El atentado del aeropuerto de Kabul demuestra que hay fuerzas en la sombra en Afganistán dispuestas a interrumpir una transición pacífica tras la salida de las tropas estadounidenses. ¿Pero qué pasa con el propio «ejército en la sombra» de la inteligencia estadounidense, acumulado durante dos décadas de ocupación? ¿Quiénes son y cuáles son sus objetivos?

Así que tenemos al director de la CIA, William Burns, desplazándose a toda prisa a Kabul para solicitar una audiencia con el líder talibán Abdul Ghani Baradar, el nuevo gobernante potencial de una antigua satrapía. Y le ruega literalmente que amplíe el plazo para la evacuación de los efectivos estadounidenses.

La respuesta es un «no» rotundo. Al fin y al cabo, el plazo del 31 de agosto fue establecido por el propio Washington. Prolongarlo sólo significaría la extensión de una ocupación ya derrotada.

La cabriola del «Sr. Burns va a Kabul» forma ya parte del folclore del cementerio de imperios. La CIA no confirma ni niega que Burns se haya reunido con el mulá Baradar; un portavoz talibán, deliciosamente distraído, dijo que «no tenía conocimiento» de tal reunión.

Probablemente nunca sabremos los términos exactos que discutieron los dos improbables participantes, suponiendo que la reunión haya tenido lugar y no sea una burda desinformación de inteligencia.

Mientras tanto, la histeria de la opinión pública occidental se centra, entre otras cosas, en la necesidad imperiosa de sacar a todos los «traductores» y otros funcionarios (que eran colaboradores de facto de la OTAN) del aeropuerto de Kabul. Sin embargo, un silencio atronador envuelve lo que en realidad es el verdadero asunto: el ejército en la sombra de la CIA que ha quedado atrás.

El ejército en la sombra son las milicias afganas creadas a principios de la década de 2000 para participar en la «contrainsurgencia», ese encantador eufemismo para las operaciones de búsqueda y destrucción contra los talibanes y Al Qaeda. Por el camino, estas milicias practicaron, en masa, ese proverbial compendio semántico que normaliza el asesinato: las «ejecuciones extrajudiciales», que suelen ir acompañadas de «interrogatorios mejorados». Estas operaciones eran siempre secretas, según el clásico libro de jugadas de la CIA, lo que garantizaba que nunca se rindieran cuentas.

Ahora Langley [sede central de la CIA] tiene un problema. Los talibanes mantienen células durmientes en Kabul desde mayo, y mucho antes en determinados organismos gubernamentales afganos. Una fuente cercana al Ministerio del Interior ha confirmado que los talibanes han conseguido hacerse con la lista completa de operativos de los dos principales planes de la CIA: la Fuerza de Protección de Khost (KPF) y la Dirección Nacional de Seguridad (NDS). Estos operativos son los principales objetivos de los talibanes en los puestos de control que conducen al aeropuerto de Kabul, y no los «civiles afganos» indefensos que intentan escapar.

Los talibanes han montado una operación bastante compleja y selectiva en Kabul, con muchos matices, permitiendo, por ejemplo, el paso libre de las Fuerzas Especiales de algunos miembros de la OTAN, que entraron en la ciudad en busca de sus nacionales.

Pero el acceso al aeropuerto está ahora bloqueado para todos los nacionales afganos. El doble atentado suicida con coche bomba de ayer ha introducido una variable aún más compleja: los talibanes tendrán que poner en común todos sus recursos de inteligencia, rápidamente, para luchar contra cualquier elemento que pretenda introducir ataques terroristas internos en el país.

El Centro Noruego de Análisis Globales RHIPTO ha mostrado cómo los talibanes disponen de un «sistema de inteligencia más avanzado» aplicado al Afganistán urbano, especialmente a Kabul. El «llamar a las puertas de la gente» que alimenta la histeria occidental significa que saben exactamente dónde llamar cuando se trata de encontrar redes de inteligencia colaboracionistas.

No es de extrañar que los think tanks occidentales estén llorando por lo socavados que estarán sus servicios de inteligencia en la intersección de Asia Central y del Sur. Sin embargo, la silenciada reacción oficial se redujo a que los ministros de Asuntos Exteriores del G7 emitieran una mera declaración en la que anunciaban que estaban «profundamente preocupados por los informes de represalias violentas en partes de Afganistán».

El efecto de las represalias es realmente terrible. Sobre todo cuando no se puede reconocer del todo.

De Phoenix a Omega

El último capítulo de las operaciones de la CIA en Afganistán comenzó cuando la campaña de bombardeos de 2001 ni siquiera había terminado. Lo vi por mí mismo en Tora Bora, en diciembre de 2001, cuando las Fuerzas Especiales salieron de la nada equipadas con teléfonos por satélite Thuraya y maletas llenas de dinero. Más tarde, el papel de las milicias «irregulares» en la derrota de los talibanes y el desmembramiento de Al Qaeda fue celebrado en Estados Unidos como un gran éxito.

El expresidente afgano Hamid Karzai se opuso inicialmente a la creación de milicias locales por parte de las fuerzas especiales estadounidenses, un pilar esencial de la estrategia de contrainsurgencia. Pero al final esa vaca lechera era irresistible.

Uno de los principales beneficiados fue el Ministerio del Interior afgano, y el plan inicial se organizó bajo los auspicios de la Policía Local afgana. Sin embargo, algunas milicias clave no dependían del Ministerio, sino que respondían directamente a la CIA y al Mando de las Fuerzas Especiales de Estados Unidos, más tarde rebautizado como el infame Mando Conjunto de Operaciones Especiales (JSOC).

Inevitablemente, la CIA y el JSOC se enzarzaron en una pelea por el control de las principales milicias. Esto se solucionó con el préstamo de las Fuerzas Especiales por parte del Pentágono a la CIA en el marco del Programa Omega. En el marco de Omega, la CIA se encargó de la información de los objetivos, y las Fuerzas Especiales tomaron el control del músculo sobre el terreno. Omega avanzó de forma constante bajo el mandato del ex presidente estadounidense Barack Obama: era inquietantemente similar a la Operación Fénix de la época de Vietnam.

Hace diez años, el ejército de la CIA, apodado Equipos de Persecución Antiterrorista (CTPT), contaba ya con 3.000 efectivos, pagados y armados por el binomio CIA-JSOC. No había nada de «contrainsurgencia» en ello: eran escuadrones de la muerte, muy parecidos a sus homólogos anteriores en América Latina en la década de 1970.

En 2015, la CIA consiguió que su unidad hermana afgana, la Dirección Nacional de Seguridad (NDS), estableciera nuevos equipos paramilitares para, en teoría, luchar contra el ISIS, que más tarde se identificó localmente como ISIS-Khorasan. En 2017, el entonces jefe de la CIA, Mike Pompeo, puso a Langley a trabajar en Afganistán, apuntando a los talibanes pero también a Al Qaeda, que en ese momento se había reducido a unas pocas docenas de operativos. Pompeo prometió que la nueva actuación sería «agresiva», «implacable» e » incesante».

Esos oscuros «actores militares«

Podría decirse que el informe más preciso y conciso sobre los paramilitares estadounidenses en Afganistán es el de Antonio de Lauri, investigador principal del Instituto Chr. Michelsen, y Astrid Suhrke, investigadora principal emérita también del Instituto.

El informe muestra cómo el ejército de la CIA era una hidra de dos cabezas. Las unidades más antiguas se remontaban a 2001 y eran muy cercanas a la CIA. La más poderosa era la Fuerza de Protección de Khost (KPF), con base en el Campamento Chapman de la CIA en Khost. La KPF operaba totalmente al margen de la legislación afgana, por no hablar de su presupuesto. A raíz de una investigación de Seymour Hersh, he mostrado también cómo la CIA financiaba sus operaciones negras a través de una cadena de tráfico de heroína, que los talibanes han prometido ahora destruir.

La otra cabeza de la hidra eran las propias fuerzas especiales afganas de la NDS: cuatro unidades principales, cada una de las cuales operaba en su propia zona regional. Y eso es todo lo que se sabía de ellas. La NDS estaba financiado nada menos que por la CIA. A todos los efectos prácticos, los operativos fueron entrenados y armados por la CIA.

Así que no es de extrañar que nadie en Afganistán o en la región supiera nada definitivo sobre sus operaciones y estructura de mando. La Misión de Asistencia de las Naciones Unidas en Afganistán (UNAMA), en una burocracia exasperante, definió las operaciones de la KPF y la NDS como que parecían «estar coordinadas con actores militares internacionales (la cursiva es mía); es decir, fuera de la cadena de mando gubernamental normal».

En 2018, se estimaba que la KPF albergaba entre 3.000 y más de 10.000 operativos. Lo que pocos afganos sabían realmente es que estaban debidamente armados; bien pagados; trabajaban con personas que hablaban inglés estadounidense, utilizando vocabulario estadounidense; participaban en operaciones nocturnas en zonas residenciales; y, lo que es crucial, eran capaces de solicitar ataques aéreos, ejecutados por el ejército estadounidense.

Un informe de la UNAMA de 2019 subrayaba que había «informes continuos de que las KPF llevaban a cabo abusos de los derechos humanos, matando intencionadamente a civiles, deteniendo ilegalmente a personas y dañando e incendiando intencionadamente propiedades civiles durante las operaciones de registro y las incursiones nocturnas».

Llámelo efecto Pompeo: «agresivo, implacable e incesante», ya sea con incursiones de matar o capturar, o con drones con misiles Hellfire.

Los occidentales conscientes, que ahora pierden el sueño por la «pérdida de libertades civiles» en Afganistán, puede que ni siquiera sean vagamente conocedores de que sus «fuerzas de coalición» bajo el mando de la OTAN se destacaron en la preparación de sus propias listas de matar o capturar, conocidas por una denominación semánticamente demencial: Lista conjunta de efectos prioritarios.

A la CIA, por su parte, le daba igual. Después de todo, la agencia siempre estuvo totalmente fuera de la jurisdicción de las leyes afganas que regulan las operaciones de las «fuerzas de la coalición».

La dronificación de la violencia

En estos últimos años, el ejército en la sombra de la CIA se fusionó en lo que Ian Shaw y Majed Akhter describieron de forma memorable como La dronificación de la violencia estatal, un artículo fundamental publicado en la revista Critical Asian Studies en 2014 (descargable aquí).

Shaw y Akhter definen el alarmante y continuo proceso de dronificación como: «la reubicación del poder soberano de los militares uniformados a la CIA y las Fuerzas Especiales; las transformaciones técnico-políticas realizadas por el avión no tripulado Predator; la burocratización de la cadena de asesinatos; y la individualización del objetivo».

Esto equivale, según los autores, a lo que Hannah Arendt definió como «gobierno de nadie». O, en realidad, por alguien que actúa al margen de cualquier norma.

El resultado final tóxico en Afganistán fue el matrimonio entre el ejército en la sombra de la CIA y la dronificación. Los talibanes pueden estar dispuestos a conceder una amnistía general y a no vengarse. Pero perdonar a los que se lanzaron a matar como parte del acuerdo de matrimonio puede ser un paso demasiado grande para el código de los pastunes.

El acuerdo de Doha de febrero de 2020 entre Washington y los talibanes no dice absolutamente nada sobre el ejército en la sombra de la CIA.

Por lo tanto, la cuestión ahora es cómo los estadounidenses derrotados podrán mantener los activos de inteligencia en Afganistán para sus proverbiales operaciones «antiterroristas». Un gobierno dirigido por los talibanes asumirá inevitablemente el control de la NDS. Lo que ocurra con las milicias es una cuestión abierta. Podrían ser completamente asumidas por los talibanes. Podrían separarse y acabar encontrando nuevos patrocinadores (saudíes, turcos). Podrían volverse autónomas y servir al señor de la guerra mejor posicionado.

Los talibanes pueden ser esencialmente una colección de señores de la guerra (jang salar, en dari). Pero lo que es seguro es que un nuevo gobierno simplemente no permitirá un escenario de tierra baldía de milicias similar al de Libia. Hay que domar a miles de mercenarios con el potencial de convertirse en un sucedáneo de ISIS-Khorasan, amenazando la entrada de Afganistán en el proceso de integración euroasiático. Burns lo sabe, Baradar lo sabe, mientras que la opinión pública occidental no sabe nada.

Fuente: The Cradle

facebook
Twitter
Follow