¡Uf! Por fin, el Reino Unido deja oficialmente la Unión Europea el 31 de enero.  Aquí en París, los defensores de la retirada francesa de la UE lo están celebrando. Ven al Brexit como el precursor de un futuro «Frexit», una salida francesa de la gobernanza no democrática, y el comienzo del fin de un proyecto fallido de unificación de Europa en torno a las exigencias del capitalismo neoliberal.

Pero la paradoja es que los defensores de la unificación europea lo deberían estar celebrando aún más, si no fuera demasiado tarde. Porque los años de pertenencia de Gran Bretaña ya han contribuido a hacer añicos los sueños originales de una Europa unida, ya sean las aspiraciones de los federalistas a la unidad política o el proyecto de una confederación europea de Estados independientes preconizado por Charles De Gaulle hace unos sesenta años.

Ya entonces, cuando De Gaulle se reunía con el anciano canciller de Alemania Occidental Konrad Adenauer para promover la reconciliación franco-alemana, los dos antiguos estadistas pensaban en trabajar gradualmente hacia una asociación de los principales Estados europeos que preservara su soberanía dentro de una confederación que garantizara la paz y la cooperación.

Desde el principio, la cuestión de la adhesión británica apareció como una espina clavada en el costado de la unidad europea.  Inicialmente, Londres se oponía al Mercado Común.  En 1958, el primer ministro Harold MacMillan lo calificó de «bloqueo continental» (en alusión a la política europea de Napoleón de 1806) y dijo que Inglaterra no lo toleraría.  Pero a medida que el proyecto parecía tomar forma, Londres buscó un acuerdo.

De Gaulle advirtió desde el principio que Gran Bretaña no pertenecía a una Europa unificada, ni geográfica, ni económicamente, ni sobre todo psicológicamente.

La observación se ha hecho famosa: en 1944, en vísperas de la invasión de Normandía, en un discutido intercambio, Churchill supuestamente le dijo a De Gaulle que si Gran Bretaña tenía que elegir, siempre optaría por «el mar abierto» en lugar del continente europeo.

Por supuesto, Gran Bretaña perdió hace mucho tiempo tanto a Churchill como a su Imperio. Sin embargo, los ingleses siguen psicológicamente apegados a su condición de isla, origen de su abrumador poder marítimo que construyó el imperio y ha dejado huellas de naciones de habla inglesa y relaciones comerciales preferenciales en todo el mundo.  Los británicos no se sienten normalmente parte del «continente» y la política tradicional de sus gobiernos fue siempre mantener el continente dividido y débil.  Esta política fue transmitida a los alumnos desde Londres a Washington, reflejada en la descripción del propósito de la OTAN: «mantener a los rusos fuera, a los estadounidenses dentro y a los alemanes abajo» –la broma que dice la verdad.

Hace sesenta años, De Gaulle, que imaginaba una confederación europea como una forma de lograr la independencia de los liberadores estadounidenses (que vinieron para quedarse), vio muy claramente que el Reino Unido sería el caballo de Troya de Estados Unidos en la comunidad europea. Eso se llama visión, la calidad de un estadista –una raza que parece haberse extinguido en Occidente.  Se opuso a la pertenencia británica tanto tiempo como pudo, pero la influencia estadounidense era demasiado grande.  Y curiosamente, los ardientes federalistas europeos se unieron para promover la adhesión británica, aparentemente sin darse cuenta de que dicha adhesión era totalmente incompatible con la unidad política que deseaban.

Los dirigentes británicos, firmemente apegados a su parlamento, su realeza, su sistema de clases y su papel único en el mundo –ahora en gran parte transmitido a sus herederos de Washington– nunca consideraron la posibilidad de una verdadera unidad política con el continente.  Pero como nación comercial, querían ser parte de una Europa que favoreciera el libre comercio, punto.

El Reino Unido solicitó por primera vez la adhesión en 1961, en un momento en que el núcleo central estaba formado por Francia, Alemania, los países del Benelux e Italia. Pero mientras De Gaulle fue presidente de Francia, esto no fue posible, a pesar del apoyo de los Estados Unidos (los Estados Unidos siempre han apoyado la ampliación, en particular la adhesión de Turquía, que ahora se considera imposible).  El Reino Unido no se incorporó a la Comunidad Económica Europea hasta el 1º de enero de 1973, trayendo consigo tanto a Irlanda como a Dinamarca, otro defensor del libre comercio.

La incorporación de Gran Bretaña fue el paso decisivo para convertir a la Europa unificada en un vasto mercado libre, un paso hacia la globalización.  Este fue, en efecto, el programa de Jean Monnet, un empresario francés totalmente americanizado que trazó el camino hacia la unidad europea a través de medidas puramente económicas, indiferente a las cuestiones políticas. Pero fue necesario el peso británico para llevar a Europa con firmeza en esa dirección, alejándose de la idea original del Mercado Común (eliminando las barreras comerciales sólo entre los Estados miembros) hacia un mercado abierto, con barreras comerciales mínimas, extendiendo los beneficios de su doctrina de «libre competencia» a gigantes como los Estados Unidos y China.

En 1989, Margaret Thatcher nombró a Leon Brittan para el puesto de Comisario Europeo de la Competencia, donde permaneció hasta 1999 a cargo del comercio y los asuntos exteriores. En Bruselas fue la influencia más poderosa para confirmar el papel de la UE como principal ejecutor de las políticas neoliberales. Al mismo tiempo, Thatcher exigió «la devolución de su dinero» y fortaleció la propia libertad del Reino Unido frente a las limitaciones institucionales europeas.

El Reino Unido nunca aceptó el acuerdo de Schengen sobre las fronteras de la UE y se negó a desguazar la libra esterlina por el euro – una decisión sabia, sin duda. Pero también es sintomático de la incapacidad esencial de Inglaterra para fusionarse plenamente con el continente.

Al mismo tiempo, la presencia de Londres ha contribuido sin duda a la incapacidad total de la UE para desarrollar una política exterior que se desvíe de la de Washington. Gran Bretaña apoyó la ampliación hacia el Este que ha hecho que la UE esté más desunida políticamente que nunca y ha sido la más firme defensora de la paranoica rusofobia de Polonia y los Estados Bálticos que empuja a otros países europeos a un peligroso conflicto con Rusia que es contrario a sus propios intereses.

No es que Gran Bretaña sea responsable de todo lo que está mal en la Unión Europea hoy en día.  Un gran error fue cometido por el Presidente francés François Mitterrand en el decenio de 1980 cuando insistió en una «moneda europea común» con la ilusión de que ello ayudaría a Francia a contener a Alemania, cuando resultó no sólo hacer lo contrario sino arruinar a Grecia y causar estragos en Portugal, España e Italia.

Y hay muchos otros errores que se han cometido, como la invitación de Angela Merkel a venir a Europa, dirigida ostensiblemente a los refugiados de guerra sirios pero entendida por millones de desafortunados en el Oriente Medio y África como destinada a ellos mismos.

Y ciertamente, hubo y hay una minoría de ingleses y mujeres que se identifican sinceramente con Europa y quieren sentirse parte de ella.  Pero son una minoría.  Inglaterra ha apreciado y celebrado durante demasiados siglos su singularidad como para ser borrada por complejas instituciones impersonales.

A medida que Inglaterra vuelve a las incertidumbres del mar abierto, deja atrás una Unión Europea gobernada burocráticamente para servir a los intereses del capital financiero.  Los Estados miembros, como la Francia de Macron, son gobernados según los decretos de la UE en contra de la voluntad de su pueblo.  La pertenencia a la Unión Europea contribuyó a esta negación de la democracia, pero paradójicamente, el propio pueblo británico es el primero en rechazarla y en exigir el retorno a la plena soberanía nacional.

Incluso los ardientes seguidores de la unidad europea insisten cada vez más en que quieren «una Europa diferente», reconociendo que el proyecto no ha producido las maravillas que se prometieron. Pero para cambiar esta Europa en particular se necesitaría la unanimidad de los 27 Estados miembros restantes, cada vez más discordantes.

Por eso crece la idea de que tal vez sea hora de abandonar esta fallida unión europea y empezar de nuevo, buscando el entendimiento político cuestión por cuestión entre las democracias soberanas en lugar de una unidad económica no operativa como la decretada por la burocracia capitalista transnacional.

Fuente: Global Research

facebook
Twitter
Follow