La muerte de Robert Parry es una profunda pérdida para nuestro país como comunidad política e intelectual. Es una pena que la mayoría de los estadounidenses no conozcan y, de hecho, ni siquiera saben quién es Robert Parry. Esa ignorancia es un signo de cuán empobrecida se ha convertido nuestra comunidad política e intelectual.

Aquellos de nosotros que hemos estado siguiendo su trabajo durante décadas sabemos cuán confiable y de principios, y qué gran riqueza fue ese trabajo. Lo dábamos por sentado como una piedra angular de la integridad de los periodistas, a la que siempre podíamos regresar para abordar cuestiones importantes que, tanto si estábamos de acuerdo como si no, era infaliblemente honesto, minuciosamente investigado y exigía nuestra atención.

También dimos por sentada su propia historia al ser impedido de hacer ese trabajo honesto y basado en principios en los medios de comunicación dominantes, y tener que continuar su carrera a través de un boletín informativo y un sitio web independientes (Consortium News), una trayectoria que garantizó su continuada integridad y su relativo anonimato.

Damos demasiado por sentado.

Como el rojo rabioso que soy, también quiero señalar que Robert Parry no es alguien a quien llamaría (o que, creo, no se habría llamado a sí mismo) un «izquierdista», y mucho menos un «socialista». Me estremecí un poco cada vez que le leí dando a Obama un crédito generoso por sus buenas intenciones. Él era, diría yo (y creo que él estaría de acuerdo), un liberal. También ha sido alguien que ha trabajado de acuerdo con la ética periodística de honestidad intelectual basada en principios que el liberalismo pretende representar. En medio de la conmoción y la tristeza de los izquierdistas como yo, que, gracias a esa profusión, lo seguí con inmenso respeto, creo que lo reconocemos como uno de los últimos liberales honorables. Verlo partir es como ver la muerte de uno de los últimos individuos magníficos de una raza menguada que siempre fue más pequeña de lo que parecía.

Recomiendo a todos, especialmente a los que no conocen a Robert Parry, que entren inmediatamente y escuchen la conversación de Parry en el podcast Radio War Nerd de Gary Brecher (comienza la transmisión en 33:30).

Es una larga entrevista, pero es increíble: un curso completo sobre la historia política y de los medios de comunicación de Estados Unidos en los últimos cuarenta años. Escuchadlo por partes si es necesario.

Escuchad a Robert Parry en esta entrevista, y veréis cómo funcionan realmente el periodismo y los medios de comunicación estadounidenses, las limitaciones que provienen de la cima de manera regular, y por qué Parry y los periodistas con su nivel de integridad son expulsados ​​o tienen que irse de los medios de comunicación convencionales para hacer sus informes honestamente.

Aprenderéis sobre las muchas historias importantes que Robert Parry descifró, que muchos estadounidenses hoy en día nunca han escuchado, o que han sido inducidos a olvidar: la conexión Irán-Contra-Drogas; la colusión de la campaña de Reagan «October Surprise» con Irán para mantener a los rehenes estadounidenses en Irán hasta después de las elecciones de 1980; y la colusión de la campaña de Nixon con el sur de Vietnam para sabotear las conversaciones de paz de París y prolongar la guerra de Vietnam. Estas fueron historias respaldadas con múltiples fuentes internas, de colusiones verdaderamente traidoras con gobiernos extranjeros para socavar la política exterior del gobierno de Estados Unidos, con un costo horrible para los estadounidenses (los 52 rehenes estadounidenses en Teherán y los 50.000 soldados estadounidenses en Vietnam). Estas historias fueron anuladas y/o ridiculizadas y descartadas por los medios de comunicación del establishment que ahora están haciéndonos tragar el Russiagate las 24 horas, los 7 días de la semana.

De hecho, como se discutió en esta conversación, estas historias fueron enterradas por los demócratas que fueron blanco de estas maquinaciones, y que prefirieron sufrir el daño que causaron, incluso perder las elecciones presidenciales, en lugar de dejar que el público vea cosas que puedan alterar su fe en la autoriodad del establishment. En 1968, Lyndon Johnson conocía –tenía las cintas de vigilancia del FBI– la campaña de Nixon que conspiraba con el gobierno de Vietnam del Sur para sabotear las conversaciones de paz de París. Él lo sabía, y lo calificó de «traición» ante el senador republicano Everett Dirksen, quien, junto con muchos otros en Washington, también lo sabían. Pero Johnson se negó a revelarlo, «por el bien del país», es decir, por mantener la confianza en el sistema.

Y tal vez también porque no quería revelar que tenía al FBI vigilando una campaña política. En realidad, toda la pose «conmocionada» sobre la vaporosa historia del Russiagate depende de la total ignorancia de los estadounidenses sobre la historia de que ambas partes aceptaron y ocultaron múltiples casos de colusión irrefutable con gobiernos extranjeros, con consecuencias de vida o muerte. Su completa ignorancia, es decir, del periodismo que estaba haciendo Robert Parry.

Como Parry deja claro, ha sido un ejercicio bipartidista, político y mediático para mantener al público a oscuras sobre el oportunismo venal de su elite gobernante. Una vez, durante una cena de la élite en Washington, Parry cuestionó si el asesor de Seguridad Nacional de Reagan, John Poindexter, debería renegar de sí mismo para ocultar el conocimiento de Ronald Reagan sobre Irán-Contra. El editor ejecutivo de Parry en Newsweek, Maynard Parker, lo puso en claro: «A veces tenemos que hacer lo que es bueno para el país».

Ese es un sentimiento del director de la oficina de Newsweek donde trabajaba Parry, Evan Thomas, que fue retomado en una conversación sobre el trabajo de los periodistas. Parry dijo: «Tenemos que informar a los estadounidenses para que puedan tomar sus decisiones». Thomas respondió: «No, Bob, te equivocas. Nuestro trabajo es guiar al pueblo estadounidense».

Así que escuchar esta conversación también dejará en claro lo importante que es un internet sin censura, y lo vergonzoso que es para un sitio como Consortium News –un proyecto pionero de medios alternativos desde 1995 (como Counterpunch dos años antes)– ser atacado como «propaganda rusa» por el execrable grupo PropOrNot promovido por el Washington Post. El trabajo de «guiar» los pensamientos del pueblo estadounidense ahora lo está abordando un espeluznante consorcio de las principales organizaciones de los medios de comunicación (Washington Post, New York Times, redes principales) y los «super-estados» de las redes sociales de internet (Facebook, Twitter, Google), que tratarán de hacer cumplir las pautas de pensamiento establecidas por sus poderes estatales conductores (Estados Unidos, Israel).

Escuadrones del «contradiscurso» orwellianos (¡20,000 miembros solo en Facebook!), utilizando más allá de la herramienta orwelliana del algoritmo –el arma corta de lo que Chris Hedges llama la policía del pensamiento del siglo XXI– peinarán todo el mundo, desviando nuestros ojos de manera preventiva de conversaciones «divisivas» y «narrativas competitivas» a «contenido más autoritario». Ni siquiera verás lo que no te ha golpeado.

Durante veintitrés años, Robert Parry, con su Consorcio para el Periodismo Independiente, ha sido el ejemplo del pensamiento independiente que este programa pernicioso busca no solo atacar, sino también hacer invisible. Él nos ayudó a construir defensas y alternativas que pueden resistirlo, pero va a tomar un trabajo constante y vigilancia para mantener el trabajo en marcha. Y vamos a extrañar su mano firme.

En su último ensayo, el propio Parry no era muy optimista. Reconoció «la implacable fealdad en que se ha convertido el Washington oficial y el periodismo nacional», donde vio cómo las actitudes manipuladoras y desdeñosas que identificó hace treinta años se han endurecido:

La desagradable realidad que el año pasado me enseñó es que es sorprendentemente pequeño el número de personas en el Washington oficial y en los medios de comunicación dominantes que realmente creen en la democracia real o en el objetivo de un electorado informado.

Admitiéndolo o no, creen en una «democracia guiada» en la que las opiniones «aprobadas» son elevadas, independientemente de su falta de base fáctica, y la evidencia «no aprobada» es ignorada o menospreciada independientemente de su calidad.

Sin falsas esperanzas o desesperación, tenemos que mantener su trabajo visible para ayudar a mantener alejados a los lobos en todo el mundo. No llores, reorganízate. Vapulea a los PropOrNot bastardos. Lee y respalda a Consortium News y a los otros medios alternativos intelectualmente honestos, y crea uno, dos o muchos más como ellos.

Tenemos a nuestro guía.

facebook
Twitter
Follow