Sobre el último libro de Manfred Paulus

El estado de derecho, la democracia, los derechos de las libertades individuales y el respeto de la dignidad humana se encuentran sin duda entre los logros más valiosos de la historia intelectual y jurídica europea, y hoy en día los disfrutamos en una medida prácticamente sin parangón en ninguna de las generaciones que nos han precedido. Por lo tanto, no es raro que nosotros, los europeos occidentales, creamos que somos más avanzados y superiores a los países de otras partes del mundo. Sin embargo, el libro recientemente publicado por Manfred Paulus, «Menschenhandel und Sexsklaverei – Organisierte Kriminalität im Rotlichtmilieu» (La trata de seres humanos y la esclavitud sexual – El crimen organizado en la prostitución), contrasta esta autosuficiencia con una realidad en la que, en nuestros estados constitucionales, las personas se convierten en mercancías, «los más débiles y pobres de la sociedad son esclavizados, utilizados arbitrariamente, privados de su dignidad, degradados y destruidos de manera inhumana» (p. 7).

Manfred Paulus sabe de lo que está hablando: cuenta con 30 años de experiencia nacional e internacional en la esfera de la trata de personas y los delitos relacionados con la prostitución, 25 años de labor de prevención para diversas organizaciones de Europa oriental y meridional, que le han llevado a todos los bajos fondos de esas regiones y le han permitido perfeccionar su visión de las relaciones, los mecanismos de dependencia y las formas de pensar y actuar entre las diversas partes interesadas, así como familiarizarse con la brutalidad del entorno y la miseria asociada a él.

Y lo que la suma de sus experiencias e investigaciones ha sacado a la luz está fuera de toda duda para él: el desarrollo que, en algunos países occidentales, ha llevado a una legislación llamada «más liberal» sobre el tema de la «lucha contra la discriminación», una moral sexual «menos represiva» y una sociedad supuestamente «más abierta», es una parte esencial del problema. Ya no hace nada para proteger a las víctimas del comercio sexual.

Mentira, engaño y violencia cruda

Manfred Paulus se refiere al mito de la llamada prostitución «elegida». Todos los ejemplos y observaciones que describe dejan claro que no hay nada voluntario en ello. Más del 90% de las mujeres obligadas a trabajar en la prostitución en Alemania son extranjeras de África, América del Sur, Asia sudoriental, pero sobre todo de Europa sudoriental. «Todas tienen una cosa en común: todas provienen de la pobreza, y muchas de ellas tienen antecedentes familiares rotos y a veces desastrosos. Todas quieren escapar de la abrumadora falta de perspectivas y de las a menudo precarias condiciones de vida y compartir la prosperidad y la felicidad de este mundo». (p. 43)

Esto las pone a merced de ofertas tentadoras que rápidamente presentan una realidad muy diferente. Si no fuera por las diversas formas de violencia que se ejercen sobre ellas –métodos extremadamente brutales combinados con el engaño más desvergonzado– probablemente todas se irían a casa a toda prisa, pues lo que les espera en Alemania y en otros lugares es nada menos que el infierno. Por ejemplo, Ben, vendida a un traficante de niños en Bangkok a la edad de 12 años, fue vendida a un alemán que había venido como turista sexual y pretendía proporcionarle un trabajo lucrativo en el negocio de los restaurantes alemanes. Allí, encerrada en una cabaña de madera, tenía que «servir» a los roqueros. O Ioana, de Rumania, que no sabía, por supuesto, que un proxeneta había obligado a su amiga, que llevaba mucho tiempo viviendo en Alemania, a reclutarla con el pretexto de que podía ganar mucho dinero en Alemania «como mujer de la limpieza». Lejos de poder proporcionar una vida mejor a su hijo a través de este tipo de trabajo, terminó en cuidados intensivos, después de los golpes de su proxeneta que la llevaron a la muerte.

El sueldo de Galina, de Bielorrusia, era demasiado precario para garantizar la subsistencia de su bebé y de su madre, por lo que aceptó la oferta de un compatriota de un trabajo bien remunerado como enfermera geriátrica en Polonia; en cambio, fue vendida al jefe alemán de una red de prostitutas, encarcelada, esclavizada y secuestrada en Alemania. A Zana, una mujer búlgara, se le prometió un excelente trabajo como camarera que le daría una increíble cantidad de dinero según los estándares búlgaros. Maja, de 17 años, procedente de Bucarest y que vivía en las condiciones más precarias, aceptó la oferta de un vecino de trabajar como recolectora de verduras en Alemania, que era la oportunidad de su vida, y se encontró en un apartamento en el Sarre, de donde fue llevada a un burdel de bajo nivel después de ser golpeada y violada, y se le ordenó: «Haz todo lo que los hombres quieran que hagas».

Otras son víctimas de un «amante»: una práctica creciente en la que los jóvenes fingen enamorarse de las chicas y les prometen un maravilloso futuro dorado. Sistemáticamente alejadas de su antiguo círculo de relaciones, son cada vez menos capaces de escapar de la violencia que aumenta gradualmente. Al final, las encontramos donde se quiere que estén: en un burdel. Las jóvenes alemanas tampoco pueden escapar de esto, como lo demuestra el ejemplo documentado de una estudiante de derecho (p. 22f).

El reclutamiento y la trata son los términos técnicos de estos métodos: reclutamiento mediante promesas fraudulentas que ofrecen falsas perspectivas de futuro. Sueños que luego dan paso rápidamente a una brutal realidad cuando, habiendo llegado a la etapa del tráfico, las mujeres son intimidadas por amenazas, palizas y violencia, por las drogas y la criminalización, lo que lleva a una pérdida total de autoestima para hacerlas convenientemente «utilizables» para el «trabajo» que les espera (capítulo 4).

El mito de la prostitución voluntaria…

En este entorno prevalece una violencia indescriptible, y esto también «en los burdeles obviamente de alta gama», donde, según los operadores responsables de estos burdeles, «las prostitutas por elección y autónomas profesionalmente» son en realidad brutalmente explotadas y despojadas de su dignidad humana. Manfred Paulus no deja lugar a dudas: el razonamiento de que la prostitución es «elegida» y un «comercio» como cualquier otro sirve a los operadores de este comercio de esclavos. Estos conceptos abandonan a las víctimas en cuestión, mujeres y niños, a un entorno delictivo violento y, sobre todo, preparan el terreno para la delincuencia organizada, que está ampliamente representada en este sector. Para esos delincuentes, la trata de seres humanos tiene una «ventaja» incomparable sobre el comercio de drogas o de armas, como señala amargamente Manfred Paulus: «Un kilogramo de heroína o un kalashnikov sólo se puede vender una vez, y luego hay que volver a invertir». La «mercancía humana», por otra parte, puede ser explotada durante muchos años, incluso décadas, como un «recurso renovable». (p. 121)

…los piadosos deseos de los medios…

Dondequiera que la prostitución haya sido declarada «voluntaria» y «prestación de servicios», se nos dice que debe distinguirse de la prostitución forzada y la esclavitud sexual. El problema de la trata de mujeres y niños ha aumentado drásticamente.

Contrariamente a los argumentos de sus proponentes, estos eufemismos y el concepto engañoso que los generó no han hecho nada para proteger a las mujeres, niñas y niños en cuestión. Por el contrario, y Manfred Paulus lo demuestra con su considerable experiencia, es precisamente este tipo de razonamiento lo que le gusta al entorno y al crimen organizado. Les da el margen de maniobra que necesitan para llevar a cabo sus actividades sin obstáculos ni restricciones.

Según Manfred Paulus, esto plantea cuestiones como: «¿Cómo es posible que la legislación alemana [y no sólo la alemana] y la industria de la prostitución, que está al menos en parte controlada y dominada por los delincuentes y sus grupos de interés, estén tan próximas en su argumentación y evaluación de la situación? (p. 24) Manfred Paulus examina los distintos aspectos: en primer lugar los intereses económicos, porque el negocio del sexo, que se ha convertido en un mercado multimillonario, se ha convertido «sin duda alguna en una importante partida del producto interior bruto (PIB) alemán». Además, una de las prácticas bien conocidas de los explotadores del entorno es emplear sistemáticamente prostitutas para acercarse a hombres influyentes y poderosos con el fin de hacerlos participar, para crear interdependencias –el temor a revelaciones embarazosas ayuda entonces a mantener o incluso a promover el imperio en la sombra en el ámbito de la trata de seres humanos y la esclavitud sexual, por ejemplo mediante una legislación apropiada.

El lobby del crimen organizado

Los especuladores de esta empresa multimillonaria también se dedican a otras formas de presión: además de las organizaciones no gubernamentales de gran éxito para la protección de las mujeres y los niños, Manfred Paulus también describe extrañas «organizaciones de ayuda», a menudo generosamente apoyadas financieramente por organismos gubernamentales, la Unión Europea e incluso algunas organizaciones de diaconisas.

Lo que tienen en común es la doctrina de la «prostitución elegida», que incluye la noción de que «el trabajo sexual es un trabajo como cualquier otro», un «comercio ordinario», etc., y que proporcionan poca o ninguna ayuda a las mujeres que buscan ayuda para salir de la prostitución. Más bien, ofrecen consejos y sugerencias sobre cómo «trabajar», ofertas de rehabilitación, formación continua y profesionalización, pero por supuesto bajo las condiciones dictadas por la prostitución.

Tomando el ejemplo de Amnistía Internacional y su declaración de 2015 de que tiene la intención de trabajar en pro de la legalización de la prostitución en el futuro porque su restricción discriminaría a las personas que no pueden satisfacer una necesidad humana «de la manera tradicional», Manfred Paulus muestra lo intervencionista que es el entorno para conseguir que se apruebe la legislación adecuada. Insistir en unirse a estas organizaciones y «trabajar» incansablemente desde dentro en el sentido deseado, es el incentivo para los grupos de presión porque: «Tener a Amnistía de nuestro lado dará un gran impulso para lograr nuestro objetivo.» (p. 180s.)

Daños psicológicos y sociales

El autor también plantea la cuestión del daño individual y social causado por todo este proceso, por ejemplo, mediante un «recorrido por los numerosos foros de Internet, gratuitos para los pretendientes», en el que uno se enfrenta a «un lenguaje a menudo inhumano, profundamente humillante e hiriente». Cualquier intento de ver siquiera una pizca de normalidad en la «profesión» de la prostitución es brutalmente destruido y aniquilado. (p. 163) Y cuestiona el efecto que estas manifestaciones inhumanas pueden tener en la sociedad, en la imagen de la mujer que transmiten y en la nocividad de estos conceptos para la sociedad. Después de este tipo de observaciones, no es sorprendente que un estudio estadounidense afirme «que el 68% de las mujeres que se prostituyen desarrollan un estrés postraumático de una intensidad similar al de los ex combatientes y las víctimas de la tortura». (p. 164)

Su revisión de la historia de la prostitución (capítulo 2) destaca un hecho ya claro: en los últimos siglos, o incluso milenios, muy poco ha cambiado para las mujeres y niños afectados por la prostitución.

En siglos pasados, el uso público y abierto de la violencia puede haber sido visto como algo mucho peor que lo que es hoy, pero la coerción y la violencia brutal, la humillación, la desesperación y el estar a merced de otros tienen un efecto destructivo en la vida de las víctimas, ahora como en el pasado.

Incluso la dominatriz –la famosa «domina», presentada a menudo como un modelo de mujer libre y segura de sí misma– devuelve la idea de la prostituta «por voluntad propia», «autodeterminada», etc. al terreno de la irrealidad: «Si una mujer recibe dinero por actos sexuales, sigue siendo una actividad de servidumbre», explica una antigua dominatriz, «hay tres razones para hacerlo de todos modos y, por lo tanto, para entrar en la prostitución: la pobreza, los problemas emocionales o la pobreza y los problemas emocionales». (p. 165)

Dificultades policiales y legales

El autor recurre nuevamente a su considerable experiencia para luego describir los desafíos de la policía y la justicia, incluidas las amenazas a la democracia y el estado de derecho resultantes del cambio social descrito.

En este ámbito, el mito de la prostitución voluntaria resulta ser una verdadera ideología de obstrucción a la justicia: las mujeres ya no son víctimas sino «proveedoras de servicios», ya que «esta legalización ha hecho que la intervención policial en la prostitución sea mucho más difícil, si no totalmente imposible». (p. 136)

Dado el gran número de representantes de la comunidad de la prostitución en los tribunales, las mujeres no confían en la policía, si tienen la oportunidad y la libertad de movimiento para recurrir a ellos.

Desde el principio, se las machaca, con métodos apropiados, con la ley de la mafia que las amenaza con el más terrible castigo en caso de traición. Pero la peor traición en el mundo de la prostitución sería que las mujeres «revelen que no se dedican voluntariamente a la prostitución, sino que son obligadas a hacerlo». (p. 110) Es fácil comprender que en este entorno, el trabajo de la policía y la judicatura es extremadamente difícil y exigente.

Sin embargo, no tiene por qué ser así, como lo demuestran las experiencias de países en los que no se ha podido llevar a cabo toda la oleada de legalización, como Islandia, Noruega, el Canadá, Irlanda del Norte, Francia, Irlanda y Suecia, situaciones que Manfred Paulus describe en detalle.

Las experiencias con el modelo sueco

En Suecia también se ha contemplado un cambio en la legislación sobre la prostitución, pero con diferentes signos y consecuencias. En Suecia, la compra de servicios sexuales se tipificó como delito en 1998, y los clientes fueron amenazados con sanciones. «Esta legislación (el modelo sueco) se basa en el hecho de que la prostitución fue considerada fundamentalmente por la sociedad sueca como violencia masculina contra las mujeres y los niños». (p. 145)

Aunque sólo alrededor de un tercio de la población sueca apoyó la prohibición de la compra de servicios sexuales en el período anterior a la adopción de la legislación, el 80% de las mujeres y el 60-70% de los hombres lo ven ahora como un elemento positivo, y la prostitución se considera ahora inaceptable.

Aunque tampoco puede erradicarse completamente en Suecia, Manfred Paulus llega a una conclusión concreta y pertinente: «Es imposible evitar medidas similares a las del modelo sueco si realmente queremos ayudar a las víctimas, limitar la trata de seres humanos, frenar las consecuencias destructivas para las víctimas y la sociedad, y poner fin a la delincuencia organizada en este ámbito». (p. 148)

Información y asistencia

Los esfuerzos de muchas organizaciones no gubernamentales, cuyas actividades aprecia y apoya Manfred Paulus, también apuntan en la misma dirección. Su labor de información y educación en los países más afectados, a menudo en cooperación particularmente útil con los funcionarios de los organismos de vigilancia, está dando frutos, al igual que las medidas policiales y judiciales adoptadas en esos países.

Pero un verdadero control del problema de la esclavitud sexual y la trata de seres humanos requeriría un verdadero cambio de rumbo en los países que hoy en día se basan en una libertad y una apertura presuntamente incomprendidas. Sin moral humana – y esto incluye la protección incondicional y el respeto a la dignidad humana de cada persona – esta «libertad» degenera en el poder del más fuerte, el más descarado, el más insolente.

Este es un libro cuya lectura es a veces traumática, ciertamente, pero absolutamente necesaria. En cada página encontramos el profundo compromiso del autor, que –retirado hace tiempo– podría dedicarse a cosas más agradables. Está convencido de que tolerar la violencia equivale, en última instancia, a doblegarse ante ella. Con todas las consecuencias que eso implica. Este libro es, por tanto, un llamamiento (renovado) a todos y cada uno de nosotros para que tomemos conciencia del problema y trabajemos en pro de un cambio de mentalidad indispensable y urgente en nuestro propio entorno: para proteger a las víctimas, a la generación naciente, pero también para proteger y preservar la democracia y el estado de derecho.

Paulus, Manfred. Menschenhandel und Sexsklaverei. Organisierte Kriminalität im Rotlichtmilieu. Viena 2020. ISBN 978-3-85371-467-6

Fuente: Horizons et débats

facebook
Twitter
Follow