Estados Unidos y sus aliados son expertos en encubrir sus crímenes y encontrar chivos expiatorios a los que culpar. Lo están haciendo ahora con sus campañas de desinformación contra Rusia, China, Irán, Venezuela, Corea del Norte y Siria. Los juicios en el tribunal yugoslavo de la ONU, el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia, se centraron en encubrir los crímenes de guerra de la OTAN y en mentir para culpar de todo a los serbios que se resistieron a la agresión de la OTAN. Utilizan su influencia en la Corte Penal Internacional para los mismos fines. Y ahora ha salido a la luz un documento, filtrado por el Tribunal Penal Internacional para Rwanda de la ONU, el TPIR, que contiene un informe sobre los crímenes de guerra del Frente Patriótico Ruandés, apoyado por Estados Unidos, que invadió Ruanda desde Uganda en 1990, llevó a cabo cuatro años de operaciones terroristas contra el pueblo y el gobierno de Ruanda, y luego, en 1994, lanzó su ofensiva final y masacró a la población en su camino al poder. Para analizar este documento, marcado como «Top Secret», tengo que cargar al lector con una breve historia de los acontecimientos a partir de las pruebas disponibles para darle un poco de contexto.

La noche del 6 de abril de 1994, los presidentes hutus de Ruanda y Burundi, Juvenal Habyarimana y Cyprien Ntaryamira, y el General Nsabimana, Jefe de Estado Mayor del Ejército Ruandés, así como varios otros dignatarios y la tripulación de un avión francés, fueron asesinados cuando el avión en el que viajaban fue derribado sobre el aeropuerto de Kigali por misiles antiaéreos disparados por miembros del Frente Patriótico Ruandés, dirigido por los tutsis, o FPR, con la ayuda de los gobiernos de varios países. Paul Kagame, el líder de la junta del FPR que ahora controla Ruanda, y que fue visto con soldados del ejército estadounidense en su cuartel general dos días antes del evento, dio la orden final para el derribo, pero lo hizo con la ayuda o complicidad de los gobiernos de los Estados Unidos de América, Gran Bretaña, Bélgica, Canadá y Uganda. Fueron los Estados Unidos y sus aliados, con la esperanza de obtener el control total de los recursos de África Central a través de sus aliados del FPR tutsi, los que proporcionaron el apoyo militar para la invasión de Ruanda por el FPR desde Uganda a partir de 1990, canalizándose ese apoyo a través de Uganda.

Se sabe que los misiles utilizados para derribar la aeronave provenían de los arsenales que los estadounidenses habían incautado en su primera guerra contra Irak, pasaron a Uganda, y fue en un almacén del aeropuerto de Kigali, alquilado por una compañía suiza tapadera de la CIA, donde se ensamblaron los misiles. De hecho, el juez antiterrorista francés Jean-Louis Bruguiere, que pasó varios años investigando el derribo en nombre de las familias de la tripulación francesa, dijo a Boutros-Boutros Ghali, secretario general de Naciones Unidas en 1994, que la CIA estaba involucrada en el derribo, lo que añade fuerza a la declaración de Boutros-Ghali a un periodista canadiense de que los estadounidenses son 100% responsables de lo ocurrido en Ruanda.

Hay fuertes pruebas directas y circunstanciales de que los contingentes belga y canadiense de la fuerza de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas en Ruanda en 1993-94, conocida como UNAMIR, también participaron en el derribo y ayudaron al FPR en su ofensiva final que se lanzó con el ataque de decapitación de los líderes al avión. Fue el general canadiense Romeo Dallaire, comandante de la Fuerza de la UNAMIR, quien dispuso el cierre de un eje de la pista del aeropuerto a petición del FPR, lo que facilitó el derribo del avión cuando éste intentaba aterrizar.

Dallaire siempre estuvo del lado del FPR durante su mandato, le dio inteligencia militar continua sobre las posiciones del ejército del gobierno, recibió órdenes de los embajadores de Estados Unidos y Bélgica y de otro general canadiense, Maurice Baril, en el Departamento de Operaciones de Mantenimiento de la Paz en Nueva York, entonces encabezado por Kofi Annan, que mintió a su jefe, Jacques Roger Booh-Booh, sobre sus conocimientos acerca de la preparación de una última ofensiva del ejército ugandés con el Frente Patriótico Ruandés (FPR), e hizo la vista gorda ante la infiltración en Kigali de posiblemente 13.000 combatientes del FPR cuando sólo se les permitían 600 en virtud de los Acuerdos de Paz de Arusha firmados en octubre de 1993. Fue otro canadiense, el general Guy Tousignant, quien tomó el relevo de Dallaire después de que el FPR tomara el poder cuando la UNAMIR II ayudó al FPR a consolidar las ganancias de su agresión.

Burundi participó, tanto permitiendo que 600 soldados de las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos estuvieran en Burundi en caso de que el FPR los necesitara, como invadiendo Ruanda desde el sur en mayo de 1994 para conectarse con las fuerzas del FPR. Tanzania participó tanto en la planificación del derribo como en la invasión de Ruanda desde el este y el sur, bloqueando las rutas de escape para los refugiados hutus que huían de las atrocidades del FPR en su avance hacia Kigali.

Por último, las pruebas indican que los soldados belgas de las Naciones Unidas se encontraban en la zona inmediata del lugar de lanzamiento de misiles en el momento del derribo y también estaban implicados.

El informe sobre el derribo del avión por el juez de instrucción francés Jean-Louis Bruguière se filtró al periódico francés Le Monde en 2004 y declara que el FPR fue responsable con la ayuda de la CIA. Pero antes de que el juez francés iniciara su investigación, la fiscal jefe del tribunal de Ruanda, la jueza canadiense Louise Arbour, la misma mujer que inculpó al presidente Milosevic en nombre de los Estados Unidos en el tribunal yugoslavo, fue informada en 1997 por su investigador principal, el abogado australiano Michael Hourigan, de que el responsable del derribo fue el grupo de comandos del FPR conocido como «Network», con la ayuda de una potencia extranjera, implicando a la CIA, que era responsable del derribo.

En ese momento, Arbour, en lugar de procesar a todos los implicados, como debería haber hecho, siguiendo instrucciones estadounidenses ordenó que se cerrara la investigación y la mantuvo en secreto, convirtiéndola así en cómplice de un crimen de guerra. Los hechos relacionados con la acción de Arbour se detallan en la declaración jurada de Michael Hourigan, aún disponible en Internet, y en su informe a la Oficina de Supervisión Interna de Naciones Unidas.

Durante los juicios por crímenes de guerra en el tribunal de Rwanda, los abogados defensores, representando al único grupo objeto de enjuiciamiento, la parte que trató de resistir la agresión, miembros del gobierno ruandés, sus fuerzas armadas y sus funcionarios, así como intelectuales hutus, exigieron la plena divulgación de todas las pruebas que la fiscalía tenía en relación con lo que había ocurrido en la guerra y las acusaciones de crímenes de guerra formuladas contra nuestros clientes. En el juicio de mi cliente, el general Ndindilyimana, Jefe de Estado Mayor de la Gendarmería, que después de una larga lucha fue finalmente absuelto, hizo repetidas solicitudes de divulgación de esas pruebas, pero nunca recibimos la divulgación completa que exigimos porque con el tiempo nos dimos cuenta de que la fiscalía tenía mucho más material del que estaba dispuesta a mostrarnos.

Un ejemplo famoso de esto es el Informe Gersony elaborado por Robert Gersony, un funcionario de USAID adscrito a la ONU, que presentó un informe al Alto Comisionado para los Refugiados en octubre de 1994 en el que exponía sus conclusiones de que las fuerzas del FPR participaron en las masacres sistemáticas de hutus en toda Ruanda durante su ofensiva, que calificó de genocidio. Este informe también fue mantenido en secreto por el ACNUR y por los abogados de la fiscalía en nuestro juicio, llegando incluso a negar su existencia. Pero en 2008 mi equipo lo encontró por casualidad, en los archivos de la fiscalía, y pude presentarlo como prueba en el juicio, junto con una carta de Paul Kagame de agosto de 1994 en la que se refiere a una reunión con el presidente ugandés Museveni en la que se discutió el «plan para el Zaire». Los dos coincidieron en que los hutus estaban obstaculizando el «plan», pero Kagame declaró que estaban trabajando con los servicios de inteligencia belgas, estadounidenses y británicos para ejecutar el «plan» y que el problema se resolvería; las invasiones del Zaire, el exterminio de cientos de miles de refugiados hutus, los asesinatos de millones de congoleños en las guerras que siguieron, como se detalla en el filtrado Informe Mapping de Naciones Unidas de 2010, y la fragmentación del Congo para ser fácilmente explotado por las compañías mineras occidentales.

Sin embargo, poco sabíamos mientras nuestro juicio procedía que la fiscalía tenía en sus manos otro documento, un informe interno fechado el 1 de octubre de 2003 en el que sus propios investigadores enumeran y describen en 31 páginas los crímenes de las fuerzas del FPR que habían investigado. Este informe, calificado como Top Secret, ha sido filtrado recientemente y se me ha enviado una copia, entre otras cosas, para que lo examine, y es tan condenatorio para el FPR y, por tanto, para sus aliados occidentales, como para los demás.

El documento, con la referencia «Informe General sobre las Investigaciones Especiales relativas a los crímenes cometidos por el Ejército Patriótico Ruandés (APR) durante 1994», fue enviado al entonces fiscal Hassan Jallow por tres miembros de la Unidad de Investigaciones Especiales de la Fiscalía. Proporciona al Fiscal las pruebas que han reunido de que el APR (Ejército Patriótico Ruandés) cometió masacres de miles de hutus en varios lugares de Ruanda, por ejemplo, Byumba, Kabgayi, Rambara, Gitarama y Butare, así como el asesinato de tres obispos católicos y otros nueve sacerdotes en una iglesia. Las circunstancias expuestas en el informe confirman el informe de Gersony sobre masacres similares y también confirman el testimonio de testigos que escuchamos durante los juicios de que las fuerzas del APR se habían infiltrado en las barricadas civiles para matar a personas con el fin de acusar de los crímenes a las fuerzas del gobierno ruandés y al grupo de jóvenes conocido como los Interahamwe.

Por último, proporcionan, una vez más, nuevas pruebas de que el APR derribó el avión presidencial, confirmando las conclusiones de Michael Hourigan en 1997 detalladas anteriormente y que Louise Arbour había ordenado que se mantuvieran en secreto, confirmando las conclusiones del informe francés y confirmando las pruebas que presentamos en el juicio en el mismo sentido, incluida una interceptación radiofónica de Kagame a sus fuerzas, el día después del impacto del avión, celebrando el derribo del avión como una operación exitosa. Es un informe muy importante y condenatorio. Se mantuvo en secreto. Uno se pregunta cuántos informes secretos más tienen.

No hay espacio aquí para detallar los horribles crímenes expuestos en el documento, o para relatarles las pruebas que escuchamos en los juicios, lo que un refugiado hutu, hablando de la caza de refugiados hutus en el Congo por parte de las fuerzas del FPR asistida por aviones observadores con marcas de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, denominó el «genocidio sin nombre», por lo que ofrezco sólo unos pocos ejemplos de este documento para dar a los lectores una idea. En la página 28, en referencia a la capital de Ruanda, Kigali, dice:

«Campamento de Kanombe (una base militar del gobierno) a finales de mayo de 1994. Cuando el APR capturó Kanombe, aproximadamente 1500 civiles se habían refugiado en el campamento. Todos fueron masacrados por el APR».

«Aeropuerto de Kanombe, a finales de mayo de 1994, entre 200 y 300 civiles de todas las edades fueron llevados y ejecutados…»

«Masaka, municipio de Kanombe, a finales de julio de 1994: en cinco días fueron ejecutadas aproximadamente 6.000 mujeres, niños y hombres, con los brazos atados a la espalda a la altura del codo.”

«Campamento Kami, durante la captura del campo por el APR, miles de civiles que se habían refugiado allí fueron ejecutados».

El cuadro es claro. Sin embargo, hasta la fecha, ni un solo miembro del FPR ni sus aliados occidentales han sido acusados de su responsabilidad por estos crímenes y Paul Kagame, que ordenó estos asesinatos, es recibido con sonrisas por los líderes de Canadá, Francia y China. Los fiscales que decidieron proteger a estos criminales de guerra y que, al ocultar pruebas de lo que realmente ocurrió, obstruyeron la justicia, conspiraron para incriminar a los acusados ante el tribunal, convirtieron la justicia internacional en una parodia y les dieron inmunidad frente al enjuiciamiento y aliento para cometer más crímenes, han pasado a ocupar puestos lucrativos. Fatima Bensouda, una de esas ex fiscales del Tribunal Penal Internacional para Ruanda, es ahora la fiscal de la Corte Penal Internacional.

¿Dónde está la justicia para los 6.000 hombres, mujeres y niños asesinados en Masaka? ¿Dónde está el clamor por la cabeza de Paul Kagame como lo fue por la cabeza del presidente Milosevic y las acusaciones a las que se enfrentaba o a las que se enfrenta el presidente al-Ásad de Siria? ¿Dónde está el griterío por la cabeza del general Dallaire, o por Louise Arbour, que condonó estos crímenes, como pasaba con el general Mladic con respecto a las acusaciones sobre Srebrenica? No hay ninguno. En cambio, se convierten en celebridades, porque vivimos en un mundo en el que los delincuentes se han apoderado de la moral y la justicia y las han colgado de un árbol.

Christopher Black es un abogado penalista internacional con sede en Toronto. Es conocido por una serie de casos de crímenes de guerra de alto perfil y recientemente ha publicado la novela «Beneath the Clouds» (Debajo de los nubes). Escribe ensayos sobre derecho internacional, política y acontecimientos mundiales, especialmente para la revista online «New Eastern Outlook».

Fuente original: New Eastern Outlook

facebook
Twitter
Follow