El mayor banco de inversión de Europa, Deutschebank, está en graves problemas. Este domingo anunciará una importante reestructuración. También es un presagio de un problema mayor con los bancos europeos en general, que están cargados con billones de euros en préstamos bancarios morosos que no han podido eliminar desde la crisis de 2008-10 (y la subsiguiente recesión de doble caída de la Eurozona de 2011-13).

Deutsche, el mayor, se encuentra entre los que están en peor forma, al igual que los mayores bancos italianos. Deutsche pronto anunciará este domingo, según los informes, una reducción de 20.000 puestos de trabajo, así como la venta de activos de secciones enteras, ya que se retira de Estados Unidos y otras economías y se consolida de nuevo en Alemania (anteriormente trató de desafiar a los gigantes de los bancos de inversión estadounidenses, Goldman Sachs y Morgan Stanley, adquiriendo el gran banco estadounidense Bankers Trust, hace varios años, pero ahora ha perdido claramente en esa competencia y está tratando simplemente de sobrevivir).

Pero incluso antes de que la próxima crisis financiera golpee a Europa, que se avecina, Deutsche ya está en proceso de ser «rescatado». Una forma de rescate es obligar a una fusión con otro gran banco. Eso fue lo que recientemente intentó el gobierno alemán, con el banco alemán Commerz, pero el esfuerzo fracasó. Otra medida de rescate es poner al banco en problemas para reunir capital mediante la venta de sus mejores activos. Ahora están en marcha las ventas de sus mejores activos. Otro enfoque es establecer lo que se llama un «banco malo» en el que deshacerse de sus activos morosos. Eso pasa con los bancos italianos. Pero estas soluciones pueden no ser suficientes si el colapso de las cotizaciones bursátiles del banco se produce con mayor rapidez. Con sólo 7 dólares la acción ahora, los especuladores pronto podrían saltar y llevarla casi a cero, como sucedió el mes anterior al colapso de Lehman.

Al igual que Lehman en 2008, otro problema importante con Deutsche es la composición de su cartera de activos de riesgo de contratos de derivados emprendidos en los últimos años y la posibilidad de precipitar un «efecto de contagio» global en caso de que su situación financiera empeore rápidamente.

Deutsche actualmente tiene 45 billones de dólares en operaciones de derivados con otras instituciones. Y algunas fuentes y analistas están empezando a compararlo con el colapso del banco de inversión Lehman Brothers en 2008 en Estados Unidos. Al igual que Lehman, la conexión de los derivados es el canal histórico a través del cual se transmite el contagio y el colapso del valor de los activos a través de otras instituciones financieras, lo que a su vez conduce a una congelación general del crédito en múltiples mercados financieros de Europa. La gigantesca compañía de seguros/banco en la sombra de Estados Unidos, AIG, emitió en exceso y mantuvo billones de derivados de Lehman que no pudo pagar cuando Lehman se derrumbó. De este modo, Deutsche puede representar una especie de Lehman-AIG en una sola institución.

Si el Banco Central Europeo, el BCE, podría rescatar con éxito a Deutsche en caso de accidente es otra cuestión relacionada. A diferencia de lo que ocurrió en 2008, el BCE ya no está en condiciones de hacerlo. Sus políticas desde 2015, de expansión cuantitativa y de reducción de los tipos de interés del gobierno a niveles negativos, pueden significar que un rescate del Deutsche podría intensificar una crisis europea. Un rescate del BCE podría inyectar aún más liquidez en el sistema bancario europeo, lo que llevaría a los tipos de interés a un terreno negativo. Los tipos de interés negativos ya oscilan entre el 64% y el 69% de todos los bonos de Estado en Europa.

Un lector reciente de este blog planteó una serie de preguntas sobre Deutsche como una repetición de Lehman y me preguntó mi opinión. Las siguientes son sus preguntas y mis respuestas:

Pregunta del lector:

El mayor banco de Alemania es el Deutsche Bank, y también es el mayor banco de la UE. Sus acciones han estado cayendo en picado. Despide a 20.000 empleados, y me he dado cuenta de que su ratio precio-beneficio (PE) es de 600 a 1, lo que significa que está ganando unos 10 centavos por acción. Parece que se está acercando a ser un banco fantasma. El banco, sin embargo, tiene 45 billones de dólares en derivados, y éstos parecen estar fuertemente interconectados con bancos estadounidenses. ¿Puede un banco ser demasiado grande para quebrar y demasiado grande para ser salvado? Si se hunde, ¿hay posibilidad de contagio? ¿Puede un banco colapsar y, sin embargo, no afectar a sus 45 billones de dólares en derivados? En una escala del 1 al 10, ¿cuáles son las posibilidades de un colapso como el de Lehman y de un contagio global a partir de Deutsche Bank?

Mi respuesta:

El porcentaje potencial de colapso es probablemente de 7 sobre 10 en caso de que la próxima recesión golpee a Europa. También depende, por supuesto, de qué instituciones se contraponen a los 45 billones de dólares. Desafortunadamente, esto no se puede saber debido a la opacidad de los contratos de derivados (excepto en el caso de los swaps de tasas). Y también depende de la fragilidad financiera de otras instituciones, aparte de la conexión con los derivados de Deutsche. Mi opinión es que los bancos y las instituciones financieras europeas son bastante frágiles, dados los billones de préstamos morosos, los tipos negativos, etc. Junto con la carga de deuda soberana (y deuda corporativa dolarizada) de ciertas economías de mercado emergentes (Argentina, Turquía, etc.), el endeudamiento y la morosidad de los bancos en la sombra de la India, y la deuda de China, los bancos europeos podrían ser el próximo foco de la crisis financiera mundial en la agenda. Esta fragilidad financiera más general (y, por tanto, la inestabilidad) aumentaría sin duda la probabilidad de que Deutschebank repitiera el papel de Lehman en la próxima crisis. En resumen, no se puede evaluar a Deutschebank sólo en relación con su exposición a los derivados (y a sus contrapartes). El contagio no sólo se produciría dentro de un determinado subconjunto del sistema bancario, sino que pronto se extendería a través de las expectativas a otros sectores del sistema de crédito (como lo hizo en 2008), lo que repercutiría negativamente en la condición de exposición a los derivados de los socios de Deutschebank.

Fuente: Jack Rasmus

facebook
Twitter
Follow