Después de seis días de lucha por su vida en una unidad de cuidados intensivos de un hospital estatal del Amazonas, un adolescente yanomami de 15 años murió el 9 de abril por complicaciones causadas por el novedoso coronavirus.  La muerte del muchacho hizo sonar la alarma para los pueblos indígenas de Brasil que ahora se enfrentan al temor del virus junto con el estrés de las crecientes actividades criminales de los acaparadores de tierras, madereros ilegales, buscadores de oro, cazadores furtivos, traficantes de drogas, sicarios y «huéspedes» cuestionables como misioneros y turistas en sus tierras.  Añádase a esto la perspectiva de otra estación seca potencialmente devastadora como la del año pasado, en la que más de 82.000 incendios destruyeron la preciosa selva tropical de la Amazonia brasileña.

Brasil tiene 850.000 indígenas distribuidos entre 300 tribus.  Sus reservas cubren casi el 13% del territorio del país.  El acceso a la higiene y a los servicios médicos exige largos viajes, y las prácticas de las tribus que suelen residir en viviendas comunales bajo enormes estructuras de paja dificultan los protocolos de prevención como el distanciamiento social.

Andrey Moreira Cardoso, médico especialista en epidemiología y salud de los pueblos indígenas de la Fundación Oswaldo Cruz, declaró al web site de noticias de la UOL:  «Las limitaciones en las tierras tradicionales disponibles para la preservación de los pueblos indígenas, el acceso a los sistemas de saneamiento básico y consideraciones como las infecciones recurrentes, la malnutrición, la anemia y la aparición de enfermedades crónicas hacen que las poblaciones indígenas sean aún más susceptibles a la pandemia actual».  Los epidemiólogos han observado desde hace mucho tiempo que los pueblos indígenas son particularmente susceptibles a las enfermedades respiratorias.

Expertos que publicaron en la revista académica Science han documentado recientemente que los riesgos de propagación del virus son mayores que en las poblaciones con más servicios y más cercanas a los hospitales bien equipados.  Los líderes indígenas advierten que las incursiones de los forasteros podrían traer enfermedades y muerte a sus pueblos.  Muchas comunidades indígenas han decidido poner cadenas en las entradas de sus tierras.

En una entrevista al Programa de las Américas, el líder indígena Dinamam Tuxá, miembro del Pueblo Tuxá que vive principalmente en el estado de Bahía en la región noreste y coordinador de la Articulación de Pueblos Indígenas de Brasil (APIB), declaró que su pueblo ha estado siguiendo el rastro de las muertes de los pueblos indígenas, dado el subregistro o la falta de información por parte del gobierno.

Con evidente preocupación en su voz, informó que una anciana borari murió recientemente en el estado de Pará, junto con un hombre del pueblo umura en Manaus, capital del estado de Amazonas, ambos en el norte de Brasil.   Aunque el estado brasileño más afectado por el coronavirus hasta ahora es São Paulo, en el sudeste, donde se encuentra la densamente poblada ciudad capital de São Paulo, esa región también tiene algunas de las instalaciones médicas más avanzadas de América Latina.  En la región norte, el Amazonas es la región más afectada y la menos preparada para afrontar la pandemia.

Las políticas laxas de Bolsonaro sobre la pandemia, que incluyen la negación frecuente de su gravedad, han sido objeto de fuertes críticas en el país y en el extranjero.  El 16 de abril, Bolsonaro despidió a su ministro de Sanidad, Luiz Henrique Mandetta, debido a la insistencia de Mandetta en el distanciamiento social y las medidas de confinamiento. Para los brasileños, en particular los indígenas, pueblos tradicionales y pobres, las cosas tomaron un giro sombrío ya que el mundo exterior señala a Brasil como una de las naciones con la peor respuesta a la crisis del Covid-19.

Una imagen que circula en la prensa internacional muestra el «desastre total» que se avecina en el estado de Manaus, mientras llena las fosas comunes con las víctimas de la pandemia.  El fotógrafo brasileño de renombre internacional Sebastiao Salgado publicó una carta abierta al presidente Jair Bolsonaro en la que denunciaba la situación, titulada «Estamos en vísperas de un genocidio» y firmada por artistas famosos, celebridades, científicos e intelectuales.

Tuxá cree que el gobierno brasileño está tratando de ocultar la propagación del virus a la población brasileña, pero especialmente entre los pueblos indígenas.  La Fiscalía Federal ha exigido información al nuevo ministro de Sanidad Nelson Teich sobre los casos no denunciados de víctimas del Covid-19. El «desastre total» se cierne sobre el estado de Manaos a medida que llena las fosas comunes con las víctimas de la pandemia.

La respuesta del gobierno calificada de «genocida»

La división gubernamental responsable del bienestar de los pueblos indígenas, la Fundação Nacional do Índio (FUNAI – Fundación Nacional del Indio), respondió a una solicitud de información del Programa de las Américas señalando sus planes para hacer frente a la pandemia.  Estos incluyen la distribución de información a través de sus unidades descentralizadas compuestas por 225 coordinadores técnicos locales, 39 coordinadores regionales y 11 estaciones de protección étnico-ambiental.  La Fundación utiliza mensajes por el boca a boca, por teléfono móvil y en los medios de comunicación social, principalmente en portugués, para llegar a los brasileños nativos.

Las instituciones gubernamentales también han facilitado el transporte de los indígenas de la ciudad a las aldeas, entregando alimentos y artículos de salud, incluidas mascarillas y guantes, al mismo tiempo que hacen un seguimiento de las actividades de los distritos especiales de saneamiento indígena y del Secretariado Especial de Salud Indígena.

La FUNAI se ocupa de los asuntos indígenas a través de los tres poderes políticos de Brasil,  el Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial.  Sin embargo, la FUNAI, junto con otros departamentos gubernamentales centrados en el medio ambiente y los derechos humanos, se ha visto mutilada por profundos recortes financieros bajo la administración del presidente Jair Bolsonaro.

Además, Bolsonaro ha puesto al mando a ganaderos latifundistas y evangélicos, miembros del colectivo conocido como el grupo de «la Biblia, la Vaca y la Bala».  La alianza política, que ahora tiene una influencia considerable en las políticas que afectan a los pueblos indígenas, también incluye a representantes de la industria de las armas de fuego.

«Nosotros, los pueblos indígenas, necesitamos hacer frente a esta situación.  Siempre hemos luchado por potenciar a la FUNAI, pero al principio de la pandemia vimos cómo cambió la política para permitir la entrada de misioneros, especialmente entre los que se encuentran en aislamiento voluntario, que son los más vulnerables.  No podemos permitir que esto suceda», dijo Célia Xakriabá Akwē de la tribu Xakriabá en el estado sudoriental de Minas Gerais.  En un principio, la FUNAI intentó contactar con grupos indígenas aislados, pero tras la presión ejercida por líderes indígenas, grupos de derechos humanos y fiscales federales, la FUNAI prohibió el 23 de marzo todo contacto con los pueblos indígenas aislados, para su propia protección.

Tuxá y otros líderes indígenas indican que las acciones gubernamentales no protegerán a sus pueblos.  En un comunicado de prensa, Nara Baré, coordinadora de las Organizaciones Indígenas de la Amazonía Brasileña (COIAB), declaró:  «Desde que Jair Bolsonaro asumió el cargo, nuestras tierras indígenas están cada vez más amenazadas por actividades económicas depredadoras que atentan contra la integridad de nuestros territorios ancestrales y los recursos naturales esenciales para nuestra supervivencia.  Con la crisis del Covid-19, las actividades ilegales de mineros, madereros, misioneros, traficantes de drogas y otros invasores suponen una amenaza aún mayor, ya que pueden llevar el virus a nuestros territorios y comunidades.  Por esta razón, exigimos que se detenga inmediatamente esta actividad económica en nuestros territorios, garantizando así la protección de todos nuestros niños, mujeres, hombres, jóvenes, ancianos sabios y nuestros familiares en aislamiento voluntario».

Tuxá recordó la antigüedad y la comparó con la crisis actual.  «Hoy en día estamos experimentando un fenómeno muy similar a lo que ocurrió durante el ‘descubrimiento’, de hecho, la invasión, de Brasil.»  Señaló que cuando llegaron los conquistadores portugueses, los pueblos originarios no tenían inmunidad para las nuevas enfermedades que traían consigo como la viruela.   Después del «Descubrimiento de América», la malaria, el sarampión y la gripe golpearon a los pueblos nativos, traídas por los mineros de oro, los colonos y los recolectores de caucho.

En el siglo XX, la construcción de carreteras por parte del gobierno trajo más enfermedades mortales.  «En una segunda etapa, con el llamado desarrollo implantado por la dictadura de los 60, utilizaron muchos instrumentos como ropa impregnada de viruela y muchas otras enfermedades transmisibles a través de virus.  Estos fueron introducidos en el territorio indígena con el objetivo de diezmar a los nativos», dijo Tuxá.

Durante la dictadura (1964-1985), personal militar entrenado por la CIA del gobierno de Estados Unidos atacó a los pueblos indígenas de Brasil, llevando a cabo masacres, apropiaciones de tierras y expulsiones forzadas de territorios.  Metieron a muchos en prisiones, torturaron, realizaron cacerías humanas y propagaron enfermedades infecciosas.  Al menos 8.300 indígenas brasileños fueron asesinados durante este período.

Uno de los actos más crueles perpetrados por el ejército ocurrió cuando los aviones hicieron llover napalm sobre los nativos para utilizar sus territorios con el fin de ampliar las carreteras brasileñas.  El napalm fue usado durante la Segunda Guerra Mundial y la guerra de Vietnam, pero los nativos no estaban armados, ni tenían ejércitos.  Bolsonaro es un firme defensor de la dictadura brasileña y un admirador de los métodos militares estadounidenses.

Cuando se preguntó si un escenario tan trágico podría repetirse, Jonathan Mazower de Survival International respondió, «Tristemente, es perfectamente posible, y bastante probable.  Hay muchas tribus con un gran número de forasteros en sus tierras».  Afirmó que estas fuerzas se han visto potenciadas por la elección de Bolsonaro, aumentando su actividad desde 2019 y acelerando una nueva fase de genocidio indígena que, según el activista, rara vez se refleja en los medios de comunicación.

Los líderes indígenas y los activistas de derechos humanos creen que el adolescente yanomami muerto fue expuesto al Coronavirus por los mineros ilegales.  «Probablemente lo trajeron los mineros ilegales, de los cuales hay 25.000 en territorio yanomami», declaró Christian Poirier, director de la organización estadounidense Amazon Watch.   «Sólo hay 26.000 yanomamis que aún viven en su territorio, para dar una idea de la escala de la invasión terrestre aquí y la amenaza que representa para este pueblo», añadió.

Xakriabá Akwē ve a Bolsonaro como el principal enemigo de los pueblos indígenas y además acusa al gobernador del estado, Romeu Zema, aliado político de Bolsonaro, de no reconocer la difícil situación de su pueblo.

«Puedo decir que somos dos veces huérfanos, del poder federal y del regional.  Zema, junto con otros siete (gobernadores) no cuestionó a Bolsonaro mientras participaba en mítines públicos durante los fines de semana en medio de la pandemia, desafiando abiertamente el aislamiento social a pesar de lo que está pasando y desobedeciendo las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud», dijo Xakriabá Akwē en una entrevista telefónica con Americas Program.   Calificó las acciones del presidente como «un proceso genocida que pone en riesgo la vida de las personas».

«Para los pueblos indígenas de Brasil, necesitamos denunciar al gobierno por justificar el exterminio de vidas indígenas como víctimas de enfermedades.  El Estado es responsable desde el momento en que no establece medidas de contingencia y las lleva a cabo, porque, por ejemplo, hay infraestructuras en los centros de las ciudades pero no hay una política de hospitales centrada en la cuestión indígena, a pesar de que en Brasil residen 300 pueblos indígenas, además de los grupos aislados.  Por eso es importante que se tomen o se presenten medidas gubernamentales ahora, porque estamos encaminados hacia una situación que ya pasó en la historia», añadió Xakriabá Akwē.

Colonización en tiempos de pandemia

Mazower dijo que la invasión de los territorios indígenas se ha incrementado desde que se produjo la pandemia.  «Hay muchos informes de Brasil que indican que los madereros, los mineros de oro y otros están aprovechando el confinamiento para aumentar sus actividades.  Ya había pruebas claras de que esas actividades ilegales habían aumentado en los últimos meses de todos modos, ya que se sienten envalentonados por la retórica del presidente Bolsonaro.  Sus recortes a la FUNAI, al Departamento de Asuntos Indígenas y a los organismos de vigilancia del medio ambiente significan que pueden actuar cada vez más con impunidad».

Afirmó que el presidente brasileño tiene como objetivo final eliminar a los indígenas y abrir sus territorios a la explotación por parte de los intereses industriales y agrícolas nacionales e internacionales.  «Esas políticas estaban en vigor antes del Covid-19 y es casi seguro que continuarán después».

El 2 de febrero Bolsonaro nombró en la FUNAI al teólogo y antropólogo Ricardo Lopes Dias como Coordinador General para los Pueblos Indígenas Aislados y Recientemente Contactados.  El designado es un antiguo miembro del brazo brasileño del grupo evangélico estadounidense Ethnos360, llamado localmente New Tribes Mission Brazil.  Como se indica en el sitio oficial de Ehtnos360:  «Por una determinación inquebrantable arriesgamos nuestras vidas y apostamos todo por Cristo hasta llegar a la última tribu, sin importar dónde esté esa tribu».  La organización afirma que «de los 6.500 pueblos del mundo, 2.500 aún no han sido contactados.  Ethnos360, fundada en 1942 como New Tribes Mission, ayuda a las iglesias locales a formar, coordinar y enviar misioneros a estos pueblos».

Para Célia Xakriabá Akwē, Lopes Dias representa una continuación de los violentos procesos históricos de colonización y conversión religiosa.   Ella señala que el grupo de «la Biblia, la Vaca y la Bala» ahora ejerce una considerable influencia en el gobierno local, estatal y nacional y advierte que son «enemigos de los pueblos indígenas desde hace mucho tiempo, ya que tratan de incautarse de lo que nos ha quedado después del exterminio».

Para Tuxá, la FUNAI está siendo completamente socavada por el nombramiento de Lopes Dias y por los esfuerzos de otros en el interior «sin conocimientos técnicos y con lazos con grupos evangélicos que impulsan un proceso de evangelización de los pueblos indígenas».

Cuando el Programa de las Américas le preguntó directamente a la FUNAI si estaba siguiendo una estrategia para permitir la apertura de los pueblos indígenas brasileños a la evangelización, la institución respondió concisamente a través de un correo electrónico de la oficina de prensa:  «Dentro de la FUNAI no hay ningún plan para evangelizar a los pueblos indígenas brasileños».  La respuesta no se refería al grado en que el organismo promovería o no la evangelización extranjera.

«Conexiones profundas»

Recientemente los indígenas ganaron un inesperado derecho a responder a las afirmaciones racistas de Bolsonaro.  En una decisión sin precedentes, la jueza federal Raffaela Cássia de Sousa concedió al pueblo indígena Kinja el derecho a responder a las invectivas racistas, una medida legal que los expertos sitúan como un nuevo capítulo en la lucha contra las descripciones racistas de los pueblos indígenas por parte de Bolsonaro.

«Bolsonaro en un discurso muy racista dice que los pueblos indígenas no están dispuestos a evolucionar, pero de hecho somos cautelosos con cualquier tipo de ‘evolución’ que provenga de un gobierno anti-humanitario», dijo Xakriabá Akwē.

Un estudio realizado en 2011 por el Banco Mundial, una institución que ha violado frecuentemente los derechos indígenas, se vio obligado a concluir que los pueblos indígenas son el factor ambiental más eficaz para la conservación.  Ahora que Bolsonaro ha aumentado las presiones para desmantelar los esfuerzos de protección medioambiental en Brasil con el pretexto de la pandemia, la defensa de los pueblos indígenas de la nación es fundamental.

«Esta pandemia ha surgido en un contexto muy ligado al capitalismo y a la imposición de medidas económicas por parte de las naciones poderosas y esta enfermedad está estrechamente vinculada a las alteraciones del clima», dijo Tuxá.  «El coronavirus ha revelado la fragilidad muy visible de los países pobres y/o autoritarios como Brasil, donde los presidentes autoritarios sin conocimientos técnicos intentan trastornar la ciencia mientras tratan la crisis a su manera».

Poirier, de Amazon Watch, dijo que los pueblos indígenas de Brasil serán vitales en un nuevo escenario como guardianes del medio ambiente, con la responsabilidad de liderar la lucha contra el calentamiento global.  Los pueblos indígenas también poseen importantes conocimientos que podrían salvar vidas.  «Sus conocimientos tradicionales pueden ser la clave para curar este virus y otras pandemias que se avecinan a lo largo de los años», dijo.

Xakriabá Akwē, que tiene una maestría en «Sostenibilidad ligada a los pueblos y las tierras tradicionales» de la Universidad de Brasilia, aboga por «la transmisión de conocimientos, y la ciencia engendrada en las entrañas del territorio».  «Hay una profunda conexión que no se enseña en las escuelas, pero la tierra siempre ha existido con su sabiduría».  Además de cerrar las tierras a los forasteros, las medidas indígenas para hacer frente al virus incluyen el uso de medicinas tradicionales de las plantas y la sabiduría ancestral.

El estudioso indígena describió cómo los pueblos nativos están encontrando nuevas formas de prevención y curación psicológica, con énfasis en el retorno al conocimiento tribal y a los recursos internos.  En Brasil, el mes de abril se conoce como «Abril Rojo» para celebrar y honrar su herencia de tradición y supervivencia.

«Este es el Abril Indígena, el Abril Rojo, y para entender mejor esta profunda historia, recuerden que antes de que la gente se encontrara con el Brasil Verde y Amarillo, Brasil era Rojo. Comenzó con un árbol de Brasil (Paubrasilia echinata) y su semilla, que es roja. Hoy en día la gente está repensando mucho la identidad indígena, y nuestra transformación cultural, que también tuvo y todavía tiene que lidiar con la violencia», dijo Xakriabá Akwē.

Para la líder Xakriabá Akwē, «quedarse en casa» puede ser algo muy difícil para otros, pero para los nativos siempre ha sido su lucha: «El derecho a quedarse en casa, a mantener nuestro territorio. Sin embargo, cada vez que luchamos por este derecho, somos despojados de nuestros hogares y nuestra tierra».

La Articulación de los Pueblos Indígenas llevó a cabo consultas exhaustivas con especialistas en salud indígena y desarrolló los siguientes puntos de acción urgente para ayudar a proteger a las comunidades indígenas de la propagación del Covid-19:

1) Coordinación entre todas las secretarías estatales y municipales de sanidad y los organismos de sanidad indígenas para garantizar el acceso a la información sobre la situación epidemiológica y las acciones que se están llevando a cabo en cada territorio y pueblo indígena, y entre las poblaciones indígenas en las zonas urbanas.

2) Garantizar que los planes de emergencia para la atención de pacientes críticos en los estados y municipios incluyan a la población indígena, haciendo explícitos los planes de transporte de pacientes indígenas y respondiendo oportunamente a las solicitudes de asistencia, en conjunto con las agencias de salud indígenas.

3) Coordinación entre las secretarías de salud, las agencias de asistencia social y otras políticas sociales para permitir el aislamiento y la cuarentena de los indígenas en tránsito que regresan a sus territorios y necesitan tomar estas medidas preventivas antes de su entrada, o en caso de sospecha de infecciones o casos confirmados de coronavirus dentro de las comunidades.

4) Suministro de pruebas rápidas para el Covid-19 a todos los Distritos Sanitarios Indígenas Especiales para detectar la entrada de indígenas de los centros urbanos que buscan regresar a sus territorios. Se debe dar prioridad a las pruebas para controlar la entrada y salida en los territorios indígenas para asegurar que el virus no se propague ampliamente entre esta población;

5) Inclusión de las poblaciones indígenas como grupo prioritario para acelerar el suministro de la vacuna anual contra la gripe.

6) Garantía de existencias y suministro de equipo de protección personal para los trabajadores sanitarios indígenas y los casos sospechosos y confirmados, y los miembros de sus familias que los acompañen.

7) Durante la duración de esta crisis sanitaria, garantizar el suministro de los medicamentos indicados para los grupos con mayor riesgo de complicaciones por el coronavirus, que en este caso incluye a los pueblos indígenas, según los protocolos del Ministerio de Sanidad.

8) Apoyar a los Distritos Sanitarios Especiales Indígenas (DSEI) para la capacitación de profesionales de la salud en el tratamiento y el control del coronavirus, ya que en los territorios indígenas el acceso a la comunicación en línea suele ser insuficiente o inexistente.

9) Provisión de materiales de higiene y EPIS para todos los Centros de Salud Indígena para pacientes, sus cuidadores y profesionales de la salud.

10) Incluir a las organizaciones indígenas que son miembros de la APIB en las reuniones de planificación y emergencia de cada estado para garantizar que se aborden las necesidades y realidades específicas de los pueblos indígenas.

Para más información y para apoyar los esfuerzos:

APIB – Articulación de los Pueblos Indígenas
Sitio oficial – http://apib.info/
Donaciones – http://apib.info/2819-2/

Amazon Watch
Sitio oficial – https://amazonwatch.org/

Survival International
Sitio oficial – https://www.survivalinternational.org/

Fuente: CounterPunch

facebook
Twitter
Follow