El Dr. Denis Rancourt, investigador de la OCLA, y varios colegas académicos canadienses han redactado una carta abierta para apoyar a quienes han decidido no aceptar la vacuna de la COVID-19.

El grupo hace hincapié en el carácter voluntario de este tratamiento médico, así como en la necesidad del consentimiento informado y la evaluación individual de los riesgos y beneficios. Rechazan la presión ejercida por los organismos de salud pública, los medios de comunicación social y los ciudadanos.

El control sobre nuestra integridad corporal puede ser la última frontera de la lucha por la protección de las libertades civiles. Lea la carta a continuación o en formato PDF aquí.

Carta abierta a los no vacunados

¡No estáis solos! A fecha de 28 de julio de 2021, el 29% de los canadienses no han recibido la vacuna COVID-19, y un 14% adicional ha recibido una inoculación. En Estados Unidos y en la Unión Europea, menos de la mitad de la población está totalmente vacunada, e incluso en Israel, el «laboratorio del mundo» según Pfizer, un tercio de las personas siguen sin estar completamente vacunadas. Los políticos y los medios de comunicación han adoptado un punto de vista uniforme, convirtiendo a los no vacunados en chivos expiatorios de los problemas que han sobrevenido tras dieciocho meses de alarmismo y confinamientos. Es hora de aclarar las cosas.

Es totalmente razonable y legítimo decir «no» a las vacunas insuficientemente probadas para las que no existe una evidencia científica fiable. Usted tiene derecho a hacer valer la tutela de su cuerpo y a rechazar tratamientos médicos si lo considera oportuno. Tiene derecho a decir «no» a una violación de su dignidad, su integridad y su autonomía corporal. Es su cuerpo y tiene derecho a elegir. Tiene derecho a luchar por sus hijos contra su vacunación masiva en la escuela.

Tiene derecho a cuestionar si el consentimiento libre e informado es posible en las circunstancias actuales. Se desconocen los efectos a largo plazo. Se desconocen los efectos transgeneracionales. Se desconoce la desregulación de la inmunidad natural inducida por la vacuna. Se desconocen los daños potenciales, ya que la notificación de los efectos adversos es tardía, incompleta e incoherente entre jurisdicciones.

Usted está en el punto de mira de los medios de comunicación, de las campañas de ingeniería social del gobierno, de las normas y políticas injustas, de los empresarios colaboradores y de la mafia de los medios sociales. Se le dice que usted es el problema y que el mundo no puede volver a la normalidad a menos que se vacune. La propaganda le convierte en un vil chivo expiatorio y los demás le presionan. Recuerde que no hay nada malo en usted.

Se le acusa inexactamente de ser una fábrica de nuevas variantes del SARS-CoV-2, cuando en realidad, según los mejores científicos, su sistema inmunitario natural genera inmunidad contra múltiples componentes del virus. Esto favorece su protección contra una amplia gama de variantes virales y anula la propagación a cualquier otra persona.

Está justificado que exija estudios independientes revisados por pares, no financiados por empresas farmacéuticas multinacionales. Todos los estudios revisados por pares sobre la seguridad y la eficacia a corto plazo han sido financiados, organizados, coordinados y apoyados por estas empresas con fines de lucro; y ninguno de los datos del estudio se ha hecho público o ha estado disponible para los investigadores que no trabajan para estas empresas.

Tiene usted razón al cuestionar los resultados preliminares de los ensayos de vacunas. Los supuestos altos valores de eficacia relativa se basan en un pequeño número de «infecciones» vagamente determinadas.  Además, los estudios no eran a ciegas, por lo que las personas que administraban las inoculaciones sabían o podían deducir si estaban inyectando la vacuna experimental o el placebo. Esta no es una metodología científica aceptable para los ensayos de vacunas.

Tiene usted razón en sus llamamientos a la diversidad de opiniones científicas. Como en la naturaleza, necesitamos un policultivo de información y sus interpretaciones. Y eso no lo tenemos ahora. Decidir no recibir la vacuna es dejar espacio para que surjan la razón, la transparencia y la responsabilidad. Tiene razón al preguntar: «¿Qué viene después cuando cedemos la autoridad sobre nuestros propios cuerpos?».

No se sienta intimidado. Está demostrando resistencia, integridad y valor. Os estáis uniendo en vuestras comunidades, haciendo planes para ayudaros unos a otros y defendiendo la responsabilidad científica y la libertad de expresión, que son necesarias para que la sociedad prospere. Estamos entre los muchos que os apoyan.

Angela Durante, PhD
Denis Rancourt, PhD
Claus Rinner, PhD
Laurent Leduc, PhD
Donald Welsh, PhD
John Zwaagstra, PhD
Jan Vrbik, PhD
Valentina Capurri, PhD

Fuente: OCLA

facebook
Twitter
Follow