Siete horas después de la caída de las Torres Gemelas, y antes de que los neoyorquinos paralizados y aterrorizados tuvieran idea de quién o por qué los aviones de línea habían volado hacia ellas, la respuesta a esta pregunta apareció en las pantallas de televisión para aquellos afortunados que lo notaron. A pesar de esta pista vital de cómo era que un grupo de yihadistas con cúteres podían demoler esos monolitos del Imperio Americano, el caos desatado en el mundo por el régimen de Bush y Cheney pronto sofocó cualquier opinión disidente.

Posteriormente, la sombría tarea de clasificar miles de toneladas de escombros en busca de pistas y partes de cuerpos centró la atención local exclusivamente en la «Zona Cero» en la que las dos torres se habían derrumbado milagrosamente. Nadie se dio cuenta de lo que estaba sucediendo a una manzana de distancia, ya que los restos del WTC7 fueron –presumiblemente– retirados, al igual que no parecían haberse dado cuenta realmente del edificio de 50 pisos cuando estaba en pie, o nunca se enteraron de lo que pasó en él.

Las obras de un nuevo WTC7 comenzaron en 2002 y el edificio de reemplazo se inauguró en 2006, por lo que no hay más recuerdos del asombroso hundimiento del Edificio 7. La investigación oficial ni siquiera examinó el hundimiento hasta 2008, cuando rápidamente concluyó que el WTC7 fue el primer edificio de este tipo en el mundo que se derrumbó debido a un incendio. Sin embargo, tras un estudio informático de cuatro años realizado por Architects and Engineers for Truth, se demostró que esto era falso, aunque el informe publicado sólo en marzo de ese año encontró que el fuego no podía ser responsable, sin establecer su clara conclusión y la única posible, que alguien puso fin al Edificio 7.

Mucho antes de esto, por supuesto, los «teóricos de la conspiración» se habían aferrado al colapso en caída libre del WTC7, por la simple razón de que nunca fue impactado por un avión. El significado de esta «anomalía» no estaba tanto en el porqué el Edificio 7 se derrumbó de todos modos, sino en lo que sugería sobre las Torres Gemelas. Si el WTC 7 fue derribado por una demolición controlada, como fue tan claramente, entonces ¿podría ser esta también la explicación para el repentino e inesperado colapso de la Torre Norte en un momento en que el fuego iniciado por el combustible de aviación en las secciones superiores mostraba algún signo de disminución? A esto siguió, de manera oportuna, el derrumbe notablemente similar de la Torre Sur.

Una vez que se contempla esta posibilidad impensable y se observa de cerca el hundimiento de las torres, se aprecian inmediatamente los signos reveladores de una demolición controlada, junto con la aparente vigilancia estrecha de la operación, de manera que se corrige una situación inicial en una torre y ésta cae perfectamente en su propia base. Como ilustración de lo que es una demolición controlada bien organizada, este ejemplo de Frankfurt es instructivo.

Aunque no hay duda de que la demolición de las Tres Torres fue la madre de todas las operaciones de falsa bandera, permitiendo dos décadas de «Guerra contra el Terror» del Imperio, las consecuencias de reconocer este crimen contra la humanidad como un «trabajo interno» son casi increíbles; todo lo que las potencias de la OTAN reclaman como pretexto para la acción ofensiva o preventiva contra otros estados debe ser cuestionado, siendo la respuesta por defecto la incredulidad hasta que se demuestre lo contrario.

Y con cada evento sospechoso posterior que tiene apariencia de falsa bandera o un acto de guerra cibernética, se confirma la verdadera naturaleza de los eventos pasados; este es su modus operandi, y lo ha sido durante décadas.

El corolario de esta cadena de crímenes, y la cadena compuesta de desinformación que la sostiene, es que quienes creen la primera gran mentira –en la mayoría de los casos la mentira del 11 de septiembre– ven reforzada su falsa creencia por cada operación posterior, y hasta el punto de que están dispuestos a creer casi cualquier cosa. Dado que estas operaciones están bien planificadas por sus autores, cuya comprensión de la psicología humana y la manipulación guía su presentación al público destinatario, el atontamiento de la población permite ahora lo que consideran oportuno.

Como ejemplo de estas operaciones de manipulación, es difícil no volver a la llamada «intoxicación de Salisbury» de Sergei y Yulia Skripal, en la que prácticamente nada de lo que el gobierno británico afirmaba y de lo que los medios de comunicación transmitían era cierto o verificable. Todo lo que sabemos es que dos tipos rusos visitaron Salisbury dos veces aquel fin de semana, y que Dawn Sturgess murió varios meses después; todo lo demás son habladurías basadas en las declaraciones de agencias, agentes y autoridades categóricamente poco fiables.

Puede tomar un tiempo para que esto se asimile, porque nos dijeron mucho sobre los Skripals y los agentes de la GRU, y vimos a los cientos de hombres con PPE «limpiando» –y destrozando– el centro de la ciudad de Salisbury; ¡deben haber estado haciendo algo! Y todos escuchamos como las víctimas del agente nervioso ruso Novichok finalmente se recuperaron gracias al dedicado trabajo del personal del hospital, bajo la instrucción de los asesores del cercano Porton Down.

Porton Down, por supuesto, solía ser el centro de desarrollo de armas químicas y biológicas del Reino Unido, en los años 50 probando Sarín en seres humanos que pensaban que estaban probando una cura para el resfriado común –Coronavirus. Más recientemente, Porton Down estuvo estrechamente involucrado en la operación británica para luchar contra el brote del Ébola en Sierra Leona, coincidentemente dirigida por el ahora renombrado coronel Alison McCourt. No es prudente descartar tales coincidencias.

A medida que el brote del Coronavirus 19 se politiza cada vez más, con Estados Unidos acusando abiertamente a China de permitir que el virus escapara de las instalaciones de Wuhan, o incluso de hacerlo intencionadamente, vale la pena recordar la historia de Porton Down y cuestionar sus actividades actuales, ¡aunque sólo sea porque nadie lo hace! Aunque como laboratorio de clase 4, ahora está involucrado de manera similar en la prueba de la presencia de COVID 19 en las muestras de los pacientes, su historia sugiere que no habrá ninguna información, al igual que no hubo información sobre la posesión por parte de Porton Down de muestras de Novichok en marzo de 2018.

Además, nadie cuestiona realmente que hay un brote muy grave del virus del SARS-CoV-2 en el Reino Unido, incluso si las estadísticas de muertes y casos no son fiables y se presentan de manera deshonesta. A pesar del abrumador número de muertes que se producen en la parte «anciana y enferma» de la población, los medios de comunicación escogen constantemente los casos poco representativos e inusuales de personas más jóvenes y aparentemente sanas que por alguna razón han sucumbido al virus.  El propósito de esta iniciativa de desinformación es apoyar la falsa idea de que «todos estamos en riesgo», y por lo tanto todos deben seguir las pautas de aislamiento.

Pero no es en los análisis del Reino Unido en lo que quiero centrarme. Más bien es en el «Edificio 7» de la pandemia COVID 19-Australia.

Las medidas adoptadas por el gobierno australiano con el pretexto de prevenir la propagación y la devastación del nuevo Coronavirus se asemejan mucho a las adoptadas por los países europeos que luchan contra el brote –el gasto público masivo y sin precedentes– de 320.000 millones de dólares, para apoyar la asediada economía y a algunos de los que se han quedado sin trabajo por el colapso de las industrias «no esenciales» de la hostelería y el turismo; las repentinas y draconianas medidas para restringir los contactos sociales y la transmisión del virus que implican un confinamiento por un período de tiempo no especificado, y la consiguiente imposición de multas in situ de miles de dólares a los «resistentes»; y la suspensión del proceso parlamentario normal y de toda supervisión democrática de estas nuevas leyes.

Lo que tenemos equivale a la ley marcial, con un gobierno por decreto. Todo lo cual sería justificable ante la escalada de muertes y el colapso de los sistemas de salud, como ha sucedido en Italia, Francia, España y el Reino Unido –y Estados Unidos.

Pero al igual que no hubo ningún avión a reacción al que culpar del repentino hundimiento del World Trade Center 7, no hay ninguna pandemia de COVID 19 a la que culpar del colapso de la economía australiana, y de todas las muertes excesivas que resultarán de los millones de empleos perdidos, la escalada de la violencia doméstica y los suicidios, y las muertes de personas demasiado temerosas de ir al médico o al hospital por miedo a contraer el virus.

De hecho, ni siquiera hay una epidemia del Coronavirus en Australia, con una cifra total de muertes de sólo una décima parte de las muertes diarias en Nueva York, el Reino Unido o Italia. La suma diaria de casos diagnosticados de COVID 19 es ahora de una sola cifra, con poca o ninguna evidencia de transmisión comunitaria no relacionada con el aumento inicial de las cifras que llegó con el desembarco a todos los estados de Australia de pasajeros infectados por el Ruby Princess y la entrada no regulada de australianos que regresaban de Estados Unidos e Italia antes de que se cerraran las fronteras.

Hace quince días se anunció que de un total de 6.335 casos de infección en toda Australia, 238 estaban en el hospital, de los cuales 81 estaban en la UCI, y sólo 35 con respiradores. Las 61 muertes entonces se han elevado ahora a 80, con una estructura de edad típica dominada por los mayores de 70 años con comorbilidades. 20 de estas víctimas mortales procedían del crucero. Los nuevos casos están ahora en una sola cifra, mientras que se dice que más de 5.000 se han recuperado, la mayoría evidentemente sin ningún tratamiento; a diferencia de algunos países, la hidroxicloroquina no ha sido aprobada hasta hace muy poco y sólo se ha informado de manera adversa, como algo que Donald Trump –bendito sea– está promoviendo.

A la sensación de que el gobierno australiano tiene otro programa se suma su obstinada búsqueda de una aplicación de vigilancia que permita el rastreo de contactos de COVID 19 –o de cualquier otro agente infeccioso– que se está alentando a los australianos a instalar en sus teléfonos móviles. Su reticencia natural y su desconfianza inicial hacia el gobierno serán superadas por el palo y la zanahoria, ya que se nos dice que si todo el mundo instala la aplicación, la vida podrá volver antes a la nueva normalidad. Aquellos que se nieguen a hacerlo serán coartados y puestos en la picota por las masas obedientes y temerosas, que ya han mostrado una preocupante disposición a enfrentarse a los que se resisten al confinamiento. Doblegarse es algo muy poco australiano, así que esta tradición es otra cosa puesta patas arriba por la respuesta al virus.

Si bien ahora se habla mucho de cuándo se puede suavizar o finalmente levantar el confinamiento, los ministros del Gobierno son inflexibles y sugieren que sólo un nuevo caso de infección que resulte de tal aflojamiento podría explotar en una nueva epidemia, por lo que debemos esperar más tiempo mientras continúa la caza del asesino secreto o se prueba una vacuna (sin embargo, el hecho de que se haya impedido a la población adquirir cualquier resistencia a un segundo brote da cierta credibilidad a esta afirmación). Así pues, el confinamiento social permanece, a pesar de las medidas para levantarlo en los países realmente afectados por la pandemia, a pesar del colapso de nuestra economía y sociedad a nuestro alrededor.

Parece más bien como si esta Nueva Normalidad formara parte de la Visión 2020, y algo que ni siquiera George Orwell podría haber imaginado. La amenaza de una «segunda ola» es ahora la base para un cese completo de los vuelos hacia y desde Australia durante al menos otro año. Aquellos que buscan escapar de esta agradable pero embrutecedora e insular existencia serán cada vez más condenados al ostracismo, como los pobres australianos chinos atacados por extraños en la calle y a los que se les dice que «vuelvan a casa».

Estos despreciables y racistas ataques son el resultado natural de los injustificados e incendiarios ataques del Gobierno a China, y de los intentos de hacerla responsable de la crisis que ellos mismos han creado. Pueden sacar sus propias conclusiones sobre lo que hay detrás de este asalto físico y verbal a nuestro socio comercial más importante y vital, así como sobre los verdaderos orígenes del SARS-CoV-2.

Yo ya he sacado la mía de los escombros del Edificio 7, y de otro evento en Nueva York el pasado mes de octubre en el que participó la supervisora de preparación para la pandemia de Australia, Jane Halton. Pero al igual que el WTC 7, el evento 201 ha sido tapado, renaciendo como «COVID 19».

David Macilwain vive en Australia, pero creció y se graduó en el Reino Unido.

Fuente: American Herald Tribune

facebook
Twitter
Follow