Si bien es cierto que los Estados que no respetan las normas –sobre todo Estados Unidos– siempre han representado una amenaza para el imperio del derecho internacional, no veo ningún margen serio para discutir que el desarrollo del corpus del derecho internacional, y de las instituciones para aplicarlo, fue uno de los grandes logros del siglo XX, e hizo mucho para reducir los conflictos mundiales.

La Corte Internacional de Justicia, el Tribunal del Derecho del Mar, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, la Organización Mundial del Comercio, son sólo algunas de las instituciones que han desempeñado un papel sumamente positivo, ayudando a resolver cientos de controversias durante su existencia y, lo que es aún más importante, ayudando a establecer normas que impidieron que surgieran miles de controversias más. También han florecido las organizaciones regionales, decenas de ellas, entre ellas la Unión Europea, la Unión Africana y la Organización de Cooperación de Shanghai.

La sentencia de la CIJ en los 160 casos que ha visto ha sido casi siempre respetada por las partes del caso. Esto se ha aplicado incluso cuando la controversia es radical, incendiaria y ya ha dado lugar a enfrentamientos y muertes, como la solución de la frontera entre Nigeria y Camerún. La CIJ ha sido un gran éxito.

La fundación de la Corte Penal Internacional en 2002 fue el punto culminante en el establecimiento del estado de derecho como principio rector de los asuntos internacionales. Al igual que con todas las principales instituciones mundiales de derecho internacional, el Reino Unido ha desempeñado un papel fundamental en el establecimiento de la CPI. Yo estaba en el Foreign Office en ese momento, y recuerdo la tranquila confianza en que finalmente Estados Unidos se incorporaría a ella, tal como lo hizo con la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar después de décadas de vacilación. De hecho, la CPI ha sido una gran decepción, de la cual más adelante hablaré. Me refiero al año 2002 como la marca de agua alta para la regla del derecho internacional, porque posteriormente la marea se ha vuelto decisivamente en contra de ella.

Cuando Blair y Bush invadieron Irak, no sólo sin la autorización del Consejo de Seguridad de la ONU, sino con la certeza de que el Consejo de Seguridad estaba en contra, y en el caso de Blair en contra de la opinión unánime de todo el cuadro de Asesores Legales del Foreign Office que afirmaba que la guerra era ilegal, no sólo precipitaron una crisis que ha resultado en millones de muertos, sino que dieron un golpe mortal a todo el tejido del derecho internacional.

Los resultados son ahora cada vez más visibles. Acabamos de sobrevivir por ahora, gracias al notable sentido común y a la moderación del Irán, a una peligrosa crisis en Oriente Medio tras el asesinato ilegal del general Soleimani, que viajaba en una misión diplomática en ese momento. El uso a escala masiva de la ejecución mediante drones –incluida la ejecución de ciudadanos británicos y estadounidenses– por parte de los gobiernos británico y estadounidense, a menudo sin el permiso del gobierno en cuyo territorio se lleva a cabo la ejecución, es una violación atroz del derecho internacional para la que no parece haber ningún remedio efectivo.

Los asesores jurídicos del Foreign Office se negaron a informar de que el homicidio de Soleimani era legal en el derecho internacional. Sin embargo, al gobierno del Reino Unido ya no le importa si algo es legal o no en el derecho internacional. La línea del gobierno era originalmente que era un «caso discutible» de que el asesinato fuera legal, entonces después de las objeciones de los asesores legales la línea cambió a «no le corresponde al Reino Unido determinar si el ataque con drones es legal».

El Reino Unido solía ser un pilar, posiblemente el más importante, del derecho internacional. Gracias a una serie de políticos neoconservadores, entre ellos Blair, Straw, Cameron, May y Johnson, el Reino Unido ya no hace más que aparentar que da la cara por el derecho internacional. Simplemente ignora la instrucción de las Naciones Unidas y la Corte Internacional de Justicia de descolonizar las Islas Chagos. Se niega a aplicar el arbitraje internacional vinculante sobre la deuda contraída con Irán. Se burla del Grupo de Trabajo de las Naciones Unidas sobre la Detención Arbitraria. Se niega a permitir que el Relator Especial de la ONU sobre la Violencia contra las Mujeres entre en los centros de detención de asilo. Podría seguir. Una consecuencia directa de esto es la fuerte disminución de la influencia del Reino Unido en el mundo y, en particular, por primera vez en 71 años no tiene un asiento en la Corte Internacional de Justicia. Dado que el Reino Unido ha rechazado efectivamente la autoridad de la CIJ, esto no es sorprendente.

Fue la reputación del Reino Unido como defensor del derecho internacional lo que moderó la indignación en la ONU por la anacrónica pertenencia permanente del Reino Unido al Consejo de Seguridad de la ONU. Ese respeto internacional ya no existe, y el Gobierno británico se engaña si piensa que el privilegiado estatus del Reino Unido en la ONU durará para siempre, especialmente porque ya no puede ser considerado como un representante de la política exterior de la UE.

La propia ONU está, por supuesto, sufriendo una amenaza sostenida a su autoridad. Simplemente es ignorada en el terrible desastre liderado por los saudíes en Yemen. Al negar al ministro de Asuntos Exteriores iraní un visado para asistir a una reunión del Consejo de Seguridad sobre Soleimani, Estados Unidos atacó el propósito mismo de la ONU. Si la institución va a ser rehén de su anfitrión geográfico, ¿cuál es su propósito? En última instancia, para recuperar la relevancia, la ONU tendrá que reformarse democráticamente y reubicarse, tal vez en Sudáfrica. No creo que eso suceda en un futuro próximo.

En cuanto a la Corte Penal Internacional, ha sido una gran decepción que de muchas maneras simboliza el colapso del derecho internacional. El hecho de que no se procesara a Bush y a Blair por la guerra contra Iraq marcó su rumbo desde el principio. Librar una guerra agresiva es en sí mismo un crimen de guerra y fue indeleblemente establecido como tal por el Tribunal de Nuremberg. El hecho de que no se mencionara específicamente en el Estatuto de Roma fue un pretexto endeble de los jueces que no estaban dispuestos a asumir el poder. Los mismos jueces se han abstenido de investigar los crímenes de Estados Unidos en Afganistán y parecen estar en el mismo proceso por los crímenes de guerra en Gaza, donde sorprendentemente no ha habido apoyo de los Estados a la CPI contra la amenaza de Netanyahu de instituir sanciones contra el personal de la CPI si las investigaciones continúan. Yo solía defender con firmeza a la CPI frente a las acusaciones de que era simplemente un instrumento de la política de los neoconservadores. Ahora me resulta muy difícil hacerlo.

El Reino Unido no es el único país que ignora el derecho internacional. El repudio de España a la decisión del Tribunal de Justicia de la Unión Europea de que Junqueras debe ser liberado para ocupar su escaño en el Parlamento Europeo es un gran golpe para el prestigio y la autoridad de esa institución. La vil persecución de Cataluña por parte de España es, en sí misma, el reto más amplio al que se han enfrentado los «valores occidentales» durante décadas en el corazón de Europa, en gran medida peor que todo lo que ha hecho Orban. España ignora completamente sus obligaciones con el Consejo de Europa.

La configuración del derecho internacional presenta un cuadro muy sombrío. Es muy preocupante, mucho. El mundo se está convirtiendo en un lugar mucho más peligroso como resultado de ello.

Fuente: Craig Murray

facebook
Twitter
Follow