Donald Trump imagina que Juan Guaidó es el presidente legítimo de Venezuela. El Sr. Guaidó, un hombre de impecable ilegitimidad, fue expuesto por Cohen y Blumenthal como «producto de un proyecto de una década supervisado por la élite de instructores de cambio de régimen de Washington». El sociólogo argentino Marco Teruggi describió a Guaidó en el mismo artículo como «un personaje creado para esta circunstancia» de cambio de régimen. Aquí se deconstruyen sus credenciales constitucionales para ser presidente interino de Venezuela.

Educado en la Universidad George Washington en Washington DC, Guaidó era virtualmente desconocido en su Venezuela natal antes de ser empujado a la escena mundial en una serie de eventos que se han desarrollado rápidamente. En una encuesta realizada poco más de una semana antes de que Guaidó se autoproclamara presidente del país, el 81% de los venezolanos ni siquiera había oído hablar de este joven de 35 años.

Para acortar la historia, el vicepresidente de Estados Unidos, Pence, llamó a Guaidó la noche del 22 de enero y presumiblemente le preguntó si le gustaría que lo nombraran presidente de Venezuela. Al día siguiente, Guaidó anunció que se consideraba a sí mismo presidente de Venezuela, seguido en pocos minutos por el presidente de Estados Unidos, Trump, que confirmó su autodesignación.

Unas semanas antes, el 5 de enero, Guaidó había sido colocado como presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, su órgano legislativo unicameral. Había sido elegido para la asamblea por un distrito costero con el 26% de los votos. Era el turno de su partido para la presidencia del organismo, y fue elegido para el cargo. Guaidó, incluso dentro de su propio partido, no estaba en la alta dirección.

El partido de Guaidó, Voluntad Popular, es un grupo marginal de extrema derecha cuyos impulsores más entusiastas son John Bolton, Elliott Abrams y Mike Pompeo. Voluntad Popular ha adoptado una estrategia de cambio de régimen por medios extraparlamentarios en lugar de participar en el proceso electoral democrático y no ha participado en las recientes elecciones venezolanas.

Aunque ungido por Trump y compañía, el Partido Voluntad Popular de Guaidó no es representativo de la «oposición venezolana», ya que es un grupo conflictivo cuyo odio a Maduro sólo se asemeja con la aversión que se tienen entre sí. El principal candidato de la oposición, Henri Falcón, que se postuló contra Maduro en 2018 con una plataforma de austeridad neoliberal, había recibido la vehemente oposición de Voluntad Popular, que exigió que se uniera a su boicot a las elecciones respaldado por Estados Unidos.

El medio de comunicación venezolano Últimas Noticias informó que el destacado político opositor Henrique Capriles, que se había postulado contra Maduro en 2013, «afirmó durante una entrevista que la mayoría de los partidos de la oposición no estaban de acuerdo con la autoproclamación de Juan Guaidó como presidente interino del país».  Claudio Fermín, presidente del partido Soluciones para Venezuela, escribió: «creemos en el voto, en el diálogo, creemos en el entendimiento, creemos que los venezolanos necesitan separarse de los sectores extremistas que sólo ofrecen odio, venganza, linchamiento». La gobernadora clave de la oposición del estado de Táchira, Laidy Gómez, ha rechazado el apoyo de Guaidó a la intervención de Estados Unidos, advirtiendo que «generaría la muerte de venezolanos».

La camarilla Guaidó/Trump no refleja el consenso democrático en Venezuela, donde las encuestas muestran consistentemente que las gran mayoría se opone a la intervención externa. La opinión popular en Venezuela apoya las negociaciones entre el gobierno y la oposición, tal como lo proponen México, Uruguay y el Vaticano. El gobierno de Maduro ha adoptado las negociaciones como una solución pacífica a la crisis a la que se enfrenta Venezuela.

El gobierno de Estados Unidos rechaza una solución negociada, en palabras del vicepresidente Pence: «Este no es momento para el diálogo; es momento para la acción”. Esta posición intransigente es fielmente compartida por Guaidó. Así que mientras la mayoría de los venezolanos quieren la paz, el autoproclamado presidente, respaldado por toda la fuerza del poder militar estadounidense, escribió en un editorial del New York Times que era posible «acabar con el régimen de Maduro con un mínimo de derramamiento de sangre».

El pretexto de la camarilla Guaidó/Trump para legitimarse se basa en el falso argumento de que el artículo 233 de la Constitución venezolana otorga a la Asamblea Nacional el poder de declarar el «abandono» del cargo por parte de un presidente nacional. En ese caso, el presidente de la Asamblea Nacional puede actuar como presidente nacional interino hasta que se celebren las elecciones presidenciales. La verdad inconveniente es que Maduro no ha mostrado ninguna inclinación a abandonar su puesto, y la constitución no dice tal cosa.

De hecho, las bases para reemplazar a un presidente están muy claras en el primer párrafo del artículo 233 de la Constitución venezolana y no incluyen elecciones fraudulentas o ilegítimas, que es lo que la camarilla ha estado reclamando. En la intrincada lógica del gobierno estadounidense y sus epígonos, si el pueblo elige a alguien que no le gusta a la camarilla, la elección es por definición fraudulenta y el ganador elegido democráticamente es ipso facto un dictador.

La función de adjudicar la validez de una elección, como en cualquier país, debe ser tratada a través de impugnaciones judiciales, no recurriendo a Donald Trump para su aprobación. Y ciertamente no ungiendo a un individuo de un partido que podría haberse postulado en las elecciones de 2018 pero que decidió boicotearlas.

El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), que es la rama de la Corte Suprema separada del gobierno venezolano, ha certificado la reelección de Maduro, al igual que observadores internacionales independientes. Además, ninguno de los partidos boicoteadores apeló, mientras que todos los partidos participantes –incluidos los de la oposición– aprobaron la validez de las elecciones después del cierre de las urnas.

La oposición de extrema derecha ha boicoteado al Tribunal Supremo y al proceso electoral. Cuestionan la legitimidad del TSJ porque algunos miembros del TSJ fueron nombrados por una Asamblea Nacional no capacitada favorable a Maduro, después de que una nueva Asamblea Nacional con mayoría de la oposición hubiera sido elegida en diciembre de 2015, pero todavía no asentada.

Incluso si se considerara que el presidente Maduro ha experimentado lo que se conoce como falta absoluta (es decir, algún tipo de vacío en la presidencia debido a muerte, locura, ausencia, etc.), el presidente de la Asamblea Nacional sólo está autorizado a tomar el poder si la falta absoluta ocurre antes de que el presidente legítimo «tome posesión». Sin embargo, Maduro ya estaba «en posesión» antes de la toma de posesión presidencial del 10 de enero de 2019 e incluso antes de las elecciones presidenciales del 10 de mayo de 2018. Maduro había ganado la presidencia en las elecciones de 2013 y se postuló y ganó la reelección en mayo pasado.

Si se considera que la falta absoluta ha ocurrido durante los primeros cuatro años del período presidencial, el vicepresidente toma el relevo. Luego la constitución decreta que una elección rápida para la presidencia debe celebrarse en un plazo de 30 días. Esto es lo que sucedió cuando el presidente Hugo Chávez murió mientras estaba en el cargo en 2013. El entonces vicepresidente Nicolás Maduro le sucedió en la presidencia, convocó nuevas elecciones y fue elegido por el pueblo de Venezuela.

Si se considera que la falta absoluta ocurrió durante los últimos dos años del sexenio, el vicepresidente sirve hasta el final del período, de acuerdo con la Constitución venezolana. Y si la época de la supuesta falta absoluta no está clara –cuando Maduro presidió las elecciones «ilegítimas» en 2018, como dice la oposición de extrema derecha– es el TSJ quien debe decidir, no el jefe de la Asamblea Nacional o incluso una autoridad tan augusta como el senador estadounidense Marco Rubio. O la abyecta prensa estadounidense (demasiado numerosa para citarla), que sin molestarse en leer el lenguaje sencillo de la Constitución Bolivariana, se refiere repetidamente a Guaidó como el presidente «autorizado constitucionalmente» o «legítimo».

Como tuiteó Alfred de Zayas, experto independiente de Naciones Unidas por la promoción de un orden internacional democrático y equitativo: «El artículo 233 de la Constitución venezolana es inaplicable y no se puede tergiversar para legitimar la autoproclamación de Guaidó como presidente interino. Un golpe es un golpe».

Roger Harris es miembro de la junta directiva de Task Force on the Americas, una organización antiimperialista de derechos humanos con 32 años de antigüedad.

Fuente original: Counterpunch

facebook
Twitter
Follow