La semana pasada, la Asamblea Nacional Francesa convocó una investigación sobre la «genealogía y cronología» de la crisis del Coronavirus para examinar los evidentes fallos en su manejo y entrevistará a ministros del gobierno, expertos y asesores de salud en los próximos seis meses. Si bien en el mundo anglófono podemos haber escuchado interminables discusiones sobre los fracasos de los gobiernos del Reino Unido o de los Estados Unidos para prepararse adecuadamente y hacer frente a la emergencia sanitaria, la crisis y los problemas del sistema sanitario y la burocracia francesas han sido similares e igualmente graves. Dada la cooperación y colaboración mundial de las autoridades sanitarias y la industria, la investigación tiene una importancia mundial.

A juzgar por la atención prestada por los medios de comunicación franceses a la investigación, que se produce justo cuando Francia está aflojando los confinamientos y reiniciando las actividades normales del gobierno, está destinada a ser controvertida y molesta, exponiendo tanto la incompetencia como la corrupción.

Liderando las críticas al manejo de la crisis por parte del gobierno de Macron están las acusaciones más serias de que su prohibición de un tratamiento efectivo de fármacos ha costado muchas vidas, una crítica hecha directamente en la investigación por el profesor Didier Raoult, el más firme defensor del fármaco hidroxicloroquina. En su instituto de Marsella, se ha demostrado de manera concluyente que el tratamiento precoz con el fármaco de las personas infectadas por el Sars-CoV-2 reduce las tasas de hospitalización y acorta los tiempos de recuperación cuando se administra junto con el antibiótico azitromicina y, por consiguiente, reduce las tasas de mortalidad por lo menos a la mitad.

Raoult ha señalado que la baja tasa de mortalidad en la región de Marsella, de 140 por millón de habitantes, en comparación con la de París, de 759 por millón, se debe, al menos en parte, al tratamiento muy diferente de la epidemia en Marsella bajo su supervisión. Las políticas aplicadas por los servicios de salud locales en esa región incluían la realización de pruebas tempranas y generalizadas para detectar el virus y el aislamiento y la cuarentena de los casos, con el fin de proteger a los ancianos y evitar que las personas, con la ayuda de tratamientos farmacológicos, necesitaran ser hospitalizadas.

Por cierto, parece bastante extraño que algunos países, en particular los Estados Unidos, el Reino Unido y Australia, sólo ahora se estén embarcando en grandes programas de pruebas y declarando una «segunda ola» de casos, lo que Raoult llama una «fantasía periodística». La consiguiente reimposición de severos confinamientos en algunos suburbios de Melbourne, y en Leicester en el Reino Unido es un suceso muy preocupante.

La eficacia de la HCQ y la azitromicina queda bien ilustrada –debería decirse que probada– por esta última reseña sobre su uso en 3120 pacientes de un total de 3700 tratados en los hospitales de Marsella durante los meses de marzo, abril y la primera mitad de mayo. A diferencia del estudio fraudulento publicado y luego retirado por The Lancet en mayo, el análisis de esta reseña es ejemplar, junto con la batería de pruebas realizadas a los pacientes para determinar la naturaleza exacta de su infección y estimar la eficacia del tratamiento farmacológico. La tasa de mortalidad final general del 1,1% oculta la enorme discrepancia en las cifras entre los pacientes tratados y no tratados. La hospitalización, la UCI y las tasas de mortalidad promediaron cinco veces más en aquellos que recibieron el «otro» tratamiento –siendo el cuidado normal sin el tratamiento HCQ-AZM– equivalente a un placebo.

El estudio de la UCI de Marsella y sus puntos de discusión merecen un examen minucioso, porque no pueden ser descartados como infundados o sesgados, o de alguna manera políticos, sólo porque el profesor Raoult es una «figura controvertida». Hay una controversia, y fue bien expresada por Raoult en su presentación de tres horas a la comisión de investigación. Sus críticas a los asesores sanitarios del gobierno incluyen conflictos de intereses y políticas impulsadas por políticos en lugar de por la ciencia. Raoult ha sido reivindicado en su éxito, y ahora puede decir a esas autoridades sanitarias «si hubieran aceptado mi consejo y aprobado este tratamiento de fármacos, se habrían salvado miles de vidas».

Esto es muy distinto de declaraciones similares en el Reino Unido y en otros lugares, donde las afirmaciones de que una imposición anterior de confinamiento habría reducido el número de muertes a la mitad son totalmente hipotéticas. Como también ha observado el Prof. Raoult, el progreso de esta epidemia de un virus nuevo y desconocido fue bastante especulativo, y su manejo por parte de las autoridades no ha reflejado eso. De hecho, cada vez se tiene más la impresión de que la «respuesta» de los gobiernos de todo el mundo ha seguido un esquema extrañamente similar e inapropiadamente rígido, del que algunos aspectos eran de rigor, en particular el «distanciamiento social».

Parece que hay pocas pruebas que justifiquen estas medidas tan perjudiciales y extremas para controlar una epidemia cuya gravedad podría reducirse con otras medidas –como las propugnadas por el Instituto de Raoult– que habrían evitado los devastadores «daños colaterales» infligidos a la economía y la sociedad en nombre de la «seguridad».

Sin embargo, la crítica enérgica y coherente del profesor Raoult a la manipulación política de la crisis del Coronavirus no es nada trivial, y se puede considerar finalmente como un «fracaso»: imponer antes los confinamientos, disponer de suficientes suministros de máscaras o respiradores, o utilizar más pruebas y una eficaz localización de los contactos. Lo que hay detrás parece ser, a falta de una palabra mejor, una conspiración.

Como señaló anteriormente y de manera notoria Pepe Escobar, los funcionarios franceses parecían tener una visión de futuro sobre el posible uso de la hidroxicloroquina como tratamiento para la infección por COVID-19, siendo su baratura y disponibilidad un probable obstáculo para las empresas farmacéuticas que buscan obtener grandes beneficios de los nuevos tratamientos farmacológicos o vacunas. Tal vez sea aún más importante la posibilidad, o el peligro, de que el grueso de la población se infecte con el virus y se recupere rápidamente con la ayuda de este tratamiento farmacológico barato, pasando por alto la necesidad y la posible espera interminable de una vacuna.

Ahora se puede ver que en los países occidentales la demanda de una vacuna es aguda, y el mercado feroz, a pesar de las garantías de muchos sectores de que «las vacunas deben estar disponibles para todos» y que «los fabricantes no tratarán de sacar provecho» de su producto ganador (el beneficio se incluirá naturalmente en lo que sus gobiernos decidan pagarles). Los claros conflictos de intereses entre los funcionarios de la salud y los intereses públicos y privados hacen que estos valientes pronunciamientos sean particularmente vacíos. Un solo caso es suficiente para ilustrar esto, ya que a pesar de su poco convincente rendimiento en la lucha contra el novedoso Coronavirus, la droga desarrollada y promovida por el Dr. Anthony Fauci y la compañía Gilead, Remdesevir, fue rápidamente aprobada para su uso después de un ensayo de investigación patrocinado por la Casa Blanca.

Sin embargo, es más preocupante lo que parece ser un conflicto de intereses en la propia OMS, posiblemente relacionado con la mayor fuente de financiación de la organización de Gates. Si bien la OMS no se ha opuesto activamente al uso de la hidroxicloroquina contra la infección del virus durante la mayor parte de la pandemia, tampoco ha expresado ningún apoyo a su uso, como podrían sugerir sus evidentes beneficios, y en particular en los países con instalaciones y recursos sanitarios deficientes.

Si la OMS hubiera adoptado al menos un papel de apoyo moderado, reconociendo que el fármaco ya se utilizaba de forma generalizada y que había poco que perder al probarlo contra el COVID-19, entonces es difícil imaginar que los responsables del reciente documento publicado por The Lancet hubieran llevado a cabo un proyecto de este tipo. Sin pretender que la OMS tuviera algo que ver con el supuesto estudio que se proponía desacreditar el tratamiento con HCQ, cabe señalar que la OMS se apresuró a dar el salto a los «resultados» no revisados por los expertos y a declarar la cancelación mundial de sus proyectos de investigación sobre el fármaco. Y aunque tuvo que abandonar esta dirección poco después cuando el fraude fue expuesto, el producto tiene ahora un mal nombre, como aparentemente se pretendía.

Esto contrasta con el repentino entusiasmo de la OMS por el fármaco esteroide Dexametasona, del que un equipo de investigación del Reino Unido descubrió recientemente un beneficio ligeramente positivo en pacientes gravemente enfermos de COVID19:

«La Organización Mundial de la Salud (OMS) tiene previsto actualizar sus directrices sobre el tratamiento de las personas afectadas por el coronavirus para reflejar los resultados de un ensayo clínico que demostró que un esteroide común y barato podría ayudar a salvar a los pacientes gravemente enfermos.

El beneficio sólo se vio en pacientes gravemente enfermos con COVID-19 y no se observó en pacientes con enfermedades más leves, dijo la OMS en una declaración el pasado martes.

Los investigadores británicos estimaron que se podrían haber salvado 5.000 vidas si el fármaco se hubiera utilizado para tratar a los pacientes en el Reino Unido al inicio de la pandemia.

‘Esta es una gran noticia y felicito al gobierno del Reino Unido, a la Universidad de Oxford y a los muchos hospitales y pacientes del Reino Unido que han contribuido a este avance científico que salva vidas‘, dijo el Director General de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, en el comunicado de prensa».

Es algo más que irónico que la OMS se interese por un fármaco diferente, barato y disponible, que también se ha utilizado ampliamente durante decenios, pero que no sirve para proteger a las personas del mercado destinatario de la vacuna. Para mí, y seguramente para el profesor Raoult y sus colegas, esto se parece más a la protección de los intereses comerciales y los beneficios de los inversores, a expensas de la salud pública y de las vidas.

Añadido

Se acaba de anunciar que GILEAD empezará a cobrar por su medicamento Remdesivir, a partir de la próxima semana, 2340 dólares por un tratamiento de cinco días, o 4860 dólares para pacientes privados. Los equivalentes genéricos fabricados en los países más pobres se venderán a 934 dólares por tratamiento. Al anunciar los precios, el director ejecutivo Dan O’Day señaló que el precio del fármaco se fijó «para garantizar un fácil acceso en lugar de basarse únicamente en el valor para los pacientes».

Parece que no vale la pena señalar que el tratamiento de seis días con hidroxicloroquina cuesta alrededor de 7 dólares, por lo que por el mismo costo que el tratamiento de un paciente con Remdesivir, se podría administrar hidroxicloroquina a unos cuatrocientos. Si a esto se suma la tasa de curación efectiva, el tratamiento con Remdesivir cuesta cerca de mil veces más que la HCQ. La adición de azitromicina y zinc duplica el costo del tratamiento con HCQ, pero también aumenta considerablemente su eficacia.

Font: American Herald Tribune

Subtítulos en español 

facebook
Twitter
Follow