A lo largo del drama de cuatro años del Russiagate, la mano de la inteligencia británica se ha puesto de manifiesto continuamente.

Desde el obvio papel de Sir Richard Dearlove y su antiguo MI6, que subyace a Christopher Steele, que juntos jugaron un papel impulsor en la configuración del dudoso expediente, hasta su participación con el académico de Oxford Rhodes Strobe Talbott en la composición, promoción y comercialización del expediente fraudulento a los miembros del Congreso y los medios de comunicación, hasta el embajador británico Sir Darroch atrapado «inundando la zona» con los recursos de la inteligencia británica para dar forma a la percepción del mundo de Trump y hasta la serie de operaciones británicas de trampas que se dirigieron a Michael Flynn ya en 2014 en Londres… dondequiera que se mire, la mano de la inteligencia británica parece estar en todas partes.

Mientras que los medios de comunicación hacen un gran esfuerzo por restar importancia a las raíces británicas del Estado profundo, que tiende a retratar este problema desde una narrativa partidista de «corrupción de los partidos democráticos», este juego de manos pasa por alto el nexo causal y exige que creamos que la cola realmente mueve al perro.

La incómoda verdad que muchos temen, son demasiado perezosos o corruptos para admitir es que desde el momento en que John F. Kennedy murió el 22 de noviembre de 1963, tanto el Partido Demócrata como el Republicano han sufrido una lenta absorción por este parásito extranjero. Lo que se ha llegado a conocer como el «estado profundo» nunca se basó en un partido u otro, y nunca emanó de nada nativo de las tradiciones constitucionales del propio gobierno de los Estados Unidos, como señalé en mi artículo anterior «Comprender la naturaleza triple del Estado Profundo».

Mientras el partido republicano de George Bush estaba en el poder, este estado profundo había utilizado sus controles de recuento informatizado de votos para amañar las elecciones de 2000 y 2004 a su favor, como se mostró brillantemente en el documental de 2006 «Hacking Democracy». Más tarde, cuando llegó el momento de que una oposición controlada tomara el poder en 2008, hizo lo mismo bajo un reparto de personajes diferente.

Mientras que un lado de la agenda de los gobiernos unipolares del mundo estaba impulsado por la visión de que Estados Unidos debería ser por siempre la principal fuerza policial mundial que gobernara un sistema de suma cero de guerra perpetua, con una élite no electa que gestionara el sistema desde arriba, el otro lado creía que Estados Unidos debería ceder sus demandas de soberanía a un organismo mundial internacional con tecnócratas y financieros no electos en la cúspide que gestionaran el sistema de suma cero de guerra perpetua desde arriba.

¿Ven el común denominador?

El robo de elecciones como el Russiagate 5.0

Ahora que se ha hecho cada vez más claro que el fraude electoral masivo ha barrido a lo largo de Estados Unidos en un esfuerzo por lograr lo que cuatro años de Russiagate no lograron, una nueva luz recae sobre la mano británica detrás de Biden que pretende disolver cualquier espíritu nacionalista que quede en la asediada república.

Como señalé en mi último artículo, el mayor sistema privado de votación por ordenador de Estados Unidos, que presta servicio a 30 estados y 70 millones de votantes, ha demostrado ser el núcleo del actual robo de las elecciones. En ese artículo se aclaró que Dominion Voting Systems es una empresa canadiense que domina los sistemas privados de votación informatizada de Estados Unidos y está estrechamente vinculada a otra empresa más grande llamada Smartmatic.

Para aquellos que aún no están al tanto, Smartmatic suministra máquinas de votación y su software (códigos de puerta trasera y todo) a gobiernos de todo el mundo y está muy involucrada con la Fundación Clinton, la Open Society de Soros y el propio Jefe de Gabinete de Nancy Pelosi.

No sólo eso, sino que la figura clave que controla Smartmatic no es otra que Lord Mark Malloch Brown, ex vicepresidente de los Fondos de Inversión de George Soros (2007), así como el Open Society Institute de Soros y el Foro Económico Mundial, ex vicepresidente del Banco Mundial (1995-1999), administrador de las Naciones Unidas para el Desarrollo (1999-2005), secretario general adjunto de las Naciones Unidas y ministro de Estado del Reino Unido para África, Asia y las Naciones Unidas (2007-2009). Estos son sólo algunos de los trabajos que ha realizado en los últimos años y que exploraremos con mayor detalle.

Lord Malloch Brown no es el típico agente británico

A través de su relación de toda la vida con Soros, Lord Malloch Brown (caballero de la Orden de San Jorge y San Miguel) desempeñó el papel de padrino revolucionario de colores y controlador clave de «líderes títeres amigos de los tecnócratas» como Corazón Aquino, así como su hijo Benigno Aquino III de Filipinas, George Saakashvili de Georgia e incluso el desventurado ego parlante Barack Obama.

Después de trabajar durante un largo período de «aprendizaje» bajo la cobertura de un cooperante de las Naciones Unidas y periodista habitual del London Economist, Malloch Brown se encontró trabajando para una empresa consultora de Washington llamada Sawyer Miller en 1985. Fue en esta época cuando Malloch Brown fue destinado a convertirse en asesor y redactor de discursos de la líder de la oposición filipina Corazón (Cory) Aquino bajo la supervisión del entonces secretario de Estado George Shultz. Corazón era una de las favoritas del establishment occidental, pero tenía la tarea casi imposible de desafiar al popular presidente nacionalista Ferdinand Marcos, que había conducido a su país a la soberanía económica en oposición a los financieros internacionales desde su investidura en 1965.

Aplicando todas las artes de la gestión de la percepción y el marketing, Malloch Brown tomó el control de la campaña de Aquino transformándola en la «Revolución del Poder Popular» que fue en muchos sentidos la primera revolución de colores exitosa de nuestros tiempos modernos. Sabiendo que los votos probablemente favorecerían al titular Marcos, Malloch Brown escribió que redactó el discurso de victoria de Aquino antes de las elecciones y lo hizo pronunciar antes de que los votos estuvieran siquiera finalizados, y que los cómplices en los medios estaban muy contentos de proyectarla públicamente alimentando la mitología de que Corazón había ganado.

Describiendo estos eventos años después, Malloch Brown dijo: «Un logro sobresaliente durante la campaña de Cory fue producir una encuesta de salida que indicaba que ella había ganado. Aterrizó en la primera página del Inquirer y tuvo un profundo impacto al sembrar la idea de que Aquino había ganado a Marcos… Marcos no se recuperó realmente después de eso. Fue una experiencia muy emocionante de ver.»

Malloch Brown no mencionó que los «resultados del colegio electoral» que produjeron la falsa percepción de que Corazón había ganado fueron manipulados por los agentes locales de George Shultz, las empresas de encuestas Social Weather Station y Pulse Asia, que nunca se han hecho responsables de su papel en el golpe anti-Marcos.

Terapia de Choque

Poco después de este «logro», Malloch Brown comenzó a trabajar en estrecha colaboración con George Soros en una serie de proyectos que alteraron radicalmente el mundo durante el intenso período de transición de una era bipolar a una unipolar.

En 1993, Soros había llevado a cabo recientemente un ataque especulativo contra la libra esterlina británica que dio lugar a un beneficio de 1.000 millones de dólares para el especulador húngaro, al mismo tiempo que proporcionaba al Reino Unido una excusa conveniente para evitar caer en la trampa del euro que se había establecido para otros objetivos europeos que entraban en la «época de los estados posnacionales». En 1994, Soros anunció una subvención de 50 millones de dólares para operaciones de «construcción de la democracia» en Macedonia y Bosnia, para las cuales se contrató a Malloch Brown como parte del programa de terapia de choque de Shatalin.

De 1993 a 1994, Malloch Brown formó parte del Comité Asesor de Soros sobre Bosnia, donde impulsó los proyectos de balcanización de los años noventa. En 1998, Malloch Brown también cofundó la Corte Penal Internacional (CPI) de Soros después de que el dúo creara el International Crisis Group (ICG) en 1994. Estas instituciones sirvieron para: 1) Conformar la «percepción internacional» de las causas y soluciones de las «crisis», reales o inventadas y 2) Propugnar soluciones que transfirieran la soberanía en los asuntos militares y judiciales de los Estados nación soberanos donde se habían consagrado en la Carta de las Naciones Unidas, las leyes de Nuremberg y la Declaración de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, a organizaciones supranacionales no elegidas bajo el control de «expertos».

Como vicepresidente del Banco Mundial de 1995 a 1999 se atribuyó el mérito de transformar su imagen en una organización más democrática, y de 1999 a 2005 lideró la creación de los Objetivos de Desarrollo del Milenio que vinculaban cada vez más la financiación de la ONU a las operaciones de la Sociedad Abierta de George Soros a nivel internacional (durante su estancia en Nueva York, Malloch Brown vivía en una finca propiedad de Soros).

R2P y más revolución de colores

Durante este período, Malloch Brown fue uno de los primeros defensores de la Responsabilidad de Proteger (R2P) e hizo más que nadie para incorporar la doctrina en las perspectivas de gobernanza «post-Westfalia» de las Naciones Unidas en 2005 como secretario General Adjunto de las Naciones Unidas (2005-2006).

Demostrando su perspectiva imperial en marzo de 2011, el autoproclamado «pacifista» se impacientó con las naciones que eran reticentes a bombardear Libia y escribió en el Financial Times: «declaren la victoria y sigan adelante con el derrocamiento de Gadhafi».

En su calidad de copresidente del International Crisis Group (que nació del capital inicial de Soros y en cuyo consejo de administración figuran Larry Summers, el asesor de Joe Biden Jake Sullivan y tanto George como Alexander Soros) Malloch Brown apoyó al Ejército de Liberación de Kosovo, vinculado al narcoterrorismo que también fue apoyado por la CIA y la OTAN durante la crisis de Bosnia, en estrecha coordinación con su colega Strobe Talbott, becario de Rhodes, que se refirió a Soros en 1995 como «un recurso nacional, de hecho, un tesoro nacional».

Al describir a Talbott, Malloch Brown escribió recientemente: «Strobe Talbott es un viejo amigo mío y, en cierto modo, un tipo similar de practicante y teórico de la globalización… Como tal, realmente entendió la historia oculta de la política moderna, que siempre queda fuera de la vista por la historia más familiar de los estados-nación».

Después de financiar la Revolución Rosa de Georgia en 2003 que puso a Saakashvili de Soros en el poder, el estado georgiano se volvió ingobernable debido a una mezcla de vasta incompetencia y corrupción. En este caso, Soros y Malloch Brown volvieron al rescate organizando un evento en enero de 2004 en Nueva York que recaudó 1,5 millones de dólares para los programas de reforma del gobierno georgiano (75% de la Open Society de Soros y 25% del Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas encabezado por Brown). El informe del PNUD justificó el gasto que iba a pagar el salario de Saakashvili así como a los altos funcionarios del gobierno y las fuerzas de seguridad cuando dijo: «Georgia carecía de los profesionales cualificados necesarios para diseñar y ejecutar reformas radicales».

No hay que olvidar el hecho de que estas acciones condujeron al asesinato de 1.600 personas en Osetia del Sur (en su mayoría rusos) en 2008 y estuvieron a punto de desencadenar la Tercera Guerra Mundial, ni tampoco el nefasto papel de Saakashvili como gobernador de Odessa (2015-16), donde el delincuente condenado protegió a los neonazis del Batallón Azov. Del mismo modo, el extraño aumento de la popularidad de Saakashvili que se está produciendo en Georgia debería preocupar más a cualquier persona con dos dedos de frente.

Responsable del Equipo de Obama

El 24 de febrero de 2008, Samantha Power, esposa del conductista de Harvard Cass Sunstein y pronto embajadora ante la ONU bajo el mandato de Obama, concedió una entrevista al London Times en la que describió con todo detalle la conexión Malloch Brown-Obama. En esta entrevista, Power dijo: «El principal conducto entre Gran Bretaña y el candidato [Obama] ha sido Lord Malloch Brown, el joven ministro de Relaciones Exteriores, a quien Obama llegó a admirar cuando él [Malloch Brown] era secretario general adjunto de las Naciones Unidas y Obama se quedó realmente prendado de él. Es una relación que ha persistido y han hablado varias veces desde entonces».

De hecho, la carrera política de Obama, al igual que la de Saakashvili y Aquino, siempre fue una creación de poderes superiores, con Soros proporcionando incluso los primeros 60.000 dólares para la candidatura de Obama al Senado en 2004 y luego organizando las primeras fiestas de recaudación de fondos para la candidatura presidencial de Obama en 2007.

La propia Samantha Power atribuyó su carrera a Soros y Lord Brown diciendo en 2004: «Mi libro y mi investigación era completamente insostenible en el mercado libre. Si no hubiera podido obtener una subvención de George Soros y del Open Society Institute, no habría podido hacer el tipo de reportaje de investigación que necesitaba hacer».

El caso de Cass Sunstein

Mientras Power pasaba su tiempo en las Naciones Unidas luchando ferozmente para impulsar un cambio preventivo de régimen humanitario P2P en Libia y más tarde en Siria, su esposo Cass Sunstein trabajó como asesor de Obama de 2009 a 2012 y fue autor de un documento que aborda el peligroso aumento de las «teorías de la conspiración» que amenazan su idea de buen gobierno. Sunstein escribió que «la existencia de teorías de la conspiración, tanto nacionales como extranjeras, creemos que no es un asunto trivial, que plantea riesgos reales» y recomendó «una serie de posibles respuestas» que incluyen la infiltración cognitiva en los grupos de conspiración por parte de agentes del gobierno.

Además, Sunstein ha desarrollado cinco opciones:

«1) El gobierno podría prohibir la teorización de la conspiración. 2) El gobierno podría imponer algún tipo de impuesto, financiero o de otro tipo, a quienes difunden esas teorías. (3) El gobierno podría involucrarse en un discurso contrario, reuniendo argumentos para desacreditar las teorías de conspiración. 4) El gobierno podría contratar formalmente a partes privadas creíbles para que se dedicasen a contrarrestar el discurso. (5) El gobierno podría entablar una comunicación informal con esas partes, alentándolas a ayudar».

El 24 de agosto de 2020, Sunstein fue elegido para presidir el Grupo de Asesoramiento Técnico de la Organización Mundial de la Salud con el mandato de modificar el comportamiento global en cumplimiento de las nuevas normas del orden mundial de la pandemia. El jefe de la OMS declaró: «Ante la pandemia de COVID-19, los países están utilizando una serie de herramientas para influir en el comportamiento: Las campañas de información son una herramienta, pero también lo son las leyes, reglamentos, directrices e incluso multas… Por eso la ciencia del comportamiento es tan importante».

Lord Brown en la era de Obama

En 2007, Malloch Brown dejó la ONU para dirigir el Quantum Hedge Fund de Soros, un puesto lucrativo que pronto dejó para incorporarse al Ministerio de Asuntos Exteriores británico como ministro de Estado para África, Asia y la ONU de 2007 a 2009.

Tras dejar su cargo en el gobierno del Reino Unido en 2009, Lord Malloch Brown pasó a asesorar a empresas petroleras y a dirigir su International Crisis Group. Para entonces, el ICG tenía casi el monopolio de la redacción de informes publicados anónimamente sobre los focos de crisis internacionales, enorgulleciéndose de mantener ejércitos de especialistas «sobre el terreno» que podían hacer un perfil de todas las partes en conflicto y publicar sus evaluaciones en el mercado internacional. Estos informes han sido utilizados por gobiernos, ONG, empresas y organismos internacionales como las Naciones Unidas, y han desempeñado un papel importante en la configuración de la política mundial y las percepciones de las causas y los remedios de los conflictos.

Utilizando su experiencia en el fraude de votos y la gestión de la percepción, no debería sorprender que Malloch Brown se encontrara pronto al frente de SGO Corporation Ltd en 2014, que sirve como una sociedad de cartera cuyo principal activo son las tecnologías de votación Smartmatic. Smartmatic se vende a sí misma como si hubiera «manejado más de 3.700 millones de votos en los últimos 14 años en proyectos electorales en los cinco continentes» y aunque niega tener actividades directamente en suelo estadounidense, una captura de pantalla de la Wayback Machine demuestra una historia muy diferente.

Desde 2010 se ha descubierto que Smartmatic ha estado en el centro del fraude electoral en México, Venezuela, Estados Unidos y Filipinas, donde la primera elección presidencial con este sistema dio como resultado la victoria del hijo de Corazón Aquino, Benigno Aquino. Después de que montañas de pruebas salieran a la luz sobre el papel de Smartmatic en el fraude sistémico, la Fundación IBON calificó a Lord Brown como «un extranjero que ha hecho carrera influyendo en las elecciones».

Es una ironía de la historia que Lord Malloch Brown no sólo instaló una segunda generación de cartón piedra en el poder en Filipinas, sino que desplegó su sistema de votación para socavar al popular Ferdinand Marco Jr. a favor de Len Robredo del Partido Liberal durante las elecciones de 2016. Afortunadamente, el mismo año en que Trump iba a derrotar al sistema mediante su aplastante victoria popular en los Estados Unidos, una victoria similar se produjo en contra de todas las probabilidades cuando el presidente nacionalista Duterte asumió el cargo y más tarde exigió que Filipinas se deshiciera de la tecnología de Smartmatic.

La última obsesión de Lord Malloch Brown

Hablando en la Cumbre del Gobierno Mundial de junio de 2020 junto con Cass Sunstein y una serie de otras criaturas de Davos, Lord Malloch Brown expresó su desdén por el surgimiento de la alianza multipolar liderada por Rusia, China y los Estados Unidos de Trump, que obviamente ha puesto en peligro el trabajo de su vida. Malloch Brown ataca hipócritamente a China por ser un régimen que no respeta los derechos individuales y que sólo se preocupa por «la mayoría», y luego denuncia al ascenso de lod gobiernos autoritarios de «Rusia, China, India, Turquía, Hungría y los Estados Unidos», a los que cree que hay que poner fin a toda costa diciendo:

«En el mundo entero, una forma de gobierno más autoritaria es la nueva mayoría. No es sólo China. Esta ‘nueva mayoría’ abarca a los líderes que llegan al poder por las urnas y a los que no, pero que comparten una preferencia por una política exterior nacionalista, el debilitamiento de las instituciones nacionales y el estado de derecho».

Evidentemente, Malloch Brown se sentía muy cómodo con su público y supuso que nadie pensaría en la evidente hipocresía de que admitiera que estos nacionalistas de la «nueva mayoría» suelen llegar al poder «por las urnas» y, por lo tanto, embellecen los principios democráticos, mientras que su defensa de la ingeniería social de las libertades individuales y la libertad de elección siempre se produce fuera de la voluntad democrática de la plebe, a la que obviamente se considera tonta para saber lo que es bueno para ella misma, y también a expensas de los muchos que deben ser sacrificados en las guerras, los cambios de régimen y la anarquía «por el bien común».

Estas hipocresías se hicieron aún más evidentes en un discurso más reciente, el 26 de octubre de 2020, sobre el tema de las Naciones Unidas a los 75 años: ¿Muerte lenta o nueva dirección? En este discurso, Lord Brown hace un llamamiento a la creación de unas Naciones Unidas reformadas para evitar su obsolescencia, deshaciéndose del Consejo de Seguridad que ha impedido las acciones humanitarias necesarias debido al veto insufrible de Rusia y China. Cuando se le pregunta cómo se puede abolir el veto, Lord Brown admite que las naciones nunca lo aceptarán y por lo tanto «la única manera de conseguir que estos miembros atrincherados se embarquen en esto es hacerlos en gran medida irrelevantes… tenemos que trabajar alrededor del Consejo de Seguridad».

¿Cómo se espera que alguien «trabaje alrededor del Consejo de Seguridad», se preguntará?

Aquí Lord Brown responde pidiendo el empoderamiento de «grupos de la sociedad civil» y «el mosaico de la sociedad civil» que puede aprovechar la energía de la coalición de actores no estatales. Los estados de Brown: «La creación de coaliciones abigarradas de actores estatales y no estatales dispuestos a ser los primeros en diferentes partes de esta agenda no es un nuevo camino para la acción en las Naciones Unidas. Ahora necesita ser impulsado. El mundo no va a esperar a que las naciones más resistentes y tenaces se pongan a trabajar».

Calificando al Consejo de Derechos Humanos de la ONU como «no apto para el propósito» debido a su «constante captura» por Rusia, China y Cuba que ganaron escaños en el organismo este año, Lord Brown lamentó la mayor amenaza a su visión de un mundo post-nacional: «los fallos que todos nosotros individualmente hemos hecho palidecen comparados con el simple hecho de que los estados nacionales se han resistido últimamente particularmente los más grandes y poderosos a ceder el poder, la soberanía y la toma de decisiones a este organismo multilateral».

Esta es la mano británica detrás de la actual fase del Russiagate 5.0 que se ha acercado más a sus objetivos de dar un golpe estadounidense que en cualquier otro momento durante los últimos cuatro años. Esta es la visión de un orden mundial post-nacional distópico gestionado por tecnócratas misántropos que desean dominar una edad oscura feudal tecnificada en el siglo XXI y más allá. Por mucho que pueda decepcionarles escuchar esto, en este momento lo más importante que se interpone en el camino de este orden mundial anti-humano y su futuro es el presidente Trump que requiere el apoyo serio de una ciudadanía despierta, informada y activa.

En un segmento futuro examinaremos más de cerca la figura del difunto Maurice Strong y la destrucción autoinducida de la civilización occidental en los últimos 50 años, así como la batalla para resistir un golpe de los banqueros en Gran Bretaña hace más de 300 años, que encierra lecciones peculiares para nuestra época actual.

Fuente: Strategic Culture Foundation

facebook
Twitter
Follow