Como les he dicho a mis amigos durante muchos años, el Fondo Monetario Internacional (FMI) es incapaz de ayudar a las naciones a hacer crecer sus economías. No creo que el FMI pueda señalar ninguna historia de éxito en la que sus políticas hayan llevado a mejorar el nivel de vida de la población. Su ideología macro-monetarista no comprende el motor esencial del crecimiento real (no monetario). Seguir las prescripciones del FMI generalmente resulta en más sufrimiento para la nación víctima.  Para un análisis más profundo, lea mi artículo del año pasado:  Africa Needs Real Economic Growth, Not IMF Accountants.

El informe citado por ActionAid y Public Service International destaca el fracaso del FMI:  el FMI dijo a los países que se enfrentan a una escasez crítica de trabajadores de la salud que recorten los salarios del sector público. Las estadísticas son reveladoras, pero no deberían resultar chocantes para los que estudiamos economía física. A lo largo de su historia hemos visto al FMI insistir en los recortes para cumplir con el objetivo macroeconómico a expensas de la población. Este informe señala claramente los efectos de la vinculación de los préstamos a los recortes en la atención sanitaria. África sufría una aguda escasez de trabajadores de la salud antes de la pandemia de COVID-19. El África subsahariana tiene el menor número de médicos por cada 1.000 habitantes y el menor número de camas de hospital por cada 1.000 habitantes.

El primer ministro etíope, Abiy Ahmed, señaló a principios de este año que los pagos del servicio de la deuda igualaban o superaban la cantidad de dinero que las naciones gastaban en atención sanitaria.  Escribió: «En 2019, 64 países, casi la mitad de ellos en el África subsahariana, gastaron más en el servicio de la deuda externa que en salud. Etiopía gasta el doble en el pago de la deuda externa que en salud.»

Las naciones africanas, o cualquier otro país, no deberían ser sometidas a este tipo de tratamiento. La vida humana es muy importante y valiosa. La deuda es simplemente un mecanismo de contabilidad financiera. No hay equivalencia.

La pandemia del COVID-19 ha revelado el fracaso del sistema financiero mundial globalizado, que se ha desvinculado de la economía real. El crecimiento económico genuino utiliza el crédito para promover la vida humana. El sistema de Bretton Woods del presidente Franklin Roosevelt, en su forma pervertida, llegó a su fin el 15 de agosto de 1971. Durante los últimos cincuenta años, el sistema financiero centrado en la Ciudad de Londres-Wall Street se ha vuelto más corrupto cada década, sirviendo a los intereses de unos pocos. Ahora es el momento de lanzar un Nuevo Bretton Woods, dedicado a mejorar las condiciones de vida de todas las personas de todas las naciones. Escribiré más sobre este tema en el futuro.

A continuación se presentan extractos del informe citado:

«Un nuevo análisis de ActionAid y Public Services International (PSI) revela cómo las políticas de austeridad del Fondo Monetario Internacional (FMI) restringieron el empleo público esencial en el período previo a la crisis del Covid-19. (énfasis añadido)

El análisis, publicado con motivo del Día de la Administración Pública de las Naciones Unidas (23 de junio), muestra que todos y cada uno de los países de bajos ingresos que recibieron el consejo del FMI de recortar o congelar el empleo público en los últimos tres años ya habían sido identificados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como países que se enfrentan a una escasez crítica de trabajadores de la salud.

«Las principales conclusiones incluyen:

– De los 57 países que la OMS identificó por última vez como los que se enfrentan a una escasez crítica de trabajadores de la salud, 24 recibieron asesoramiento del FMI para recortar o congelar los salarios del sector público.

– Cuando se les dice a los países que contengan los gastos salariales, significa menos médicos, enfermeras y trabajadores de primera línea en países que ya están desesperadamente escasos de médicos.

– Todos menos uno de los 18 países de bajos ingresos a los que el FMI aconsejó que recortaran o congelaran la financiación del empleo en el sector público, están actualmente por debajo del umbral recomendado por la OMS de 30 enfermeras por cada 10.000 habitantes.

– La OMS predice que estos países experimentarán una escasez colectiva de al menos 695.000 enfermeras para 2030.

El informe de ActionAid para 2020, Who Cares for the Future: Finance Gender-responsive Public Services expuso las perjudiciales condiciones de los préstamos del FMI y las medidas de austeridad que han empujado al 78% de los países de bajos ingresos a planificar un aumento nulo de los salarios del sector público.

Cuando se les dice a los países que contengan los gastos salariales, significa que habrá menos médicos, enfermeras y trabajadores de la salud de primera línea en países que ya están desesperadamente escasos de médicos. Esta era una práctica peligrosa incluso antes de la pandemia del Covid-19 y es impensable ahora».

Lea el informe completo: IMF Told Countries Facing Critical Health Worker Shortages to Cut Public Sector Wages

Lea mis entradas anteriores:

VIDEO: Africa’s Healthcare Infrastructure Requires a New Bretton Woods

World Needs New Economic Platform to Fight COVID-19

New Economic Order Required to Combat COVID-19 in Africa

Lawrence Freeman es un analista político-económico para África que ha participado en la política de desarrollo económico de África durante 30 años. Es el creador del blog: lawrencefreemanafricaandtheworld.com

Fuente: Africa and the World

facebook
Twitter
Follow