiar al sistema. Eso significará denunciar pública y abiertamente a las personas dedicadas a destruir lo que otros consiguieron y murieron para lograrlo. Los peores traidores son los más prominentes y respetados. Pero el respeto es inmerecido y bastante peligroso. La noche antes de que lo mataran, Luther King habló de llegar a la tierra prometida. Eso no sucederá hasta que los canallas sean señalados y combatidos. Honrar el legado de Luther King exige que hagamos eso.

Margaret Kimberley es editora y columnista principal de Black Agenda Report. La Sra. Kimberley sirve en el Comité Administrativo de la Coalición Nacional Unida Antiguerra (UNAC), el Comité Coordinador de la Alianza Negra por la Paz (BAP) y la Junta Asesora de ExposeFacts.org. Está escribiendo un libro sobre el racismo y la presidencia estadounidense. Es graduada del Williams College y vive en la ciudad de Nueva York.


facebook
Twitter
Follow