Re: El Pasaporte de vacunas requiere un debate, no una adopción de emergencia, COM 2021 130

Le escribimos para oponernos a la adopción por parte del Parlamento del «Pasaporte de vacunas» (Certificado Verde Digital, introducido el 17 de marzo de 2021 con la propuesta #COM 2021 130) sin un debate profundo y vigoroso. Aunque la intención del Pasaporte de vacunas es facilitar los viajes durante la pandemia de la COVID-19, nos tememos que hará exactamente lo contrario: ahogará los viajes y la interacción humana.

Nos preocupa enormemente que la normativa propuesta afecte a todos los viajes en la zona Schengen, tanto para los ciudadanos europeos como para los demás, exigiendo a las personas que demuestren haber recibido una vacuna experimental o haberse sometido a pruebas experimentales.

La premisa de la propuesta es que evitará la transmisión del SARS-Cov-2, pero se asienta sobre un terreno científico y jurídico poco sólido, y requiere un debate en profundidad por las razones que se enumeran a continuación.

  1. No hay pruebas de que la vacunación bloquee la transmisión del SARS-CoV-2.

La Agencia Europea del Medicamento (EMA) ha declarado en repetidas ocasiones que no hay datos que demuestren que las vacunas contra el COVID-19 bloqueen la transmisión del coronavirus. Por este motivo, las personas vacunadas deben seguir manteniendo el distanciamiento social y el uso de mascarillas.

Aunque la EMA espera que las vacunas reduzcan el COVID, puede ocurrir lo contrario; la vacunación masiva puede aumentar la propagación de la enfermedad. Este fue el caso de la vacuna Dengvaxia en Filipinas, como detalló la Cumbre de Seguridad de las Vacunas de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 2019. Científicos independientes que evalúan los resultados en Israel y el Reino Unido cuestionan el éxito de la vacunación masiva. Como los coronavirus mutan constantemente, la eficacia de estas novedosas vacunas contra las nuevas variantes es dudosa.

  1. Las pruebas PCR son medidas de salud pública poco fiables.

Aunque las pruebas de PCR pueden diagnosticar a una persona enferma en un corto espacio de tiempo, no tienen casi ninguna relevancia para aquellos que no muestran síntomas de la enfermedad. Los resultados positivos de las pruebas PCR no confirman la enfermedad o el contagio y muchos dan lugar a «falsos positivos».

Una revisión reciente en la revista médica The Lancet estimó que el aislamiento de los casos de falsos positivos es «una pérdida neta para el bienestar sanitario, social y económico de las comunidades» y concluyó que «las pruebas de PCR no son, por lo tanto, el patrón de oro apropiado para evaluar una prueba de salud pública del SARS-CoV-2».

En enero de 2021, la OMS publicó nuevas orientaciones sobre las pruebas de PCR, advirtiendo también del peligro de los falsos positivos: «a medida que la incidencia de la enfermedad disminuye, el riesgo de falsos positivos aumenta».

Los estados miembros deberían dejar de hacer pruebas a personas sanas y utilizar esos recursos para el tratamiento.

  1. El Pasaporte de vacunas es jurídicamente desproporcionado.

La normativa propuesta vulnera derechos humanos fundamentales, como el derecho a viajar, a reunirse, a la intimidad, a la conciencia y al consentimiento libre e informado. Estudios científicos recientes arrojan serias dudas sobre la eficacia de las medidas draconianas para limitar la propagación de la enfermedad, incluidas las restricciones de viaje y las medidas de confinamiento.

La aplicación del «Pasaporte de vacunas» requerirá enormes recursos sin una expectativa de éxito bien fundada. La inversión en hospitales y la protección de las personas en riesgo sería más eficaz y económica. Como mínimo, es absolutamente necesario un análisis de costes y beneficios y un debate.

  1. El Parlamento Europeo debe aplicar el principio de precaución.

Las vacunas COVID-19 sólo han recibido una aprobación condicional; los ensayos clínicos no se completarán hasta dentro de unos meses o años. Exigir que los ciudadanos y visitantes de la Unión Europea se sometan a productos médicos experimentales para ejercer sus derechos fundamentales viola el principio de precaución consagrado en el artículo 191 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea.

Se desconoce cómo afectarán estas vacunas a las personas en los próximos meses o años.  El riesgo de Potenciación Dependiente de Anticuerpos (ADE) es real, es decir, que los individuos vacunados expuestos a nuevas cepas virales pueden tener un mayor riesgo en comparación con los que no han sido vacunados. Este riesgo potencialmente letal es bien conocido por los expertos en vacunas y es una de las principales razones por las que los fabricantes de vacunas se niegan a aceptar la responsabilidad de futuras lesiones y muertes.

Varias de las vacunas COVID-19 se basan en una novedosa tecnología genética nunca antes utilizada en individuos sanos. Los fabricantes dejaron de lado los riesgos de modificar el genoma humano y desencadenar enfermedades autoinmunes en la precipitada carrera por lanzar las vacunas. El 15 de julio de 2020, el Parlamento Europeo votó a favor de renunciar a la evaluación de riesgos de estas vacunas en virtud del Reglamento sobre Organismos Genéticamente Modificados (OGM). Destacados científicos y médicos abordaron recientemente estas preocupaciones en una carta abierta a la EMA. Es necesario estudiar más el impacto de estas terapias genéticas antes de hacerlas obligatorias.

  1. Los fabricantes de vacunas no garantizan la eficacia ni la seguridad.

Esteemed Belgium lawyers concluyó recientemente que la Comisión Europea concedió exenciones inválidas de responsabilidad y garantía a los fabricantes de la vacuna COVID-19. Dada la falta de pruebas de seguridad o eficacia, los fabricantes se niegan, como es lógico, a garantizar ninguna de ellas. Los Estados miembros, y en última instancia el electorado, soportarán la carga de compensar y atender a las víctimas de las lesiones causadas por las vacunas.

  1. Garantía inadecuada de privacidad de los datos.

Aunque el reglamento propuesto afirma que los Estados miembros protegerán los datos médicos, hay pocas garantías de esta protección. Estos datos médicos pueden ser utilizados para discriminar a las personas en violación de los derechos y libertades fundamentales.

  1. Riesgo de sustitución de tipos y de mutación viral.

La vacunación masiva con vacunas imperfectas –y ninguna de las vacunas disponibles es perfecta– puede conducir a la sustitución de tipos y a la mutación viral. Es muy posible que sean los individuos vacunados, y no los no vacunados, los que presenten el mayor riesgo de nuevos tipos más virulentos de infección por coronavirus. El ejemplo clásico de este tipo de sustitución de tipos se produjo con el uso generalizado de la vacuna contra la tosferina, que dio lugar a nuevas mutaciones virales que la vacuna existente no bloqueó. En otras palabras, no está claro que la vacunación masiva vaya a poner fin a la crisis del coronavirus.

  1. Riesgo de que los Pasaportes de vacunas se conviertan en permanentes sin la debida consideración.

Aunque el Parlamento considera la regulación del Pasaporte de vacunas como una medida temporal, es poco probable que sea así. Este tipo de restricciones suelen convertirse en permanentes, lo que hace más importante la necesidad de un debate sólido. ¿Podrían exigirse más vacunas en el marco del Pasaporte Digital en una fecha posterior? ¿Por qué el Director General de la Organización Mundial de la Salud debe tener la facultad de tomar decisiones al respecto? Las implicaciones a largo plazo del Pasaporte de vacunas requieren una deliberación.

  1. El Parlamento Europeo debe defender los valores democráticos.

Con demasiada frecuencia, desde el comienzo de la pandemia de coronavirus, los números han gobernado en lugar del estado de derecho. Pequeños grupos de expertos que interpretan las cifras han establecido la política en lugar de las legislaturas democráticas y la sociedad civil. Los números y los estudios se adaptan con demasiada frecuencia para servir a quienes los producen. Europa no puede prosperar si se basa en modelos matemáticos en detrimento de los modelos humanos. El Parlamento tiene la misión de defender los valores democráticos.

***

Les rogamos que tengan en cuenta estos puntos y que exijan un debate y un análisis abiertos antes de tomar nuevas medidas en relación con el Pasaporte de vacunas.

Los ciudadanos de Europa y del mundo les observan: nuestra libertad y seguridad están en sus manos. No nos defrauden. No pongan en peligro el futuro de la Unión Europea profanando uno de sus principios más fundamentales: la libre circulación dentro del Espacio Schengen.

Atentamente,

Robert F. Kennedy, Jr.
Presidente de Children’s Health Defense

Fuente: Children ‘s Health Defense

facebook
Twitter
Follow