«La brutal realidad es que un depredador no tiene que estar en la misma habitación, edificio o incluso país para abusar de un niño. Y eso es lo que están haciendo, sometiendo a los niños a abuso psicológico y sexual” – «Soy una madre de 37 años y pasé siete días en línea como una niña de 11 años. Esto es lo que aprendí”, Medium.

¿Qué podemos hacer para proteger a los jóvenes de Estados Unidos de los depredadores sexuales?

Esa es la pregunta que me siguen haciendo las personas que, habiendo leído mi artículo sobre el creciente peligro de que los niños y niñas (algunos de tan sólo 9 años de edad) sean comprados y vendidos por sexo, quieren hacer algo efectivo para detener a estos monstruos en su camino.

Se estima que el número de niños que corren el riesgo de ser víctimas de la trata o que ya han sido vendidos en el comercio sexual llenaría 1300 autobuses escolares.

Mientras que aquellos que buscan comprar niños pequeños para el sexo vienen de todos los orígenes, razas, edades y fuerzas de trabajo, tienen una cosa en común: el 99% de ellos son hombres.

Esto no es un problema con una solución fácil.

El hecho de que tantos niños sigan siendo víctimas, brutalizados y tratados como si fueran un cargamento humano se debe a tres cosas: una, una demanda de los consumidores que es cada vez más lucrativa para todos los implicados –excepto las víctimas; dos, un nivel de corrupción tan invasivo tanto a escala local como internacional que hay pocas esperanzas de trabajar a través de los canales establecidos para el cambio; y tres, un espeluznante silencio por parte de las personas que no se pronuncian en contra de tales atrocidades.

Claro que hay cosas que se pueden hacer para atrapar a los que comercian con carne joven: la policía tiene que hacer un mejor trabajo de capacitación, identificando y respondiendo a estas cuestiones; las comunidades y los servicios sociales tienen que hacer un mejor trabajo de protección de los jóvenes que se escapan de sus casas, que son los principales objetivos de los traficantes, y educar a los padres y a los jóvenes sobre los peligros; los legisladores tienen que aprobar leyes destinadas a procesar a los traficantes y a los » johns», los compradores que impulsan la demanda de esclavos sexuales; y los hoteles tienen que dejar de habilitar a estos traficantes, proporcionándoles habitaciones y coberturas para sus actos sucios.

Sin embargo, estas son respuestas reactivas a una amenaza que se hace más sofisticada cada día.

Tenemos que ser preventivos y diligentes en nuestra comprensión de las amenazas y también más inteligentes y sofisticados en nuestras respuestas.

Lo que estamos tratando es una cultura que está preparando a estos niños, especialmente a las niñas, para ser presas de los hombres.

Como Jami Nesbitt escribe para Bark, «El acoso sexual infantil es el proceso por el cual alguien se hace amigo y gana la confianza de un niño (y a veces de los amigos y la familia del niño) para aprovecharse del niño con fines sexuales».

Por lo general hay seis etapas en la captación de un depredador sexual: la amistad (dirigirse al niño y ganarse su confianza); la relación (satisfacer las necesidades del niño); la medición del nivel de protección que rodea al niño; la exclusividad (aislar al niño de los demás); la sexualización (desensibilizar al niño para hablar y realizar actividades sexuales); y el abuso.

Todos esos dispositivos de pantalla que se dan a los niños a edades cada vez más tempranas se han convertido en el principal medio de acceso del depredador sexual a los jóvenes, y está ocurriendo principalmente en línea. Como informa el New York Times:

«Los depredadores sexuales han encontrado un punto de acceso fácil en la vida de los jóvenes: se encuentran con ellos en línea a través de videojuegos multijugador y aplicaciones de chat, haciendo conexiones virtuales en las casas de sus víctimas. Muchas de las interacciones conducen a delitos de ‘sextorsión’, en los que se coacciona a los niños para que envíen imágenes explícitas de ellos mismos».

De hecho, los videojuegos como Minecraft y Fortnite, las aplicaciones de medios sociales como TikTok e Instagram, y los foros de chat en línea se han convertido en «terrenos de caza» para los depredadores sexuales.

De nuevo del New York Times:

«Los criminales entablan una conversación y gradualmente construyen confianza. A menudo se hacen pasar por niños, confiando a sus víctimas historias falsas de dificultades o autodesprecio. Su objetivo, típicamente, es engañar a los niños para que compartan fotos y vídeos sexualmente explícitos de ellos mismos, que utilizan como chantaje para obtener más imágenes, muchas de ellas cada vez más gráficas y violentas. Están surgiendo informes de abusos con una frecuencia sin precedentes en todo el país, y algunos agresores están engañando a cientos e incluso miles de víctimas».

Una investigadora de Bark, Sloane Ryan, una mujer de 37 años que se hizo pasar por una niña de 11 años en línea para comprender mejor la depredación y ayudar a quienes la combaten, escribió un escalofriante relato sobre el tipo de solicitudes que recibió después de haber subido una foto genérica (de ella misma de 11 años) a Instagram. «Al final de dos horas y media, he tenido siete videollamadas, he ignorado otras dos docenas de ellas, he chateado con 17 hombres (algunos de los cuales le habían enviado mensajes antes, preparándose para volver con la esperanza de tener más interacción) y he visto los genitales de 11 de ellos», señala Ryan. «También he recibido (y posteriormente denegado) múltiples solicitudes de desnudez por encima de la cintura (a pesar de que está claro que los senos de esta niña aún no se habían desarrollado) y de desnudez por debajo de la cintura».

Esta es la nueva cara de cómo los depredadores manipulan a las niñas (y niños) para que sean traficadas, abusadas y violadas. Sin embargo, comienza mucho antes, con una cultura que se ha lavado el cerebro para creer que la libertad sexual equivale a un espectáculo de media parte de la Super Bowl, en el que mujeres apenas vestidas pasan 20 minutos haciendo twerking, girando (algunas en un poste de stripper) y mostrando movimientos de baile sexualmente provocativos.

Esto forma parte de la pornificación de la cultura estadounidense.

Como la comentarista Dixie Laite escribe para la revista Bust:

«El sexo vende. Madonna lo sabía cuando se arrastró por el escenario de VMA, pero no «Como una virgen»». Rihanna, Beyonce, Britney y un sinnúmero de otras han subido por esa escalera a la fama… La última vez que me fijé, nosotros como nación adorábamos absolutamente este supuesto comportamiento de zorra. Veo a la gente votando con sus dólares y su atención a las Conejitas de Playboy, Victoria’s Secrets, strippers, gente que se viste como strippers, y chicas que se han vuelto locas.»

«La cultura pop y la cultura pornográfica se han convertido en parte del mismo continuo sin fisuras», explica el historiador de teatro y profesor de la Universidad de Illinois Mardia Bishop. «A medida que estas imágenes se vuelven omnipresentes en la cultura popular, se normalizan… y… se aceptan».

En esta incursión en la cultura pornográfica –la creciente aceptación y penetración de las imágenes sexualizadas en los medios de comunicación– es donde la cultura pop da un giro oscuro. «Las imágenes visuales y las narraciones de los videos musicales tienen claramente más potencial para formar actitudes, valores o percepciones de la realidad social que la música por sí sola», señala el autor Douglas A. Gentile en su libro Media Violence and Children. De hecho, los videos musicales están entre los peores culpables que bombardean constantemente a los jóvenes de hoy en día con imágenes y referencias sexuales.

El tiempo de pantalla se ha convertido en el principal culpable de la sobresexualización de los jóvenes.

No es de extrañar que los niños de 8 a 12 años pasen casi 5 horas diarias en los aparatos de pantalla (los adolescentes acumulan casi 8 horas en los aparatos de pantalla) y eso no incluye el tiempo que pasan usando esos aparatos para la escuela o los deberes.

Una buena parte de ese tiempo de pantalla es engullida por YouTube, que ha sido repetidamente marcado en rojo por grupos de vigilancia por vender imágenes violentas, referencias a drogas, lenguaje racista y contenido sexualmente sugestivo a los jóvenes que lo miran.

Los vídeos musicales contienen abrumadoramente materiales sexualmente sugerentes, y con la llegada de la tecnología portátil, la televisión y la música para niños a menudo no son supervisados por los padres o tutores. De hecho, un estudio encontró que más del 80% de los padres han sorprendido a niños pequeños repitiendo letras ofensivas o copiando movimientos de baile «estilo porno» después de haber sido expuestos a música pop explícita.

Numerosos estudios han encontrado que la exposición a contenido sexual en la música, películas, televisión y revistas acelera el comportamiento sexual de los adolescentes: así es como los jóvenes son preparados para el sexo por una cultura depredadora.

Como Jessica Bennett señala en «La pornificación de una generación» para Newsweek:

«En un mercado que vende tacones altos para niñas y tangas para preadolescentes, no hace falta ser un genio para ver que el sexo, si no la pornografía, ha invadido nuestras vidas. Lo aceptemos o no, la televisión lo lleva a nuestras salas de estar y la web lo lleva a nuestros dormitorios… Basta con echar un vistazo a las fotos [de los medios sociales] de los adolescentes para ver ejemplos: si no están imitando el porno que han visto, están imitando las imágenes inspiradas en el porno y las poses que han absorbido en otros lugares. El látex, los corsés y los tacones de stripper, que alguna vez fueron la moda de las estrellas del porno, se han abierto camino en la secundaria y el bachillerato… Las celebridades también se han convertido en estrellas del porno amateur. Aparecen en cintas de sexo (Colin Farrell, Kim Kardashian), contratan a productores de porno para grabar sus videos (Britney Spears) o producen porno directamente (Snoop Dogg). Las estrellas porno reales y las prostitutas, mientras tanto, se han convertido en famosas. Ron Jeremy hace regularmente intervenciones breves en películas y en la televisión, mientras que la estrella del sexo Jenna Jameson es una autora de best-sellers».

Cómo llegamos a este lugar en el tiempo, donde los niños son sexualizados a una edad temprana y se les hace aparecer como blancos fáciles para todo tipo de depredadores no es realmente tan difícil de descifrar, pero requiere una cierta cantidad de franqueza.

En primer lugar, no hay nada sexualmente liberador en las mujeres jóvenes que se reducen a poco más que objetos sexuales y se pavonean como prostitutas.

Segundo, este es un juego peligroso que sólo puede terminar en trágicas consecuencias: hay depredadores sexuales ahí fuera muy ansiosos por aprovecharse de cualquier insinuación sexual «de invitación» que se haga ahí fuera, intencionada o no.

Tercero, si parece porno, suena como porno e imita al porno, es porno, y es devastador en todos los frentes, convirtiendo a las mujeres en objetos de agresión masculina.

Cuarto, no importa lo que sus defensores puedan decir sobre la Primera Enmienda y la liberación de la mujer, la pornografía en todas sus formas, ya sea abiertamente empaquetada como películas de piel y revistas o más sutilmente disfrazada por la cultura pop como videos musicales de moda y ropa precoz, se trata de una sola cosa: dinero.

Quinto, padres: apaguen sus teléfonos celulares para variar y sintonicen lo que sus hijos están viendo, leyendo, escuchando y a quién están emulando.

Y finalmente, recuerden que la sexualización de los adolescentes forma parte de un proceso más amplio en Estado Unidos que abarca desde el entretenimiento sexualizado, la glorificación de una cultura de proxenetismo, y una industria del sexo de miles de millones de dólares construida sobre la base de la pornografía, la música, el entretenimiento, etc., y que termina con estos mismos jóvenes siendo comprados y vendidos por sexo. Se estima que la industria del porno da más dinero que Amazon, Microsoft, Google, Apple y Yahoo.

Que este tema siga siendo tratado con indiferencia, especialmente por aquellos que dicen preocuparse por el estado de nuestras libertades, no sólo es sorprendente y desconcertante, sino también peligrosamente descuidado.

Como muchos de los males que existen entre nosotros, el tráfico sexual (y la sexualización de los jóvenes) es una enfermedad cultural que tiene sus raíces en el corazón de la oscuridad del estado policial estadounidense. Habla de una corrupción sórdida y de gran alcance que se extiende desde los más altos asientos del poder (gubernamental y corporativo) hasta los rincones más escondidos y se basa en nuestro silencio y nuestra complicidad para hacer la vista gorda a las malas acciones.

No hay que ser padre para preocuparse por lo que le pasa a nuestros jóvenes. De la misma manera, no hay que suscribir ningún punto de vista político en particular para reconocer y alarmarse por la trayectoria autoritaria de la nación.

Aquellos preocupados por el emergente estado policial en Estados Unidos, que detallo en mi libro Battlefield America: The War on the American People, deberían estar igualmente preocupados por el tráfico sexual de niñas (y niños) y la pornografía de Estados Unidos: son dos caras de la misma moneda.

Como Aldous Huxley explica en su introducción a Un mundo feliz:

«A medida que la libertad política y económica disminuye, la libertad sexual tiende a compensarse con un aumento. Y el dictador (a menos que necesite carne de cañón y familias con las que colonizar territorios vacíos o conquistados) hará bien en fomentar esa libertad. Junto con la libertad de soñar despierto bajo la influencia de la droga, el cine y la radio, ayudará a reconciliar a sus súbditos con la servidumbre que es su destino.»

El abogado constitucionalista y escritor John W. Whitehead es fundador y presidente del Instituto Rutherford. Su nuevo libro “Battlefield America: The War on the American People” está disponible en www.amazon.com. Whitehead puede ser contactado en johnw@rutherford.org.

Fuente: The Rutherford Institute

facebook
Twitter
Follow