El reciente golpe de Estado en Bolivia que ha derrocado al presidente Evo Morales no ha sido simplemente un golpe de estado de derecha estándar apoyado e instigado por la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos, sino que también ha situado en el poder a políticos afiliados a un movimiento protestante fundamentalista en ascenso en América Latina que se puede calificar de «cristofascista». Muchas de las sectas protestantes de extrema derecha que han ganado el poder en Guatemala, Colombia, Brasil y ahora Bolivia, han denunciado el catolicismo romano tradicional de América Latina como herético para su ideología religiosa e incluso procomunista. En cuanto a las principales religiones protestantes, las sectas fundamentalistas las ven como desesperadamente liberales, así como heréticas.

El reciente golpe militar en Bolivia que ha destituido al presidente Evo Morales, elegido democráticamente, ha involucrado a oficiales de alto rango de las fuerzas armadas bolivianas, algunos de los cuales fueron entrenados y adoctrinados en la infame «Escuela de las Américas» de Estados Unidos, conocida desde 2001 como el Instituto del Hemisferio Occidental para la Cooperación en Seguridad (WHINSEC), ubicado en Fort Benning, Georgia. Uno de los alumnos de la Escuela de las Américas es el general Williams Kaliman, el ahora excomandante de las Fuerzas Armadas Bolivianas que ordenó a Morales que dimitiera como presidente. El apoyo de Kaliman al golpe no fue muy apreciado por sus maestros, los cristianos fundamentalistas, entre los que se encuentra la actual presidenta en funciones de Bolivia, Jeanine Áñez Chávez. Uno de los primeros movimientos de Áñez después de tomar el poder fue destituir a Kaliman como jefe de las fuerzas armadas y reemplazarlo por el general Carlos Orellana. Áñez fue vicepresidenta segunda del Senado y asumió la presidencia boliviana después de que Morales y los miembros de mayor rango de la línea de sucesión en el partido gobernante Movimiento por el Socialismo (MAS) fueron obligados a renunciar por los militares.

De acuerdo con los principios del cristofascismo en América Latina, Áñez no sólo rechaza el catolicismo romano, sino también las creencias tradicionales del pueblo indígena aymara de Bolivia como «satánicas». Morales fue el primer indígena aymara en ser elegido presidente. Durante su mandato, Morales mejoró las condiciones de vida de los aymaras y de otras personas pobres de Bolivia que históricamente habían sido tratadas como ciudadanos de segunda clase por la rica población blanca europea del país. Bajo la dirección de los golpistas cristofascistas, las casas de Morales y otros funcionarios del MAS fueron saqueadas por los alborotadores, y los funcionarios del gobierno y los medios de comunicación proMorales fueron atacados físicamente. Bolivia TV, Nueva Patria Radio y los periódicos que apoyan a Morales fueron cerrados por los golpistas. La bandera Wiphala de Bolivia, que sirvió como la segunda bandera oficial de Bolivia y representa a las 36 tribus indígenas del país, fue quemada por los manifestantes que apoyaron el golpe.

La planificación del golpe en Bolivia fue apoyada por el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, el primer director de la Agencia Central de Inteligencia del presidente Donald Trump y un miembro cristofascista de la escisión derechista de la Iglesia Presbiteriana, la Iglesia Evangélica Presbiteriana.

Otros exalumnos de la Escuela de las Américas fueron identificados entre los principales golpistas bolivianos. Entre ellos se encuentran Manfred Reyes Villa, exoficial militar, candidato presidencial, alcalde de Cochabamba y gobernador del departamento de Cochabamba, así como el general Remberto Siles Vásquez, el coronel Julio César Maldonado Leoni, el coronel Oscar Pacello Aguirre y el coronel Teobaldo Cardozo Guevara.

Uno de los principales políticos cristofascistas que apoyaron el golpe contra Morales es Luis Fernando Camacho, jefe de una dudosa «asociación cívica» de Santa Cruz. Los medios de comunicación bolivianos han descrito a Camacho como «extremadamente derechista» y «fascista cristiano». Camacho también ha estado vinculado al croata-boliviano Branko Marinko, quien huyó a Estados Unidos en 2009 después de que él y otros conspiradores intentaran derrocar al gobierno del MAS y asesinar a Morales. Las cuestionables actividades comerciales de Camacho fueron expuestas con la divulgación de los «Panama Papers», los cuales mostraron que era dueño de una compañía panameña offshore llamada Navi International Holding S.A.

Los funcionarios del gobierno boliviano que siguen siendo leales a Evo Morales, que fue forzado a buscar asilo político en México, afirman que el golpe también fue apoyado por varios políticos extranjeros de extrema derecha y de derecha, incluyendo al presidente colombiano Iván Duque; su maestro de la política títere, el expresidente colombiano Álvaro Uribe; el presidente neofascista brasileño Jair Bolsonaro, y los senadores estadounidenses Marco Rubio (republicano de Florida), Rick Scott (republicano de Florida), Ted Cruz (republicano de Texas) y Robert Menéndez (demócrata de Nueva Jersey). Todos los senadores están estrechamente vinculados a los oligarcas cubanos expatriados de derecha que, en su mayoría, viven en el sur de Florida.

El golpe contra Morales comenzó dentro de las filas de la Policía Nacional de Bolivia (PNB). El comandante de la policía que ordenó la revuelta policial es el coronel Vladimir Calderón, que tiene fuertes lazos con un grupo influenciado por la CIA con sede en Washington, Agregados de Policía de América Latina en los Estados Unidos de América (APALA). Justo antes del lanzamiento del golpe, Trump habló ante la Conferencia y Exposición Anual de la Asociación Internacional de Jefes de Policía (AIVP) en Chicago, otro centro de enlace y reclutamiento de la CIA para las fuerzas policiales, incluidas las de América Latina. En 2018, la AIVP dio la bienvenida como miembro de la asociación al coronel Calderón, el líder inicial del golpe. También cabe destacar que uno de los financiadores de la AIVP es la Fundación Bloomberg, del candidato presidencial demócrata Michael Bloomberg para 2020.

El golpe en Bolivia ha seguido el modelo de las acciones presidenciales iniciales de Bolsonaro en Brasil. Bolsonaro es otro cristofascista fundamentalista que, desde su toma de posesión, ha trabajado para derrocar a Morales del poder. Los primeros pasos de la nueva cancillera boliviana, Karen Longaric, fueron romper relaciones diplomáticas con Venezuela, expulsar al personal de la embajada venezolana, reconocer al gobierno opositor venezolano de Juan Guaido, apoyado por la CIA, expulsar a varios diplomáticos cubanos y arrestar a médicos cubanos. Las acciones contra los médicos cubanos son similares a las de Bolsonaro en Brasil y a las del presidente Lenín Moreno en Ecuador, que ha alejado a su país de las políticas progresistas y lo ha convertido en un perro faldero para la CIA y el Pentágono.

El golpe de Estado en Bolivia ha tenido un extraño parecido con el intento de golpe de Estado de 2010 de la Policía Nacional Ecuatoriana contra el presidente Rafael Correa, un aliado de Morales de Bolivia. Correa fue retenido como rehén virtual en el Hospital de la Policía de Quito durante la mayor parte del día después de haber sido liberado por militares ecuatorianos leales.

No hay duda de que el golpe boliviano ha involucrado a discípulos del «gurú» cristofascista brasileño Olavo de Carvalho, con sede en Virginia. Entre los discípulos de Carvalho están Bolsonaro, el ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, Ernesto Araújo, y el ministro de Educación de Brasil, Abraham Weintraub. Carvalho se ha identificado como un cristiano fundamentalista y astrólogo, y no sólo duda de que la Tierra gira alrededor del sol, sino que alberga la creencia de que la Tierra es plana. Las enseñanzas de Carvalho sobre el cambio climático como una «conspiración marxista» han influido directamente en las políticas de Bolsonaro sobre la destrucción de la selva amazónica a través de la explotación industrial desenfrenada. Carvalho demonizó a los dos presidentes del Partido de los Trabajadores de Brasil, Dilma Rousseff, que fue acusada y destituida de su cargo por cargos falsos, y al popular predecesor de Rouseff, Luiz Inácio Lula da Silva, quien fue recientemente liberado de la prisión después de haber sido condenado por cargos falsos por el fiscal de derecha Sérgio Moro, quien ahora ejerce como ministro de Justicia de Bolsonaro.

Uno de los primeros y más notorios líderes cristofascistas de América Latina fue el dictador de Guatemala, Efraín Ríos Montt, también conocido como «Hermano Efraín», quien fue miembro del capítulo guatemalteco de la Iglesia Gospel Outreach de Eureka, California. Montt y la iglesia tenían estrechos lazos con líderes cristofascistas de Estados Unidos, incluyendo a Jerry Falwell y Pat Robertson. Montt, que fue militarmente respaldado por la administración de Ronald Reagan e Israel, llevó a cabo una guerra genocida de tierra quemada contra la población indígena maya de Guatemala. Uno de los blancos favoritos de exterminio de los cristofascistas es la población indígena nativa del Hemisferio Occidental, que, según acusa la presidenta interina de Bolivia, Áñez, son «satanistas» porque siguen practicando sus rituales religiosos tradicionales.

Como en Bolivia, los fundamentalistas cristofascistas se han movilizado contra los gobiernos progresistas de Venezuela, Nicaragua y Cuba.

Hay algo más que une a los cristofascistas que tiene poco que ver con la religión y mucho con la obtención de beneficios rápidos: el contrabando de estupefacientes. Los escuadrones paramilitares de la muerte de Ríos Montt financiaron sus operaciones mediante el contrabando de drogas, en particular de cocaína. Durante el gobierno de Montt, Guatemala era un eslabón en la cadena de operaciones de contrabando de drogas de la CIA que involucraba a los contras nicaragüenses, los cárteles narcoterroristas colombianos y el dictador panameño Manuel Noriega.

Los narcotraficantes han sido impulsados por la toma de control de Bolivia por parte de los cristofascistas. La presidenta interina Áñez está casada con Héctor Hernando Hincapié Carvajal, del Partido Conservador Colombiano, aliado de la administración Duque, apoyado por el narcotráfico y por sus amos políticos títeres, el expresidente Uribe y sus financiadores del cártel de la droga del clan Ochoa, con sede en Medellín. Desde que Morales legalizó en Bolivia la producción de hojas de coca, utilizadas en la medicina tradicional aymara y como refresco de té, los cárteles de la droga latinoamericanos han visto cómo sus ganancias han caído en picado. Bolivia estaba compitiendo con los cárteles colombianos como fuente de hojas de coca cultivadas legalmente. Los cristofascistas pueden creer en la Biblia, pero también entienden que sus movimientos religiosos pueden ser apoyados con dinero del narcotráfico.

Un símbolo apropiado para los cristofascistas latinoamericanos sería la estatua del Cristo Redentor de Río de Janeiro llevando un par de bandoleras de municiones mientras está de pie sobre unos cuantos paquetes de cocaína.

Fuente: Strategic Culture Foundation

facebook
Twitter
Follow