Del ataque muy limitado de misiles estadounidenses, la mayoría de los cuales fueron interceptados y destruidos por las defensas aéreas sirias, parece que el ejército estadounidense ha prevalecido sobre el enloquecido John Bolton y ha evitado cuidadosamente un ataque que hubiera comportado una respuesta rusa. Ningún objetivo sirio significativo parece haber sido alcanzado y no hay rusos en peligro. https://www.fort-russ.com/2018/04/in-depth-syria-stuns-world-thwarts-us-attack/

El embajador de Estados Unidos en Rusia dijo que los ataques de Estados Unidos fueron coordinados con Rusia para evitar una gran confrontación de poder. https://www.rt.com/news/424132-us-russia-syria-strikes/. Russia Insider concluye que el ejercicio era para salvar la cara de Trump https://russia-insider.com/en/out-whimper-trump-blinks-deliver-limited-strikes/ri23132

El efecto principal parece ser que Trump se ha desacreditado a sí mismo y a Estados Unidos al violar la Carta de la ONU y el derecho internacional y cometer un acto de agresión, que es un crimen de guerra por el que se ejecutaron a funcionarios civiles y militares nazis. El presidente ruso Putin ha dicho que el uso desenfrenado e ilegal de la fuerza por Washington ha tenido «un impacto devastador en todo el sistema de relaciones internacionales» y ha pedido una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad de la ONU. China también ha condenado el ataque ilegal de Estados Unidos. https://www.fort-russ.com/2018/04/china-says-us-led-attacks-against-syria-are-illegal-and-against-international-law/

¿Cómo se ha evitado el temido conflicto entre Estados Unidos y Rusia? Por lo que he podido saber, el Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos no aceptó el riesgo de conflicto con Rusia. La razón no es que los Jefes del Estado Mayor Conjunto sean más morales, se preocupen más por las muertes o lesiones que resulten, o sean menos inclinados a ir a la guerra basándose en mentiras. Su objeción se ha basado en la falta de protección de los buques de la Armada de Estados Unidos frente a los nuevos sistemas de armamento rusos. Un ataque que comportara una respuesta rusa podría hundir a la flotilla de Estados Unidos y presentar a Estados Unidos con una derrota humillante que desacreditaría la destreza militar estadounidense.

La posición de Bolton era que Putin es un gatito que, como en todos los casos anteriores, no hará nada. La posición de Bolton es que los rusos tienen tanto miedo del poderío militar de Estados Unidos que no responderán a ningún ataque estadounidense contra sus fuerzas y las fuerzas sirias. Los rusos, dice Bolton, harán lo que siempre hacen. Llorarán sobre el crimen ante la ONU, y los medios occidentales los ignorarán como siempre.

El secretario de Guerra de Estados Unidos, Mattis, ha representado la opinión de los Jefes del Estado Mayor Conjunto. ¿Qué pasará, se preguntó Mattis, si los rusos ya han tenido suficiente, hacen lo que son capaces de hacer y hunden a la flotilla estadounidense? ¿Está preparado Trump para aceptar una derrota diseñada por su asesor de Seguridad Nacional? ¿Está Trump preparado para un posible conflicto más amplio?

Los Jefes del Estado Mayor Conjunto preferirían usar la orquestada «crisis siria» para pedir más dinero, no para ir a la guerra que podría terminar con sus planes de jubilación. Los Jefes del Estado Mayor Conjunto pueden decirle al Congreso: «No podíamos arriesgarnos al conflicto con Rusia por el uso de armas químicas en Siria porque fuimos superados. Necesitamos más dinero». La generación más vieja de Estados Unidos recordará la fantasía de la «brecha de misiles» de la campaña presidencial Nixon/Kennedy que se utilizó para impulsar el gasto de defensa de Estados Unidos.

Sería un error para cualquiera concluir que el sentido común ha prevalecido y el conflicto ha sido resuelto. Lo que ha prevalecido es el miedo de los Jefes del Estado Mayor Conjunto a una derrota. La próxima crisis que orqueste Washington será en términos menos favorables a las armas rusas.

Bolton, los neoconservadores y el interés israelí que representan irán a trabajar con Mattis y los generales disidentes. Las filtraciones aparecerán en los medios presidenciales que están diseñados para desacreditar a Mattis y fomentar la desconfianza de Trump. Los neoconservadores pondrán a los militares más en línea con la agresividad de los neoconservadores en las posiciones del Estado Mayor Conjunto.

En Siria no se trata de una cuestión de uso de armas químicas. Ahmet Uzumcu, director general de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas, informó que todas las armas químicas habían sido retiradas de Siria. «Nunca antes se había eliminado todo un arsenal de una categoría de armas de destrucción masiva de un país que experimenta un estado de conflicto armado interno, y esto se ha logrado dentro de marcos de tiempo muy exigentes y ajustados». https://www.military.com/daily-news/2014/06/24/last-of-syrias-chemical-weapons-removed.html

En Siria no se trata de una cuestión de dictadura ni de construir una democracia. No se trata de las supuestas 70 víctimas de armas químicas. Sería de completos idiotas creer que Washington y sus vasallos europeos, que han matado, mutilado, dejado huérfanos y desplazado a millones de musulmanes en siete países en los últimos 17 años estén tan molestos por la muerte de 70 musulmanes que estén dispuestos arriesgarse a una guerra con Rusia.

Siria e Irán son un problema, porque Siria e Irán abastecen a la milicia libanesa de Hezbolá con dinero y armas. Este apoyo de Siria y Irán le da a Hezbolá la capacidad de prevenir la ocupación de Israel y la anexión del sur del Líbano, cuyos recursos hídricos Israel codicia.

Dos veces ha sido expulsado del Líbano por Hezbolá el alardeado Ejército de Israel. La reputación militar de Israel no puede arriesgarse a una tercera derrota por parte de una mera milicia, así que Israel está usando su control sobre la política exterior estadounidense y su sólida alianza con los neoconservadores a fin de usar el ejército estadounidense para desestabilizar a Siria e Irán como lo hizo Estados Unidos con Irak y Libia.

Además, existe la ideología neoconservadora enloquecida de la hegemonía mundial de Estados Unidos. Los intereses de Rusia y China se encuentran en el camino de la hegemonía de Estados Unidos. Por lo tanto, estos dos países se definen como «amenazas». Rusia y China no son amenazas porque pretendan atacar a Estados Unidos, cosa que ninguno de los dos ha dado indicios de hacer. Son amenazas porque se encuentran en oposición al unilateralismo estadounidense que anula su soberanía. En otras palabras, para ser claros, Estados Unidos no puede tolerar a ningún país que tenga una política exterior o económica independiente.

Que Rusia y China tengan políticas independientes es la razón por la cual son «amenazas».

Sería un error concluir que la diplomacia ha prevalecido y el sentido común ha vuelto a Washington. Nada mas lejos de la verdad. El problema no está resuelto. La guerra permanece en el horizonte.

facebook
Twitter
Follow