Venezuela tiene elecciones. Juan Guaido nunca ha sido candidato presidencial. A pesar de la masiva financiación de la oposición por parte de la CIA y de las interferencias durante años mientras Big Oil intenta recuperar el control de las mayores reservas de petróleo del mundo, Nicolás Maduro fue reelegido democráticamente en 2018 como presidente de Venezuela.

El golpe en curso es ilegítimo. Me opuse a la iniciativa de Maduro de reemplazar a la Asamblea Nacional elegida. A veces leo cosas que escribí en el pasado y decido que estaba equivocado. A veces creo que el artículo era correcto, pero un poco mal escrito. Ocasionalmente estoy orgulloso, y estoy orgulloso de mi análisis sobre Venezuela escrito el 3 de agosto de 2017. Creo que sigue siendo válido.

La política revolucionaria de Hugo Chávez se basaba en dos principios muy simples:

1) La gente no debería estar muriendo de hambre en los barrios pobres del estado más rico en petróleo del mundo.

2) La CIA no debe controlar a Venezuela.

A lo largo de los años, Chávez acumuló logros reales en el mejoramiento de las condiciones de vida de los pobres y en la provisión de servicios de salud y educación. Era muy popular y tanto él como también su sucesor, Nicolás Maduro, obtuvieron victorias electorales muy genuinas. Maduro sigue siendo el presidente elegido democráticamente.

Pero el sueño se agrió. En particular, se vio perjudicado por la tendencia de las economías de planificación centralizada a no conseguir los productos básicos que la gente quiere en los estantes de las tiendas, y por la corrupción que acompaña a la centralización. Esta última no era ciertamente peor que la corrupción de la derecha a la que reemplazó, pero eso no disminuye su existencia.

Toda revolución siempre desplazará a una élite existente, que por definición es el sector mejor educado y más articulado de la población, con mayor acceso a los recursos –incluidos los medios de comunicación– y al apoyo secreto de la CIA, que ha continuado durante todo el proceso a un ritmo cada vez mayor. Chávez no resolvió este problema como lo habrían hecho Robespierre, Stalin, Trotsky o Mao. Aceptó la democracia, los dejó, y en gran medida dejó intactos sus miles de millones de dólares privados en el extranjero y, por lo tanto, su poder.

Inevitablemente llegó el día en que las fallas económicas y administrativas agrietaron la solidez del apoyo de los pobres a la revolución. La derecha entonces intensificó su oposición con una campaña dirigida por multimillonarios corruptos, que los medios de comunicación occidentales no han reconocido que ha sido en todo momento mortalmente violenta.

El problema con el milenarismo revolucionario es que sus partidarios consideran que su fracaso para lograr la utopía es un desastre. Maduro debería haber aceptado que es la naturaleza de la vida que las mareas políticas fluyen y refluyen, cediendo el poder a los logros de la oposición en el parlamento, manteniendo los principios de la democracia y esperando a que la marea retrocediera en su camino, asumiendo el riesgo de que la CIA no le diera la oportunidad. En cambio, ha recurrido a un arreglo constitucional que diluye la democracia, un precedente que deleitará a la derecha que, a largo plazo, es la que tiene más que temer de la población. Dada la extrema violencia de la oposición, estoy menos inclinado a ver las detenciones como un asunto incuestionable de derechos humanos, tal como lo ven algunos grupos pro-occidentales de supuestos derechos humanos. Pero que Maduro se haya salido del camino democrático, me temo que es cierto. Él, sin rodeos, se ha equivocado, por muy difíciles que sean las circunstancias. Condeno tanto las desviaciones de las mejores prácticas en materia de derechos humanos como el intento de utilizar un órgano elegido indirectamente para subvertir el Parlamento elegido.

Pero, aún hoy, Venezuela es mucho más democrática que Arabia Saudita, y respeta mucho más los derechos humanos que Israel en su terrible represión de los palestinos. Sin embargo, el apoyo a Israel y a Arabia Saudita son piedras angulares de la política exterior de aquellos que hoy son incesantes en sus demandas de que desde la «izquierda» condenemos a Venezuela. La BBC ha dado masivamente mas cobertura periodística a los abusos de los derechos humanos en Venezuela este último mes que en una veintena de países mucho peores que yo podría nombrar.

Las violaciones de los derechos humanos deben ser condenadas en todas partes. Pero sólo aparece en los titulares cuando es practicado por un país que se encuentra en el lado equivocado de la agenda neoconservadora.

Cualquiera que crea que la democracia interna de un país es el factor determinante para que Occidente decida cambiar el régimen violento de ese país, es un completo idiota. Cualquier periodista o político que haga esa afirmación es más probable que sea un completo charlatán que un completo idiota. En los últimos años, la posesión de reservas de hidrocarburos es obviamente un factor importante en las acciones de cambio de régimen de Occidente.

En América Latina durante el último siglo, la presencia de la democracia interna ha sido mucho más probable que conduzca a un cambio de régimen externo que su ausencia, ya que el mantenimiento de la hegemonía imperialista estadounidense ha sido el factor definitorio. Eso se combina con las reservas de petróleo para hacer que el movimiento actual sea un doble golpe.

Es desalentador ver que las «democracias» occidentales apoyan tan universalmente el golpe de Estado en Venezuela. La UE, en particular, ha dado un salto adelante para apoyar a Donald Trump en el ridículo acto de reconocer al corrupto títere de Big Oil, Guaido, como «presidente». El cambio de la UE a un modo totalmente neoconservador –representado con tanta crudeza en su descarado apoyo a la violencia franquista en Cataluña– es lo que me llevó a reconciliarme con el Brexit y con una relación al estilo noruego.

Cuando yo estaba en el Foreign Office, la regla del reconocimiento era muy clara y muy abierta: el Reino Unido reconocía al gobierno que tenía el «control efectivo del territorio», cualesquiera que fueran los atributos de ese gobierno. Se trata de un principio muy bien establecido del derecho internacional. Hubo muy raras excepciones que implicaran seguir apoyando a los gobiernos derrocados. El gobierno polaco en el exilio anterior a 1939 fue el ejemplo más obvio, aunque una vez derrotado el nazismo, Gran Bretaña pasó a reconocer al gobierno comunista que estaba realmente a cargo, con rabia por parte de los polacos exiliados. Participé en la cuestión del reconocimiento continuo del presidente Kabbah de Sierra Leona durante el período en que fue derrocado por un golpe militar.

Pero no se me ocurre ningún precedente para reconocer a un presidente que no tiene ni ha tenido nunca el control del país, y que nunca ha sido candidato a la presidencia. Esta idea de que Occidente simplemente trata de imponer un líder debidamente corrupto y dócil es realmente un hecho sorprendente. Es asombroso que el comentario de los principales medios de comunicación y la clase política parezca no ver ningún problema con ello. Es un precedente bastante extraordinario, y sin duda conducirá a muchas nuevas aventuras imperialistas.

Un último pensamiento. El Gobierno de derechas de Ecuador ha sido uno de los primeros y más expresivos en hacer las ofertas de Occidente. El gobierno ecuatoriano ha estado coludiendo con Estados Unidos en los esfuerzos por encarcelar a Julian Assange, y en este mismo momento ha hecho arreglos para que el personal del FBI y la CIA en Quito hagan declaraciones falsas y maliciosas fabricadas por el gobierno ecuatoriano en colaboración con la CIA, sobre las actividades de Julian Assange en la embajada de Londres.

Los documentos del gobierno ecuatoriano ya habían sido producidos fuera de Quito, y mostrados en medios del MI6 y de la CIA como el Guardian y el New York Times, con la intención de mostrar la cita diplomática de Julian Assange en Moscú en diciembre de 2017. He creído a lo largo de todo el proceso que estos documentos falsos fueron probablemente producidos por la nueva CIA de Ecuador que influyó en el propio gobierno.

Hoy Ecuador, que una vez fue una parte clave de la revolución bolivariana, es simplemente una marioneta de la CIA, que expresa su apoyo a un golpe de Estado de Estados Unidos en Venezuela y trabaja para producir un falso testimonio contra Assange. Les advierto con firmeza que no deben dar crédito a la próxima «primicia» de Luke Harding que, sin duda, saldrá pronto de este proceso.

Fuente original: Craig Murray

facebook
Twitter
Follow