No ayudar a los más necesitados

La COVID-19 es devastadora para las personas mayores. Las cifras son asombrosas, más del 80% de las muertes por coronavirus en los Estados Unidos y Asia Oriental se produjeron entre adultos de 65 años o más. En Europa y Australia, las cifras son aún más elevadas, ya que el 94 y el 97% de las muertes fueron de personas de 60 años o más.

Sin embargo, cuando se propagaron los contagios, se negó a las personas de edad el acceso a las camas y los ventiladores, a pesar de ser el grupo más vulnerable. Los expertos en derechos humanos se alarmaron por las decisiones adoptadas en torno a la utilización de los escasos recursos médicos en los hospitales y las unidades de cuidados intensivos, discriminando únicamente por motivos de edad. A pesar de estar indefensos y correr el mayor riesgo, no se daba prioridad a las personas de edad; se las sacrificaba de hecho, se les negaba el tratamiento y el apoyo de emergencia.

«Las personas de edad tienen los mismos derechos a la vida y a la salud que todos los demás. Las decisiones difíciles en torno a la atención médica para salvar vidas deben respetar los derechos humanos y la dignidad de todos», declaró el secretario general de las Naciones Unidas, profundamente preocupado por los acontecimientos durante la pandemia.

La masacre silenciosa en las residencias de ancianos

Alrededor de la mitad de las víctimas de coronavirus en los países de altos ingresos se encontraban en residencias de ancianos, aunque se trata de una subestimación porque originalmente las cifras oficiales de muertes no incluían a los que habían fallecido fuera de los hospitales sin que se realizara una prueba de COVID-19.

La mayoría de los países informaron de la insuficiencia de equipo de protección y pruebas en las residencias de ancianos, tanto para los residentes como para los trabajadores de la salud. Miles de personas se infectaron con el coronavirus en las residencias, y si bien algunos empleados trabajaron heroicamente en condiciones peligrosas, otros no lo hicieron. El ausentismo del personal se sumó a verdaderas historias de horror.

Por ejemplo, en una residencia de ancianos de Francia, 24 personas fallecieron en sólo 5 días; murieron solas en sus habitaciones, de choque hipovolémico, sin comida ni agua, porque el 40% del personal estaba ausente. En Canadá, se inició una investigación penal después de que 31 residentes fueran encontrados muertos, sin alimentos y sin ser cambiados en una residencia de ancianos; después de otros casos inquietantes, el ejército canadiense tuvo que ser desplegado para ayudar y el gobierno está considerando la posibilidad de hacerse cargo de todas las instituciones privadas de atención para personas de edad avanzada.

En Suecia, los protocolos disuadieron a los trabajadores de la atención de salud de enviar a las personas de edad a los hospitales, dejándolas morir en las residencias de ancianos. En España, cuando los militares fueron desplegados para desinfectar las residencias, se sorprendieron al encontrar personas «completamente abandonadas o incluso muertas en sus camas». España ha iniciado investigaciones penales en docenas de centros de atención después de que los afligidos familiares de miles de ancianos víctimas del coronavirus afirmaron que «nuestros padres fueron abandonados a su suerte».

Las familias exigen justicia, demandando a los servicios de atención

En la región italiana de Lombardía, una disposición por la que se ofrecían 150 euros a las residencias de ancianos para que aceptaran a los pacientes de COVID-19 a fin de aliviar la carga de las camas de los hospitales, aceleró la propagación del virus entre los trabajadores y residentes de la salud.  Los ataúdes se apilaron en las residencias. Las familias están presentando demandas por el mal manejo de la epidemia.

En Estados Unidos, más de 38.000 personas mayores han muerto en residencias a causa de la COVID-19 y muchas familias han presentado demandas contra las residencias por muerte por negligencia grave.

En el Reino Unido, las familias de los residentes de las residencias de ancianos que murieron a causa de la COVID-19 están demandando al secretario de Salud y Asistencia Social; en las demandas se acusa al Gobierno de infringir el Convenio Europeo de Derechos Humanos, la Ley del Servicio Nacional de Salud de 2006 y la Ley de Igualdad.

El multimillonario lobby de la industria de la asistencia presiona para asegurar la inmunidad contra las demandas

El cuidado duradero es una industria lucrativa y poderosa. El sector de la asistencia permanente en Europa está concentrado en manos de unos pocos grandes grupos privados, a menudo dirigidos por fondos de pensiones e inversiones. También en los Estados Unidos, el 70% de las 15.000 residencias de ancianos están gestionadas por empresas con fines de lucro; muchas han sido compradas y vendidas en los últimos años por empresas de capital privado.

En Estados Unidos, las residencias de ancianos y los operadores de cuidados permanentes han estado presionando a los legisladores estatales y federales de todo el país para que aprueben leyes que les otorguen amplia inmunidad, negando la responsabilidad por las condiciones dentro de las residencias de ancianos durante la COVID-19. Diecinueve estados han promulgado recientemente leyes u órdenes ejecutivas gubernamentales que otorgan a los geriátricos protección de la responsabilidad civil en relación con la COVID-19. Nadie es responsable del sufrimiento de miles de personas mayores que murieron solas en las casas para ancianos.

Un futuro mejor: Corregir la deplorable situación de las residencias y los cuidados de larga duración

Debido al rápido envejecimiento de la población, todos los países deberían invertir más en servicios de salud y de atención permanente a las personas de edad.

La capacidad del sistema de salud está sometida a presión debido a los recortes de austeridad de los años anteriores. La escasez de camas, personal y equipo fue lo que hizo que los médicos discriminaran a las personas de edad y dieran prioridad a las más jóvenes, con más posibilidades de supervivencia a la COVID-19. Los gobiernos y las instituciones financieras internacionales deben dejar de hacer los recortes presupuestarios que han condenado a muchos a morir e invertir en cambio en sistemas universales de salud pública y protección social.

Los países también deben invertir en servicios de atención de calidad a largo plazo para las personas de edad. La mitad de las personas de edad del mundo carecen de acceso a la atención permanente. Por el momento, los gobiernos gastan muy poco en la atención de larga duración; en cambio, han permitido que se desarrollen servicios de atención privados, con una reglamentación mínima. Como resultado, la mayoría de las personas de edad tienen que pagar hasta el 100% de los cuidados permanentes de su propio bolsillo y la mayoría no puede permitirse servicios de calidad, lo cual constituye un sistema muy desigual.

Las sociedades han fallado a las personas mayores durante la pandemia de la COVID-19. Los países deben corregir este descuido y apoyar a los supervivientes regulando, inspeccionando e invirtiendo adecuadamente en servicios de atención de calidad para todas las personas de edad.

Isabel Ortiz ha sido directora del Programa de Justicia Social Mundial de la Iniciativa para el Diálogo sobre Políticas de la Universidad de Columbia en Nueva York, exdirectora del Departamento de Protección Social de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), directora asociada de Política i Estrategia de la UNICEF y exfuncionaria del Banco Asiático de Desarrollo.

Fuente: Inter Press Service

facebook
Twitter
Follow