Stan Cox sobre la construcción de una forma más humana y robusta de poner comida en la mesa

Los brotes de Covid-19 están llegando ahora mucho más allá de la industria de la carne. Los trabajadores agrícolas migrantes de los huertos de frutas y hortalizas, que durante mucho tiempo han sido objeto de una intensa explotación, ven cómo su salud corre un peligro aún mayor al verse obligados a alimentar una cadena de suministro cada vez más voraz en tiempos de pandemia.

La crisis ha llegado a una granja de productos agrícolas en Evensville, Tennessee, donde todos y cada uno de los 200 trabajadores agrícolas han dado positivo por el virus, con la temporada de cosecha a punto de comenzar. Con la pandemia en marcha sin control, la fragilidad de todo el sistema alimentario de Estados Unidos y la vulnerabilidad de su fuerza de trabajo se ve claramente afectada.

Eliminar esa fragilidad –resultado de la búsqueda de beneficios por parte de la industria– requerirá cambiar la prioridad de la vida de las personas que producen nuestros alimentos, los paisajes en los que viven y trabajan y, en última instancia, resolver la emergencia ecológica mundial.

El sur de Nueva Jersey, por ejemplo, está viendo cientos de trabajadores agrícolas migrantes infectados con el virus. Según la radio WHYY de Filadelfia, muchos de los 20.000 a 25.000 trabajadores estacionales que llegan al sur de Jersey cada año para cosechar frutas y verduras duermen en dormitorios estrechos y comen en cafeterías abarrotadas. Sin embargo, las directrices estatales permiten a los administradores de las fincas agrícolas, si encuentran que sus explotaciones carecen de personal, mantener a los trabajadores infectados en el trabajo; pueden olvidarse de la baja por enfermedad remunerada.

Al igual que en la industria cárnica, los lugares de trabajo cerrados de todo tipo están siendo duramente afectados. Un complejo de invernaderos hidropónicos en el norte del estado de Nueva York fue uno de los primeros focos de propagación del coronavirus. Una sola ciudad del sur de California, Vernon, ha visto brotes en nueve instalaciones de procesamiento de café, té, alimentos congelados, charcutería, algas, productos horneados y otros productos.

A mediados de mayo se desplegó un «equipo de ataque pandémico» estatal para ayudar a las instituciones de cuidados a largo plazo del Valle de Yakima de Washington, que se volvieron a desplegar rápidamente cuando se encontraron con situaciones aún más graves en las explotaciones del valle y en las plantas de procesamiento de alimentos. Ya era bastante malo que los trabajadores de allí se declararan en huelga por falta de garantías sanitarias.

El pueblo de Immokalee, que se encuentra en el centro de la zona de cultivo de hortalizas de invierno más intensivo del suroeste de Florida, tiene ahora la concentración más densa de casos de Covid-19 de la región.

Los funcionarios estatales dicen que eso se debe en gran parte al aumento de las pruebas. Pero los investigadores médicos no están de acuerdo. Ven un terreno fértil para que el coronavirus florezca en los autobuses y furgonetas densamente llenos que llevan a los trabajadores a los campos, así como en las viviendas de los trabajadores, que consisten principalmente en casas móviles, cada una con numerosos ocupantes.

Gerardo Chávez, hablando en nombre de la Coalición de Trabajadores de Immokalee, que ha presionado durante mucho tiempo por los derechos de la mano de obra migrante de la zona, dijo a un canal de televisión local: «Sucedió porque la gente allí es pobre, viven hacinados. Viajan a trabajar en condiciones poco seguras muchas veces, y eso los convierte en el lugar perfecto para que se extienda el Covid-19».

La «paradoja del trabajador agrícola»

La actual crisis de salud pública en la producción y procesamiento de alimentos ha surgido directamente del afán de lucro. En los últimos decenios, el objetivo primordial de la agricultura y la industria alimentaria -un sector cuyo ritmo y producción estuvieron en otros tiempos estrictamente dictados por las estaciones y las condiciones meteorológicas- ha sido impulsar los beneficios maximizando la producción por hora y por trabajador.

No tiene por qué ser así. En un sistema motivado por objetivos nutricionales más que por el beneficio, una fuerza de trabajo mucho más dispersa que produjera a ritmos de producción no explotadores podría producir fácilmente suficientes alimentos para satisfacer las necesidades de este país.

En cambio, bajo la protección otorgada a las empresas que producen bienes esenciales, la industria sólo ha aflojado un poco las tuercas de la explotación, y sigue amenazando la salud y la vida de los trabajadores y sus familias.

Este tratamiento de una fuerza de trabajo esencial está en consonancia con lo que el economista Michael Perelman ha llamado la «paradoja del trabajador agrícola» en la que se pregunta, «por qué aquellos cuyo trabajo es más necesario suelen ganar menos» (en tiempo de pandemia, podemos añadir, «…y se ven más obligados a arriesgar sus vidas y las de sus familias»).

La paradoja existe, observa Perelman, debido a la lógica circular del capitalismo. Los economistas sostienen que los trabajadores agrícolas ganan bajos salarios porque no son altamente «productivos»; es decir, colectivamente, generan bajos beneficios por trabajador. Pero eso se debe a que los alimentos de todos los días se venden baratos, y son baratos en gran medida porque muchos de los que los producen ganan salarios casi de miseria.

Ahora los trabajadores se ven obligados a arriesgarse a contraer un virus debilitante, a veces mortal, para mantener bajos los costos de producción y altos los beneficios.

Por el contrario, las tasas de infección por coronavirus han sido bajas hasta ahora entre los agricultores independientes más antiguos, en su mayoría blancos, que producen alimentos básicos como trigo, avena, arroz y frijoles secos. Pero su aislamiento protector en las zonas poco pobladas del país ha tenido un precio terrible: el declive de las pequeñas explotaciones familiares y la consolidación de la tierra en cada vez menos manos durante las últimas cuatro décadas.

Esas zonas rurales –en las que la despoblación del campo y de las pequeñas ciudades ha supuesto una merma de las economías, la cultura y la atención sanitaria locales– son ahora muy vulnerables a la pandemia cuando, inevitablemente, ésta les llega.

Revertir la destrucción

Los cambios necesarios para reducir la vulnerabilidad del sistema alimentario y de sus trabajadores a las enfermedades infecciosas son ya necesarios desde hace décadas por razones humanitarias y ambientales. Abordar la emergencia climática en particular requiere cambios muy profundos. Los imperativos son claros:

Abolir las explotaciones de engorde y otras operaciones de alimentación animal intensivas (CAFO). Convertir las decenas de millones de acres que se utilizan actualmente para cultivar maíz y soja (para alimentar al ganado estabulado) en pastizales y producción de heno, y eventualmente en cultivos perennes de cereales alimentarios y pastos. Entonces el ganado puede comer lo que le corresponde: pastos y legumbres forrajeras.

Acabar con los gigantes de la industria cárnica y prohibir la propiedad externa. Descentralizar la producción y el procesamiento de la carne y regular mucho más estrictamente por la salud y la seguridad.

Esas medidas darían lugar a un suministro nacional de carne y aves de corral mejor pero más reducido. No hay problema. Desde hace mucho tiempo es preciso reducir drásticamente el consumo de productos animales, en especial de carne criada en granjas de engorde y en la industria cárnica, por razones nutricionales y ecológicas, y sobre todo por su fuerte impacto climático.

En el caso de las frutas y verduras, reducir la velocidad de producción en los campos y las fábricas a un ritmo humano y ecológicamente sostenible que pueda cumplir con los más altos estándares en cuanto a los derechos de los trabajadores, la protección y la estabilidad económica. Cultivar esos cultivos cerca de las poblaciones que los consumirán, en la medida de lo posible en huertos e invernaderos domésticos o comunitarios.

Si se hace bien, la localización de la producción de hortalizas no reduciría la producción total. Las hortalizas ocupan actualmente sólo el tres por ciento de las tierras de cultivo nacionales, por lo que podrían dispersarse fácilmente entre una miríada de pequeñas parcelas de tierra en todos los estados, en todas las comunidades.

Sin embargo, lo que ya no tendremos es acceso a todo tipo de vegetales y frutas frescas cualquier día del año. Comer lo que es de temporada se volverá a hacer.

Será necesaria la adaptación. En las regiones septentrionales, las hortalizas pueden cultivarse en invernaderos sencillos, baratos y sin calefacción durante casi todo el año (una alternativa práctica a la idea fantasiosa de la «agricultura vertical» urbana, que prevé la cría de plantas de cultivo en interiores sin tierra, bajo luz artificial, es decir, en unidades de cuidados intensivos botánicos).

En verano y otoño, las tareas de conservas en el hogar y en la comunidad podrían hacer que los productos cultivados localmente estuvieran disponibles todo el año, como se hizo en los años de guerra del decenio de 1940. Eso diversificaría la dieta vegetal del norte en invierno y primavera.

Los suministros de granos básicos y cultivos de judías, en contraste, nos llegan desde cientos de millones de acres a través de vastas franjas de los Estados Unidos rural. Sólo una pequeña fracción de esa producción podría ser localizada, pero eso no es un problema. Esos cultivos (y productos como la harina que se hace de ellos) son secos, tienen una larga vida útil y pueden ser enviados eficientemente a todas las partes del país por ferrocarril.

Podrían establecerse más políticas a corto plazo a través de la legislación federal. Se ha propuesto que se garantice el derecho de los trabajadores agrícolas a organizarse, y que todos los trabajadores esenciales que lo necesiten dispongan de un cauce para obtener la nacionalidad; que haya oportunidades para que los trabajadores agrícolas se conviertan en agricultores independientes; y que se mejoren los sistemas de transporte y comunicaciones rurales.

Ahora es el momento de construir un nuevo sistema alimentario más humano y robusto sobre las ruinas del que nos ha fallado. Esta nación puede tener un amplio y nutritivo suministro de alimentos sin explotar y poner en peligro a las personas que los producen y procesan.

Stan Cox es un investigador del Instituto de la Tierra y el autor de The Green New Deal and Beyond: Ending the Climate Emergency While We Still Can (City Lights, 2020).

Fuente: Literary Hub

facebook
Twitter
Follow