Los medios de comunicación critican un presupuesto militar estadounidense ‘inadecuado’ que rivaliza con el resto del mundo en su conjunto.

Es una señal de nuestros tiempos que nuestros medios de comunicación intentan descifrar la futura política del gobierno analizando los tweets del presidente, como si fuera un extraño juego de teléfono. A lo largo de noviembre, se especuló con una próxima reducción del gasto militar, y cuando Donald Trump hizo un tweet (12/3/18) calificando el presupuesto de 716.000 millones de dólares como “loco”, los medios de comunicación lo tomaron como una confirmación.

La perspectiva de un recorte de los militares provocó una tormenta de condena en todo el panorama de los medios de comunicación. The National Review (17/11/18) escribió que “recortar los recursos disponibles para el Pentágono es una mala idea”, señalando que “durante décadas, Estados Unidos ha defraudado”, lo que significa que “la capacidad de Estados Unidos para defender a sus aliados, a sus socios y a sus propios intereses vitales está cada vez más en duda”. En un artículo titulado “Don’t Cut Military Spending Mr. President” (Wall Street Journal, 29/11/18), los presidentes de las comisiones de las Fuerzas Armadas del Senado y la Cámara de Representantes, James Inhofe y Mac Thornberry, afirmaron que los militares están en “crisis” después de “presupuestos inadecuados durante casi una década”, y que “cualquier recorte en el presupuesto de Defensa sería un paso atrás sin sentido”.

Más medios centristas estuvieron de acuerdo. La revista Forbes (26/11/18) comenzó su artículo con las siguientes palabras: “La seguridad y el bienestar de Estados Unidos están en mayor riesgo que en cualquier otro momento en décadas”, recomendando un “aumento sensato y consistente” del presupuesto. Bloomberg (19/11/18) recomendó un aumento consistente del gasto militar de un 3% por encima de la inflación durante cinco a diez años, mientras que Reuters (4/12/18) señaló el elevado “riesgo” de un presupuesto militar más bajo.

¿Cuál era exactamente el “riesgo” que tanto preocupaba a los medios de comunicación? Max Boot, miembro neoconservador del Consejo de Relaciones Exteriores, que aparentemente sigue apoyando la guerra de Irak y exigiendo la guerra en Siria y Libia, mientras argumentaba que Estados Unidos debería convertirse en un imperio mundial, articuló el riesgo en el Washington Post (12/12/18). Describiendo una reducción en el gasto militar como “suicidio”, y afirmando que Estados Unidos se encuentra en una “verdadera crisis de seguridad nacional”, citó el trabajo de un panel de expertos que hizo una llamada a un aumento continuo en el gasto militar:

“Si Estados Unidos tuviera que luchar contra Rusia en una contingencia báltica o contra China en una guerra por Taiwán, los estadounidenses podrían enfrentarse a una derrota militar decisiva”, advierte el informe. “Estas dos naciones poseen capacidades de ataque de precisión, defensas aéreas integradas, misiles de crucero y balísticos, capacidades avanzadas de ciberguerra y antisatélites, importantes fuerzas aéreas y navales, y armas nucleares, un conjunto de capacidades avanzadas que hasta ahora sólo poseían los Estados Unidos…” Así que estamos en serios problemas. Estamos perdiendo la ventaja militar que ha sustentado nuestra seguridad y prosperidad desde 1945.

Por lo tanto, la crisis es que Estados Unidos no podía estar seguro de la destrucción de los militares rusos en una guerra báltica o de los chinos en el Mar de China del Sur. Es importante señalar que estas necesarias guerras de defensa no tendrían lugar en Maine o California, sino a miles de kilómetros de distancia, en las puertas de nuestros rivales geopolíticos. Boot presenta estas guerras en el otro lado del mundo como imposibles de evitar –”si Estados Unidos tuviera que luchar”– continuando una tradición de presentar a Estados Unidos como un obstáculo o siendo arrastrado a regañadientes a guerras contra su voluntad, que nosotros en FAIR (22/6/17) hemos catalogado.

En realidad, más de la mitad de todo el gasto discrecional de Estados Unidos se destina a las fuerzas armadas, y su gasto relacionado con la guerra es un porcentaje mucho mayor de su presupuesto que en países comparables, 3-5 veces mayor que el de Canadá, Alemania y Japón juntos. De hecho, Estados Unidos gasta casi tanto en su ejército como todos los demás países del mundo juntos, según el Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo, y tiene alrededor de 800 bases militares extranjeras (oficiales), situadas en todos los continentes habitados del mundo.

Incluso estas cifras no incluyen las pensiones militares y la atención sanitaria de los veteranos, ni las armas nucleares, por lo que el verdadero total es posiblemente mayor que el de todos los demás países juntos. El gasto militar se está acercando al más alto en la historia registrada de cualquier país, y el aumento en el gasto militar que Trump aprobó el año pasado por sí solo sería suficiente para hacer que los colegios y universidades públicas de Estados Unidos fueran gratuitos para todos.

Considerando los problemas del desempleo, la pobreza, el cambio climático y la infraestructura en los Estados Unidos, tal vez la preparación para una guerra intercontinental contra dos superpotencias con armas nucleares no sea el uso más efectivo de billones de dólares. Que la reducción de un presupuesto de guerra de 716.000 millones de dólares pueda presentarse como una amenaza para la nación, y que la “defensa” pueda referirse a guerras en Taiwán o en el Báltico, ilustra la profundidad de la mentalidad imperial de los medios de comunicación, y demuestra que la advertencia del presidente Dwight Eisenhower sobre el poder del complejo industrial-militar no fue escuchada.

Los medios de comunicación no tienen por qué preocuparse, ya que el complejo industrial-militar suele salirse con la suya. El presidente Trump, “con la ayuda del senador Inhofe y del presidente Thornberry”, según el Departamento de Defensa (Independent, 10/12/18), acordó aumentar el presupuesto militar a 750.000 millones de dólares. Mucha gente va a enriquecerse, sobre todo el senador Inhofe, que en silencio compró decenas de miles de dólares en acciones de Raytheon después de haberse reunido con Trump (CNN, 13/12/18). Raytheon es el mayor productor mundial de misiles teledirigidos, y seguramente cosechará enormes beneficios del aumento del gasto.

Todo este asunto ilustra los importantes y preocupantes vínculos entre los medios de comunicación, los contratistas de “defensa” y los políticos. Pero al menos se ha evitado el terrible riesgo para Estados Unidos. Esos indefensos generales de la Fuerza Aérea y contratistas de Defensa pueden finalmente dormir tranquilos por la noche.

Fuente original: Fair