Desde el primer uso de un arma nuclear en Hiroshima hoy hace 71 años, el 6 de agosto de 1945, la historia de donde provenía el uranio para la bomba y la operación encubierta que EEUU utilizó para asegurarselo es poco conocida.

Hasta la publicación la próxima semana en Estados Unidos de un nuevo libro, Spies in the Congo, por la investigadora británica Susan Williams (Public Affairs Books, New York), que da a conocer por primera vez la historia detallada de la carrera totalmente encubierta entre los americanos y los nazis para tener en sus manos el metal más mortal de la tierra.

Al comienzo de la Segunda Guerra Mundial, cuando EEUU puso en marcha el extraordinariamente secreto Proyecto Manhattan, el uranio de América del Norte y la mayor parte del resto del mundo estaba enriquecido menos de un 1% y se consideraba inadecuado para construir las primeras bombas atómicas. Pero había una mina en el mundo en la que, a través de un fenómeno de la naturaleza, el mineral contenía hasta un insólito 75% de uranio enriquecido: la mina Shinkolobwe en la actual República Democrática del Congo.

El vínculo entre Shinkolobwe y Hiroshima, donde más de 200.000 personas murieron, sigue siendo en gran parte desconocido en Occidente, el Congo e incluso en Japón, entre los pocos supervivientes aún con vida. Otro vínculo ignorado es el efecto desastroso sobre la salud de los mineros congoleños que extrajeron el uranio como esclavos virtuales del gigante minero belga Union Minière, propietario de Shinkolobwe en el entonces Congo Belga.

Aunque resultó que los nazis no habían llegado muy lejos en su búsqueda de la bomba (debido a la falta de uranio altamente enriquecido), los estadounidenses no lo sabían en 1939 y tenían miedo de que Hitler obtuviera un arma nuclear antes que ellos. Esto habría influido casi seguro en el resultado de la guerra. Ya en este año, Albert Einstein escribió al presidente Franklin D. Roosevelt para aconsejarle que mantuviera a los nazis lejos de Shinkolowbe.

Williams ha investigado meticulosamente y escrito con maestría el libro donde narra la intrincada historia de una unidad especial de la Oficina de Servicios Estratégicos (OSS), la precursora de la Agencia Central de Inteligencia, que se creó para adquirir y extraer en secreto todo el uranio de Shinkolowbe que EEUU pudiera obtener.

La unidad estaba dirigida en Washington por el director de la OSS William «Wild Bill» Donovan y Rud Boulton, director de la sección de África de la OSS. Donovan estaba obsesionado en impedir que los nazis consiguieran la bomba y desconfiaba del papel de Gran Bretaña en la operación del uranio. Gran Bretaña, por su parte, temía que EEUU intentara apoderarse de sus colonias de África Occidental. Williams nos dice que Donovan entrenó a sus agentes, no sólo apuntando al nazismo, sino también al colonialismo.

Los agentes de la OSS usaron una serie de coberturas, como ornitólogos, naturalistas cazando gorilas vivos, importadores de seda, y haciéndose pasar por ejecutivos de la compañía petrolera Texaco, tal como lo hizo el agente Lanier Violett. Esto se convirtió en un problema después de que el presidente de Texaco, Torkild Rieber, fue obligado a dimitir en 1940 al ser descubierto como traficante de petróleo para los nazis. Williams también nos dice que los espías estadounidenses tenían más dificultades para trabajar en el Congo francés y otras colonias bajo el control de la Francia Libre del general Charles de Gaulle, porque EEUU reconoció al gobierno de Vichy hasta la invasión de Normandía.

Williams se centra en la vida real de una serie de agentes de la OSS relacionados con la obtención del uranio e impedir que los nazis accedieran a la mina única de la provincia de Katanga, una misión tan secreta que la mayor parte de agentes implicados pensaban que estaban impidiendo el contrabando de diamantes. Los pocos agentes de la OSS que sabían que lo que querían los EEUU era el uranio, no sabían qué era el mineral.

De hecho, el agente Wilbur ‘Dock’ Hogue, el protagonista de la historia, sólo descubrió después del 6 de agosto de 1945 porque había ayudado a descubrir las rutas de contrabando nazis del Congo y ayudó a sacar el uranio del país. Fue llevado en tren a Puerto Francqui, a continuación, en barcazas, bajó a Kasai por el río Congo hasta Leopoldville (Kinshasa), donde se volvió a cargar en un tren hasta el puerto de Matadi.

Allí, el uranio se cargó en aeroplanos de Pan American o en barcos, con destino a Nueva York, donde fue descargado y almacenado en el barrio de Staten Island. Allí permaneció el uranio hasta que llegó el momento de ser utilizado en Hiroshima y Nagasaki. (El lugar de Nueva York bajo el puente de Bayonne aún registra hoy niveles de radiación lo suficientemente altos para que el gobierno de Estados Unidos ordene una limpieza).

Williams también revela que la misión de EEUU se complicó por algunos funcionarios belgas del Congo, así como por la Union Minière, que cooperó a veces con los nazis para pasar de contrabando un poco del mineral letal. Como explica Williams, después de que los alemanes se rindieran, EEUU supo realmente que los nazis aún estaban lejos de la bomba, y después de que Japón fuera derrotado, supieron por primera vez que Tokio también había tenido un programa de armas nucleares rudimentario.

Después del Día de la victoria, Einstein trató de convencer a Truman para acabar con el Proyecto Manhattan. Pero ya era demasiado tarde. Aunque los generales Dwight Eisenhower, Douglas MacArthur y tres comandantes militares estadounidenses de alto rango se oponían a la utilización de la bomba, Truman la lanzó de todos modos, no para poner fin a la guerra y salvar vidas, como la mayoría de historiadores ahora ya dicen, sino para probar el arma y enviar un mensaje al mundo, y especialmente a los soviéticos, sobre la nueva dominación de Estados Unidos.

«Los japoneses estaban listos para rendirse, y no era necesario golpearlos con eso tan horrible», dijo Eisenhower.

Aunque Hogue, el agente de la OSS, no sabía qué era el uranio, sabía que estaba en una misión muy peligrosa. Los agentes nazis intentaron matarlo tres veces, con una bomba, un cuchillo y una pistola. Sobrevivió a la guerra sólo para sucumbir al cáncer de estómago a la edad de 42 años. Como Williams señala: «Los factores de riesgo para esta enfermedad incluyen la exposición a la radiación, lo que explica por qué los supervivientes de la bomba atómica en la Segunda Guerra Mundial eran más propensos que la mayoría de personas en cáncer de estómago «.

Dos de los colegas de Hogue en la misión del Congo también murieron a edades muy tempranas. Pero la atención de Williams también se extiende a los trabajadores de las minas congoleñas que manejaban el mineral durante días y por los cuales ni Bélgica ni la Unión Minera ni los americanos parecían tener la más mínima preocupación.

«Sorprendentemente, casi no se ha prestado atención a los congoleños, ninguno de los cuales fue consultado sobre los planes para fabricar bombas atómicas con uranio de Shinkolobwe», escribe Williams. «¿Cuál habría sido su reacción, sobre una base moral, a la construcción de un arma tan destructiva y terrible con un mineral de su propia tierra?»

«¿Cuál sería su reacción hoy, si la desinformación, las sombras y los espejos fueran apartados y se expusiera la historia entera?», Se pregunta. «Los congoleños tampoco fueron informados sobre los riesgos de salud y seguridad terribles a que estaban expuestos; simplemente fueron utilizados como trabajadores, como si no tuvieran derechos como seres humanos iguales. Este fue un proceso por el que los EEUU, Reino Unido y Bélgica tienen una gran responsabilidad».

Joe Lauria es un periodista independiente que ha publicado extensamente en algunos de los principales medios de comunicación en los últimos 25 años.

facebook
Twitter
Follow