Con una prisa indecorosa, los medios de comunicación estadounidenses saltaron sobre el asesinato de cuatro militares estadounidenses en Siria como una forma de socavar el plan del presidente Donald Trump de retirar las tropas de ese país.

El ataque mortal en la ciudad septentrional de Manbij, en la ribera occidental del río Éufrates, fue llevado a cabo por un terrorista suicida. Al parecer, el grupo terrorista Estado Islámico (ISIS) reivindicó la responsabilidad, pero el grupo hace sistemáticamente esas afirmaciones, que a menudo resultan ser falsas.

Se dijo que el personal militar estadounidense se encontraba en una patrulla rutinaria en Manbij donde las fuerzas estadounidenses han estado apoyando a los militantes kurdos en una supuesta campaña contra ISIS y otros grupos terroristas.

Una explosión en un restaurante causó la muerte de dos soldados estadounidenses y dos funcionarios civiles del Pentágono, junto con más de una docena de víctimas. Otros tres militares estadounidenses se encontraban entre los heridos.

Los medios de comunicación estadounidenses destacaron el ataque con bomba como el mayor número de muertos de las fuerzas estadounidenses en Siria desde que comenzaron sus operaciones en el país hace casi cuatro años.

Estados Unidos y la milicia kurda han tenido en control de Manbij durante más de dos años. Es uno de los principales lugares de donde las tropas americanas se retirarán bajo el plan de salida de Trump, que anunció el 19 de diciembre.

Después del atentado, el New York Times encabezó la portada: «Ataque de ISIS en Siria mata a 4 estadounidenses, causando preocupación por la retirada de tropas». El artículo continúa diciendo que «las noticias provocaron llamamientos de republicanos y demócratas para que el presidente Trump reconsiderara sus planes de retirar las tropas del país».

Un titular más puntiagudo en el Washington Post fue: «La matanza de 4 estadounidenses en Siria pone de relieve la política de Trump».

El Post editorializó, «el bombardeo mostró que [ISIS] es probable que sea una fuerza a tener en cuenta en Siria en un futuro previsible». Citó a políticos de Washington que afirmaban que las «muertes por bombardeo… fueron el resultado directo de un estúpido y abrupto anuncio de partida [de Trump], y que defendían la idea de quedarse».

El senador demócrata Jack Reed, que forma parte de la Comisión de las Fuerzas Armadas del Senado, dijo: «Desde el principio, pensé que el presidente estaba equivocado [al ordenar la retirada]. Fue un error estratégico para toda la región».

Con macabra petulancia, los políticos anti-Trump y los medios de comunicación parecían explotar la muerte de las tropas estadounidenses en Manbij para conseguir puntos contra Trump.

Las afirmaciones del presidente justo antes de Navidad de haber derrotado a ISIS fueron ampliamente repetidas después del ataque de Manbij esta semana, a modo de ridiculizar la orden de Trump de retirar las tropas estadounidenses de Siria.

Sin embargo, a pesar de las muertes, Trump y su vicepresidente Mike Pence declararon que seguían comprometidos a traer a casa a los aproximadamente 2.000 militares estadounidenses. Algunas figuras militares también salieron en los medios de comunicación estadounidenses para defender el plan de retirada de Trump a pesar del ataque terrorista en Manbij.

Claramente hay una división seria en Washington sobre la política de Trump con respecto a Siria. Para los demócratas y los medios de comunicación que les apoyan, cualquier cosa que haga Trump es rechazada. Pero también hay elementos dentro del nexo militar y de inteligencia que están implacablemente en contra de lo que ellos ven como su «capitulación a Rusia e Irán» en Siria. Esa fue en parte la razón por la que su secretario de Defensa James Mattis renunció días después de que Trump anunciara su retirada a finales del mes pasado.

Después de haber invertido años y dinero en maquinaciones de cambio de régimen en Siria, es probable que haya militares y miembros de la inteligencia estadounidenses que se resistan al movimiento de Trump de hacer las maletas. No es que la decisión de Trump augure más paz para la región. Es más bien un «cambio táctico» en el funcionamiento del imperialismo yanqui en Oriente Medio, como dijo su secretario de Estado Mike Pompeo en El Cairo la semana pasada.

Por eso la orden de Trump de sacar las tropas de Siria puede no ser una retirada clara. Su asesor de Seguridad Nacional, John Bolton, en una gira por Oriente Medio la semana pasada, ya ha intentado socavar a Trump imponiendo todo tipo de condiciones vagas a la retirada de las tropas. Bolton y Pompeo han hablado de la necesidad de asegurar la derrota total del ISIS y de contrarrestar la presencia iraní en Siria.

Esto plantea la cuestión de quién pudo haber llevado a cabo el bombardeo en Manbij. ¿Realmente fue un terrorista suicida? ¿Fue realmente ISIS? Varios observadores han señalado que ISIS no ha tenido ninguna presencia en Manbij en los últimos dos años desde que los estadounidenses y los kurdos tomaron el control de la ciudad.

Como siempre, surge la pregunta clave: ¿quién se beneficia del asesinato de las tropas estadounidenses? La escala del ataque sugiere que se llevó a cabo con un fuerte mensaje político destinado a Trump.

Un posible beneficiario son los militantes kurdos que están siendo abandonados por la supuesta retirada estadounidense. Sin su patrocinador norteamericano sobre el terreno, los kurdos corren el riesgo de que las fuerzas turcas emprendan operaciones transfronterizas para eliminarlos, como Ankara ha prometido hacer. Un cálculo maquiavélico kurdo podría ser para «refutar» a Trump sobre «la derrota de ISIS», y que las fuerzas estadounidenses son necesarias para prevenir cualquier resurgimiento del grupo terrorista en Manbij y el noreste de Siria.

Otro jugador siniestro es la CIA o algún otro elemento de la inteligencia militar estadounidense. Ciertamente no está más allá del ámbito de lo plausible que la CIA pudiera propiciar tal atrocidad contra el personal estadounidense con el fin de desacreditar el plan de retirada de Trump.

Ciertamente, la forma en que los medios de comunicación anti-Trump en Estados Unidos reaccionaron, con tanta presteza y concertando puntos de discusión, sugiere que había algo demasiado conveniente acerca de la masacre.

De hecho, sería ingenuo no sospechar que la CIA podría haber llevado a cabo tal bandera falsa en Manbij. Como en la década de 1950 en Vietnam, como dijo Graham Greene en «The Quiet American», la CIA ha estado haciendo trucos sucios similares con atrocidades de bombardeos y asesinatos durante décadas para precipitar guerras en países extranjeros que, según la agencia, son de interés geopolítico para Estados Unidos.

Fuente original: Strategic Culture Foundation


facebook
Twitter
Follow