Este blog va a estar a oscuras durante unos meses. La Reina tuvo la amabilidad de pagar mis cenas durante más de veinte años mientras fui diplomático y embajador británico, y ahora va a volver a pagar mis cenas. Es muy amable, pensaba que se había olvidado de mí.

A continuación, una declaración de Nadira:

29.07.21

Hoy es el día más desgarrador. Mi marido, cuyo estado de salud se ha considerado no apto para la cárcel, debe entregarse para su detención en cuestión de horas tras la decisión del Tribunal Supremo del Reino Unido de no atender su recurso.

Teníamos muchas esperanzas de que el Tribunal Supremo atendiera su caso y no dudábamos de que este caso en particular debería haber sido atendido dada su importancia y relevancia en el contexto de la libertad de expresión en el Reino Unido. En lugar de ello, el Tribunal Supremo se ha negado a escucharlo.

Una vez más, me entristece profundamente comprobar que el Reino Unido, un país que en su día dio gran importancia a las cuestiones de derechos humanos, no ha escuchado el caso de mi marido. Además, el Tribunal escocés ignoró de plano el mal estado de salud de Craig, habiéndose dado cuenta, a través del informe obligatorio de la Asistencia Social y de los informes médicos, de que su salud estaría en peligro si se le obligaba a ir a la cárcel.

Al principio intenté asumir que fuera encarcelado con la esperanza de que se le concedieran unas condiciones dignas en la cárcel, pero me entristece y conmociona saber que podría ser recluido entre criminales, sin poder llevar libros o permitirle escribir, sin que se le permita ningún tipo de entretenimiento. Se le está tratando como a un criminal. Esto no es un castigo justo, es un intento deliberado de romper el espíritu de cualquiera que sea lo suficientemente valiente como para hacer uso de la libertad de expresión.

Si te dan un bolígrafo y un papel, ¿qué haces? Escribir con tu propia voz diciendo la verdad. Después de haber estado con Craig durante dos décadas, siempre ha dedicado su tiempo y energía a poner de manifiesto las injusticias y a defender lo que es correcto, con cuidado, consideración y coherencia.

Me crié durante la época soviética y después de la independencia en mi país, Uzbekistán. He sido testigo y he experimentado personalmente cuál es el verdadero precio de la libertad de expresión. A los opositores se les hacía desaparecer o se decía que se habían «quitado la vida», o eran encerrados en centros psiquiátricos. Tengo miedo de que este patrón se repita ahora en el Reino Unido. Es espantoso ver que Craig está recibiendo el mismo trato en el Reino Unido, país supuestamente respetuoso con los derechos humanos.

Esto es un ataque a los » investigadores de la verdad «. Sus escritos son los de un periodista altamente cualificado, activista de los derechos humanos, exrector de la Universidad de Dundee y exembajador británico. Para nosotros, su familia, esta situación es devastadora: ahora me quedo con mi bebé de 5 meses, sin encontrar una buena manera de explicar la sentencia de cárcel de Craig a su confundido y ansioso hijo de 12 años.

A todos los lectores preocupados por la pérdida de la libertad de expresión y la igualdad ante la ley les pido que muestren una solidaridad activa y abierta con mi marido.

Se ha creado una Campaña por la Justicia de Craig Murray que espero que puedan apoyar. La pueden encontrar en twitter @cmurrayjustice. Su sitio web estará disponible en breve y los detalles se publicarán en este sitio.

Fuente: Craig Murray

facebook
Twitter
Follow