Durante los dos últimos decenios, la geopolítica regional y africana, e incluso la geopolítica mundial en general en relación con Ruanda, se ha basado en un postulado:

«Quien quiera tener la paz e incluso los favores de Estados Unidos, debe mantener un perfil bajo frente al régimen del FPR de Paul Kagame de Ruanda e incluso aceptar sufrir sus humillaciones, pero sobre todo no denunciar sus crímenes y violaciones de los derechos humanos a riesgo de incurrir en la ira de los servicios de la Primera Superpotencia del Mundo».

Este postulado sigue siendo válido independientemente de la Administración en ejercicio en la Casa Blanca (Demócratas o Republicanos), porque las decisiones en materia de política exterior son más un reflejo de la influencia de poderosos grupos de presión que de los ideales de los líderes. Durante más de un cuarto de siglo, los poderosos grupos de presión proFPR-Kagame que hacen tienen el poder en Washington no han cambiado ni un ápice sus posiciones.

En la región, en África e incluso en Europa, a través del personal de las ONG y las organizaciones internacionales, los más previsores han comprendido esta situación y la han integrado siempre en su conducta comercial.

Algunos casos ilustrativos recientes

1. Cuando los expertos de la ONU encargados de hacer cumplir el embargo de armas en la RD del Congo y de denunciar la presencia de tropas no autorizadas tienen que emitir su informe en el que exponen sus conclusiones flagrantes con pruebas irrefutables de la presencia de tropas del ejército de Kagame en el este de la RDC, son conscientes de que están arriesgando sus posiciones e incluso sus cabezas al acusar a la Ruanda del FPR de Kagame, acusaciones que normalmente exigirían sanciones internacionales.

Es entonces cuando «para hacer tragar la píldora», encuentran el subterfugio para que no se consideren sanciones contra la Ruanda de Kagame insertando en el mismo informe las acusaciones de que el Ejército de Burundi también estaría en la RDC y esto sin la más mínima prueba, y sin más razones, no es más que pura ficción para no acusar solo a la Ruanda de Kagame. Resultado de las disputas: ninguna autoridad puede prever sanciones ya que todos saben que Burundi sería castigado injustamente por las faltas cometidas por la Ruanda de Kagame. Así que «informe para archivar» y todo el mundo satisfecho y sin hacerse daño.

2. Félix Tshisekedi de la RDC, sabiendo cómo llegó al poder y siendo asesorado por los mismos grupos de presión pro-Kagame de Estados Unidos, sólo puede dejar que el régimen del FPR de Kagame opere como quiera en la RDC y especialmente no protestar oficialmente, y mucho menos escuchar los gritos de su pueblo magullado y explotado por las tropas de Kagame. Al guardar silencio e incluso silenciar a los que acusan a la Ruanda de Kagame, Tshisekedi sabe que siempre disfrutará de la indulgencia de Estados Unidos y podrá mantenerse en el poder, mientras que si empezara a levantar un dedo contra Kagame sus días en el poder e incluso en el mundo se contarían con los dedos de su mano. Pragmatismo, entonces.

3. No lejos de la RDC, en la República Centroafricana, un presidente cuyo ejército estaba desorganizado y además bajo embargo, tuvo la idea de recurrir a Rusia que, como miembro permanente del Consejo de Seguridad, podía proporcionarle armas e instructores sin ser acusado de violar el embargo de la ONU (su veto). Pero a cambio, tuvo que aceptar que los estadounidenses también vinieran y observaran las acciones de los rusos para asegurarse de que no los expulsaran de la región o se apoderaran de todos los minerales preciosos… Estuvo de acuerdo, pero como los estadounidenses ya no querían enviar sus propios soldados a los teatros africanos, cuál no fue la sorpresa de Touadéra al escuchar que se le imponía el Ejército de Kagame, que, además del contingente de la MINUSCA, tendría que asegurar su guardia personal cercana, pero sobre todo enviar otros miles de soldados ruandeses, pero no bajo la bandera de la ONU, sino como Fuerza Especial para operar con los rusos. Los soldados ruandeses, que por lo tanto están en la RCA, son de hecho sustitutos de los estadounidenses enviados allí para vigilar a los rusos y los franceses, y proporcionar informes al Pentágono. Así es como Faustin Archange Touadéra desempeñando el papel de Paul Kagame en su casa en la República Centroafricana acaba de salvar su puesto porque incluso elegido por menos de 300.000 personas (los habitantes de un municipio de Ruanda) de una población de más de 5 millones, es felicitado y legitimado por la UA, la UE, la ONU… porque los sustitutos de las tropas estadounidenses (el ejército de Kagame) fueron aceptados en el lugar antes de esta elección.

¿Dijiste «pragmatismo»?

4. El asunto «Nalvany» que se ve actualmente en las noticias, ilustra de nuevo la forma en que las potencias medias u organizaciones dependientes de Estados Unidos juegan la carta del FPR de Kagame para conseguir la paz y, en el mejor de los casos, los favores de Estados Unidos.

Tan pronto como este oponente ruso, que regresó voluntariamente a su Rusia natal el 17 de enero de 2021 donde se encontraba bajo custodis judicial, fue detenido por los tribunales de este país, países como Alemania, Gran Bretaña, la Unión Europea e incluso … Bélgica, han exigido y siguen exigiendo la «liberación inmediata» de este ciudadano ruso.

La actitud de Bélgica raya en lo ridículo cuando se conecta este caso «Nalvany» con el caso «Rusesabagina». En el primer caso, Bélgica está golpeando la mesa contra la pobre Rusia, que acaba de detener regularmente a su ciudadano que había huido de la justicia. Mientras que en el segundo caso, la misma Bélgica mantiene un perfil bajo y ni siquiera se atreve a mencionar el caso de un ciudadano belga secuestrado por los servicios secretos ruandeses y llevado a Kigali donde está encarcelado y sin permiso para tener abogados de su elección. Para Bélgica, el régimen del FPR de Kagame en Ruanda es más fuerte que Rusia, por lo que Bélgica no puede presionar a Ruanda ni siquiera cuando secuestra a ciudadanos belgas. Pero Bélgica puede dar órdenes a Rusia sobre cómo debe tratar a sus ciudadanos.

La explicación de esta paradoja radica en el hecho de que Bélgica no debe molestar al favorito de los grupos de presión estadounidenses que lo instalaron en el poder en Ruanda en 1994, mientras que al golpear a Rusia, está atrayendo en cambio la simpatía de los mismos grupos de presión estadounidenses.

¿Dijiste «cinismo político»?

Frente a este «ridículo pragmatismo», este «cinismo político», ¿qué podemos hacer? Ha llegado el momento de hacer todo lo posible para que los poderosos grupos de presión a favor del FPR de Kagame en Estados Unidos entiendan que la carta que han jugado en la región desde 1990 está gastada y que si quieren salvaguardar sus intereses no faltan alternativas. Y para recordarles que son capaces de hacerlo porque están acostumbrados a este juego: tuvieron que deshacerse de Mobutu, que fue su favorito durante más de 30 años. Pero en el caso de Ruanda, no deberían tener que esperar tanto tiempo porque su potro está acumulando crímenes de lesa humanidad y crímenes de guerra, crímenes económicos… que corre el riesgo de desacreditar a sus mentores, cuando ya no lo necesitan.

Fuente: The Rwandan

facebook
Twitter
Follow