En mi artículo anterior, traté sobre el papel del fundador del Instituto Brookings, Strobe Talbott, como parte integrante del rompecabezas detrás del Russia Gate y también su adoctrinamiento como becario Rhodes en Oxford junto a su compañero de habitación Bill Clinton en 1966.

Me referí al surgimiento del Rhodes Trust en 1902 como un think tank diseñado explícitamente para sabotear la propagación de un modelo multipolar de repúblicas soberanas aplicando «prácticas del sistema estadounidense» de proteccionismo, banca nacional y mejoras internas en la era posterior a la Guerra Civil.

En este artículo de seguimiento, me gustaría seguir la estructura filosófica más profunda de la visión del mundo de los becarios de Rhodes como se expresó en el manifiesto de Strobe Talbott de 1992 en la revista Time «El nacimiento de una nación global», que escribió en preparación para la nueva fase de su carrera que inundó la Casa Blanca con docenas de otros becarios de Rhodes que buscaban definir las condiciones de la nueva era unipolar.

Todas las citas de Talbott en este texto están tomadas de este manifiesto de 1992.

El nacimiento de una nación global

Estando en la cúspide de la desintegración de la Unión Soviética y el surgimiento de una era unipolar en 1992, Talbott no pudo evitar celebrar la disolución de las naciones soberanas y la creación de un gobierno mundial declarando que en el próximo siglo «la nación tal como la conocemos será obsoleta; todos los estados reconocerán una autoridad única y global…».

Haciendo caso omiso del hecho de que los estados nacionales soberanos fueron creados como instrumentos para proteger a los ciudadanos de los imperios, Talbott define falsamente el nacionalismo en los siguientes términos: «Todos los países son básicamente arreglos sociales, adaptaciones a circunstancias cambiantes. No importa cuán permanentes e incluso sagrados puedan parecer en un momento dado, de hecho todos son artificiales y temporales. A través de los tiempos, ha habido una tendencia general hacia unidades más grandes que reclaman la soberanía y, paradójicamente, una disminución gradual de la soberanía verdadera que tiene realmente un país».

Esta falsa definición de nacionalismo (que se ha convertido en hegemónica entre los académicos en las últimas generaciones) establece entonces una serie de falsos problemas que procede a «resolver».

En el sistema hobbesiano de pensamiento de suma cero que Talbott impone a la historia del mundo, se asume que los estados nacionales son la consecuencia natural del egoísmo, la explotación de los débiles y la guerra. Aquí Talbott ignora por completo todas las pruebas de que las guerras de la historia han sido manipuladas artificialmente por una élite financiera transnacional y en su lugar caracteriza la guerra como el estado natural del ser humano, lo que requiere algún tipo de resolución de un leviatán o fuerza global de las élites ilustradas desde arriba:

«Lo grande absorbió a lo pequeño, lo fuerte a lo débil. El poder nacional se convirtió en el derecho internacional. Tal mundo estaba en un estado de guerra más o menos constante… quizás la soberanía nacional no era una gran idea después de todo.»

Luego describiendo la esperada era del gobierno mundial que él cree que es una era futura utópica, Talbott enumera la creación de las maravillosas innovaciones del siglo XX de la Sociedad de Naciones, la OTAN, el FMI y la Globalización.

Talbott describe a la OTAN como «el ejercicio más ambicioso, duradero y exitoso de la historia en materia de seguridad colectiva» y luego celebra al Fondo Monetario Internacional. Talbott dice que «el mundo libre formó instituciones financieras multilaterales que dependen de la voluntad de los estados miembros de renunciar a un grado de soberanía nacional. El Fondo Monetario Internacional puede virtualmente dictar políticas fiscales, incluso incluyendo la cantidad de impuestos que un gobierno debe cobrar a sus ciudadanos».

Previendo el protocolo de la RdP Blair-Cheney que pronto justificaría los bombardeos humanitarios de Kosovo, Iraq, Libia y Siria, Talbott abogó por la destrucción de la soberanía nacional que hizo posible la invasión de Kuwait en 1991 diciendo que «los asuntos internos de una nación solían estar fuera de los límites de la comunidad mundial». Pero el principio de «la intervención humanitaria está ganando aceptación».

Neoconservadores de Strauss contra becarios de Rhodes

Hasta ahora, si la visión del mundo de Talbott se parece bastante a la del típico neoconservador, no te sorprendas.

Los objetivos de un becario neoliberal de Rhodes Scholar y un neoconservador imperialista straussiano son esencialmente los mismos. Ambos tipos buscan en última instancia un orden mundial post-nacional gobernado por una oligarquía financiera y sus administradores alfa tecnocráticos, y ambos definen el «poder» en términos absolutamente nietzscheanos de «fuerza».

Sin embargo, hay varias diferencias importantes que pueden parecer superficiales, pero que es importante comprender si se desea evitar las trampas de «izquierda contra derecha» en las que tienden a caer muchos analistas bienintencionados.

Una diferencia principal es que mientras que los neoconservadores de la variedad Kagan-Cheney-Bolton están mucho más dispuestos a aceptar el hecho (al menos entre ellos mismos) de que su orden mundial ideal requiere estados constantes de «guerras eternas» asimétricas de cada uno contra todos -gestionadas por sus alfas desde arriba–, los imperialistas de izquierda de la mentalidad de Talbott prefieren promover una narrativa más pacifista que no tengo duda de que algunos de ellos –incluido el propio Talbott– creen realmente que es verdad. El suyo es un fascismo «iluminado» del arco iris con un rostro democrático y un barniz verde maltusiano que Aldous Huxley describió una vez como «un campo de concentración sin lágrimas».

El camino verde hacia el gobierno mundial

Volviendo al manifiesto de Talbott, se introduce el camino verde hacia el nuevo orden mundial que diferencia a un neoconservador de un neoliberal, junto con su admiración por un individuo poderoso:

«La Cumbre de la Tierra del mes pasado en Río significó la aceptación por parte de los participantes de lo que Maurice Strong, el principal impulsor del evento, llamó ‘la soberanía trascendente de la naturaleza’: ya que los subproductos de la civilización industrial cruzan las fronteras, también debe hacerlo la autoridad para tratarlos».

En un ensayo de 1992 titulado De Estocolmo a Río: Un viaje a través de una generación, Maurice Strong (a quien Talbott siempre ha venerado) escribió:

«El concepto de la soberanía nacional ha sido un principio inmutable, de hecho sagrado, de las relaciones internacionales. Es un principio que sólo cederá lentamente y a regañadientes a los nuevos imperativos de la cooperación ambiental mundial».

Dos años antes, Strong concedió una entrevista en la que describió un «libro de ficción» que fantaseaba con escribir y que describió de la siguiente manera:

«¿Qué pasaría si un pequeño grupo de líderes mundiales llegara a la conclusión de que el principal riesgo para la Tierra proviene de las acciones de los países ricos? Y si el mundo va a sobrevivir, esos países ricos tendrían que firmar un acuerdo para reducir su impacto en el medio ambiente. ¿Lo harán? La conclusión del grupo es no. Los países ricos no lo harán. No cambiarán. Así que, para salvar el planeta, el grupo decide: ¿No es la única esperanza para el planeta que las civilizaciones industrializadas colapsen? ¿No es nuestra responsabilidad lograr eso?»

Al igual que su homólogo sociópata George Soros, toda la carrera de Strong se había dedicado a la causa de un gobierno mundial verde desde sus primeros días como activo canadiense de Rockefeller y vicepresidente de Power Corporation, hasta su entrada en el nuevo gobierno liberal de Lester Pearson en 1963. Fue aquí donde Strong creó la Corporación Canadiense de Desarrollo Internacional que ayudó a acelerar la esclavitud de la deuda del tercer mundo (otorgando préstamos a las naciones pobres con la condición de que se adhirieran a las condicionalidades del FMI/Banco Mundial que los mantenían para siempre subdesarrollados y colonizados). La gran innovación de Strong durante este tiempo fue su aplicación de la idea de «tecnologías apropiadas» en las que se esperaba que las naciones pobres invirtieran, en lugar de «tecnología sucia» avanzada como la energía nuclear que «modificaba demasiado los ecosistemas tribales naturales».

En muchos sentidos, Maurice Strong, junto con el príncipe Felipe (que fue presidente del Fondo Mundial para la Naturaleza mientras Strong era vicepresidente en 1977) y Laurence Rockefeller (mano derecha del movimiento de conservación de los Estados Unidos y del movimiento de divulgación de los OVNIS), fueron los fundadores del Nuevo Acuerdo Verde que se está impulsando actualmente como la «solución» al inminente colapso económico.

El Uno y los Muchos

Un importante concepto filosófico debe ser abordado por todos los buscadores de la verdad para apreciar plenamente los juegos y manipulaciones imperiales que han definido nuestra historia colectiva, así como nuestro futuro colectivo. Aunque este concepto puede ser formulado de muchas maneras, su expresión más simple es «la paradoja del Uno y los Muchos».

La paradoja en tres cortos pasos:

  • TODOS los procesos ponderables existen simultáneamente como «uno», «muchos» e «infinitos».
  • Según las reglas de la lógica, una cosa puede ser «A» o «No A», pero nunca puede ser a la vez «A» y «No A».
  • Por lo tanto, ¿cómo podría algo ser simultáneamente uno, muchos e infinito?

Salgamos del reino abstracto por un segundo mirando un ejemplo concreto.

Un ser humano puede ser conceptualizado como uno (es decir: una persona con un cuerpo y una identidad), pero también como muchos (es decir: la suma total de miembros, órganos, células, huesos, etc…). También puede definirse como una entidad infinitamente subdividida de átomos y sub-partículas ad infinitum. Lo mismo ocurre con un edificio, una silla, un árbol, un perro, un poema, un cuadro o incluso la propia HUMANIDAD.

En su bello diálogo de Filebus (sobre cómo juzgamos el «Bien/Mal»), Sócrates describe el descubrimiento de este triple carácter de toda la realidad como un regalo prometeico que debe ser aprovechado responsablemente:

«Un regalo del cielo, que, como yo lo concibo, los dioses arrojaron entre los hombres por las manos de un nuevo Prometeo, y con ello un resplandor de luz; y los antiguos, que fueron mejores que nosotros y más cercanos a los dioses que nosotros, transmitieron la tradición, de que todas las cosas que se dice que son están compuestas de uno y muchos, y tienen lo finito e infinito implantado en ellas: Como tal es el orden del mundo, también nosotros debemos comenzar en cada investigación por establecer una idea de lo que es objeto de investigación; esta unidad la encontraremos en todo. Una vez encontrada, podemos proceder a buscar el dos, si es que hay dos, o, si no, el tres o algún otro número, subdividiendo cada una de estas unidades, hasta que finalmente la unidad con la que comenzamos se vea no sólo como uno y muchos e infinito, sino también como un número definido; el infinito no debe sufrir para acercarse a los muchos hasta que se haya descubierto el número entero de la especie intermedia entre la unidad y el infinito, -entonces, y no hasta entonces, podemos descansar de la división, y sin preocuparnos más por los interminables individuos podemos permitirles caer en el infinito. Esta, como decía, es la forma de considerar, aprender y enseñar a los demás, que los dioses nos han transmitido».

Como para advertir a los futuros perezosos becarios de Rhodes que prefieren saltarse los pasos en su comprensión del sistema de la humanidad que desean manejar políticamente, dice Platón:

«Pero los sabios de nuestro tiempo son demasiado rápidos o demasiado lentos en concebir la pluralidad en la unidad. Al no tener un método, hacen su uno y muchos de todos modos, y de la unidad pasan a la vez al infinito; los pasos intermedios nunca se les ocurren.»

La pregunta se presenta entonces: ¿Cómo definimos la relación del infinito con los muchos y los muchos con el uno? ¿El uno es meramente una suma de las partes? ¿O es algo más?

Un empirista (o alguien que ha esclavizado sus capacidades metafísicas para percibir las reglas perceptivas) tendría que concluir: Sí.

Puesto que las nociones metafísicas como Justicia, Bondad, Alma, Propósito, Creatividad, etc… no tienen partes, no están limitadas por limitaciones temporales o espaciales (no se puede cortar una «Justicia» por la mitad y compartirla) y, por lo tanto, no están sujetas a la percepción sensorial, el empirista afirma que no pueden existir realmente de ninguna manera significativa. Como el Calicles de Platón que aparece en el diálogo de Gorgias o el bruto Thrasymachus en el Libro uno de la República, tales conceptos «abstractos» son sólo convenciones sociales (como los «estados-nación» de Talbott), utilizados por razones utilitarias de gestión de la sociedad pero nunca asumidos como verdaderos por una clase maestra «iluminada».

Si se retoma cualquier diálogo platónico, se encontrarán tratamientos rigurosamente dialécticos de este problema desde una multitud de ángulos. Vale la pena el ejercicio.

Los becarios de Rhodes, los straussianos y otros imperialistas a través de los tiempos, siempre han sido y serán muy conscientes de esta paradoja. Todos los imperialistas que esclavizan sus poderes de razonamiento para captar la percepción sufren la misma incapacidad para resolver las paradojas ontológicas de las que Sócrates nos advirtió en el Diálogo de Filibus anteriormente mencionado… Desean gobernar sin haberse tomado el tiempo de conocer la naturaleza de la especie que desean gobernar, el universo en el que desean gobernar, y por consiguiente ni siquiera se conocen a sí mismos (rompiendo la regla cardinal de la filosofía ensalzada tanto por Sócrates como por Confucio: «Conócete a ti mismo»).

Este pequeño viaje filosófico nos lleva de vuelta al manifiesto de Talbott de 1992.

La solución fallida de Talbott para el Uno y los Muchos

Talbott termina su tratado con una reveladora visión de la «falsa resolución» oligárquica de la paradoja del Uno y los Muchos: al describir el proceso de balcanización que pronto se impondría a la Unión Soviética y la mayor difusión de los movimientos separatistas subdivididos en todo el mundo, Talbott afirma que son un «fenómeno básicamente positivo: una devolución de poder no sólo hacia arriba, hacia los organismos supranacionales y hacia fuera, hacia las mancomunidades y los mercados comunes, sino también hacia abajo, hacia unidades de administración más libres y autónomas que permiten a las sociedades distintas preservar sus identidades culturales y gobernarse a sí mismas. Esto se está definiendo a nivel local, regional y mundial, todo al mismo tiempo».

Definiendo la sociedad «a nivel local, regional y mundial», Talbott establece una infinita [localmente sub-divisible], muchas [naciones regionales cada vez más balcanizables] e ineludible [la comunidad mundial].

Dado que esta configuración está enraizada en la creencia de que «el todo = la suma de sus partes», los de Talbott optan por promover formas de «federalismo mundial» que imponen el orden a la sociedad desde arriba.

Si la humanidad puede ser socialmente diseñada para pensar localmente, subdividida de acuerdo a la raza (ver: Las vidas de los negros importan), credo, micro estados, géneros (también infinitamente subdividibles), etc… entonces los esclavos pueden felizmente votar por cualquier señor de la guerra o parlamentario local en su pequeña sección del juego de mesa como ellos crean conveniente. Al final su elección no importará mucho ya que las reglas del sistema de juego mundial estarán por siempre fuera de su esfera de influencia «democrática».

Este utópico mundo subdividido de microdemocracias sería «armonizado» por un orden global de ingenieros sociales no elegidos y una elite ilustrada que gestionaría científicamente los decrecientes rendimientos de los recursos que se asignarían a los inútiles consumidores de este Valiente Nuevo Mundo. La nueva religión mundial tendría un tinte verde decisivo, la moralidad se reduciría a la nada liberal de «tolerar infinitamente la subdivisión de opiniones y géneros» y la visión de Orwell sería completa.

El único problema era la Alianza Multipolar

Hemos sido introducidos a la falsa resolución del Uno y los Muchos a la que se adhieren los imperialistas y tecnócratas. Veamos ahora una resolución más saludable de la paradoja que han adoptado los líderes de la Alianza Multipolar que adquirió un carácter poderoso con el anuncio de Xi Jinping en 2013 de la Nueva Ruta de la Seda, y la entrada de Putin en Siria en 2015. Desde 2015, tanto la Unión Económica Euroasiática dirigida por Rusia, el desarrollo del Ártico y la Nueva Ruta de la Seda (a la que se han unido 135 naciones) se han integrado en un sistema unificado junto con una arquitectura financiera multipolar alternativa, cada vez más independiente de la manipulación oligárquica occidental.

La reafirmación de la soberanía nacional ligada a esta alianza multipolar enfurece a tecnócratas como Talbott y otros gobernantes británicos hasta los confines de la tierra por la sencilla razón de que no se basa en los «controles estructurales de los muchos» en situación de estancamiento, sino en el progreso científico y tecnológico. Este principio de cambio creativo es la resolución de la paradoja ontológica planteada en cada diálogo platónico. Cuando se tiene en cuenta la razón creativa y sus frutos como la característica definitoria de la humanidad como un Uno, entonces llegamos a reconocer que la humanidad siempre será más que la suma de sus partes. La humanidad es una especie autoperfeccionable, capaz de descubrir sin límites los principios del universo y de trasladar de forma autorreflexiva esos conceptos a nuestra especie mediante el progreso científico y tecnológico que ha permitido a nuestra especie dar un salto mucho más allá de los límites de crecimiento que limitan a todas las demás especies de la vida, hasta el punto de sostener hoy en día a casi 9.000 millones de almas en la Tierra.

Dado que este sistema creativo abierto es intrínsecamente incontrolable, y una causa de desequilibrio, los becarios de Rhodes y los neoconservadores que están obsesionados con el control de los dioses no pueden hacer otra cosa que odiarlo y temerlo.

El retorno de los impulsos nacionalistas a Estados Unidos en 2016, después de décadas de controles neoconservadores/becarios de Rhodes, representó el mayor temor del estado profundo y por esta razón, un desesperado y descuidado expediente fue elaborado para deshacer la opción a toda costa.

Afortunadamente, los controles casi absolutos de los que la oligarquía disfrutó en 1992 mientras celebraba el Nuevo Orden Mundial se han esfumado rápidamente, y la tendencia, como ellos dicen, es cada vez mayor.

Hoy en día, los estados nacionales (incluidos los propios Estados Unidos) tienen la primera oportunidad en décadas de salvarse de una nueva dictadura de los banqueros mundiales al subirse a bordo de un nuevo sistema de cooperación en el que todos ganan, tanto en la tierra como, cada vez más, en el espacio.

El primer punto de la agenda debe ser la aceptación inmediata del llamado del presidente Putin a una cumbre de emergencia de cinco naciones, seguida poco después por un nuevo sistema económico impulsado por grandes proyectos, crecimiento a largo plazo y CAMBIO CREATIVO.

Fuente: Strategic Culture Foundation

facebook
Twitter
Follow