La periodista italiana y antigua colaboradora de WikiLeaks habla con Dennis J. Bernstein y Randy Credico sobre las implicaciones de la lucha de Assange contra la extradición estadounidense. 

Julian Assange volvió al tribunal dos veces la semana pasada, y volverá a un alto tribunal británico el próximo mes para la batalla legal más importante de su vida. Determinará si se permite a Estados Unidos extraditar al editor de WikiLeaks a Estados Unidos para su enjuiciamiento.

En la primera de una serie de audiencias de extradición el 2 de mayo, Assange compareció ante el tribunal a través de una pantalla de video. Parecía sereno, concentrado y listo para luchar. Se lo dijo al Tribunal Supremo Británico: «No deseo rendirme para ser extraditado. Soy un periodista que he ganado muchos, muchos premios y he protegido a mucha gente». La próxima audiencia procesal está programada para el 30 de mayo y otra audiencia importante para principios de junio.

Stefania Maurizi es periodista de investigación del diario italiano La Repubblica y autora de dos libros: «Dossier WikiLeaks: Segreti Italiani» y «Una Bomba, Dieci Storie». Durante años ha trabajado estrechamente con Assange en algunos de los lanzamientos más significativos de WikiLeaks, incluyendo «Collateral Murder». Maurizi también trabajó en estrecha colaboración con Glenn Greenwald en los archivos sobre Italia de Edward Snowden, quien denunció la vigilancia de la Agencia de Seguridad Nacional. 

El 2 de mayo, justo después de la comparecencia de Assange ante el Tribunal Supremo, Maurizi nos dijo que teme por la salud y el bienestar de Assange. Dijo que también teme por lo que podría significar para otros periodistas y denunciantes si Assange es condenado en un tribunal de Estados Unidos por su crucial trabajo con los denunciantes, que ha sido utilizado ampliamente por las organizaciones de noticias.    

Dennis Bernstein: Stefania Maurizi, me gustaría que empezara por contarnos su reacción a lo que hemos visto hasta ahora en cuanto al tratamiento de Julian en los últimos días.

Stefania Maurizi: Para mí ha sido realmente chocante ser testigo de cómo Julian Assange ha disminuido en los últimos nueve años.  He podido ver cambios en la salud y la psicología de Julian.  Era tan triste, y nadie podía hacer nada. Podría informar sobre ello y exponerlo, pero los otros medios de comunicación y la opinión pública no hicieron absolutamente nada para que el gobierno entendiera lo terrible que fue su trato. Y todo esto no está ocurriendo en Rusia, ni en Corea del Norte, sino en Londres, en el corazón de Europa.  Ahora me doy cuenta de lo poco que podemos hacer en nuestra democracia.  Si observamos lo que les ha pasado a los denunciantes de alto perfil como Chelsea Manning y Edward Snowden, y a un importante editor como Assange, que tuvo el valor de publicar estas importantes revelaciones, ¿qué hizo su democracia para salvarlos, para tratarlos de manera humana? Chelsea Manning fue encarcelada durante siete años, donde intentó suicidarse dos veces.  Ahora ha vuelto a la cárcel.  Edward Snowden se vio obligado a abandonar Estados Unidos. Julian Assange ha pasado nueve años en prisión y nadie ha hecho nada. Estábamos informando, denunciando, exponiendo la gravedad del deterioro de su salud.  No ha pasado nada.

Dennis Bernstein:  Ha trabajado muy de cerca con Julian Assange en Italia.  Usted fue en cierto modo una co-editora en la obtención de documentación crucial.  ¿Podría hablarnos de por qué considera a Assange no sólo un editor, sino uno de los más importantes de nuestro tiempo?

Stefania Maurizi: Empecé a trabajar con WikiLeaks en 2009, cuando muy poca gente sabía de ellos.  Aún no habían publicado documentos importantes como «Asesinato Colateral» o «Cuadernos de Guerra».  Inmediatamente vi que iban a empezar una revolución. Y eso es lo que ha ocurrido: han cambiado el periodismo. Su modelo de periodismo se extendió y ahora vemos filtraciones por todas partes.  Vemos este modelo de asociación mediática colaborativa utilizado por muchos medios de comunicación, como el Panama Papers Consortium. Además, tienes que darte cuenta de la importancia de lo que han revelado.  Han revelado el verdadero rostro de las guerras en Afganistán e Irak. Han revelado el funcionamiento interno de la diplomacia estadounidense, por ejemplo, cómo presionaron a los fiscales italianos que intentaban condenar a 23 estadounidenses, casi todos agentes de la CIA, responsables de las entregas extraordinarias aquí en Italia. O publicaron revelaciones de cómo Estados Unidos obligó al gobierno italiano a comprar un avión de combate Lockheed.  Esta información está ahora disponible para todos.  Se puede ver cómo The Washington Post utilizó los correos electrónicos para investigar el asesinato de [Jamal] Khashoggi y pudieron hacerlo porque tuvieron el valor de publicar estos archivos. Incluso en el caso de los Panama Papers, sólo los periodistas dentro de la asociación pueden acceder a los archivos originales.  WikiLeaks hizo estos archivos totalmente accesibles para todos, de modo que cada periodista, cada activista, cada erudito, cada ciudadano puede ser empoderado por esta información de forma gratuita.  Esa es la revolución.

Dennis Bernstein:  Chelsea Manning está ahora en la cárcel, negándose a cooperar con el gran jurado. Es alguien que pasó tanto tiempo en confinamiento solitario. Una de las colaboraciones clave tuvo que ver con las actividades del gobierno de Estados Unidos en América Central, desestabilizando y socavando a los gobiernos.  Ahora dicen que nunca se involucran.  Si se mira la documentación en el contexto del actual intento de Elliot Abrams de desestabilizar Venezuela, aquí entra WikiLeaks otra vez.

Stefania Maurizi: Absolutamente. Cada vez que tenemos un escándalo, podemos ir al sitio web de WikiLeaks y buscar cualquier información pertinente.  La información que publican continúa informando al público. Ahora están pagando un precio muy alto. Yo misma me siento culpable porque durante los últimos 10 años he podido trabajar en todos estos documentos, verificarlos y publicarlos sin ningún riesgo.  Julian y WikiLeaks están pagando un precio muy alto y todos los editores están callados.  La gente me acusa de actuar como activista.  No actúo como activista, hablo porque me siento incómoda al ver cómo los periodistas profesionales tienen todo tipo de protección y no se enfrentan al encarcelamiento o a la extradición.

Randy Credico: La última vez que te vi fue en diciembre de 2017. Había visto a Julián tres meses antes y su salud había disminuido notablemente en esos pocos meses.  Ahora que está en la cárcel, ¿puede ver a los médicos?  ¿Cómo está su salud física en este momento?

Stefania Maurizi: No estoy segura de que pueda ver a los visitantes.  Es un régimen muy estricto, hay normas muy estrictas para los sospechosos de terrorismo.  Pasa la mayor parte de su tiempo completamente solo.  Esto ocurre después de haber pasado los últimos siete años en la embajada casi completamente solo, aparte de las visitas ocasionales.  Así que puedes imaginarte cómo su aislamiento forzado está afectando su salud.

Randy Credico: Veo la sentencia que dictó la jueza Deborah Taylor: un año de cárcel por presuntamente haberse saltado la fianza. ¿Puede entrar en los cargos falsos que nunca se presentaron contra Julian, y cómo se perpetuaron con la ayuda de la Fiscalía de la Corona?

Stefania Maurizi: Han pasado tres años desde que se cerró el caso sueco.  Ninguna organización periodística había intentado nunca acceder a estos documentos.  Miles de periodistas habían cubierto el caso, pero nadie tenía los hechos claros.  En ese momento me di cuenta de que era importante desde el punto de vista periodístico intentar acceder a la documentación. Estos documentos nos permiten establecer hechos importantes, como que fue el Reino Unido quien aconsejó a los fiscales suecos que no interrogaran a Assange en Londres.  Todo el caso comenzó con esta negativa del fiscal sueco.  Ahora sabemos que detrás de esta decisión estaba la Fiscalía de la Corona.  No olvidemos que esta agencia es la misma que está a cargo de decidir si extraditar a Julian Assange a Estados Unidos ahora. La Fiscalía de la Corona entró en el caso desde el principio y aconsejó al fiscal sueco que no interrogara a Assange en Londres.  Julian Assange nunca se negó a ser interrogado, se negó a ser extraditado porque estaba convencido de que la extradición a Suecia podría allanar el camino para su extradición a Estados Unidos. 

Ahora vemos que tenía razón. 

Y fue la Fiscalía de la Corona la que aconsejó al fiscal sueco que no abandonara el caso en 2013.  En ese momento, el fiscal sueco consideró abandonar el caso, pero la Fiscalía de la Corona se opuso a esta posibilidad.

Por último, fue la Fiscalía de la Corona quien destruyó los correos electrónicos cruciales sobre el caso, a pesar de que el caso sigue en curso.  Sigo luchando en el tribunal del Reino Unido porque quiero acceder a estos documentos y llenar los vacíos.  Ahora el fiscal sueco está evaluando la posibilidad de volver a abrir este caso.  El plazo de prescripción es agosto de 2020.  Hay una campaña masiva de que Julian es un violador.  Después de uno o dos años de esta campaña, ¿a quién le importará que Julian Assange sea extraditado a Estados Unidos?  Este es un escenario posible.

Dennis Bernstein:  Nuevamente, Julian ha tenido su primera audiencia hoy [2 de mayo de 2019] sobre la extradición a Estados Unidos.  Se veía bien, pero definitivamente está en peligro. Stefania, ¿qué responsabilidad tenemos como periodistas de levantarnos?  Según Daniel Ellsberg, si van tras Julian y Chelsea como quieren en Estados Unidos, es el fin del periodismo.

Stefania Maurizi: Absolutamente.  Este caso trata de si la prensa puede publicar documentos como el video «Asesinato colateral», que registra crímenes de guerra, y si la prensa puede publicar documentos sobre la NSA espiando a los líderes mundiales, y si la prensa puede publicar documentos de la Bahía de Guantánamo. Vimos lo que ocurrió después del 11 de septiembre: el hábeas corpus llegó a su fin con Guantánamo, la Cuarta Enmienda [de la Constitución de Estados Unidos] fue pisoteada por la NSA.

Ahora quieren destruir la Primera Enmienda y lo harán usando a Julian Assange. No irán tras The New York Times o The Washington Post.

Dennis Bernstein: ¿No dirías que parte del genio de WikiLeaks es la capacidad de garantizar el anonimato?  La razón por la que Assange ha tenido éxito y todas estas importantes organizaciones periodísticas estaban dispuestas a trabajar con él es por este proceso que creó para garantizar el anonimato.

Stefania Maurizi: Julian Assange entiende la tecnología y la naturaleza del poder.  La mayoría de los genios informáticos saben muy poco sobre el poder, sobre el imperio.  Gracias a sus conocimientos en el campo de la tecnología, tenemos esta plataforma. Pero no olvidemos que WikiLeaks tiene problemas ahora no porque tengan esta plataforma, sino porque tienen el valor de publicar.  No basta con conseguir los documentos.  La mayoría de las salas de redacción ocultan estos documentos.  Uno de los periodistas del Washington Post tenía el vídeo «Asesinato Colateral» y no lo publicó. WikiLeaks lo hizo.  No basta con tener la plataforma: hay que tener la integridad y el valor de publicar.  El New York Times no publicó la importante historia de que la NSA estaba interceptando las comunicaciones de los ciudadanos estadounidenses durante más de un año.  Durante años, el New York Times no quiso usar la palabra «tortura», prefiriendo «interrogatorio mejorado».  La razón por la que las autoridades de Estados Unidos son hostiles hacia WikiLeaks y Julian Assange es porque publican lo que los medios de comunicación estadounidenses y muchos otros medios no quieren publicar.

Dennis Bernstein: ¿Le gustaría mandar un saludo de una mujer valiente desde Italia a una mujer que se convirtió en una mujer en confinamiento solitario y fue arrestada de nuevo en el Día Internacional de la Mujer?

Stefania Maurizi: Tengo una enorme deuda de gratitud porque he trabajado en los documentos de Chelsea Manning durante años.  Apoyé su fondo de defensa, le escribí en prisión.  He intentado explicar a mis lectores por qué es tremendamente valiente. Realmente me gustaría que quedara en libertad porque no puedo aceptar que una de las fuentes periodísticas más importantes de todos los tiempos esté de nuevo en prisión.

Dennis Bernstein: Tanto Randy como yo estamos muy agradecidos por su trabajo, Stefania Maurizi, periodista de investigación de la Repubblica y autora de «Dossier WikiLeaks», que describe el poder de un valiente editor como Julian Assange, que ha trabajado con fuentes extraordinarias para obtener información que de otro modo nunca hubiéramos tenido.

Escuche la entrevista en KPFA.

Dennis J. Bernstein es un presentador de «Flashpoints» en la red de radio Pacifica y autor de  Special Ed: Voices from a Hidden Classroom”. Puede acceder a los archivos de audio en  Flashpoint.  Puede ponerse en contacto con el autor en dbernstein@igc.org.

Randy Credico es un candidato político perenne estadounidense, comediante, presentador de radio, activista y ex director del Fondo William Moses Kunstler para la Justicia Racial.

Fuente: Consortium News

facebook
Twitter
Follow