Desde que denunció una reciente masacre de civiles en el este de la República Democrática del Congo, el ganador del Premio Nobel de la Paz de 2018, el Dr. Denis Mukwege, ha sido objeto de amenazas e intimidaciones. El objetivo es silenciar a un hombre cuya lucha por la justicia y la verdad es muy molesta. El investigador y periodista Patrick Mbeko descifra para Sputnik.

El futuro del ganador del Premio Nobel de la Paz de 2018, el famoso ginecólogo congoleño Denis Mukwege, está causando preocupación a algunos de sus familiares. Desde hace varias semanas es objeto de amenazas e intimidaciones por haber denunciado, a finales de julio, la violencia y las masacres que tuvieron lugar en la aldea de Kipupu, en la provincia de Kivu del Sur. En total, casi 220 personas han perdido la vida en la región en menos de un mes. Según Mukwege, «son las mismas personas que siguen matando en la RDC». «Las espantosas cifras de Kipupu están en línea con las masacres que han tenido lugar en la RDC desde 1996», escribió en Twitter.

Estas pocas palabras fueron suficientes para que sus detractores, la mayoría de los cuales son de origen ruandés o de habla ruandesa, reaccionaran y lo amenazaran a él y a los miembros de su familia. En una declaración emitida el 31 de julio, el propio Mukwege expresó su preocupación por la intimidación y dijo que no renunciaría a hablar sobre las atrocidades que sufre el pueblo del Kivu:

«Ninguna manipulación intelectual, ninguna amenaza, ningún uso del miedo me impedirá hablar de la realidad de las atrocidades que vive la gente de mi país y cuyas secuelas trato todos los días en mi hospital de Bukavu».

Es difícil entender por qué denunciar las masacres en un rincón de la RDC despierta tanta animadversión. En realidad, detrás de las amenazas y los intentos de intimidación se esconde un problema importante: el de la justicia y la memoria en la RDC y la región de los Grandes Lagos.

Una lucha por la verdad y la justicia que molesta

De hecho, no es sólo el hecho de denunciar la masacre en Kipupu lo que es un problema a los ojos de los detractores del Dr. Mukwege, es toda la lucha que el ginecólogo congoleño está llevando a cabo lo que molesta.

Desde 2017, este último ha participado en una campaña internacional de sensibilización para el establecimiento de un tribunal penal internacional que juzgue los delitos cometidos en el territorio de la República Democrática del Congo desde 1996. Para ello, se inspiró en una de las recomendaciones contenidas en el Informe Mapping del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, un documento de 545 páginas en el que se enumeran 617 violaciones graves del derecho internacional humanitario cometidas en la RDC entre 1993 y 2003. Entre los países señalados en este informe se encuentra Rwanda, acusada por los investigadores de la ONU de haber masacrado un número incalculable (cientos de miles, según varias ONG) de hutus ruandeses y civiles congoleños. Según los autores del Informe Mapping, los ataques «aparentemente sistemáticos y generalizados» de las tropas ruandesas contra la población civil «revelan varios elementos condenatorios que, si se prueban ante un tribunal competente, podrían calificarse de crímenes de genocidio».

Según el periódico Le Monde, que reveló la existencia de este informe que llevaba meses durmiendo en los cajones de la ONU, el presidente de Ruanda Paul Kagame y algunos de sus partidarios han hecho todo lo posible para sofocarlo. Sin duda, para evitar que su contenido se diluyera por la razón de estado o sufriera el mismo destino que los informes Gersony y Garretón que documentaban los crímenes del ejército ruandés tanto en Ruanda como en la RDC, se organizó una filtración en las columnas del diario francés, para gran indignación de Kigali.

Para el régimen ruandés, el Informe Mapping es una especie de espada de Damocles sobre la cabeza de la élite gobernante. Se trata de una cuestión de vida o muerte en la medida en que el informe, al exponer los crímenes cometidos por el Frente Patriótico Ruandés (FPR) de Paul Kagame, interpela e incluso pone indirectamente en tela de juicio la doctrina oficial, que presenta a Kagame y a su movimiento como los «héroes que pusieron fin al genocidio en Ruanda y no como criminales», en la que el régimen ha basado su legitimidad internacional desde su conquista del poder en 1994. A este respecto, Jean-Marie Vianney Ndagijimana, exministro de Asuntos Exteriores del primer gobierno postgenocidio establecido por Kagame, señala:

«Los que están en el poder en Kigali saben que si este informe se lleva a la primera plana, todo el régimen del FPR tendrá algo de qué preocuparse. Harán todo lo posible para evitar que esto suceda.»

Al reafirmar la necesidad de dar seguimiento al Informe Mapping y de establecer un tribunal penal internacional para que se pronuncie sobre la década de asesinatos, violaciones y saqueos cometidos por varios países de la región en suelo congoleño, el Dr. Mukwege se ha labrado un lugar entre los «principales enemigos» del régimen de Kigali, que está terriblemente implicado en este informe.

Bajo fuerte vigilancia

Ya en 2013, el médico nobelizado fue aparentemente espiado por los servicios ruandeses que vigilaban de cerca sus acciones. Según el periódico belga Le Soir, el chofer encargado de conducir el vehículo puesto a disposición del ginecólogo congoleño por el Parlamento Europeo durante sus viajes a Bélgica era todo menos neutral. Antes de ser contratado como chofer por Bruselas, este joven ruandés trabajaba para la embajada de Ruanda en Bruselas, a menudo sospechoso de amenazar la paz de los opositores y otros críticos del régimen que residen en Bélgica. Según el diario, hizo varios intentos de arrastrar a Denis Mukwege a la arena política, incluso tratando de ponerlo en contacto con interlocutores misteriosos. Pero cada vez se ha encontrado con la negativa del médico, «cauteloso por la multiplicación de amenazas y advertencias».

Hacer callar a toda costa al «hombre que cura a las mujeres»

En realidad, el Dr. Mukwege molesta. Su implacable compromiso con las mujeres víctimas de agresiones en la región oriental de la República Democrática del Congo –que le ha valido el apodo de «el hombre que cura a las mujeres»– y su postura a menudo explícita a favor de la justicia y la verdad en relación con los crímenes cometidos contra civiles es un verdadero problema para los trastornadores que prosperan en la región.

En octubre de 2012, escapó por poco de un ataque a su casa. Su vida se salvó gracias a la intervención de su guardia de seguridad, que fue asesinado en su lugar por hombres armados. A pesar de ello, se negó a permanecer en silencio, despertando tanto la ira de sus críticos como la preocupación de algunos de sus familiares que temen que pueda ser el objetivo de un ataque o de un atentado en los próximos días. Esta aprensión es tanto más fundada cuanto que las amenazas contra Denis Mukwege se han vuelto cada vez más insistentes desde su declaración pública sobre la masacre de Kipupu.

Si bien es evidente que el ganador del Premio Nobel, por sus posiciones y su lucha por la justicia, no ha hecho muchos amigos en la región, es igualmente evidente que el régimen ruandés, que ha sido señalado repetidamente en los informes de las Naciones Unidas y de las ONG internacionales por su participación en los saqueos y crímenes cometidos en el este de la RDC, no ve con buenos ojos el activismo del famoso ginecólogo, que cada vez más llama la atención sobre la anarquía que sigue existiendo en Kivu debido, entre otras cosas, a las acciones de Ruanda en esta parte de la RDC.

Al insistir en que la masacre de Kipupu está «en línea con los ataques que han golpeado a la RDC desde 1996», el Dr. Mukwege señala, sin nombrarlos, a los autores de la inestabilidad que ha persistido en Kivu desde la primera invasión del territorio congoleño por los ejércitos ruandés-ugandés patrocinados en su momento por Estados Unidos. Varias fuentes han afirmado que el ataque a Kipupu fue llevado a cabo por una coalición de milicias banyamulenge. Estas poblaciones de habla ruandesa, que han vivido en el este del Congo durante décadas, han servido a menudo como auxiliares de las aspiraciones de Ruanda en el Congo.

Desde 1996, el régimen de Kigali ha utilizado a los banyamulenge y a varios grupos armados para establecer su hegemonía en parte de Kivu. Un alto oficial del ejército ruandés, el general de división Muganga Mubarak, no lo ocultó en una reciente intervención en Kigali.

Por lo tanto, es en un contexto de inestabilidad mantenido deliberadamente que se están cometiendo varias masacres de congoleños en el este de la RDC. Y esto es precisamente lo que el Dr. Mukwege ha estado denunciando durante años, despertando la ira de Kigali y sus secuaces. Para deslegitimar al ginecólogo congoleño, lo acusan de «revisionismo» y «negacionismo». Estas acusaciones son utilizadas regularmente por el régimen para anestesiar cualquier crítica al FPR. Paralelamente a una campaña de denigración y acoso contra el ginecólogo en las redes sociales por parte del mismo círculo pro-Kigali, un grupo de banyamulenge ha lanzado una petición para la retirada de su Premio Nobel de la Paz.

Para colmo, el exjefe de Estado Mayor de Ruanda y actual asesor personal de Paul Kagame, el general James Kabarebe, que ha sido señalado por varios crímenes graves cometidos en Ruanda y el Congo, acusó a Mukwege de connivencia con genocidas hutus en un discurso en la televisión de Ruanda. Según Jean-Marie Vianney Ndagijimana, los comentarios de Kabarebe deben ser tomados en serio:

«Esta es una amenaza apenas disimulada y el Dr. Mukwege debería tener mucho cuidado. Porque todos los acusados de complicidad con los genocidas han sido blanco directo del régimen de Kigali».

De hecho, todas estas amenazas e intimidaciones tienen un objetivo: silenciar para siempre a un hombre cuya lucha por la justicia y la verdad está causando la mayor perturbación a los trastornadores que están causando estragos en la traumatizada región del África de los Grandes Lagos?

Fuente: Sputnik France

facebook
Twitter
Follow