Las Nuevas Rutas de la Seda –o Iniciativa del Cinturón y la Carretera (BRI)– fueron lanzadas por el presidente Xi Jinping en 2013, primero en Asia Central (Nur-Sultan) y luego en Asia Sudoriental (Yakarta).

Un año más tarde, la economía china superó a la de los Estados Unidos sobre la base del PPP. Inexorablemente, año tras año desde el comienzo del milenio, la participación de los Estados Unidos en la economía mundial se reduce mientras que la de China aumenta.

China ya es el centro clave de la economía mundial y el principal socio comercial de casi 130 naciones.

Mientras que la economía de Estados Unidos está ahogada y la financiación de casino del gobierno de Estados Unidos – incluyendo los mercados de repos – se lee como una pesadilla distópica, el estado-civilización da pasos adelante en una miríada de áreas de investigación tecnológica, entre otras cosas debido a Made in China 2025.

China supera en gran medida a Estados Unidos en la presentación de patentes y produce al menos 8 veces más graduados STEM al año que Estados Unidos, ganando el estatus de principal contribuyente a la ciencia mundial.

Una amplia gama de naciones en todo el Sur Global firmaron para formar parte del BRI, que se planea completar en 2049. Sólo el año pasado, las empresas chinas firmaron contratos por un valor de hasta 128.000 millones de dólares en proyectos de infraestructura a gran escala en docenas de naciones.

El único competidor económico de Estados Unidos está ocupado reconectando la mayor parte del mundo a una versión del siglo XXI, totalmente conectada a la red de un sistema de comercio que estuvo en su apogeo por más de un milenio: las Rutas de la Seda de Eurasia.

Inevitablemente, este estado de cosas es algo que sectores interrelacionados de la clase dirigente de Estados Unidos simplemente no aceptarían.

La marca BRI como una “pandemia”

Mientras los sospechosos habituales se inquietan por la “estabilidad” del Partido Comunista Chino (PCCh) y la administración de Xi Jinping, el hecho es que los dirigentes de Beijing han tenido que hacer frente a una acumulación de problemas extremadamente graves: una epidemia de gripe porcina que ha matado a la mitad de las existencias; la guerra comercial desencadenada por Trump; Huawei acusada de chantaje y a punto de que se le impida comprar chips de fabricación estadounidense; la gripe aviar; el coronavirus que prácticamente ha paralizado la mitad de China.

Añádase a esto el incesante aluvión de propaganda de la Guerra Híbrida del gobierno de Estados Unidos, invadida por una aguda sinofobia; todos, desde los “funcionarios” sociópatas hasta los consejeros con título propio, están aconsejando a las empresas corporativas que desvíen las cadenas de suministro mundiales fuera de China o inventando llamamientos directos a un cambio de régimen, con toda la demonización posible en medio.

No hay obstáculos para la ofensiva total de derribar al gobierno chino mientras está en el poder.

Un comunicado del Pentágono en la Conferencia de Seguridad de Munich declara una vez más que China es la mayor amenaza, económica y militar, para Estados Unidos – y por extensión para Occidente, obligando a una tambaleante UE ya subordinada a la OTAN a estar subordinada a Washington en esta remezclada Guerra Fría 2.0.

Todo el complejo de medios corporativos de Estados Unidos repite hasta el cansancio que Beijing está “mintiendo” y perdiendo el control. Descendiendo a niveles subalternos y racistas, incluso se acusa al propio BRI de ser una pandemia, con China “imposible de poner en cuarentena”.

Todo eso es bastante abundante, por decir lo menos, emanando de esclavos generosamente recompensados de una oligarquía sin escrúpulos, monopolística, extractiva, destructiva, depravada y sin ley que utiliza la deuda de manera ofensiva para aumentar su riqueza y poder ilimitados, mientras que las bajas masas estadounidenses y mundiales utilizan la deuda de manera defensiva para apenas sobrevivir. Como Thomas Piketty ha demostrado de manera concluyente, la desigualdad siempre se basa en la ideología.

Estamos en lo profundo de una viciosa guerra de inteligencia. Desde el punto de vista de la inteligencia china, el actual cóctel tóxico simplemente no puede atribuirse a una serie de coincidencias aleatorias. Pekín tiene motivos serios para considerar esta extraordinaria cadena de acontecimientos como parte de un ataque coordinado de Guerra Híbrida, de Dominio del Espectro Completo contra China.

Entra en la hipótesis de trabajo del Asesino de Dragones: un ataque con armas biológicas capaz de causar un inmenso daño económico pero protegido por una plausible negación. El único movimiento posible de la “nación indispensable” en el tablero de ajedrez del Nuevo Gran Juego, considerando que Estados Unidos no puede ganar una guerra convencional contra China, y no puede ganar una guerra nuclear contra China.

¿Un arma de guerra biológica?

En apariencia, el coronavirus es un arma biológica de ensueño para aquellos obsesionados en causar estragos en China y esperar un cambio de régimen.

Sin embargo, es complicado. Este informe es un esfuerzo decente para tratar de rastrear los orígenes del coronavirus. Ahora compárelo con las ideas del Dr. Francis Boyle, profesor de derecho internacional de la Universidad de Illinois y autor, entre otros, de Biowarfare and Terrorism. Él es el hombre que redactó la Ley Antiterrorista de Armas Biológicas de Estados Unidos de 1989, firmada por George H. W. Bush.

El Dr. Boyle está convencido de que el coronavirus es un “arma de guerra biológica ofensiva” que saltó del laboratorio BSL-4 de Wuhan, aunque “no dice que se haya hecho deliberadamente”.

El Dr. Boyle añade, “todos estos laboratorios de BSL-4 de Estados Unidos, Europa, Rusia, China, Israel están ahí para investigar, desarrollar, probar agentes de guerra biológica. Realmente no hay ninguna razón científica legítima para tener laboratorios BSL-4”. Su propia investigación le llevó a determinar que el gobierno de Estados Unidos había gastado la friolera de 100.000 millones de dólares, hasta el año 2015, en la investigación de guerra biológica: “Tenemos más de 13.000 supuestos científicos de ciencias de la vida… probando armas biológicas aquí en Estados Unidos. En realidad esto se remonta e incluso precede al 11-S.”

El Dr. Boyle acusa directamente al “gobierno chino bajo Xi y sus camaradas” de encubrimiento “desde el principio”. El primer caso conocido fue el 1 de diciembre, así que estuvieron atascados en esto hasta que ya no pudieron más. Y todo lo que te están diciendo es una mentira. Es propaganda”.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), para el Dr. Boyle, también está en ello: “Han aprobado muchos de estos laboratorios de BSL-4 (…) No se puede confiar en nada de lo que dice la OMS porque todos están comprados y pagados por Big Pharma y trabajan en connivencia con los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), que es el gobierno de Estados Unidos, trabajan conjuntamente con Fort Detrick”. Fort Detrick, ahora un laboratorio de guerra biológica de vanguardia, fue anteriormente una notoria guarida de la CIA de “experimentos” de control mental.

Basándose en décadas de investigación en la guerra biológica, el Estado Profundo de Estados Unidos está totalmente familiarizado con todos los matices de las armas biológicas. Desde Dresde, Hiroshima y Nagasaki hasta Corea, Vietnam y Fallujah, el historial muestra que el gobierno de Estados Unidos no pestañea cuando se trata de descargar armas de destrucción masiva en civiles inocentes.

Por su parte, la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa del Pentágono (DARPA) ha gastado una fortuna investigando murciélagos, coronavirus y armas biológicas de modificación genética. Ahora, convenientemente – como si esto fuera una forma de intervención divina – los “aliados estratégicos” de DARPA han sido elegidos para desarrollar una vacuna genética.

La Biblia neoconservadora de 1996, el Proyecto para un Nuevo Siglo Americano (PNAC), afirmó sin ambigüedades que “las formas avanzadas de guerra biológica que pueden ‘apuntar’ a genotipos específicos pueden transformar la guerra biológica del reino del terror en una herramienta políticamente útil”.

No hay duda de que el coronavirus, hasta ahora, ha sido una herramienta políticamente útil enviada por el Cielo, alcanzando, con una inversión mínima, los objetivos deseados de maximizar el poder global de Estados Unidos -aunque sea transitoriamente, potenciado por una ofensiva propagandística incesante- y de que China esté relativamente aislada con su economía semiparalizada.

Sin embargo, la proporción está en orden. Los CDC estimaron que hasta 42,9 millones de personas enfermaron durante la temporada de gripe de 2018 a 2019 en Estados Unidos. Y 61.200 murieron.

Este informe detalla la “guerra popular” china contra el coronavirus.

Depende de los virólogos chinos descifrar su posible origen sintético. La forma en que China reaccione, dependiendo de los hallazgos, tendrá consecuencias devastadoras, literalmente.

Estableciendo el escenario para los turbulentos años veinte

Después de lograr desviar las cadenas de suministro del comercio a través de Eurasia para su propio beneficio y socavar el centro de la Tierra, las elites estadounidenses –y las occidentales subordinadas– están ahora mirando al vacío. Y el vacío está mirando hacia atrás. Un “Occidente” gobernado por Estados Unidos se enfrenta ahora a la irrelevancia. El BRI está en proceso de revertir al menos dos siglos de dominio occidental.

No hay manera de que Occidente y especialmente el “líder del sistema”, Estados Unidos, lo permita. Todo empezó con operaciones sucias que causaron problemas en la periferia de Eurasia, desde Ucrania a Siria y Myanmar.

Ahora es cuando las cosas se ponen realmente difíciles. El asesinato selectivo del general Soleimani y el coronavirus, la gripe de Wuhan, han preparado el escenario para los turbulentos años veinte. La denominación que se debería elegir es WARS –Wuhan Acute Respiratory Syndrome. Eso daría instantáneamente el mensaje de que el juego es una Guerra contra la Humanidad, independientemente de su origen.

Fuente: Strategic Culture Foundation