De cualquier forma, esta es una elección corporativa y nosotros, el pueblo, al final perdemos

Incluso sin una bola de cristal, se puede predecir que el candidato presidencial y exvicepresidente Joe Biden ganará las elecciones presidenciales de Estados Unidos en 2020. Sin embargo, esta predicción no se basa en el récord de participación de votantes o en la magnitud de la mala prensa generada por cada organización de medios de comunicación controlada por corporaciones, excepto la Fox, contra el presidente Donald Trump o cualquier sesgo personal, sino simplemente porque Biden ganará si el Estado Profundo lo quiere. La evidente división entre el Estado Profundo y el presidente Donald Trump, como lo demuestra el absurdo y desacreditado escándalo del Russiagate, contrasta con la declarada fiesta de amor de Biden y la CIA.

Si bien Trump ha hecho lo que le ha pedido la élite gobernante a expensas de todos los demás con sus recortes de impuestos internos para los ricos, la desvalorización de la función de supervisión del Organismo de Protección del Medio Ambiente, así como las políticas aislacionistas internacionales, evidenciadas por su retirada de los tratados y acuerdos de paz, comercio, energía nuclear y medio ambiente, y el aumento de las sanciones económicas unilaterales ilícitas, las ejecuciones extrajudiciales, el mantenimiento del orden público y la piratería, esto sigue sin ser suficiente «buena voluntad» para el codicioso Estado Profundo. ¡Lo quieren todo!

Además, el severo desorden de personalidad narcisista de Trump le permite creer erróneamente que es él quien manda y no los actores no elegidos que están detrás del escenario. Esto y el ser innegablemente un tirador solitario le costará muy caro a Trump. Seguramente, Biden ya habría invadido Venezuela y Corea del Norte, ya que el legado de crímenes de guerra de Obama/Biden es sustancial. El antiguo dúo eran los reyes de los drones con una letanía de asesinatos extrajudiciales en el Medio Oriente, así como criminales de guerra contra el pueblo de Libia, Siria, Irak, Yemen, Pakistán, Honduras y numerosos países con la expansión de Africom bajo su control.

Los republicanos de Bush a favor de Biden

Así que, cuando los republicanos de Bush se alinean con Biden, y Biden habla con entusiasmo sobre la deslucida gloria de nuestra Comunidad/Cártel de Inteligencia (IC) y su deseo de ser amigable de nuevo con ellos, sabes que va a ganar.  Por cierto, al Ejército de Estados Unidos y a la Comunidad de Inteligencia les está yendo muy bien. Nótese que los presupuestos de la Comunidad Militar y de Inteligencia para 2019 fueron de 686.100 y 81.700 millones de dólares respectivamente. Para comparar, en el mismo período, el presupuesto militar de China y Rusia fue de 177.600 millones de dólares y 46.400 millones de dólares respectivamente.

Por supuesto, los republicanos de Bush que están detrás de Biden siguen siendo los animadores del Estado Profundo. La familia Bush y la CIA tienen lazos familiares de hace mucho tiempo que se remontan a Samuel P. Bush, Dulles y el cartel de banca y combustibles fósiles de Rockefeller, entre otros.  Además, Afganistán e Iraq estuvieron durante mucho tiempo en la lista de candidatos de la CIA para la conquista, y el programa Bush/Cheney fue una forma ilimitada de lograr sus objetivos expansionistas.

El presidente Dwight D. Eisenhower no se hacía ilusiones sobre los inquietantes cambios que estaban provocando hombres como Prescott Bush, Averell Harriman, los hermanos Dulles y muchos otros. Durante su discurso de despedida a la nación el 17 de enero de 1961, Eisenhower trató de advertir al pueblo estadounidense diciendo:

«Nos hemos visto obligados a crear una industria de armamento permanente de vastas proporciones. No debemos dejar de comprender sus graves implicaciones. En los consejos de gobierno, debemos evitar que el complejo militar-industrial adquiera una influencia injustificada, ya sea buscada o no buscada. El potencial para el aumento desastroso de un poder inadecuado existe y persistirá. Nunca debemos dejar que el peso de esta combinación ponga en peligro nuestras libertades o procesos democráticos. No debemos dar nada por sentado».

Como resume Philip Agee en Inside the Company: CIA Diary: «el principal objetivo de la CIA es garantizar un clima favorable a la inversión extranjera para la industria de Estados Unidos». Así, la misión de la CIA intrínsecamente sigue estando en desacuerdo con la del común de los contribuyentes.

Votación

Nuestro sistema de votación no nos salvará. Es una farsa y ha sido históricamente manipulado contra los empobrecidos, las mujeres y la gente de color, pero este hecho nunca fue más evidente para todos que en Bush contra Gore. Así que, miremos hacia atrás en la historia antes de mirar hacia adelante a esta próxima elección. Recuerden que Bush fue seleccionado como presidente por el Tribunal Supremo, no por nosotros.

Antes de las elecciones del 2000, Bev Harris expuso los problemas de la votación en máquinas de voto que no implicaba ningún rastro de papel, fácil piratería y manipulación. Los expertos informaron de divergencias inusuales con respecto a las encuestas a pie de urna, y todo llegó a un punto álgido con las afirmaciones del director general de Diebold (el fabricante de máquinas de votación) de que estaba «comprometido a ayudar a Ohio a entregar sus votos electorales al presidente el año próximo». Al mismo tiempo, Greg Palast y otros documentaron los métodos de privación del derecho de voto mediante la manipulación de los distritos electorales, la reducción de los lugares de votación, la escasez de máquinas de votación y el hecho de que no se sustituyeran las que estaban rotas en las comunidades negras, mestizas y de bajos ingresos, así como el uso de listas defectuosas de «lavado» de votantes y delincuentes, cambios inquietantes en los requisitos de identificación de los votantes, papeletas falsas, papeletas perdidas, instrucciones mal construidas y/o confusas y difíciles de leer en las papeletas, intimidación de los votantes y falta de personal en los lugares de votación, etc. Sin embargo, aquí estamos, en 2020, y nada ha cambiado sustancialmente para mejor.

Aunque el caso Bush contra Gore dio lugar a protestas masivas, éstas fueron reprimidas por los medios de comunicación hasta que se pudo hacer pública la nueva retórica patriótica sobre el ataque al World Trade Center, que muchos en todos los bandos del espectro político siguen creyendo que fue una operación de falsa bandera. Además, el 9/11 permitió la aprobación de un día para otro de la extraordinariamente opresiva e inconstitucional Ley Patriota, una ley que Biden se enorgullece de haber redactado.

El complejo militar-industrial y el Estado Profundo siempre necesitan un enemigo en quien gastar municiones, y la riqueza de nuevos países para saquear. Los medios de noticias y entretenimiento cautivos les ayudan fácilmente en sus esfuerzos. Hemos pasado de temer a los «terroristas islámicos» a odiar a los rusos por «interferir en las elecciones» a despreciar a los chinos por superar a nuestra economía en el PIB y prevalecer sobre la Covid-19.

Revoluciones de colores

La élite gobernante y el Estado Profundo aman las revoluciones de colores y las llevan a cabo con orgullo en países que se oponen al saqueo corporativo de Estados Unidos utilizando la metodología de la revolución «no violenta» de Gene Sharp y la Institución Albert Einstein a través de informes falsos de organizaciones de derechos humanos captadas, y a través de la USAID y de ONG como la National Endowment for Democracy (NED) para financiar y fomentar la disidencia.  Además, los medios de comunicación social y de noticias, los videojuegos, las producciones de Hollywood y las operaciones de falsa bandera se utilizan para empujar a los objetivos a una acción improductiva.  Entonces, ¿por qué el Estado Profundo no usaría esta máquina bien engrasada aquí en casa contra nosotros?

Las revoluciones de colores se entienden mejor como una estafa de robo, donde un asaltante te rocía con salsa de tomate en la camisa para distraerte mientras su cómplice te roba sigilosamente el bolsillo.

Guerra Civil

Por lo tanto, las guerras civiles para defender a Trump o a Biden sólo darán lugar a más medidas de control/vigilancia social para «restaurar el orden» y, lamentablemente, los medios de comunicación y los agentes bajo el control del Estado Profundo alentarán nuestra lucha artificiosa hasta que les roguemos que nos ayuden quitándonos los derechos constitucionales que nos quedan. Sin sorpresa, Palentir, el software de vigilancia predictiva al estilo del Informe de Minorías favorito del Estado Profundo, ahora se comercializa públicamente.

La legislación contra nuestro derecho a protestar y a reunirnos ya está escrita y ciertamente se justificará como medidas de emergencia. Una guerra civil por dos candidatos corporativos sólo añadirá a los manifestantes, rebautizados como «terroristas domésticos», a nuestra población carcelaria privada, que es la más alta per cápita del mundo. Así que no seamos la herramienta de la CIA. En vez de eso, contentémonos con la guerra civil y hagamos una huelga colectiva por un sistema electoral honesto y representativo; el fin de las guerras de cambio de régimen/sanciones económicas unilaterales; la libertad frente al complejo carcelario-industrial/estado policial y de vigilancia; la protección de los derechos económicos, humanos y civiles, y la abolición del sistema de cárteles de capital financiero de la Reserva Federal. Mientras estamos en ello, observemos especialmente los proyectos de ley invasivos de nuestros políticos que usan el miedo para convertirnos en sus cómplices.

Conclusión

De cualquier manera, esta es una elección corporativa y nosotros, el pueblo, al final perdemos.

Los terceros partidos siguen siendo nuestra única opción real en esta elección y tanto el partido republicano como el demócrata corporativos están unidos en sus esfuerzos por destruirlos. Así que resista la tentación de ver al mundo en dicotomías artificiales de la CIA como negro/blanco, mujeres/hombres, izquierda/derecha, Trump/Biden, etc. y en cambio concéntrese en los manipuladores que están robando nuestra riqueza y derechos constitucionales mientras estamos distraídos viendo este accidente de autos de choque de una elección. Voten Libertario, Verde, Socialista, o lo que sea para mantener vivas nuestras verdaderas alternativas.

¡Poder para el pueblo!

Lauren Smith es una periodista independiente, miembro del Partido Verde y de Sanctions Kill.com. Su trabajo ha sido publicado por American Patriots, Aim4truth, Alliance for Global Justice, Black Agenda Report, Blacklisted News, Common Dreams, Counterpunch, The Duran, Ecoterra, Global Research, CA, Internationalist.360, Monthly Review, Survivalnews1, State of the Nation, y Telesur entre otros. Es licenciada en Política, Economía y Sociedad por la SUNY en Old Westbury y tiene un MPA en Administración de Desarrollo Internacional por la Universidad de Nueva York.  Su novela de ficción histórica basada en la revolución de 1979 en Nicaragua se publicará en 2021.

Fuente: Global Research

facebook
Twitter
Follow