Estoy en cuclillas sobre un trozo redondo de hormigón, y un hombre de 72 años está sentado en la cuneta, con su bastón a su lado. Me dice que después de ser deportado de los Estados Unidos ha estado caminando por las calles de Ciudad de México tratando de encontrar un lugar para quedarse. Pero todos los refugios están cerrados debido a la pandemia, incluyendo este donde estamos sentados afuera, donde soy voluntaria. Se ha quedado sin insulina para su diabetes y dice que ya no puede caminar.

Soy consciente de que puede que no sobreviva mucho más tiempo. Es la quinta persona del día a la que tengo que dar la espalda y no puedo soportarlo.

En el refugio de migrantes, organizamos grupos de trabajo y eventos para estructurar los días vacíos y tratar de evitar que se acumule la tensión. Ya es bastante malo que muchos de los refugiados de aquí hayan huido de la violencia, sólo para esperar meses por sus visados, para ahora estar atrapados dentro debido a la cuarentena, sin poder trabajar, incluso informalmente.

En un período de menos de dos semanas, unos 7.000 inmigrantes han sido deportados de Estados Unidos, con el virus como excusa. Y aquí también, México está deportando refugiados y migrantes a la frontera con Guatemala, aunque está cerrada y no hay ningún transporte interestatal operando allí. Los hondureños y otros están atrapados, sin lugar donde quedarse y sin forma de regresar a su país. Muchos pueden morir si regresan. Hasta ahora, las medidas de contingencia parecen estar haciendo más daño que bien.

Aquí, vemos los videos de personas animando a los trabajadores de la salud en Londres, y son inspiradores, pero no están realmente conectados con lo que pasa aquí. Sabemos que nuestro sistema de salud no será capaz de aguantar mucho. También sabemos que con el 65% de la fuerza de trabajo siendo informal y sin prestaciones de desempleo, el impacto económico de la cuarentena será devastador para nosotros. En mi ciudad de Puebla, la mitad de la población no tiene acceso al agua, o no es suficiente. Pronto, la gente será expulsada de sus casas y el hambre, que ya está en sus mentes, probablemente se convertirá en algo común.

El gobierno nacional ha declarado que sólo las tiendas y los servicios esenciales pueden permanecer abiertos. Aquellos que pueden, se están tomando en serio la cuarentena. Pero tanta gente no puede quedarse en casa por lo que es un poco inútil. La mujer con el puesto de moluscos fuera de la tienda de Oxxo cerca de mi casa sigue sirviendo comida, los puestos callejeros que venden fundas para teléfonos y aparatos en la calle 8 siguen ahí, la mujer indígena que se sienta en el suelo vendiendo hermosas muñecas de trapo mexicanas, sigue ahí. Estimo que alrededor del 60% de las tiendas y los puestos siguen funcionando.

En América Central y México, sólo el 20% de los ancianos tienen una pensión. Muchos siguen trabajando, en condiciones cercanas a la esclavitud. Y en Sudáfrica, el distanciamiento es imposible cuando los asentamientos pueden tener sólo 380 retretes para 20.000 personas. El riesgo, el miedo y la violencia, son parte de la vida de muchos en los países pobres. La pobreza es una guerra sin fin, y el hecho de estar indefenso e inseguro, tanto en lo que respecta a la salud como a la economía, significa que la muerte está siempre al acecho. Es comprensible entonces que la gente reaccione con cierta indiferencia autoconservadora ante la cuarentena. Y por eso no es razonable tomar los modelos chino y europeo de respuesta a la pandemia y transplantarlos a los países más pobres.

Cuando veo tweets sobre «estos tristes tiempos» me siento frustrada. Sí, son tiempos difíciles, pero las cosas han sido horribles desde hace mucho tiempo para la mayoría del mundo, para los más pobres y para los morenos. Pero los medios de comunicación, los libros de historia y las películas nos enseñan a ver el mundo a través de los ojos del primer mundo blanco. De ahí es de donde vienen los héroes, donde las noticias importan.

Nunca se ha considerado urgente poner al día al mundo sobre las muertes diarias por inanición (24.600) o sobre el número de personas que sufren trabajos o matrimonios forzados (40,3 millones). La conciencia del salvaje impacto de la guerra de Estados Unidos en Afganistán es baja. En 2018, se estima que hubo 228 millones de casos de malaria a nivel mundial, y 405.000 muertes por esta causa, la mayoría niños. Pero las personas que mueren son los más pobres de los pobres, en los países africanos y en la India. La malaria, el hambre, la explotación, los feminicidios, los barrios de tugurios y más son crisis por las que el mundo no se detendrá.

El llamado «tercer» mundo es el mundo prescindible. El año 2008 fue una «crisis financiera», pero la actual desigualdad mundial que deja a más de la mitad del mundo viviendo en condiciones indignas no es una crisis, es aceptable.

Mientras tanto, las consecuencias económicas y sociales de las medidas de contingencia de la pandemia serán mucho más graves en los países y comunidades más pobres. En México ya se asesinan unas 2.500 personas cada mes y es probable que los delitos violentos sólo hagan que aumentar a medida que más y más personas pierdan sus ingresos. También es probable que aumenten las tasas de agresión sexual.

A esto se añade la enorme desigualdad de recursos a nivel mundial, lo que significa que la mayoría de los países más pobres no pueden responder al virus de la misma manera que Europa y partes de Asia, aunque quieran hacerlo. La República Centroafricana, por ejemplo, sólo tiene tres ventiladores para su población de 5 millones de personas. Mientras que Estados Unidos tiene alrededor de 160.000 ventiladores, y eso no es suficiente, México tiene sólo unos pocos cientos.

Estados Unidos y Europa están acaparando el acceso a equipos médicos, máscaras y materiales de prueba. El New York Times informó que los fabricantes han dicho a los países africanos y latinoamericanos que los pedidos de equipos de prueba no se completarán hasta dentro de unos meses, porque casi todo lo que producen va a Estados Unidos y Europa. Los precios de estos productos también se han disparado, haciendo más difícil que las regiones más pobres los adquieran. Hasta ahora, el número de casos confirmados en los países más pobres es menor, pero el análisis de esas cifras debe tener en cuenta que esos países no tienen acceso a los reactivos utilizados para las pruebas y están paralizados sin hacer nada, incapaces de hacer pruebas ni siquiera a los trabajadores de la salud.

Si bien el movimiento #StayAtHome es una increíble muestra de solidaridad humana y de nuestra capacidad para trabajar realmente juntos por el bien común, también hace recaer la responsabilidad de la solución de la pandemia en personas individuales. Y de hecho, somos parte de la solución. Pero los gobiernos y las empresas deben rendir cuentas por las desigualdades que han perpetuado y que son decisivas para saber quién vive o muere, y cuántos.

En este mundo, en el que los trajes, los escaparates y los vestíbulos de los hoteles se diseñan con el máximo cuidado, pero los planes de salud y de prevención de la pobreza no lo son, es inútil hablar de vencer a este virus sin abordar el contexto en el que está surgiendo. Junto con medidas como la congelación de los alquileres y la garantía de los derechos de los trabajadores, abordar realmente una pandemia mundial implica una planificación de la salud pública que traspase las fronteras y haga frente a la desigualdad mundial y a la crisis climática.

Tamara Pearson es una periodista de mucha trayectoria en América Latina, y autora de The Butterfly Prison. Sus escritos se pueden encontrar en su blog.

Fuente:  Counterpunch

facebook
Twitter
Follow