Según una investigación publicada la semana pasada en Scientific Reports, el mayor riesgo de que se establezca una cepa del virus resistente a las vacunas se produce cuando una gran parte de la población ya ha sido vacunada pero la transmisión no está controlada.

Según una investigación publicada la semana pasada en Scientific Reports, las personas vacunadas pueden desempeñar un papel clave a la hora de ayudar a que las variantes del SARS-CoV-2 evolucionen hasta convertirse en las que escapen a las vacunas existentes contra la COVID.

Los investigadores concluyeron que hay tres factores de riesgo específicos que favorecen la aparición y el establecimiento de una cepa resistente a la vacuna. Son: una alta probabilidad de aparición inicial de la cepa resistente; un elevado número de individuos infectados; y una baja tasa de vacunación.

Sin embargo, el análisis también mostró que el mayor riesgo de establecimiento de una cepa resistente se produce cuando una gran parte de la población ya ha sido vacunada pero la transmisión no está controlada.

Los virólogos tienen un nombre para las variantes de un virus que se escapan de las defensas inmunitarias inducidas por la vacuna o la enfermedad: se llaman «mutantes de escape«.

«Cuando la mayoría de la gente está vacunada, la cepa resistente a la vacuna tiene una ventaja sobre la cepa original», dijo a la CNN Simon Rella, del Instituto de Ciencia y Tecnología de Austria.

«Esto significa que la cepa resistente a la vacuna se propaga más rápidamente entre la población en un momento en que la mayoría de la gente está vacunada», dijo Rella, que trabajó en el estudio.

Los datos concuerdan con un estudio publicado la semana pasada por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, que demostró que las personas vacunadas pueden transmitir la variante Delta –que ahora es responsable del 80% de los casos de COVID en Estados Unidos– con la misma facilidad que las no vacunadas.

El equipo de científicos que publicó los datos en Scientific Reports dijo que sus hallazgos siguen lo que se conoce como presión selectiva, la fuerza que impulsa a cualquier organismo a evolucionar.

«En general, cuantas más personas se infectan, más posibilidades hay de que surja una resistencia a la vacuna», dijo Fyodor Kondrashov, del Instituto de Ciencia y Tecnología de Austria.

«Por tanto, cuanto más infecciosa sea la Delta, más motivos de preocupación habrá», dijo Kondrashov. «Al tener una situación en la que se vacuna a todo el mundo, un mutante resistente a la vacuna gana realmente una ventaja selectiva».

Los expertos advirtieron durante meses que las vacunas podrían provocar variantes de COVID más peligrosas.

Basándose en la prueba científica, la narrativa de que las personas no vacunadas son fábricas virales de variantes más peligrosas es falsa, según el Dr. Joseph Mercola.

Mercola, médico y autor de best-sellers, dijo que al igual que los antibióticos generan resistencia en las bacterias, las vacunas ponen presión evolutiva en los virus para acelerar las mutaciones y crear variantes más virulentas y peligrosas.

Mercola explicó:

«Los virus mutan todo el tiempo, y si tienes una vacuna que no bloquea la infección por completo, entonces el virus mutará para evadir la respuesta inmune dentro de esa persona. Esa es una de las características distintivas de las inyecciones COVID: no están diseñadas para bloquear la infección. Permiten que se produzca la infección y, en el mejor de los casos, disminuyen los síntomas de la misma.»

«En una persona no vacunada, el virus no encuentra la misma presión evolutiva para mutar en algo más fuerte», añadió Mercola.

«Así que, si el SARS-CoV-2 acaba mutando en cepas más letales, entonces la vacunación masiva es el motor más probable», dijo.

Según el doctor Rob Verkerk, fundador y director científico y ejecutivo de la Alianza para la Salud Natural Internacional, las variantes pueden volverse más virulentas y transmisibles, además de incluir mutaciones de escape inmunológico (o de la vacuna) si seguimos en la rueda de las vacunas, es decir, tratando de desarrollar nuevas vacunas que sean más inteligentes que el virus.

Según Verkerk, «si ponemos todos los huevos» en la cesta de las vacunas que se dirigen a la parte del virus más sujeta a mutaciones, ejercemos una presión de selección sobre el virus que favorece el desarrollo de variantes de escape inmunitario.

Los científicos y los desarrolladores de vacunas intentan sortear estas variantes víricas, pero no hay garantía de los resultados. Es un experimento en el que un gran número de ciudadanos se han convertido en participantes involuntarios, explicó Verkerk.

En marzo, el Dr. Geert Vanden Bossche, vacunólogo que trabajó con GSK Biologicals, Novartis Vaccines, Solvay Biologicals, el equipo de Global Health Discovery de la Fundación Bill y Melinda Gates en Seattle y la Alianza Global para las Vacunas y la Inmunización en Ginebra, hizo un llamamiento a la Organización Mundial de la Salud, apoyado por un documento de 12 páginas en el que se describe el «monstruo incontrolable» que creará la vacunación masiva global.

Vanden Bossche dijo:

«No cabe duda de que las continuas campañas de vacunación masiva permitirán que nuevas variantes víricas más infecciosas se vuelvan cada vez más dominantes y, en última instancia, den lugar a una dramática inclinación de nuevos casos a pesar de la mejora de las tasas de cobertura de las vacunas. Tampoco puede haber duda de que esta situación conducirá pronto a una resistencia completa de las variantes circulantes a las vacunas actuales.»

The Defender informó el 26 de marzo de que una combinación de confinamientos y una presión de selección extrema sobre el virus inducida por el intenso programa mundial de vacunación masiva podría disminuir el número de casos, hospitalizaciones y muertes a corto plazo, pero a la larga induciría la creación de más mutantes preocupantes.

Este es el resultado de lo que Vanden Bossche llama «escape inmunológico» (es decir, la esterilización incompleta del virus por el sistema inmunológico humano, incluso después de la administración de la vacuna).

Esto provocará que las empresas de vacunas sigan perfeccionando las vacunas, lo que aumentará –y no reducirá– la presión de selección, produciendo variantes cada vez más transmisibles y potencialmente mortales.

La presión de selección provocará una mayor convergencia en las mutaciones que afectan a la crucial proteína de la espícula del virus, responsable de atravesar las superficies mucosas de nuestras vías respiratorias, la ruta utilizada por el virus para entrar en el cuerpo humano, argumentó Vanden Bossche.

El virus superará efectivamente las vacunas altamente específicas basadas en antígenos que se están utilizando y ajustando, dependiendo de las variantes circulantes.

Esto podría llevar a un aumento de casos graves y potencialmente letales como el del palo de hockey [aumento brusco], es decir, una pandemia fuera de control.

«Vamos a pagar un precio enorme por esto. Y me estoy emocionando porque pienso en mis hijos, en la generación más joven. Es insostenible lo que estamos haciendo. No entendemos la pandemia», dijo Vanden Bossche.

Fuente: The Defender

facebook
Twitter
Follow