Según el informe preliminar de las autoridades francesas, el copiloto de Germanwings Andreas Lubitz habría «ensayado» varias veces un descenso controlado en el vuelo anterior al del accidente en los Alpes franceses mientras estaba solo en la cabina de pilotaje.

Si bien este nuevo detalle podría ser alarmante para algunos, para los que están familiarizados con el protocolo del avión cualquier alteración importante en la configuración de altitud se notaría por la tripulación del vuelo…

El miércoles 6 de mayo, la Oficina de Investigación y Análisis (BEA), una agencia civil del gobierno francés, ha publicado un informe preliminar donde parece mostrar que el copiloto de Germanwings, Lubitz, ‘repetidamente’ cambió la altitud del avión durante el vuelo de ida a Barcelona, España, desde Düsseldorf, Alemania, el pasado 24 de marzo.

Mientras que el capitán de Germanwings, Patrick Sondheimer, estaba fuera de la cabina de pilotaje, Lubitz supuestamente configuró el descenso del avión cinco veces en un período de cuatro minutos y medio. El 3 de abril, los investigadores franceses declararon que los datos de la caja negra del vuelo 9525 habían revelado que el ‘piloto automático’ se había ajustado para acelerar el descenso.

Esto plantea la pregunta: si el vuelo 9525 se aceleró después de su descenso inicial, ¿por qué la tripulación del vuelo no avisó de las desviaciones supuestamente hechas durante el ensayo de descenso a Barcelona?

Aqui hay una entrevista convincente hecha por el periodista alemán Ralph T. Niemeyer al veterano de vuelo Field McConnell, discutiendo las muchas anomalías asociadas con el catastrófico fin del vuelo 9525…

En el vídeo de la entrevista arriba, McConnell esboza como Andreas Lubitz lo más probable es que no tuviera la capacidad para controlar el descenso ultrarrápido del vuelo 9525 debido a su tiempo de vuelo limitado (630 horas), ya que hubiera requerido un piloto mucho más competente.

Durante la semana pasada, 21WIRE se dirigió al piloto McConnell para hablar sobre la conciencia de la tripulación del vuelo con respecto al abrupto cambio de altura que parece que hizo Lubitz en el vuelo de ida a Barcelona desde Düsseldorf. Esto es lo que dijo:

«El capitán y la tripulación se habrían dado cuenta (cambios de altitud) y dijeron algo y él (Lubitz) entonces habría cambiado el estado del vuelo desviado a la altitud asignada.»

En un informe reciente de la CNN sobre Germanwings, Flightradar24 parece haber jugado un papel importante en el establecimiento de la narrativa «oficial» sobre el accidente en los Alpes franceses:

“Los datos del microchip muestran que el piloto automático se reprogramó durante el vuelo por alguien dentro de la cabina a fin de cambiar la altitud del avión de 38.000 pies a 100 pies, según Flightradar24, una web que rastrea los datos de la aviación.”

Si recordáis el pasado julio, en 21WIRE, en una larga investigación sobre la caída del vuelo MH17 de Malaysian Airlines, demostramos claramente que tanto FlightRadar como FlightAware cambiaron datos en sus webs sobre trayectorias de vuelos anteriores entre el 24 y el 25 de julio. Los datos publicados originalmente en su web se modificaron a favor de una serie de nuevas «viejas» rutas de vuelo hechas sobre la República Popular de Donetsk.

Teniendo en cuenta los informes repugnantes de la CNN sobre el desastre del MH370 y las alteraciones de datos de Flightradar24 en las secuelas de la caída del MH17, además de otros informes falsos de otros medios de comunicación, ¿como es que la gente se cree estas últimas afirmaciones sobre los supuestos intercambios deliberados de altitudes en el vuelo de Germanwings?

Junto con 21WIRE, muchos han cuestionado la validez de esta investigación aparentemente sesgada…

El 29 de marzo, la web de medios de comunicación alternativos Sign of the Times, analizó el comentario del veterano capitán de Air France Gerard Arnoux sobre el desastre de Germanwings. He aquí la parte de Sott.net donde Arnoux cuestiona la narrativa oficial:

«Uno de los principales elementos de los datos utilizados para justificar la historia del» suicidio del piloto «proviene de supuesto grabación del CVR donde, se nos dice, que se podía sentir ‘el aliento’ de Lubitz. Esta afirmación ha sido contestada directamente por Gerard Arnoux, un capitán con 18 años de experiencia en Air France y portavoz del comité nacional de seguimiento de la seguridad de la aviación, que apareció en ‘Le Grande Journal dos días después del accidente. Arnoux declaró que había tres errores en la historia oficial:

1) No es posible escuchar la respiración de un piloto en el CVR. Arnoux afirma que la cabina de primera generación del A320 es muy ruidosa, tanto es así que, en vuelo, los pilotos deben utilizar auriculares para hablar el uno al otro. La idea de que el CVR podría registrar la respiración de Lubitz con tanto ruido ambiental no es posible, según Arnoux.

2) La historia oficial afirma que los investigadores han oído el ‘pitido’ del mando que Lubitz utilizó para iniciar el descenso del avión. Arnoux afirma categóricamente que este mando no hace ningún sonido.

3) Arnoux también se pregunta por qué no se hizo mención por los investigadores de oír el silbido estridente hecho por la consola de la puerta de la cabina cuando se introduce el código de acceso de emergencia para abrir la puerta de la cabina. Arnoux reconoce que el código de desbloqueo de emergencia podría haber sido anulado manualmente por alguien en la cabina del piloto apretando el botón de bloqueo hacia abajo, pero esto no habría impedido el silbido una vez el código se hubiera introducido desde el exterior. Esta habría sido la confirmación más clara de que uno de los pilotos había sido bloqueado. Sin embargo, no se hace ninguna mención de ello. En lugar de eso, debemos aceptar la palabra de los secretos de la CVR que alguien estaba «golpeando la puerta» y gritando «abre la maldita puerta». Y con todo este ruido ambiental en la cabina también. Deben tener muy buen oído.»

Las preguntas sobre el desastre de Germanwings persisten, al igual que hay muchos problemas y anomalías que rodean tanto al MH370 como al MH17. Muchas de estas cuestiones siguen remitiendo al sistema de piloto automático ‘ininterrumpible’ del Boeing Honeywell, un avance raramente discutido en aviónica.

Usted tiene que preguntarse si las familias de las víctimas recibirán alguna respuesta creíble de los investigadores en este caso de Germanwings altamente sospechoso… 

facebook
Twitter
Follow