Hoy en día oímos hablar mucho de proporcionar beneficios e ingresos a las decenas de millones de trabajadores que están siendo despedidos, obligados a «permanecer en casa» por órdenes del gobierno, o que deben quedarse en ella por necesidad con niños pequeños ahora que las escuelas han cerrado. La reciente aprobada Ley CARES proporciona algunos ingresos mínimos y básicos y beneficios de desempleo para los que no tienen trabajo.

¿Pero qué pasa con la clase trabajadora que todavía está trabajando? ¿Por qué se les pide que se sacrifiquen y no reciben nada a cambio sino palabras de elogio de los políticos y los locutores de los medios de comunicación?

Hablo de los trabajadores que deben continuar con el trabajo esencial para mantener lo que queda de la economía. Aquellos cuyo trabajo evita que nuestro cada vez más tenue sistema social vuele en pedazos.

Hablo de los trabajadores que aseguran que los servicios públicos esenciales no se corten. Que aseguran que los alimentos estén disponibles y sean entregados a las tiendas y hogares. Que continúan recogiendo nuestra basura para prevenir una nueva crisis de salud. Que mantienen las farmacias abiertas para que los que necesitan medicamentos esenciales puedan obtenerlos. Hablo de todos esos trabajadores de almacén en Amazon y otros lugares que llenan pedidos de alimentos y otros artículos esenciales. Los bomberos que todavía ayudan cuando hay emergencias. Los trabajadores que todavía procesan las reclamaciones de seguros médicos. Los trabajadores del metro, conductores de autobús y trabajadores del ferrocarril. Los camioneros, locales y de largo recorrido. Los trabajadores postales que siguen tramitando y entregando el correo. Los trabajadores de la línea de ensamblaje que siguen trabajando en sus máquinas que producen el tan necesitado equipo de protección personal. Y, por supuesto, las enfermeras, técnicos, médicos y personal administrativo del hospital. Y no olvidemos a los voluntarios de todo tipo, que siguen entregando alimentos a los abuelos y los visitan para ayudar con las necesidades físicas básicas. No los dejemos por su cuenta y riesgo porque hay unos límites a lo que se les puede pedir que hagan.

Son las tropas de combate en la línea del frente. El resto de nosotros estamos de permiso detrás de la línea y no nos enfrentamos a un peligro inminente.

Los políticos siguen diciéndonos que son héroes. Sí, lo sabemos. Trabajan en condiciones peligrosas y arriesgadas e incluso con peligro de muerte. Pero decir simplemente que son héroes no es suficiente. No es suficiente. Las palabras son baratas.

Mi punto de vista es este: ¿Por qué no compensamos y recompensamos también a esta gente, así como protegemos a los que pierden su trabajo con un aumento de los beneficios de desempleo? ¿Por qué no se recompensa a la «clase trabajadora» por los trabajos peligrosos que hacen, las largas horas, las condiciones de trabajo insalubres?

Estamos dando a las empresas y negocios billones de dólares en subvenciones, préstamos y dinero gratis del banco de la Reserva Federal. ¿Por qué estamos defraudando a los trabajadores que son la verdadera fuente para evitar que todo el sistema se derrumbe durante esta crisis, que mantienen la economía –o lo que queda de ella– todavía funcionando?

Están manteniendo la economía y el sistema social funcionando en esta crisis. ¿Por qué no se reconoce eso adecuadamente? ¿Y se recompensa?

Esto es lo que los políticos deberían hacer. Esto es lo que debería incluirse en el próximo proyecto de ley de gastos del Congreso para las ocupaciones que ahora están evitando que el sistema se derrumbe durante esta crisis:

– Remuneración por riesgo temporal y la mitad del salario base…

– Una hora y media por cada hora trabajada más allá de 7 horas; el doble de horas más allá de 10 horas.

– Cobertura completa de salud proporcionada por la nueva «Parte E» de Medicare…

– Moratoria de 90 días en el alquiler de un apartamento o en el pago de la hipoteca de una casa.

– Reembolso por parte del gobierno de los intereses mínimos de las tarjetas de crédito durante seis meses.

– Reembolso del gobierno por los pagos mensuales de los préstamos para automóviles.

– Crédito fiscal para los gastos de limpieza y la compra de equipo de protección personal.

Hay una analogía aquí que es relevante. Es una huelga. Cuando los trabajadores van a la huelga, cualquier fondo de huelga decente del sindicato pagará la hipoteca o el alquiler a su vencimiento. El fondo de huelga cubre el pago mensual del auto. Proporciona comida en la mesa. Todos los miembros del sindicato pagan al fondo de huelga durante los buenos tiempos para que los necesitados durante la huelga puedan continuar.

¿No se supone que el país es un sindicato? ¿No pagamos todos los impuestos al «fondo nacional de huelga» que es el presupuesto del gobierno? Bueno, es hora de usar ese presupuesto para cubrir a los necesitados. Y eso incluye no sólo a los desempleados, sino también a los empleados, es decir, a los que se mantienen en pie durante la crisis.

No son sólo los desempleados los que están necesitados. Deberíamos reconocer a todos los que aún trabajan y que arriesgan sus vidas por el resto. Que están en primera línea, arriesgando su salud, trabajando muchas horas, a menudo en condiciones terribles, preocupados por sus familias en casa. Los gerentes, profesionales y otras ocupaciones pueden trabajar desde casa. O trabajar a distancia. O usar la videoconferencia para mantener sus empresas a flote cuando la economía se apaga. Pero los trabajadores que son esenciales deben continuar saliendo al mundo y trabajando, o de lo contrario todo el edificio económico se vendrá abajo ante nuestras propias narices.

Entonces, ¿por qué no estamos recompensando y compensando adecuadamente a estas personas que mantienen a raya una crisis y un colapso social aún mayores?

No nos olvidemos de la clase trabajadora que sigue trabajando.

Dejémoslos bajo su propio riesgo, olvidémoslos y llegará un momento, tal vez no muy lejano, en que dirán «al diablo con esto, no vale la pena», y se irán del trabajo en protesta o disgusto, o decidirán cuidar de los suyos en vez de los nuestros. Y ninguna palabra amable de los políticos sobre ser «héroes» los traerá de vuelta.

Entonces verán lo importantes que son los trabajadores para la economía e incluso para lo que llamamos la civilización misma.

El Dr. Rasmus es autor del libro recién publicado, «El azote del neoliberalismo: La política económica de Estados Unidos de Reagan a Trump«, Clarity Press, enero de 2020. Tiene un blog en jackrasmus.com y es el anfitrión del programa de radio semanal «Alternative Visions» en la Red de Radio Progresista. Únase al Dr. Rasmus para recibir comentarios diarios sobre la evolución de la economía y la política de Estados Unidos en Twitter en @drjackrasmus.

Fuente: Jack Rasmus

facebook
Twitter
Follow