Una sociedad cuya forma de vida se centra principalmente en la diversión individual y que tiene poco interés en el bien común es una sociedad de la  diversión. ¿Han sido alguna vez sostenibles las sociedades hedonistas? El ejemplo de la caída del Imperio Romano es sólo un caso, el más conocido, y ha demostrado que en la historia esto casi nunca fue así. ¿Y de qué sirve una sociedad de la diversión en el momento de una pandemia mundial como la de la Covid-19? Para nada, por supuesto. Peor aún: es peligrosa. Y sin embargo, en este momento, parece estar surgiendo de las cenizas!

El Street Parade de este año, la versión de Zurich del Love Parade, fue cancelado conscientemente. Para gran desesperación de la ciudad, aunque el desfile, el más grande de su tipo en el mundo con hasta un millón de participantes, dejó tras de sí 90 toneladas de basura y un volumen de negocios de no menos de 100 millones de francos. Pero sin embargo debemos empezar a festejar de nuevo. En grandes círculos de la población el lema es «tan pronto y tan a menudo como sea posible» y aparentemente a cualquier precio, incluso a expensas de la salud pública, que de todos modos está en gran peligro en este momento.

Al menos esta es la actitud adoptada por los juerguistas de Zúrich, quienes –los clubes y bares apenas podían reabrir bajo ciertas condiciones– desafiaron estas mismas condiciones. De hecho, muchos de ellos deliberadamente dieron direcciones de correo electrónico falsas, es decir, inventadas, muchos de ellos sin dejar datos de contacto. El desastre sólo se hizo evidente después de cierto tiempo, lo que hizo aún más difícil que las autoridades y los operadores de los clubes reaccionaran adecuadamente. «No funciona así», dijo Nathalie Rickli, directora de Sanidad del cantón de Zurich. Añadió: «El virus no es una broma, ni siquiera para la industria del ocio». Advirtió que los clubes deberían cerrarse en caso de otro incidente de esta magnitud, es decir, si –como ocurrió en Zurich– una persona infectada infecta a varias personas en un corto período de tiempo. También se han producido infecciones en eventos deportivos y entre los pasajeros aéreos. Su conclusión es aleccionadora: «Nuestros llamados a la precaución no han sido atendidos». Si las cosas continúan como están, también se reportarán casos de infección en la prostitución, que ha sido recientemente reautorizada. Se dice que en la actualidad hay escasez de «trabajadoras del sexo» que han regresado a sus países de origen y no pueden volver. Y encima de todo esto, las vacaciones de verano están empezando en todas partes…

Nos frotamos los ojos con asombro: ¿todavía recordamos las reglas de distanciamiento? ¿Con medidas de higiene como la desinfección de las manos y la protección de la boca? ¡Todos las habíamos practicado, y lo hicimos con la convicción de que estábamos haciendo una contribución significativa al mantenimiento de la salud pública! Pero ahora está bastante claro que el Estado permite actividades con las que las medidas cautelares, aunque todavía son indispensables, no son compatibles porque simplemente no se pueden cumplir. ¿Cómo se supone que una persona que lleva una mascarilla en una discoteca puede beber alcohol, bailar y hablar alto al mismo tiempo?

El 1º de julio, el Consejo Federal anunció al menos una medida que muchos suizos han estado esperando desesperadamente y que ha estado en vigor desde hace algún tiempo en el extranjero. A partir del 6 de julio, los usuarios de los transportes públicos deberán llevar mascarilla, y más recientemente también en las tiendas del cantón de Vaud. La Asociación de Médicos Cantonales Suizos exige ahora que las mascarillas sean de uso obligatorio en el espacio público, como ha sido el caso durante algún tiempo en la vecina Alemania. Desde el 9 de julio, en los cantones de Suiza noroccidental (Basilea-Stadt, Basilea-Landschaft, Argovia y Soleura), los clubes y restaurantes sólo pueden acoger a unas 100 personas a la vez.

¿Y qué hay de la sociedad de la diversión? Nunca ha hecho avanzar a una comunidad; al contrario, la ha perjudicado a largo plazo, por lo que ha tenido que temer por su existencia o, al menos, ha sufrido serios reveses. La variante actual no es una mera coincidencia: fue deliberadamente provocada por el absolutismo neoliberal del disfrute sin restricciones, del consumo por placer de los productos de la industria del consumo y del entretenimiento. Experimentar y aprovechar al máximo el tiempo limitado de la vida es el lema de muchos jóvenes hoy en día.

El fin de la sociedad de la diversión ya ha sido anunciado varias veces, incluso por el autor y periodista Peter Scholl-Latour después del 11 de septiembre. Estoy de acuerdo en que, en la actual pandemia, deberíamos despedirnos de ella para siempre, para poder dedicarnos más a la promoción del bien común, sobre todo porque el número de personas infectadas sigue aumentando en nuestro propio país, en nuestros países vecinos y aún más en todo el mundo.

Fuente: Horizons et débats

facebook
Twitter
Follow