Debe haber alguna forma de salir de aquí
Dijo el bromista al ladrón
Hay demasiada confusión,
No puedo conseguir alivio.

Los hombres de negocios beben mi vino
Los labradores cavan mi tierra
Nadie era consciente
Nadie cumplió su palabra

–Bob Dylan, All Along the Watchtower (inmortalizada por Jimi Hendrix)

Nada es mejor que las sonrisas seductoras y pedregosas del templo de Bayon, cerca de Angkor Wat, en Siem Reap, Camboya, para sumergirnos de nuevo en el torbellino de la historia, reimaginando cómo los imperios, en su interminable búsqueda del poder, se levantan y caen, por lo general porque finalmente encuentran la misma guerra que habían tratado de evitar.

Bayon fue construido como templo estatal a finales del siglo XII por la figura indiscutible de los imperios jemeres, Jayavarman VII. Sus mágicos relieves narrativos transmiten una mezcla de historia y mitología, a la vez que describen la vida cotidiana en la sociedad jemer.

Siempre es divertido observar cómo los think tanks estadounidenses, como el de la CIA de Stratfor, celebran constantemente el éxito de socavar a Rusia a través de esta estrategia.

La Guerra Híbrida contra Rusia fue diseñada en 2014 en dos frentes: ordenar a los caniches del petróleo del Golfo Pérsico que colapsaran el precio del petróleo mientras imponían sanciones después de que Rusia se opusiera al golpe –en realidad una revolución de color– en Kiev. La Guerra Híbrida fue diseñada a nivel de Estado Profundo como una herramienta para tratar de destruir la recuperación excepcional de Rusia desde que Vladimir Putin fue elegido para la presidencia en el año 2000. El objetivo con el golpe de Kiev, al estilo del “Gran Tablero de Ajedrez” de Zbigniew Brzezinski, era atraer a Rusia a una guerra partidista al estilo afgano.

Por supuesto, Rusia sufrió económicamente, pero luego se recuperó lentamente, diversificando la producción y aumentando su capacidad agrícola. Sin embargo, la guerra híbrida siempre asegura que, una vez que las dificultades económicas son superadas, el gobierno se vuelve necesariamente impopular. Entonces se desatan las falsedades y los traidores: Alexei Navalny en Rusia, o «protestas» en Hong Kong para que los deseos del Estado Profundo lleven a un levantamiento en Pekín.

Un pequeño y radical núcleo de agentes provocadores en Hong Kong, utilizando métodos imitadores del Maidan de Kiev, se adhieren a una hoja de ruta de una sola voluntad: obligar a Pekín a cometer un Tiananmen 2.0, elevando así la demonización total de China al siguiente nivel.

La consecuencia inevitable, según el escenario de excepción, sería «Occidente», así como vastos sectores del Sur Global, boicoteando las Nuevas Rutas de la Seda, o Iniciativa Cinturón y Carretera, una estrategia compleja y de múltiples niveles de integración económica que se ha expandido mucho más allá de Eurasia.

Hong Kong, un activo irrelevante

En Hong Kong, todo se resume en el dinero y luego, en un segundo plano, en China.

El PIB anual per cápita de China se sitúa en torno a los 9.700 dólares. El PIB anual per cápita de Hong Kong se encuentra entorno a 49.000 dólares, más alto que el de Alemania y Japón. No es de extrañar que nadie en Hong Kong quiera ser «como China». Así que el dinero es un factor clave para que los hongkoneses teman la «dominación china». Sólo unos pocos forasteros, como el economista tailandés Chartchai Parasuk, destacan esto.

Hong Kong es cada vez más irrelevante para China. En la época en que el Banco Mundial alababa a los «tigres asiáticos», a principios y mediados de los años noventa, la participación de Hong Kong en el PIB de China era del 27%. Hoy es un mísero 2,7%.

El capital se ha desplazado constantemente hacia Singapur, cuyo PIB anual per cápita es ahora incluso superior al de Hong Kong. Los salarios reales son ahora más bajos que a principios de la década. Y los chinos ricos del continente están comprando todo lo que quieren, excluyendo así al ciudadano medio de Hong Kong de una trayectoria ascendente.

Hasta ahora, el atractivo de Hong Kong, para China, era su posición única como megapuerto de libre comercio, la puerta proverbial al continente y uno de los principales mercados financieros del mundo. Pero eso se encuentra cada vez más en el pasado. Shenzhen, al otro lado de la frontera, ya es el centro tecnológico más importante de China, y Shanghái se está configurando lenta pero seguramente como el centro financiero más importante.

China también está siendo golpeada, al estilo de la guerra híbrida, con una guerra comercial continua y sanciones. El último «sueño» imperial americano es conseguir un vasallo chino. Esto no tiene nada que ver con el comercio. No hay lógica para evitar un déficit comercial con China sólo para ver los mismos productos producidos en Tailandia o India. Lo que está ocurriendo es una guerra híbrida de espectro total: intentos de desestabilizar y posiblemente derrotar a Rusia, China e Irán, los tres centros clave de la integración de Eurasia.

Nueva política híbrida

La estrategia de la Guerra Híbrida ha creado el estado actual de guerra financiera. Y eso inevitablemente implica un retroceso. La militarización del dólar estadounidense está llevando a Rusia, China e Irán, así como a Turquía, Siria y Venezuela, a acelerar seriamente su movimiento hacia otras alternativas. Podrían estar anclados a una cesta de mercancías, o podría tratarse de oro. El astuto inversor Jim Rickards define a Rusia, China, Irán y Turquía como el «Nuevo Eje del Oro».

Todo lo que sucede geopolítica y geoeconómicamente en estos tiempos turbulentos tiene que ver con la lucha imperial a muerte de Estados Unidos contra la asociación estratégica Rusia-China. Sólo la «victoria total», por todos los medios necesarios, aseguraría la continuación de lo que podría definirse como el Nuevo Siglo Americano.

Y eso nos lleva a la necesidad de reconstruir el axioma de Clausewitz, según el cual, originalmente, la guerra es una continuación de la política por otros medios.

Clausewitz argumentó que la guerra es un verdadero instrumento político. Ahora, Clausewitz remezclado debe decir: la guerra híbrida es política por otros medios.

Los medios ahora van mucho más allá de la guerra convencional, como en los tiempos del imperio Khmer. Mezclan la guerra irregular y la ciberguerra, las noticias falsas, la justicia (como en Brasil), la intervención electoral e incluso la «diplomacia» (de la variedad de cañonera o de bloqueo económico, como se aplica contra Irán y Venezuela).

All Along the Watchtower, la canción escrita por Dylan y cantada por Hendrix cuando se acercaba un huracán, es un presagio inquietante de Apocalypse Now. Tarareado a lo largo de las piedras del Bayon sonriéndonos crípticamente después de siglos de historia que desafía la impermanencia, parece muy apropiado para nuestros tiempos de Guerra Híbrida.

Cuidado: Los jinetes pálidos se acercan, mientras el viento comienza a ulular.

Fuente: Asia Times

facebook
Twitter
Follow