De Doctors for Covid Ethics

A Emer Cooke, director ejecutivo, Agencia Europea de Medicamentos, Amsterdam, Países Bajos

Señoras y Señores,

Para la urgente atención personal de: Emer Cooke, director ejecutivo de la Agencia Europea del Medicamento.

Acusamos recibo de su respuesta del 23 de marzo a nuestra carta del 28 de febrero, en la que pedíamos garantías de que los riesgos previsibles de las «vacunas» COVID-19 basadas en genes habían sido resueltos en ensayos con animales antes de su uso en humanos. Nuestras preocupaciones surgen de múltiples líneas de investigación, incluyendo que la «proteína de espiga» del SARS-CoV-2 no es una proteína de acoplamiento pasivo, sino que es probable que su producción inicie la coagulación de la sangre a través de múltiples mecanismos.

Lamentablemente, su respuesta del 23 de marzo es poco convincente e inaceptable. Estamos consternados por el hecho de que haya decidido responder a nuestra solicitud de información crucial de una manera despectiva y poco científica. Un enfoque tan arrogante de la seguridad de las vacunas crea la desagradable impresión de que la EMA está sirviendo a los intereses de las mismas empresas farmacéuticas cuyos productos se comprometió a evaluar. La evidencia es clara de que existen riesgos de eventos adversos serios y que un número de personas, sin riesgo de SARS-CoV-2, han muerto después de la vacunación.

1. Usted admite que las «vacunas», que se describen más exactamente como agentes genéticos en fase de investigación, entran en el torrente sanguíneo, pero evidentemente no puede aportar datos cuantitativos. A falta de estos últimos, cualquier evaluación científica que usted pretenda realizar carece de fundamento.

2. Su afirmación de que los estudios no clínicos no indican ninguna captación detectable de las vacunas en las células endoteliales carece de credibilidad. Exigimos ver las pruebas científicas. Si no están disponibles, hay que asumir que las células endoteliales son el objetivo.

3. No se ha podido excluir el autoataque en los animales a menos que se les haya preparado inmunológicamente de antemano. Exigimos pruebas de que se han realizado tales experimentos. Ya se han realizado experimentos similares con vacunas candidatas anteriores que no tuvieron éxito, y se observó una potenciación fatal de la enfermedad dependiente de los anticuerpos.

4. Pedimos pruebas científicas, no una vaga descripción de lo que supuestamente se vio en experimentos no válidos con animales. Su somera mención de los hallazgos de laboratorio en humanos es cínica. En vista de la conexión plausible entre la producción de la proteína de espiga y la aparición de eventos adversos graves (SAE) tromboembólicos, exigimos ver los resultados de las determinaciones del dímero D. Como usted sabe, el dímero D es una prueba muy buena como ayuda para diagnosticar la trombosis.

Después de la entrega de nuestra carta a usted el 1 de marzo, se han producido acontecimientos que desacreditan su respuesta a nuestras tres últimas consultas hasta un punto que sólo puede calificarse de vergonzoso. Como nos temíamos, se han producido coagulopatías graves y mortales en individuos jóvenes tras la «vacunación», lo que ha llevado a 15 países a suspender su programa de «vacunación» con AstraZeneca. A esto le siguió una investigación oficial por parte de la EMA sobre los casos de individuos jóvenes afectados, cuyo resultado fue anunciado por la OMS el 17 de marzo de 2021, declarando: «En este momento, la OMS considera que los beneficios de la vacuna de AstraZeneca superan sus riesgos y recomienda que se siga vacunando».

¿En qué se ha basado esta decisión? La OMS no es un organismo competente para evaluar formalmente la seguridad de los medicamentos. Esa es explícitamente la función de la agencia que usted dirige.

En su comunicado de prensa, usted reveló la siguiente información para apoyar su conclusión. Usted había escudriñado los datos sobre dos condiciones mortalmente peligrosas que habían seguido a los 14 días de la «vacunación»: CID, coagulación intravascular diseminada; y TVSC, trombosis venosa del seno cerebral. Se registraron 5 CID y 18 TVSC, con un total de 9 muertes. La mayoría de los casos eran personas de menos de 55 años. 5 CID y 12 TVSC eran menores de 50 años. No se informó de que ninguno tuviera una enfermedad preexistente grave.

Usted declaró cifras que «normalmente» se esperarían : CID menos de 1, TVSC 1,3.

Por lo tanto, para estas condiciones tan raras, no se puede descartar del todo una relación con la vacunación. Sin embargo, dado que 20 millones de individuos habían sido «vacunados», se consideró que los beneficios superaban con creces los riesgos.

Pero, de hecho, su comunicado de prensa hizo evidente que la «vacuna» AZ tiene el potencial de desencadenar la coagulación intravascular, que los verdaderos riesgos superan con creces cualquier beneficio teórico, y que cualquier autoridad con el más mínimo sentido de la responsabilidad debe suspender su uso.

1. Considere sus cifras de incidencia para individuos de menos de 50 años en la población «vacunada» frente a la «normal»:

TVSC : 12 frente a 1,3.

Un aumento de 9 veces está más allá del rango de coincidencia.

CID : 5 frente a menos de 1.

Como esperamos que sepan, la CID nunca se produce por casualidad en individuos sanos. La incidencia no debe declararse como de menos de 1 cuando en realidad es de CERO.

EN CONSECUENCIA, LOS CASOS DE CID REPRESENTAN UNA PRUEBA CONCLUYENTE DE QUE LA VACUNA AZ POR SÍ SOLA PUEDE DESENCADENAR LA COAGULACIÓN INTRAVASCULAR.

2. Supongamos que 10 millones de receptores de la «vacuna» eran de menos de 60 años y que a continuación se produjeron 9 muertes por CID y TVSC. La cifra de muertos tras 60 millones de «vacunados» sería extrapolable a 54.

La pandemia afectó a unos 60 millones de individuos de menos de 60 años en Alemania.

Durante los primeros 6 meses se cobró 52 vidas de individuos sin enfermedad preexistente.

Debido a la falta de fiabilidad de las pruebas de PCR y a la forma completamente novedosa en que se determinan las muertes «por Covid19″, el valor de 52 es una sobreestimación de la carga real de la enfermedad, lo que debilita aún más su ya inadecuada afirmación de riesgo-beneficio.

¿Cómo puede entonces declarar que los beneficios de la vacunación superan con creces los riesgos? Exigimos su respuesta apoyada en hechos y cifras que transmitiremos al público.

3. Otras consideraciones ponen de manifiesto las dimensiones verdaderamente espantosas de su afirmación irresponsable.

La TVSC, la trombosis venosa cerebral, es siempre una afección potencialmente mortal que exige atención médica inmediata. El número de casos que usted admite que se han producido puede representar sólo la punta de un enorme iceberg. Como debe saber, los síntomas más comunes de la TVSC son dolor de cabeza punzante, visión borrosa, náuseas y vómitos. En los casos graves, se producen síntomas similares a los de un ictus, como alteración del habla, la visión y la audición, entumecimiento del cuerpo, debilidad, disminución del estado de alerta y pérdida del control motor.

Seguramente, usted no ignora el hecho de que innumerables individuos sufrieron precisamente estos síntomas directamente después de las «vacunas» con todos los agentes experimentales basados en genes.

La formación de coágulos en las venas profundas de las piernas puede conducir a embolias pulmonares letales. Seguramente sabrá que se han notificado repetidamente trombosis venosas periféricas tras las «vacunaciones» con todos los agentes experimentales basados en genes

Las microtrombosis en la vasculatura pulmonar pueden conducir a un diagnóstico erróneo de neumonía. En combinación con una PCR falsamente positiva (con umbrales de ciclo elevados), se registrarán entonces como casos de Covid19. Seguramente sabrá que este escenario probablemente ha tenido lugar en repetidas ocasiones tras las «vacunaciones» con todos los agentes experimentales basados en genes.

En todos los casos, la formación de trombos extensos puede llevar al consumo de plaquetas y factores de coagulación, lo que resulta en una diátesis hemorrágica y hemorragias en todas las localizaciones posibles. Seguramente sabrá que se han observado repetidamente hemorragias cutáneas profusas tras las «vacunaciones» con todos los agentes experimentales basados en genes.

Dado que existe una explicación mecánicamente plausible para estas reacciones adversas tromboembólicas a los medicamentos (TE ADRs), a saber, que los productos basados en genes inducen a las células humanas a fabricar una proteína pico potencialmente protrombótica, la suposición razonada y responsable debe ser ahora que esto puede ser un efecto de clase. En otras palabras, los peligros deben ser eliminados para todas las vacunas basadas en genes autorizadas para casos de emergencia, no sólo para el producto AZ.

Le instamos a que adopte esta postura, a menos que haya datos que proporcionen una alta confianza clínica en sentido contrario. Estamos dispuestos a colaborar con la Agencia para ayudar a elaborar un plan de farmacovigilancia enfocado a lograr este objetivo. Teniendo en cuenta lo anterior, esperamos que sea consciente de que todos los eventos trombóticos pueden diagnosticarse rápidamente mediante la medición de los dímeros en sangre. Y que la buena práctica médica exige imperativamente que se intente diagnosticar la TVSC en todos y cada uno de los pacientes, jóvenes o mayores, que presenten los signos y síntomas típicos tras la «vacunación».

Dado el potencial de efectos adversos, potencialmente mortales, es completamente inapropiado e inaceptable que la EMA permita que estos productos, que sólo tienen autorizaciones de uso de emergencia, se administren a personas más jóvenes (menores de 60 años) que están sanas, ya que corren un riesgo incalculable de contraer el SARS-CoV-2.

No hacer esto explícito es, en nuestra opinión, una postura imprudente al haberse tomado en primer lugar y doblemente ahora.

De igual importancia es su obligación de investigar si existen razones para las oleadas de muertes que se han producido tras la «vacunación» de los residentes de edad avanzada en residencias de ancianos. ¿O está usted afirmando que los peligros de los eventos trombóticos derivados de las «vacunas» se limitan a los individuos más jóvenes? Si no es así, restringir su uso únicamente en un grupo de edad –como se decidió en Alemania– equivale nada menos que a un monstruoso genocidio consentido.

Para terminar, el hecho de no informar a los receptores de las «vacunas» de los riesgos y los insignificantes beneficios que aquí se exponen representa graves violaciones de la ética médica y de los derechos médicos de los ciudadanos. Estas violaciones son especialmente graves, ya que cabe esperar que todos los riesgos que describimos aumenten con cada revacunación y con cada exposición al coronavirus. Esto hace que tanto la vacunación repetida como los coronavirus comunes sean peligrosos para los grupos de edad jóvenes y sanos, para los que –en ausencia de «vacunación»– el COVID-19 no supone ningún riesgo sustancial.

Tal es el verdadero análisis de riesgo-beneficio de las «vacunas» COVID-19. O bien la EMA carece de la experiencia en la materia para apreciar la ciencia molecular de esta realidad, o bien carece de la ética médica para actuar en consecuencia.

En el mejor de los casos, consideramos que la postura complaciente de la EMA en cuanto a los peligros de las vacunas es sintomática del hecho de que, bajo la respuesta político-médica predominante ante la COVID-19, la ética médica ha migrado de la consulta a un escenario geopolítico. En este contexto politizado, los actores corporativos y políticos pueden considerarse libres de restricciones éticas, operando sin un código de ética médica, a diferencia de los médicos. Sin embargo, todos los actores están obligados por el Código de Nuremberg.

El Código de Nuremberg prohíbe la experimentación en seres humanos del mismo tipo que respalda y defiende la EMA. Incluso según los términos de su propia autorización original de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), las vacunas COVID-19 se consideran «de investigación» y sus destinatarios «sujetos humanos», que tienen, por definición, derecho a un consentimiento informado.

Engañar a las poblaciones para que acepten agentes de investigación como las «vacunas» COVID-19 basadas en genes, o coaccionarlas mediante «pasaportes de vacunas», constituye una clara y atroz violación del Código de Nuremberg. El Código de Nuremberg exige el consentimiento informado voluntario «sin la intervención de ningún elemento de fuerza, fraude, engaño [o] coacción».

En otras palabras, los ciudadanos tienen derecho, según el Código de Nuremberg y las protecciones relacionadas, a no ser sometidos involuntariamente a experimentos médicos. Está claro que estos agentes experimentales deben ser CONTRAINDICADOS en individuos que no tengan un riesgo elevado de enfermedad grave y muerte si se infectan por el SARS-CoV-2. Además, el uso de los agentes experimentales también debe suspenderse en la población de edad avanzada hasta que se haya realizado una evaluación de riesgos y beneficios de forma adecuada. En cualquier caso, el prospecto de la vacuna debe ser revisado para reflejar los graves acontecimientos adversos recientemente aparecidos y tratados aquí.

Recordamos a la EMA que las violaciones de Nuremberg constituyen crímenes contra la humanidad según la Convención de Ginebra. Los crímenes contra la humanidad se consideran «las peores atrocidades conocidas por la humanidad», y se persiguen en virtud del Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional.

Teniendo en cuenta los cientos de millones y eventualmente miles de millones de personas que pueden ser coaccionadas para aceptar a estos agentes, la EMA, al rehuir persistentemente el debate abierto y la verdad, será considerada por los abogados e historiadores como si hubiera colaborado activamente en los crímenes contra la humanidad, con todo el peso de las implicaciones para todos los implicados. Exigimos que se comprometa abiertamente con nosotros para asegurar que el público tenga una comprensión objetiva del perfil de riesgo clínico de estas intervenciones basadas en genes.

Usted es consciente de que se está ejerciendo una presión coercitiva sobre los ciudadanos para que reciban las vacunas COVID-19, que son tratamientos médicos experimentales. Su responsabilidad ante esos ciudadanos incluye garantizar que sean informados de los riesgos de eventos adversos de cada uno de esos tratamientos. Hasta la fecha, usted no lo ha hecho y, en cambio, ha engañado al público sobre la realidad del perfil de riesgo-beneficio de las «vacunas».

Si siguen ocultando la verdad, se harán esfuerzos para sacar esto a la luz y para que se haga justicia. Por el bien de los heridos y los muertos, y para proteger más vidas de destinos similares.

AVISO

Para evitar cualquier duda, si su organismo regulador no suspende inmediatamente su recomendación «de emergencia» de «vacunas» potencialmente peligrosas e inadecuadamente probadas a base de genes, mientras se investigan adecuadamente los asuntos que le hemos señalado, por la presente ponemos a la Agencia Europea del Medicamento sobre aviso de ser cómplice de experimentación médica, en violación del Código de Nuremberg, que por lo tanto constituye la comisión de crímenes contra la humanidad.

Además, es su deber inexcusable como organismo regulador asegurarse de que todos los médicos del mundo sean advertidos de que están participando en la experimentación médica a través de los programas de «vacunación», ya sea consciente o inconscientemente, con todas las obligaciones legales y éticas que dicha participación conlleva.

Este correo electrónico está en copia al abogado Reiner Fuellmich. También se envía a Charles Michel, presidente del Consejo de Europa, y a Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea.

Atentamente,

Doctors for Covid Ethics

Los médicos, científicos, abogados y colegas de disciplinas afines pueden firmar las cartas abiertas enviando su nombre, titulación, áreas de especialización y país de ejercicio a Doctors4CovidEthics@protonmail.com, con la verificación de la web (por ejemplo, el lugar de trabajo o el enlace de registro, no para su publicación).

Fuente: Doctors for Covid Ethics

Alemania restringe el uso de la vacuna de AstraZeneca (31.03.2021)
facebook
Twitter
Follow