Cuando Paul Tibbets tenía trece años voló con un biplano sobre Miami Beach de Florida, dejando caer una carga de promoción de barras de caramelo Babe Ruth directamente sobre el área objetivo de la promoción, en un truco publicitario. Era su primer vuelo en solitario y: «A partir de ese momento se convirtió en adicto a volar».

Se convirtió en un piloto de pruebas y: “uno de los primeros americanos a volar en la Segunda Guerra Mundial”. Diecisiete años más tarde había pasado de graduarse en dejar caer barras de caramelo a dejar caer la primera bomba atómica del mundo en Hiroshima.

Treinta años después, el entonces retirado general de brigada Paul Warfield Tibbets habló con los autores Gordon Thomas y Max Morgan-Witts, para su libro minucioso y definitivo (1) sobre uno de los crímenes más grandes del mundo, de los antecedentes de la empresa. La mayoría concluiría sin duda que era un proyecto criminal desde el principio, a todos los niveles.

Tibbets dijo a los autores:

«Me llamaron para aquel trabajo bomba… me dijeron que iba a destruir una ciudad con una bomba. Esa era la idea… Tuvimos, trabajando en mi organización, a un asesino, tres hombres culpables de homicidio y varios delincuentes; todos ellos se habían escapado de la cárcel.

El asesino estaba condenado a perpetuidad; los homicidas cumplían una pena de entre diez a quince años; los delincuentes de tres a cinco. Después de escaparse se habían alistado bajo nombres falsos. Todos ellos eran técnicos especializados… Eran todos todos muy buenos, realmente buenos en su trabajo y los necesitábamos. Les dijimos que si no nos daban ningún problema, no tendrían ningún problema con nosotros.

Cuando todo había terminado, les llamamos y les dimos sus expedientes y una caja de cerillas y les dijimos: ‘quemadlos’. Veis, yo no estaba dirigiendo un departamento de policía, dirigía un equipo que era único».

El crimen que el equipo cometió también era único, haciendo que el asesinato, el homicidio o el delito familiar fueran insignificantes en comparación.

En Hiroshima, una milésima de segundo después de las 8:16 de la mañana del 6 de agosto de 1945, la temperatura en el núcleo de los cientos de pies de la amplia bola de fuego llegó a 50.000.000 de grados. La carne se quemó a dos millas de distancia de sus parámetros externos.

80.000 personas murieron o resultaron heridas mortalmente al instante. El área principal del objetivo eran «los principales barrios residenciales, comerciales y militares de la ciudad».

La entrada a la Clínica Shima estaba flanqueada por grandes columnas de piedra. «Fueron encastadas en el suelo». El edificio fue destruido: «los ocupantes vaporizados».

Sólo tres de cincuenta y cinco hospitales de la ciudad permanecieron utilizables, ciento ochenta de los doscientos médicos de Hiroshima fueron muertos o heridos y 1.654 de 1.780 enfermeras.

Sesenta y dos mil edificios fueron destruidos como todos los servicios públicos y sistemas de transporte. Sólo dieciséis camiones de bomberos permanecieron utilizables.

La gente de pie, caminando, las colegialas manejando el centro de comunicaciones del castillo de Hiroshima y el noventa por ciento de los ocupantes del castillo, incluyendo los prisioneros de guerra, también se vaporizaron. Da todo un nuevo significado a la tan cacareada dicha del Ejército de los Estados Unidos «Ningún soldado dejado atrás».

«El calor radiante encendió Radio Hiroshima, quemó los tranvías, camiones, vagones de ferrocarril.»

«Paredes de piedra, puertas de acero y pavimento de asfalto brillaban al rojo vivo». La ropa se fundía en la piel. «A más de una milla del epicentro», las gorras de los hombres se fundían en su cuero cabelludo, los kimonos de las mujeres en sus cuerpos y los calcetines infantiles en sus piernas. Toda la aniquilación anterior pasó en el tiempo que un miembro de la tripulación del bombardero estadounidense, «Enola Gay», parpadeó por el flash detrás de sus gafas. Lo que vio cuando los abrió y miró hacia abajo era, dijo: «un vistazo al infierno».

En la base, ya que Hiroshima fue incinerada, una fiesta se estaba preparando para recibir a los incendiarios. «La mayor escapatoria» con cerveza, partido de fútbol, ​​un concurso de errores, premios, atracciones estrella, una película y los cocineros trabajando horas extras para preparar una suntuosa comida.

La destrucción de Hiroshima se hizo con una detonación a base de uranio. Tres días después, el 9 de agosto, Nagasaki fue destruida por una detonación basada en plutonio para determinar cuál sería más «eficaz» en la nueva era de guerra nuclear.

Ni siquiera un vistazo o pensamiento se había dedicado a la Convención de La Haya, que tenía directrices legales muy específicas para la protección de los civiles en la guerra. Se podría especular que Hiroshima también vaporiza cualquier pretensión de tales consideraciones para siempre, a pesar de la subsiguiente Convención de Ginebra y sus protocolos adicionales.

En mayo de este año, el presidente Obama visitó Hiroshima y dijo (2):

«Hace setenta y un años, en una mañana sin nubes, brillante, la muerte cayó del cielo y el mundo cambió. Un flash de luz y un muro de fuego destruyeron una ciudad y demostraron que la humanidad poseía los medios para destruirse a sí misma.

«¿Por qué venimos a este lugar, a Hiroshima? Venimos para reflexionar sobre una fuerza terrible desatada en un pasado no muy lejano. Venimos para llorar a los muertos, incluyendo a más de 100.000 hombres japoneses, mujeres y niños, miles de coreanos, una docena de estadounidenses prisioneros.

«Sus almas nos hablan. Nos piden que miremos hacia adentro, para hacer un balance de lo que somos y lo que podríamos llegar a ser.»

Obama terminó su discurso en Hiroshima diciendo:

«Los que murieron son como nosotros. La gente de la calle entiende esto, creo. No quieren más guerra. Ellos prefieren que las maravillas de la ciencia se centren en la mejora de la vida y no en su eliminación. Cuando las decisiones tomadas por las naciones, cuando las decisiones tomadas por los líderes, reflejan esta sencilla sabiduría, entonces la lección de Hiroshima tiene lugar.»

Para un premio Nobel de Paz y experto en derecho constitucional, sus palabras son casi irrelevantes. El hombre que empezó su presidencia con un compromiso público para construir un mundo libre de armas nucleares (discurso en la República Checa del 5 de abril de 2009) se ha comprometido, alucinantemente, con un billón de dólares (1.000.000.000.000) para actualizar el arsenal nuclear en treinta años. (3)

El epitafio en Hiroshima fue escrito por Tadayoshi Saika, profesor de literatura inglesa en la Universidad de Hiroshima. También proporcionó la traducción en inglés: «Que todas las almas aquí descansen en paz para que no repitamos el mal».

El 3 de noviembre de 1983 se añadió una placa explicativa en inglés para transmitir la intención del profesor Saika que «nosotros» se refiere a «toda la humanidad», no sólo a los japoneses o estadounidenses, y que el «error» es el «mal de la guerra»:

«La inscripción en el panel frontal ofrece una oración por el descanso en paz de las víctimas y una promesa en nombre de toda la humanidad de no repetir el dolor de la guerra. Expresa el espíritu de Hiroshima: soportando el dolor, trascendiendo el odio, buscando la armonía… y anhelando una genuina y duradera paz mundial» (Wikipedia).

¿Tocó un poco la conciencia del presidente Obama cuando lo leyó? ¿O lo incomodó? Él es sin duda uno de los más indignos Premios Nobel de la Paz. Y el resto del mundo, ¿prestará atención a las palabras, al compromiso y al espíritu, antes de que sea demasiado tarde?

Notas

1.Ruin From The Air, The Atomic Mission to Hiroshima: ISBN 0-586-06705-1

2. http://www.nytimes.com/2016/05/28/world/asia/text-of-president-obamas-speech-in-hiroshima-japan.html?_r=0

 3. http://historynewsnetwork.org/article/162279 

Felicity Arbuthnot, Global Research, 08.08.16

facebook
Twitter
Follow