Hay una serie de palacios reales y grandes residencias de ex presidentes y primeros ministros donde los habitantes tienen un poco más de primavera en su camino tras la muerte de Jeffrey Epstein. Los medios de comunicación se apresuran a poner la etiqueta «teoría de la conspiración» a cualquier pensamiento de que su muerte podría no haber sido un suicidio. En mi opinión, dado que tantas personas muy poderosas se sentirán aliviadas de que ya no esté en condiciones de cantar, y dado que estuvo en una cárcel de máxima seguridad tras otro supuesto «intento de suicidio» hace una semana, sería muy crédulo no plantearse abiertamente la cuestión de quién pudo matarlo.

Ha habido una gran cantidad de ofuscación y desorientación en las actividades de Epstein y su grupo. En mi opinión, el artículo que sigue siendo el mejor punto de partida para los nuevos en el escándalo es este de Gawker.

Hace dos días un tribunal federal abrió 2000 páginas de documentos relacionados con las acusaciones contra Epstein. De estos, el más importante parece ser una declaración de Virginia Giuffre alegando que mientras era menor de edad tuvo relaciones sexuales por encargo de Epstein con el líder de la mayoría del Senado George Mitchell y con el ex gobernador de Nuevo México Bill Richardson, además de una variedad de políticos extranjeros de alto rango.

Las actividades sexuales de Epstein y las fiestas con chicas jóvenes se llevaron a cabo a pleena vista de los principales amigos, su personal doméstico y de oficina, sus pilotos y, por supuesto, los participantes. No hay escasez de testigos potenciales. Varios de ellos deberían tener mucho cuidado, aunque si yo fuera ellos, sin duda, evitaría cualquier tipo de protección que implique a los servicios de seguridad o a las fuerzas de seguridad de Estados Unidos. Ghislaine Maxwell podría prestar atención en el destino de su padre y evitar nadar durante unos años.

(Probablemente no soy el único lo suficientemente mayor para comparar las muchas similitudes entre la carrera de despojo de bienes de Robert Maxwell y la de Philip Green. El devenir de la sociedad después de treinta años de Thatcher, New Labour y Tories, significa que Green, por el contrario, no tiene cargos penales y los yates son mucho más grandes.)

En el Reino Unido, la supuesta relación de la Srta. Giuffre con el príncipe Andrés ha sido mencionada en los medios de comunicación. De hecho, la evidencia de que ella tenía una relación de algún tipo con el príncipe Andrés es abrumadora. Aquí están algunas de las pruebas reales de los documentos judiciales.

La edad de consentimiento heterosexual en Inglaterra es de 16 años y no hay indicios de que el príncipe Andrés esté haciendo nada ilegal en esta fotografía en la que la Srta. Giuffre tiene 17 años. Tampoco la foto en sí misma es evidencia de sexo, aunque ciertamente es íntima. Sin embargo, la idea de que la Srta. Giuffre fue «prestada» a Andrew puede tener implicaciones legales, ya que fue llevada al país supuestamente con ese propósito.

No se ha ofrecido ninguna explicación alternativa satisfactoria sobre lo que podría haber sucedido aquí, como señalaron los abogados de la Srta. Giuffre.

En los documentos no aparecen más detalles que amplíen la afirmación de la Srta. Giuffre de que fue obligada a tener relaciones sexuales con un «primer ministro bien conocido», aparte de repetir la afirmación. Pero lo que está claro es que su historia no es una invención. ¿Cuánto más sabía Epstein, y a quién podría haberse llevado con él?

La verdad es que el abuso sexual por parte de los ricos y famosos trasciende todas las fronteras políticas. Bill Clinton se encontraba muy a menudo en el avión de Epstein, y Epstein se une a la larga lista de los conectados a los Clinton que murieron en circunstancias dudosas.

Dos coincidencias –la primera son las marcas de moratones en el cuello que sufrió Epstein en su primer «intento de suicidio» en la cárcel– me recuerdan el caso de John Ashe, el funcionario de alto rango muy cercano a los Clinton que murió con marcas de moratones en el cuello, cuando accidentalmente se le cayó la barra en la garganta mientras hacía pesas solo en el banco de su casa.

Ashe fue acusado y está a la espera de juicio por recibir fondos corruptos del empresario Ng Lap Seng mientras Ashe estaba sirviendo en el turno de Estados Unidos como presidente de la Asamblea General de la ONU. Ng Lap Seng, que visitó seis veces la Casa Blanca de Clinton, había sido acusado previamente de hacer grandes donaciones ilegales a los fondos de la campaña de Clinton, y posteriormente fue arrestado mientras entraba a Estados Unidos con más de 4 millones de dólares en efectivo. A diferencia de los Clinton, Ashe fue acusado de tomar el dinero de Seng y, al igual que Epstein, podría haber tenido una canción interesante que cantar mientras se hundía, si no hubiera caído convenientemente la barra en su garganta.

Dije que lo primero que me impulsó a relacionar los casos de Epstein/Clinton y Ashe/Clinton fueron las marcas de moratones en la garganta. Lo segundo es que ambas historias han sido desacreditadas por el autoproclamado sitio web Snopes «que rompe-conspiraciones”, de una manera que demuestra que Snopes no tiene ningún respeto en absoluto por la verdad.

En el caso de John Ashe, Snopes escribió una pieza totalmente tendenciosa de «destrucción de mitos» que afirmaba que era un mito que la muerte de Ashe ocurrió poco antes de su juicio y que no iba a testificar contra los Clinton. Snopes no mencionó que Ashe, un alto funcionario de Clinton, fue acusado de  aceptar dinero corrupto precisamente del mismo hombre que había sido ampliamente acusado de dar dinero corrupto a los Clinton. Y aunque era cierto que su juicio no era inminente, sí lo era su declaración previa.

En el caso de Epstein/Clinton, Snopes escribió un artículo que desacredita la idea de que se trata de una fotografía de Bill Clinton en el jet privado de Epstein.

Snopes se propone probar que este no es el jet privado de Epstein sino el de otro multimillonario, y que la chica no es Rachel Chandler. Por el bien del argumento, estoy dispuesto a aceptar lo que digan en ambos sentidos. Pero, ¿la reacción sensata a esa foto es decir «Oh, está bien, es otro avión de multimillonario» o decir «Por qué Bill Clinton está en un avión privado de multimillonario en una pose íntima con una mujer inquietantemente joven»? Al igual que la foto del príncipe Andrés, aunque ha estado circulando durante años, no se ofrece ninguna explicación alternativa de inocencia..

Y el hecho de que éste sea el avión de otro multimillonario debería abrir de nuevo la cuestión mucho más amplia de las redes de ricos y poderosos que se complacen mutuamente en la pasión por la explotación sexual de los jóvenes. Es una gran vergüenza que en el Reino Unido, el establishment haya podido caracterizar las falsificaciones de Carl Beech como un descrédito de toda la historicidad del abuso sexual infantil. Es como si el hecho que una persona invente historias sobre un obispo significara que nunca hubo explotación infantil en la Iglesia Católica.

La pregunta más profunda es por qué una proporción tan significativa de los ricos y poderosos tienen propensión a querer satisfacer sus deseos sexuales con los más vulnerables e impotentes de la sociedad, en lugar de establecer relaciones entre sus semejantes. Sospecho que está conectado con el tipo de sociopatía que lleva a alguien a buscar o acumular poder o riqueza antes que nada.

No es necesario desarrollar más esa idea, para entender que el caso Epstein nos ha dado una imagen de un comportamiento sexual criminal que, sin duda, involucra a muchas personas poderosas. Es esencial que los hilos que se pueden sujetar ahora se analicen diligentemente para descubrir toda la red.

Lamento decir que sospecho que las posibilidades de que esto ocurra realmente son muy escasas.

Fuente: Craig Murray

facebook
Twitter
Follow