El hecho incómodo del que demasiados comentaristas tienden a huir por miedo, ignorancia o deshonestidad intelectual, es que el sistema financiero mundial está sentado al borde de un colapso financiero global de una bomba de relojería de derivados de 1.200 billones de dólares (1.200.000.000.000.000) que el exgobernador del Banco de Inglaterra, Mervyn King, declaró en septiembre de 2019 que está al borde del «Armagedón financiero». Esta sombría realidad se conocía mucho antes de que se lanzara la pandemia COVID durante el Evento 201 de octubre de 2019.

Es este colapso financiero que se avecina lo que subyace en el impulso bélico contra China que ciertos geopolíticos occidentales temen que configure el nuevo sistema que pretendían controlar. El francés Bruno Lemaire expuso este temor de la manera más sincera en julio de 2019 cuando dijo:

«A menos que seamos capaces de reinventar Bretton Woods, las Nuevas Rutas de la Seda podrían convertirse en el nuevo orden mundial».

Entonces, ¿qué papel juega Canadá en esto y cómo afecta esto a la reorganización del actual gobierno canadiense que ahora se dirige a unas elecciones anticipadas el 20 de septiembre de 2021?

¿Por qué Chrystia Freeland, una becaria de Rhodes más experta en el cambio de régimen que en la banca, recibe las riendas del orden económico de Canadá en estos tiempos difíciles?

Para responder a estas preguntas, debemos revisar el papel de Mark Carney, enviado especial de la ONU para la acción climática, exjefe del Banco de Inglaterra y principal organizador de la próxima cumbre COP26 que se celebrará en el Reino Unido el próximo mes de noviembre.

El ecoguerrero Carney vuelve a tomar el timón

Cuando Mark Carney dejó el cargo de gobernador del Banco de Canadá en 2013 para convertirse en el primer gobernador no británico del Banco de Inglaterra desde la creación del banco central privado en 1694, se hizo saber claramente que este tecnócrata canadiense formado en Oxford había sido seleccionado por algunos poderes de muy alto nivel.

Después de formarse durante años como banquero de inversión de Goldman Sachs, donde sus actividades contribuyeron a alimentar la burbuja que estuvo a punto de hundir la economía mundial en 2008, Carney fue incorporado a la dirección del Banco de Canadá para asumir el papel de banquero central canadiense pulcro y de mentalidad conservadora que navega por el caos que su antiguo patrón ayudó a crear.

Fue entonces cuando Carney se convirtió en miembro del Grupo de los 30 de la Fundación Rockefeller, miembro del consejo de la Fundación del Foro Económico Mundial y participante destacado en los eventos de Bilderberg y Davos.

Cuando aún era gobernador del Banco de Canadá, Carney recibió las llaves del Consejo de Estabilidad Financiera (FSB) del Banco de Pagos Internacionales (BPI) de manos de su colega de Goldman Sachs, Mario Draghi, en 2011, donde gestionó la regulación global de los derivados (también conocida como la espoleta del arma internacional de destrucción financiera masiva que ahora está a punto de estallar).

Después de servir siete años como gobernador del Banco de Inglaterra (2013- marzo de 2020) el sistema económico mundial se ha estirado hasta sus límites y el colapso que se avecina se ha acelerado por una pandemia global.

Tras 7 años en la City londinense, Carney regresó a Canadá para dar forma al programa Build Back Better, que esencialmente establece una política de descarbonización en una era post-COVID.

El 10 de agosto del año pasado, se anunció por primera vez que Mark Carney (alias: el guerrero ecológico de los banqueros) estaba dirigiendo un grupo de trabajo para reiniciar la economía (titulado «Plan de Recuperación Canadiense de la Pandemia») que tenía como objetivo poner en marcha las reformas del Green New Deal establecidas durante la cumbre del Gran Reinicio del Foro Económico Mundial del 14 de julio de 2020.

El fraude del Gran Reinicio

Como expuse en mi reciente documento El fraude del Gran Reinicio, este programa es poco más que una tapadera para la despoblación global y el gobierno mundial dirigido por los mismos pirómanos que han incendiado por completo la economía mundial.

Haciéndose eco del programa del Gran Reinicio Verde, Freeland señaló el 18 de agosto que el colapso de los puestos de trabajo, el cierre irreversible de las empresas, el crecimiento inmanejable de un déficit de 343.000 millones de dólares y la eliminación gradual de los Beneficios de Respuesta de Emergencia tendrán que ser verdes y estar impulsados por el objetivo de la descarbonización. Cuando se le preguntó por la descarbonización en concreto, Freeland afirmó que «por supuesto, tiene que formar parte de ella. Creo que todos los canadienses entienden que el reinicio de nuestra economía tiene que ser verde». Luego sonrió y afirmó que esta crisis es en realidad una maravillosa oportunidad.

Al pedir una nueva jerarquía de valores que dé forma al nuevo sistema que Carney y Freeland (ambos tecnócratas formados en Oxford) creen que entrará en funcionamiento en poco tiempo, Carney declaró que «la gran prueba de si esta nueva jerarquía de valores prevalecerá es el cambio climático».

Para cualquiera que esté harto de la religión inmoral y monetarista de los mercados libres que han gobernado el mundo durante los últimos cuarenta años de decadencia postindustrial, guerra y especulación, la propuesta de cambiar nuestra «jerarquía de valores» puede parecer un soplo de aire fresco. El problema es que el impulso de una economía verde de bonos verdes, redes verdes, impuestos sobre el carbono, comercio de derechos de emisión y banca verde tenderá a hacer que la humanidad en su conjunto sufra inmensamente y despojará a los Estados nación del potencial industrial productivo necesario para resistir la voluntad de una oligarquía transnacional.

Al igual que todas las naciones, la economía de Canadá es extremadamente dependiente de los combustibles fósiles, y todos los intentos realizados para crear redes de infraestructuras verdes han dado lugar a subidas masivas de los precios de la energía para los consumidores, a una electricidad poco fiable y propensa a los apagones, y a subvenciones masivas de los contribuyentes para mantener la viabilidad financiera de las industrias verdes. Estos problemas han requerido la aparición de grupos de trabajo de reinicio verde que utilizan una pandemia para forzar cambios que nunca serían aceptados democráticamente en circunstancias «normales».

El grupo de trabajo Carney/Freeland para el Gran Reinicio

Durante los últimos años, tanto Carney como Freeland han estado sentando las bases de un nuevo sistema de cálculo del «valor» destinado a reducir tanto la soberanía nacional como la capacidad física de las naciones para sostener la vida humana, mientras que simultáneamente (y de forma bastante irónica) causan un grave daño al medio ambiente.

Para empezar, el Grupo de Trabajo de Carney sobre Divulgación Financiera Relacionada con el Clima, codirigido por el multimillonario neoyorquino Michael Bloomberg, pretende obligar a todas las empresas del mundo a declarar todas las actividades que generen dióxido de carbono o alteren los supuestos estados de equilibrio natural que los ecologistas de la torre de marfil suponen que rigen todos los estados naturales.

El 26 de febrero de 2020, Carney se unió a Sir David Attenborough en el lanzamiento de «la Iniciativa de Finanzas Privadas Verdes de la COP26 para garantizar que cada decisión financiera profesional tenga en cuenta el cambio climático. El marco adecuado para la presentación de informes, la gestión de riesgos y los rendimientos incorporará estas consideraciones y ayudará a financiar una transición de toda la economía. Para lograr el cero neto, todas las empresas, bancos, aseguradoras e inversores tendrán que ajustar sus modelos de negocio a un mundo con bajas emisiones de carbono».

Sir Attenborough ha sido un amigo de toda la vida del príncipe Felipe y un gurú neomaltusiano que ha intentado enseñar al mundo que todos nuestros males no provienen de los sistemas imperialistas (a los que su carrera está vitalmente ligada), sino del exceso de población. Un reciente llamamiento a los líderes para que corrijan este problema utilizando la tapadera de la COVID19 es uno de los innumerables testimonios de esta filosofía misántropa.

El Pacto Climático de los Banqueros Verdes, del que Carney fue pionero, garantizaría que las empresas consideradas «sucias» nunca recibieran préstamos de los bancos y cualquier seguro que recibieran tendría primas elevadísimas como castigo por sus formas de agredir al clima. Como brillante modelo de «buen comportamiento ecológico», Carney ha citado a su antiguo patrón, Goldman Sachs, que ya ha descartado cualquier financiación futura para perforaciones petrolíferas, proyectos de carbón térmico o desarrollo del Ártico.

En su documento «Fifty Shades of Green«, Carney afirmó que todas las empresas sucias (marrones) con mala calificación climática no recibirán préstamos o recibirán préstamos a niveles de interés tan elevados que serán llevadas a la bancarrota de forma artificial (gravando a los contaminadores hasta la muerte).

Como dijo Carney en septiembre de 2019, «las empresas que se anticipen a esta evolución serán recompensadas con creces. Las que no lo hagan, dejarán de existir».

Esto significa que todas las empresas que trabajen a lo largo de la Nueva Ruta de la Seda de China en Eurasia, Oriente Medio y África no existirían en el mundo de Carney, al mismo tiempo que cualquier empresa occidental que pudiera participar realmente de forma positiva en la dinámica multipolar se vería privada de todo crédito y moriría.

Después de que las empresas hayan demostrado su ecología, el simple hecho de que se les aprueben los créditos bancarios no será suficiente para llevar a cabo su actividad. En este sentido, Carney y sus colegas del Banco de Inversión en Infraestructuras de Canadá planean emitir bonos verdes, que hoy en día sólo representan el 5% de todas las emisiones de bonos a nivel mundial, pero que Carney espera que pronto alcancen los «3,5 billones de dólares en inversiones en el sector energético [necesarios] cada año durante décadas» que se requieren para «mantener el calentamiento por debajo de 1,5 grados».

Al reconfigurar el sistema económico canadiense a este nuevo sistema de valores a su debido tiempo para la cumbre COP26 de noviembre de 2021 en el Reino Unido, en la que actuará como asesor británico sobre el clima y organizador principal, Carney espera que el modelo canadiense se internacionalice para que el cambio climático «afecte al valor de prácticamente todos los recursos financieros».

Un nuevo sistema de valor económico

El problema de la visión post-COVID de Carney es que el «valor» no está ligado al aumento del nivel de vida, de la razón creativa humana o de los poderes productivos nacionales del trabajo que caracterizaron el crecimiento creativo de la civilización humana durante los últimos siglos, sino a lo OPUESTO TOTAL.

Al poner en valor la reducción de la actividad humana, la reducción de la huella de carbono, la reducción de los rastros de la actividad humana sobre la tierra, el potencial para sostener la vida no sólo se reducirá conscientemente sino que se incentivará financieramente.

Bajo un Green New Deal, la humanidad estará imponiendo efectivamente formas de energía, y prácticas sobre nosotros mismos que asegurarán que nunca participemos en ningún proyecto a gran escala característico de la Nueva Ruta de la Seda, la Ruta de la Seda Polar, la Defensa de los Asteroides, etc… y nunca seremos capaces de liberarnos de una clase maltusiana de banqueros supranacionales que gestionen un orden mundial postestatal desde arriba.

Si el mundo es realmente tan cerrado, finito y entrópico como las mentes misántropas de un tecnócrata formado en Oxford como Mark Carney, Chrystia Freeland o David Attenborough, entonces este tipo de orden mundial post-COVID sería ciertamente el camino a seguir.

Si, por el contrario, resulta que vivimos en un sistema abierto, un universo creativo y antientrópico y expresamos la característica de ser una especie que trasciende nuestros «límites de crecimiento» haciendo nuevos descubrimientos y traduciendo esos descubrimientos en nuevos avances científicos y tecnológicos, entonces no sólo habría que apartar a Freeland, Carney y otros Green New Dealers de todos los puestos de alta responsabilidad, sino que las naciones deberían unirse a la alianza multipolar que da valor al aumento del potencial de la humanidad en lugar de matar a nuestra especie bajo un derramamiento de sangre del siglo XXI.

Matthew Ehret es redactor jefe de la revista Canadian Patriot Review, y profesor titular de la Universidad Americana de Moscú. Es autor de la serie de libros Untold History of Canada y Clash of the Two Americas. En 2019 cofundó la Rising Tide Foundation (RTF), con sede en Montreal. Considere la posibilidad de ayudar a este proceso haciendo una donación a la RTF o convirtiéndose en un colaborador de Patreon en la Canadian Patriot Review.

Fuente: Matt Ehret’s Insights

facebook
Twitter
Follow